Volver arriba

It's not too late to catch up — Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

It's not too late to catch up — Privado

Mensaje por Noëla Coster-De Haes el Dom Jul 16, 2017 5:42 pm

Luego de tantos meses sin pasearse por las calles de la capital inglesa, estas se le antojaron diferentes. Inmensamente desconocidas. Noëla conocía el camino, en su memoria deambulaban los recuerdos de los edificios rascando las borrascosas nubes. Pero había algo en estas, en las avenidas con sus coches Muggles y en las aceras con sus ostentosas vitrinas, que le convertían esos recuerdos en tiempos lejanos. Lejanía que, sin embargo, no conseguía empañar esos recuerdos que estaban más latentes en su memoria. Cuán vil era su memoria, esa que se encargaba de borrar los más amenos momentos y de lustrar aquellos desagradables que pensó ya haber dejado atrás. De hecho, lo estaban. Para sorpresa de la rubia, el amargo sabor con el que inició su marcha por Londres se había ido diluyendo con cada sigiloso paso que extendían sus pies sobre el pavimento. Cuán vendida era su memoria, queriendo ganarse el favor de esos pequeños malestares que llevaban incomodándola desde que dobló la última esquina.

Ni pequeños, ni malestares. Su memoria quería ganarse a esas vidas que crecían dentro la rubia, que se habían convertido en sus acompañantes ya casi por cinco meses. Y es que, ¿quién no cedía ante los encantos de un bebé?

Ella misma lo había hecho. La propia Noëla, quien se mostró reacia a la maternidad, a la idea de tener un bebé entre sus brazos. No más. Nunca más. Quería ya tenerlos con ella, verlos, olerlos. Porque eran suyos, serían su vida. La suya y la de Robert.  Su diestra, inconsciente, suavemente se apoyó en el bajo vientre mientras sus pies se detenían, corchaban el presuroso andar, en la acera del frente a ese edificio, tan casual como corriente, que fue su vida por más de cinco años. Cosas del destino, de ese mezquino que nunca se mostraba honesto. De esas que no se explican, que no se entienden. De esas que sólo se aceptan. Frente a su mirar tenía lo que fue su vida por poco más de un lustro, bajo su mano latían un par de corazones que en menos de cuatro meses se convertirían en su vida.

Introdujo la mano derecha en el bolsillo de su capa, palpando el reloj y sacándolo. Una sola vez. Tic-tac. Faltaban pocos minutos. Menos que antes. Devolvió el reloj a su sitio y se acomodó la capa, prenda que se ajustaba a la ventisca estival que parecía asomarse ya por tierras inglesas. El verano siempre le había parecido lo menos agradable de Reino Unido, salvo por las deliciosas maneras de aplacarlo. Helado. En cuanto Holly saliera a su encuentro, lo primero a por lo que irían sería una copa de helado de frambuesa con chispas de menta. Dos bolas. No, mejor tres.
avatar
Mensajes : 259
Instructores

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.