Volver arriba

Old influences...[Lucius A. Malfoy]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Old influences...[Lucius A. Malfoy]

Mensaje por Severus Snape el Jue Oct 12, 2017 11:41 am

20 de octubre
Portland, Maine.

Era una noche fría y oscura en Portland, una ciudad estadounidense completamente infravalorada respecto a otras, como Nueva York o Boston, por ser más conocidas por los extranjeros provenientes de todas las partes del mundo. Sin embargo, para mí era una localidad excelente, ya que no sufría las grandes aglomeraciones de gentío que si padecían las anteriores. Era un lugar perfecto para ocultarme y de paso, hallar un poco de paz en un año muy estresante para mi persona. Un emplazamiento donde podría reflexionar con calma cual debería ser mi próximo paso en mi existencia, tras alejarme de toda aquella oscuridad del pasado, embadurnada de sangre y sufrimiento, tanto físico como mental. Tenebrosos recuerdos que acudían a mi mente cuando menos lo esperaba, impidiéndome dormir en calma, desvelándome a plena noche, empapado en sudor y confundiendo la realidad con quimeras del ayer. Sucesos que marcaban mi rostro con profundas ojeras que ni me molestaba en disimular en mi descolorido rostro. No obstante, aquel insomnio no era el mayor de mis problemas, considerando que estaba siendo buscado por los dos bandos de la guerra, uno para matarme por traición y el otro para encarcelarme en Azkaban eternamente. No era un panorama muy alentador que digamos para un joven de 20 años, pero que al fin al cabo yo mismo me gané al participar en aquel conflicto tan cruento e inhumano. En el que digamos era el bando equivocado, según los estamentos oficiales que regían en el Mundo Mágico en el que me críe desde que era un pequeño mocoso. El simple hecho de poseer unos ideales contrarios a los establecidos por el poder, te convertían en un criminal, tuvieras o no las manos manchadas de sangre.

Ideas y más ideas como aquella que pasaban por mi cabeza mientras contemplaba el espléndido paisaje de luces y estrellas que se extendía ante mis ojos, desde la privilegiada posición en la que me hallaba. Con una mano posada sobre la extensa barandilla que me protegía de caer a las gélidas aguas del río Willamette. Mientras aguardaba a un viejo amigo que conocí en mi época de estudiante y me proporcionó un buen apoyo desde que entré en la casa de las Serpientes. Un soporte del que sospechaba que un tanto por ciento de su composición era por intereses sociales y egoístas. No obstante, aquellos recelos no impidieron que aquel niño de rubia cabellera se convirtiera en miembro de mi escaso círculo de amigos de confianza. En su momento pensé que sería útil tener al menos un camarada dentro de esos muros, por si en algún instante me veía en verdaderos apuros. Nunca viene mal tener un par de manos más para tus propios propósitos, o al menos yo lo veo así. Suspiré con pesadez al evocar aquellos recuerdos de la infancia, creando una pequeña nube de vaho, por el súbito cambio de temperatura en el aire.

Los minutos transcurrieron mientras aguardaba a su llegada, percibiendo como el firmamento se apagaba cada vez más, para dejar paso al resplandor de la luna, la reina de la noche, que nos observaba a todos desde su privilegiada posición. Un evento que obligaba a la gente de a pie que se hallaba a mi alrededor observando el mismo paisaje a comenzar el camino a casa, aterrados por el asfixiante abrazo que te podía otorgar el anochecer por aquellos lares. Ya que a pesar de la gran iluminación que había en aquel lejano paisaje, en la zona donde yo me encontraba, la luz escaseaba considerablemente, sobre todo a altas horas de la noche. Supongo que el alcalde consideró que podía ahorrarse un par de farolas en el presupuesto anual en un lugar con unas vistas tan magníficas y deslumbrantes. Una idea mediocre propia de un cerebro muggle, los cuales normalmente eran lentos y cortos de miras. Y pensando en aquellas absurdas teorías, el sonido de unos pasos se comenzó a escuchar cerca de mi persona. Una sonoridad que identifiqué inmediatamente y ni me molesté en girar el rostro para saber quién las producía, solamente esbocé una pequeña sonrisa en mis labios. – Ya era hora, Lucius. Sabes perfectamente que no me gusta que me hagan esperar y más en este tipo de encuentros. – murmuré con la vista fija en las vistas que descubrían frente a mí, realizando un conciso silencio que otorgaba un mudo permiso a Lucius para que se acercase a mi ubicación y así comenzar a conversar como es debido.
avatar
Mensajes : 16
Criminales

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Old influences...[Lucius A. Malfoy]

Mensaje por Lucius A. Malfoy el Vie Oct 13, 2017 11:19 pm

Había tenido que justificar un viaje a America, negocios, siempre eran una buena excusa y aunque ahora estaba estudiando para otra cosa que no eran precisamente negocios, nadie había puesto muchas pegas a sus explicaciones, despues de todo ahora la cabeza de su familia y la fortuna de los Malfoy no iba a ser mayor simplemente por la fama de su apellido. Por eso mismo entendía que su amigo hubiera ido a esconderse hasta tierras tan lejanas, nadie iba a buscarlo tan lejos, las heridas de la guerra estaban sanando poco a poco y los problemas recientes con los muggles estaban atrayendo toda la atención de las autoridades, tonterias si le preguntabas al rubio, él hecho de que no fuera feliz participando como peon del señor oscuro no quería decir que tuviera deseos de confraternizar con los muggles que en su opinión estaban dando todas las muestras de no ser de confianza.

Le había costado ubicarse, no era aciduo a viajar a Estados Unidos, el clima era tan diferente a su tierra natal, la gente era tan diferente a lo que le gustaba, su mueca de inconformidad era evidente, parecia que estaban dos siglos atrasados en algunos puntos del pais, sin embargo no estaba ahi para disfrutar de las vistas por lo que intento alejar lo mas posible sus objeciones al paisaje y las personas a su alrededor.

Había dormido hasta que faltaba una hora para la reunion, no le veia sentido a cambiar su ciclo de sueño cuando no iba a quedarse mucho tiempo en aquel lugar, aunque tal vez debería realmente intentar concertar algun negocio para cubrir bien sus huellas, dejo eso para despues por ahora se dirigio al punto de encuentro, se aseguro de esconder bien su varita y salio a la calle dejando atras su habitación de hotel. La fortuna le sonreia pues no había practicamente nadie más que el joven con el que iba a reunirse - No te he hecho esperar y lo sabes, soy un Malfoy, jamás soy impuntual - dijo como si su apellido fuera sinonimo de puntualidad mientras sus pasos lo llevaban justo al lado del moreno - ¿Seria muy sentimental de mi parte decir que he extrañado tus incisivos comentarios? - no era mentira, pero el rubio no era un experto en expresar sus sentimientos, era una de las muchas "valiosas" lecciones que su padre le había dado y aun estaba intentando superarla, tampoco es que fuera a convertirse en un hufflepuff amoroso, solo que de vez en cuando no estaba mal que los demas supieran como se sentia con respecto a ellos.
avatar
Mensajes : 478
Académicos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Old influences...[Lucius A. Malfoy]

Mensaje por Severus Snape el Sáb Oct 14, 2017 7:03 pm

La réplica de mi viejo amigo Lucius no se hizo de rogar, produciendo un ligero ensanchamiento de la sonrisa que estaba dibujado en mi rostro. Porque había logrado sacar la gran vanidad que poseía sobre su linaje, tan solo con un par de frases bien escogidas. Eso demostraba lo mucho que conocía a aquel hombre de cabellos rubios que se hallaba justo detrás de mí, en las penumbras. Un joven con el que había compartido más de una confidencia en nuestros espacios de recreo, cuando solamente éramos unas criaturas con túnicas que correteaban sin preocupaciones por los pasillos de la escuela. Tiempos en los que solo importaban la diversión y los exámenes que nos podían imponer nuestros profesores a final de curso. Eran simples y llanos como el mecanismo de una escoba muggle, pero a nosotros nos bastaban para ser felices. Los cuales no llegas a valorar realmente hasta que te conviertes en un adulto con una carga considerable de responsabilidades, losas henchidas de madurez que te obligan a dejar atrás los juegos de niños y entrar en otro tipo de juegos, mucho más serios y peligrosos. Sobre todo, en el caso de Lucius y el mío, que pasamos de juguetear con escobas y petardos mágicos a torturar a seres humanos con el poder de nuestras varitas, empleando hechizos prohibidos y desalmados.

Eliminando aquellos pensamientos de mi mente, concentré mi atención en mi compañero de velada, girando la cabeza tenuemente para conectar con aquellos plomizos ojos que me observaban con absoluto respeto y una ligera admiración. Un par de puertas que dejaban lo que podía llegar a forjar una amistad de años en el espíritu de un ser humano. Sin necesidad de que esta fuese alimentada con el sustento de grandes favores y sabrosas pleitesías. Era una lealtad pura y dura como la mismísima roca entre dos hombres que habían combatido en el mismo bando, en una guerra que nos dejó cicatrices a ambos, más o menos profundas. Luchar hombro contra hombro por tu vida con otra persona crea una clase de entendimiento, que, con un solo vistazo, eres capaz de adivinar los pensamientos de esa persona. –En tu caso, el simple hecho de pronunciar la palabra sentimental me hace pensar que estas enfermo o algo así. Pero por esta vez dejaré pasar la oportunidad de machacarte en ese aspecto, camarada. -  respondí posando una mano en su hombro como un signo de confianza y amistad. Un pequeño gesto que rompía por unos segundos mi habitual postura de indiferencia y apatía. Sin embargo, el retorno de un viejo amigo como Lucius merecía ese tipo de acciones, al menos por un momento.

- Aún recuerdo cuando éramos solamente unos muchachos a los que sus únicas preocupaciones eran llegar a fin de curso sin suspender ninguna asignatura. Supongo que nos hacemos viejos, Lucius. -comenté golpeando brevemente su hombro con cierto cariño, mientras fijaba la vista de nuevo al iluminado paisaje que se extendía entre ambos, con aspecto pensativo. – En fin. ¿Qué es de ti? Hace siglos que no nos vemos y desconozco las novedades que han podido acontecer en tu vida. Espero que sean interesantes o me sentiré muy decepcionado, amigo mío. – le inquirí atusándome la bufanda a mi cuello con delicadeza, para que esta no tuviese la oportunidad de entorpecer mis palabras en aquella conversación. Aguardando la respuesta a mi pregunta, me quedé observando las oscuras aguas del sosegado río que se situaba a nuestros pies. Un plácido torrente de agua repleto de vida marina que en aquellos momentos debían estar descansando en sus particulares dormitorios, aguardando a que el sol se volviese a posar sobre el firmamento. Una divagación marina que me permitió no caer en las redes del tedio durante la formulación de su requerida respuesta. O más bien una pequeña válvula de escape para que mi mente no pensara en cierta chica pelirroja, la cual probablemente se hallaba a miles de kilómetros de distancia.
avatar
Mensajes : 16
Criminales

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Old influences...[Lucius A. Malfoy]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.