Volver arriba

But when you talk about nothing you tend to lose me | Altair's RS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

But when you talk about nothing you tend to lose me | Altair's RS

Mensaje por H. Altair Bellamy el Miér Jul 05, 2017 9:30 am


Altair Bellamy
Ravenclaw ✘ 17 años ✘ Mestizo
Altair es un torbellino casi imparable. No hay quizás un forma más exacta de definirlo. Necesita estar casi en constante movimiento, hacer algo productivo. ¿Investigar sobre las constelaciones, hacer problemas de artimancia, leer alguna revista vieja de música, intentar aprender a cocinar? ¡Todos son buenos planes! Porque necesita tener el cuerpo en movimiento, y más importante, la mente. Sentir que la está entrenando de alguna forma. Así es el: curioso, inquieto, terriblemente inteligente. Siempre de aquí para allá, buscando un libro para leer que le abra la mente o una película que se le grave en el corazón. A raíz de eso ha adquirido un gran gusto por el arte y cualquier manifestación cultural. Es una persona, cuando menos, interesante de conocer, y con buena conversación.

Callado será, pero posee una gran capacidad de observación y de análisis. Engañarlo no es un tarea fácil, ya que preguntará incansablemente un "¿Por que?", preguntará intentará encontrar huecos en tu historia, cualquier cabo suelto que haya es probable que lo encuentro. A no ser que seas de su completa confianza, así lo más seguro es que crea ciegamente en ti, sin cuestionarlo.

Demasiado orgulloso. Si expresa sus sentimientos es cuando estalla y no puede más; sino, es casi imposible saber que le está rondando en la cabeza. Y eso le gusta poco: tan sólo en casos extremos estalla de verdad, cuando está harto, sino, intenta no dejar entrever sus sentimientos. Confesar que se ha equivocado, que se rindió, que tiene miedos, disculparse, son asignaturas pendiente para él. El mal genio cuando está estresado está a la orden del día, como la facilidad de explotar en situaciones críticas, como la tendencia que tiene de no escuchar a nadie, sólo a sí mismo, cuando está convencido de algo y los otros parecen llevarle la contraria. Cabezón en exceso, terco como una mula, aunque él prefiere decir que se mantiene fiel a sus principios, que son muy importantes para él; hay ocasiones en que no se puede quedar de brazos cruzados, aunque así él salga perjudicado. Prefiere acabar fastidiado (ligeramente) si a raíz de ésto la situación es más justa para otros.

Aún hay que tener en cuenta que Altair lleva media vida intentando aparentar algo que no es. La muerte de su madre, cuando contaba con ocho años, le afectó considerablemente. Y superada aún no está, aunque él repita hasta la saciedad que sí; no cuesta notarlo cuando su mirada se apaga tan pronto como alguna referencia a su progenitora aparece en la conversación y sus concienzudos intentos de evitar tratar el tema.  Fue entonces cuando se empezó formar esa parte de su personalidad que intenta por todos sus medios aparentar ser alguien pasota y seguro en todos los aspectos. Hasta el momento lo ha llevado bien. No perfecto, porque difícil tampoco es traspasar la coraza que deja ver a un chico con sus inseguridades y una tendencia clara a comerse la cabeza más de lo habitual.

También juro intentar ser valiente y no quedarse esperando cosas que nunca sucederán si no tomas la iniciativa. Observó durante ocho años como sus padres ahorraron para hacer un gran viaje... que nunca llegó. Y por si fuera poco, tres años después, el Sombrero no le manda a Gryffindor, su casa soñada, sino a Ravenclaw, como papá y mamá. Que no estaba mal, y, admitamoslo, su amor por los libros y las matemáticas le hacían tener tatuado Ravenclaw en la frente. Aunque al príncipio le desmotivó, ahora, con dieciséis años, se ha convertido en un joven valiente y atrevido con ganas de aventuras.

Le cuesta perdonar. No sera vengativo ni buscará hacerte malas pasadas, pero si le haces daño, la relación difícilmente será como antes. Soltará malas miradas y comentarios con hostilidad: cuando quiere hacer daño, lo hace. Ya sea con palabras mal intencionadas, o, cuando está en situaciones límite, cuatro gritos bien fuertes. La mayoría de veces, son cosas que ni piensa o no quiere pensar, y se termina arrepentido... pero lo que está hecho, hecho está.

A simple vista puede parecer un chico frío, tímido y taciturno. No es del todo cierto. Si bien cuando entró en Hogwarts era más bien el prototipo de niño de once años vergonzoso que se sonrojaba con solo rozar a una compañera, esa etapa de su vida, por suerte, ya está terminada.  Le cuesta confiar en las personas, es verdad, y tiene más bien una naturaleza introspectiva y independiente; pero esto no evita que sea sociable, disfrute estando con sus amigos y saliendo de fiesta. Aunque tenemos que dejar las cosas claras: normalmente, las personas tienden a caerle mal. O mejor dicho, prefiere gastar su energía en personas que ya conoce y valen la pena, más que forjarse otras nuevas amistades. El contacto social suele dejarle exhausto.  

Al mismo tiempo, tampoco es la persona más atenta del mundo con sus amigas; su espacio personal prima sobre las otras cosas. No le gusta atosigar a otros con preguntas y celosías, a él se le suda bastante lo que hagan los demás. Resumiendo, celos casi igual a cero. Por eso odia que alguien lo intente controlar y ponerle le órdenes; para él, las únicas normas que existen son las que él se pone. Las otras autoridades, en su mayoría, a lo menos, le repatea un poco (vale, eso es exageración. ¡Pero tiene dieciséis años, la edad de la rebeldía!).

Pero, a su manera, es responsable. Al menos en sus estudios; no es prioridad carecer de trabajo y ser un inútil como su hermano. No se considera excesivamente ambicioso, pero escucha, si tiene que elegir, mejor tener un buen trabajo antes que vivir en la calle, El problema es que no sabe cuál. Medio perdido porque no sabes que quiere hacer con su vida ni exactamente sabe quién es. Tampoco es algo que le preocupe en exceso por el momento. El mundo de las bromas y las fiestas es maravilloso. Mientras no le expulsen de Hogwarts, tirar petardos a gente que le caiga mal o montar una fiesta con sus amigos un viernes siempre mola.

Su sentido del humor es peculiar pero bastante desarrollado; sarcástico, ingenioso y con tendencia a burlarse de la gente que le cae mal. O de sus amigos. Y cuando está de buen humor y con gente de confianza, mira, que puede llegar a ser payaso y todo. Mas suele adoptar papel de cascarrabias. Pesimista a veces, porque prefiere ver las cosas como son y imaginarse el peor antes de pegarse un hostia; y por eso necesita rodea de gente positiva que le ayuden a conservar la esperanza de que sabe que necesita.







Nombre
Dato ✘ Dato ✘ Dato
Explicación.

avatar
Mensajes : 74
Hogwarts

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.