Volver arriba

A new chapter. A new life [Privado]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A new chapter. A new life [Privado]

Mensaje por Apolline I. Lefevre el Mar Abr 25, 2017 6:05 am

29 de Marzo, 10:13 a.m
Callejón Diagon, frente a una floristería



Un día menos para la esperada llegada. Ese era el pensamiento que reinaba en la mente de la francesa al despertar desde la semana pasada, tiempo en el que había cruzado esa fina línea del tercer trimestre del embarazo, una que daba a entender que en cualquier momento podía darse la situación en la que los pequeños nacerían; el saber ese dato incrementaban su ligero nerviosismo mas en un sentido positivo. Y, como un nacimiento nunca era ciencia cierta, hizo caso de las recomendaciones de la medimaga que estuvo con Apolline durante todo el embarazo e hizo vida normal, en esa ocasión, viajando hasta el Callejón Diagon a comprar alimento para sus mascotas.

A pesar de tratarse de una mañana de primavera en Reino Unido, en contraposición al característico cielo encapotado, ese día el sol gobernaba en el cielo con pocas nubes que irrumpieran su presencia, ofreciendo algo de calor para combatir la clásica humedad de la ciudad.

Dado el poco volumen de gente en el Callejón Diagon, para sorpresa de la semi-veela, no se demoró en su única compra. Mas no deseaba volver a casa todavía, es de esa forma en la que acabó observando las flores que estaban expuestas fuera de una floristería donde se mezclaban mundo mágico y muggle; las miraba con detalle, acariciando las hojas de algunas mientras el aroma de otras llegaba a sus fosas nasales. Pensó en comprar un par para su casa, incluso se debatía en qué lugares podría ponerlas cuando, de repente, lo sintió. Cerró los ojos, inspirando por la nariz y expirando por los labios entre abiertos. Llevaba un par de días con las falsas contracciones pero aquella fue terrible y, a pesar de no durar demasiado, fue lo suficiente para que llevara la mano a su vientre, ese que notó tenso y usara la mano libre de apoyo, posándola sobre el expositor donde se encontraba las flores.


Última edición por Apolline I. Lefevre el Miér Mayo 17, 2017 10:01 am, editado 2 veces
avatar
Mensajes : 1510
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new chapter. A new life [Privado]

Mensaje por Ekaterina Petrova el Mar Mayo 02, 2017 2:52 am

Finalmente había decidido tomarse una mañana libre del hospital para recorrer las calles de Londres, y su primer destino había sido el Callejón Diagon al que apenas había ido un par de veces a lo largo de su vida, siempre con muy poco tiempo por lo que nunca alcanzaba a recorrer sus largos pasajes o vislumbrar bien las tiendas. No tenía más que una leve idea de lo que era aquel lugar tan conocido para todos los magos que residían en aquel lugar del mundo. Se sorprendió de las cosas que pudo encontrar, sintiendo particular interés por las tiendas de túnicas, e ingredientes de pociones, totalmente opuesto a lo que le sucedió al pasar fuera de la tienda de artilugios de Quidditch, y es que nunca, jamás se subiría a una escoba, algo sumamente irónico ya que su padre había sido uno de los jugadores más importantes de Rusia, actualmente siendo el fundador del mayor imperio de creación de escobas en Asia y parte de Europa.

A cada paso que daba por los callejones levemente concurridos a esas tempranas horas del día, más se convencía de que aquello había sido una excelente idea, sobre todo si lo comparaba a su otra posibilidad: estar tras una montaña de papeles en su escritorio. Si, definitivamente tomarse al fin una mañana libre había sido lo mejor que había podido hacer. Continuó caminando por el lugar con su pequeño bolso colgado al hombro, en donde llevaba unas cuantas túnicas nuevas que había adquirido, junto a otras compras que no abultaban debido al hechizo que poseía.

Estaba girando por la esquina de una florería cuando apreció de reojo a una hermosa joven de rubios cabellos, notoriamente en el último trimestre de su embarazo, sosteniendo su vientre con intensidad y aferrándose en búsqueda de apoyo sobre un mueble de exposición. Aquello fue suficiente para que la alerta en la cabeza de Ekaterina se alzara. Avanzó hacia la muchacha con rápidez, deteniéndose a su lado y apoyando una de sus manos en su espalda baja para darle estabilidad‒ En qué semana estás? ‒Preguntó con certeza, pero voz calmada y aterciopelada para no alertarla, observándole con tranquilidad y una sonrisa conciliadora‒ Soy Ekaterina, medimaga, estás bien ‒Pretendió calmarla al notar la tensión de su cuerpo‒ ¿Cada cuánto son las contracciones y que tan intensas? ‒Aquella información era de suma importancia, de eso dependería si debía o no aparecerse con ella de inmediato en el hospital, por muy riesgoso que pudiera resultar para algunos. Su mente comenzó a trabajar con rapidez ante las diversas y posibles situaciones, contactar al padre, en concentrarse para aparecer exitosamente con la joven a salvo, entre otras cosas.
avatar
Mensajes : 141
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new chapter. A new life [Privado]

Mensaje por Apolline I. Lefevre el Mar Mayo 02, 2017 6:01 am

Desde hacía un par de semanas que todo estaba preparado para la llegada los bebés. No fueron meses fáciles para nadie pues, bien fue cierto que la familia Lefevre fue la primera en ser conocedora del estado de la rubia, tardaron un tiempo en asimilarlo, igual de impactados que los Delacour; con la noticia de la llegada de no uno, si no dos, todo volvió a revolucionarse en las familias. Gracias a Morgana con el transcurso de las semanas la situación fue mejorando hasta que la ilusión sobrepasó al miedo que dominó a la pareja en ciertos puntos del embarazo, ahora, sólo cabía esperar a la llegaba de la pareja que cambiaría sus vidas en todos los sentidos. Y al parecer estaban dispuestos a llegar antes de tiempo.

Anteriormente había sufrido las contracciones de Braxton Hicks, sin embargo, desde esa mañana un dolor moderado se alojó en su bajo vientre y surgiendo a cada rato, siendo los periodos de tiempo más cortos y más dolorosos. Como esa última que la dejó sin aliento, similar al golpe de una bludger en la boca del estómago.

Con los ojos cerrados, un estremecimiento debido a la sorpresa hizo temblar su cuerpo, posando sus orbes en las de una mujer desconocida que le preguntó e intentó ayudarla ofreciendo estabilidad -De treinta y ocho semanas- musitó. El saber que era medimaga le aportó tranquilidad, la seguridad de que podría ayudarla de algún modo con el dolor; iba a responder a la cuestión de la frecuencia cuando de nuevo su vientre se tensó y con ello su cuerpo. Apretó los dientes, susurrando algo en su idioma natal de manera inteligible -Son mellizos- informó en un suspiro a la chica cuando se pasó el dolor. Alzó el rostro, tomando una gran bocanada de aire e intentando relajarse -Me dijeron que las contracciones de Braxton no dolían- permitió quejarse, recordando las palabras de la ginecóloga en San Mungo tras la última revisión hacía dos semanas.
avatar
Mensajes : 1510
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new chapter. A new life [Privado]

Mensaje por Ekaterina Petrova el Miér Mayo 03, 2017 10:40 pm

Treinta y ocho semanas, aun restaban dos del tipo esperado para un parto normal, pero en caso de mellizos era común que nacieran rondando la semana treinta y siete, por lo que estaba en la fecha precisa y los síntomas que demostraba eran claros. Le dio mayor soporte y apoyo observándola con calma, analizando el ritmo de su respiración y la sucesión con la que ocurría cada contracción, así mismo como la duración de estas– Son indoloras –Aclaró desviando su mirada por unos segundos hacia su alrededor, si iba a aparecerse necesitaba que la joven a su lado estuviera lo más calmada posible y eso iba a ser sumamente difícil con el dolor que experimentaba, necesitaba escoger el momento justo o no podría dañar a la joven y sus bebes, pero otra forma de transporte no era factible o nunca llegarían a San Mungo a tiempo. Debía actuar con certeza y precisión antes de que no pudiera moverla– Estas no son contracciones de Braxton, estas en labor de parto –Hablo con un tono calmado para no asustarla más de lo que ya estaba– Hay aproximadamente siete minutos entre cada contracción, el periodo ira disminuyendo y las molestias aumentando –Le explicó porque necesitaba que estuviera preparada para lo que venía, las tensiones en su abdomen serían mayores e intensas.

– Sé que es algo difícil de pedirte, pero necesito que estés calmada, te prometo que todo saldrá bien –Le sonrió, afirmándola con cuidado– ¿Cuál es tu nombre? ¿Necesitas que avisemos al padre de los mellizos? –Trató de conseguir los datos que necesitaba y así mismo alejar su mente del dolor que pronto volvería a experimentar. Espero a que otra contracción finalizara, dándole dos minutos para que se relajara nuevamente, respirara con calma y así poder aparecerse en el hospital con rapidez, cerró sus ojos, se centró, sostuvo a la joven con firmeza y delicadeza a la vez y sin pensarlo más se apareció en la recepción del área correspondiente en San Mungo– ¿Todo bien? –Observó a la chica con urgencia, sonriéndole al reconocer que estaba todo bien y sin más la guio hacia una silla con ruedas– ¿Quién es tu medimago? –Preguntó colocando con rapidez su mano sobre la frente de la joven y otra sobre la propia, su temperatura corporal no era alta.
avatar
Mensajes : 141
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new chapter. A new life [Privado]

Mensaje por Apolline I. Lefevre el Jue Mayo 04, 2017 6:14 am

Estaba asustada por los reincidentes dolores cada pocos minutos que tensaban sus músculos, se llevaban el aire de sus pulmones y casi la hacían maldecir. El hecho de ser su primer embarazo no era de ayuda, no sabía que estaba ocurriendo y aunque no solía asustarse por la falta de información, el hecho que tuviera que ver con sus hijos la angustiaba, ¿Iba algo mal? ¿Estaban bien? "Estás en labor de parto" -¿Qué?- sus ojos se abrieron ante la sorpresa -No puede ser, aun quedan dos semanas, es pronto- la mente de Pollie comenzó a cruzar pensamientos a toda velocidad: iban a nacer antes de lo previsto, estaba de parto, no sabía si todo iba bien para los mellizos. No podía pensar con claridad, el miedo empezaba a dentellear creando una ligera ansiedad. Temor que se pudo apreciar en sus orbes azules cuando se cruzaron con las celestes contrarias -Apolline. Necesito que venga Ric, Richard Delacour, es el padre- tuvo que aclarar, víctima de los nervios. Sin embargo una nueva contracción logró que olvidara por unos instantes la nervura, causando que volviera a cerrar los ojos e intentara respirar hondo.

Pasados un par de minutos de la última contracción, más relajada dentro de lo posible, fue ayudada por la misma Ekaterina a ser llevada a San Mungo a través de la aparición, asintiendo a su pregunta. Todo parecía estar bien salvo por el hecho de que sus hijos eran impacientes y querían llegar ya al mundo -La doctora Hurley- agradeció enormemente poder sentarse en aquella silla dando así un descanso que sus piernas pedían -Richard tiene que venir, por favor, Ekaterina- estaba asustada a pesar del cariñoso trato de la medimaga, el miedo recorría su cuerpo y sólo deseaba al francés a su lado en ese preciso instante. Una nueva contracción doblegó su cuerpo, tensando su vientre, haciendo que sus manos se cernieran en los apoyos laterales de la silla, logrando sacar una queja entre dientes a la semi-veela.
avatar
Mensajes : 1510
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new chapter. A new life [Privado]

Mensaje por Ekaterina Petrova el Miér Mayo 10, 2017 11:22 am

Cuando reconoció que la muchacha estaba estabilizada debido a la silla donde la había ubicado se volteó con entereza hacia una de las sanadoras, rememorando la información que la joven le otorgo antes de aparecerse– Comunica inmediatamente a Richard Delacour que su pareja está en labor de parto, no me importa cómo, pero ubícalo ahora –Espeto con seriedad, manteniendo su mirada en la muchacha que salió presta a realizar la labor que le habían encomendado. Por unos segundos cerró sus ojos mientras sus manos raudas viajaron hacia sus castaños cabellos, atándolos con certeza en el típico moño alto que aseguraba como una vez más sus planes de tener un día libre se habían arruinado por una urgencia inesperada.

Se colocó a la altura de la joven, observándola con una conciliadora sonrisa mientras se hacía con una de sus temblorosas manos entre la propia, para calmarla, para lograr cautivar su atención y así tal vez alejarla del intenso dolor que se apropiaba de su menudo cuerpo al estar pronta al parto de sus bebés– Richard llegará a tiempo, te lo prometo –Concertó con tono afable y tenue, en un intento de calmarla puesto reconocía el pánico que comenzaba a apoderarse de la joven, lo que la delataba como madre primeriza– Es normal que se adelantarán, no es que esté pasando algo malo con tus bebés. Los mellizos tienden a nacer dos o incluso tres semanas antes –Estrechó con ternura una de sus manos antes de levantarse, y guiar la silla donde la había predispuesto hacia una habitación acomodada. En su camino llamó a la Doctora Hurley para que asistiera a la joven de rubios cabellos, decidiéndose a quedarse junto a ella mientras llegara junto al novio de Apolline.

Con un ligero movimiento de varita hizo levitar a la muchacha hacia la camilla a un lado, reacomodo las almohadas en su espalda para su mayor comodidad y se permitió limpiar el sudor que se había acumulado sobre su frente ante la intensidad de las contracciones– La doctora viene en camino, ¿Cómo te sientes? ¿Deseas algo para mitigar el dolor? –Se atrevió a cuestionar puesto pese a lo pensado normalmente aun había muchas brujas que preferían no recibir ayuda con las molestias de las contracciones y del mismo parto.
avatar
Mensajes : 141
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new chapter. A new life [Privado]

Mensaje por Richard S. Delacour el Jue Mayo 11, 2017 4:06 pm

Golpeó un bludger con el nuevo bate de doble tiro que había adquirido hacía solo unos días. Casi se podría decir que el momento en el que francés se olvida de completamente todo era cuando el aire golpeaba su rostro subido sobre su escoba; volando de un lado hacia otro, zigzagueando cuando el entrenador le indicaba que debía hacerlo, aquel año querían ganar la liga como fuera así que era el momento de adquirir nuevas técnicas, dejando a un lado las desfasadas y demasiado usadas de antaño. Paró en seco a cierta altura, visualizando por completo el campo de quidditch y pasando una por su rostro en busca de apartar el sudor que lo cegaba de tanto en tanto. No fue la trayectoria de una bludger lo que llamó la atención del francés, sino los gestos de un compañero, que se encontraba en suelo firme, y hacía aspavientos con las manos con una insistencia que era completamente desconocida en él, por alguna razón casi siempre estaba en el banquillo. Descendió, apoyando sendos pies sobre la hierba, y tomando la escoba entre sus manos. —Si usaras tanta energía en los entrenamientos puede que el entrenador te pusiera en algún partido— bromeó caminando hacia él, a la par que se deshacía de los guantes de dragón.

El muchacho no terminó de pronunciar una frase completa cuando el francés ya se marchaba de allí con paso acelerado. Solo hizo falta nombrar a Apolline para que sus nervios se crisparan. Se suponía que estaba en su apartamento, o en el de él, o en casa. Tomó una toalla en el camino, pasándola por su rostro y, seguidamente, lanzándola hacia un lado segundos antes de que usara la aparición para dar con sus pies en San Mungo. Caminó raudo por los pasillos. Maternidad. Sabía donde estaba, no era la primera vez que iba. Subió las escaleras de dos en dos, provocando miradas y murmullos a su paso por la indumentaria que portaba. No iba a perder el tiempo cambiándose la ropa de quidditch, Apolline estaba en San Mungo y los mellizos se suponía aún no debían de nacer. Sus pasos se cruzaron con la doctora que hubo llevado todo el embarazo. —Doctora Hurley,— llamó acelerando su caminar hasta alcanzarla e intentar seguir sus rápidos pasos. — han traído a Apolline, pero no los encuentro— siguió hablando, aunque la mujer bien lo ignoraba, y no le daba respuestas, hizo un gesto para que la siguiera.

Exasperado, sin respuestas y sin saber donde se encontraban la rubia y sus hijos. La doctora abrió una puerta donde se encontraba Apolline con otra joven a su lado. —Apolline— dijo acercándose hasta ella, sin cuestionar si podía hacerlo o no. Su diestra buscó la contraria, entrelazando sus dedos con los de ella. —¿qué ha pasado? ¿Estás bien? ¿Estáis bien?— pluralizó, bajando sin poder resistir sus ojos añiles hasta su abultado vientre.
avatar
Mensajes : 234
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new chapter. A new life [Privado]

Mensaje por Apolline I. Lefevre el Sáb Mayo 13, 2017 4:08 am

La realidad golpeaba a la francesa. Tras casi nueve meses llegó el momento inminente, para el que no estaba preparada, ¿Acaso alguna mujer estaba lista para ser madre? El dolor se enredaba con el miedo, tensando los músculos hasta su límite e intentó recordar cada recomendación que durante el proceso de embarazo escuchó de oídos ajenos. Sus ojos se encontraron con los de Ekaterina, quien permanecía a su lado con una sonrisa tranquilizadora e hizo esfuerzos por contagiarse de su calma porque realmente le era necesaria; llevada por la misma medimaga a la habitación, en su rostro se podía apreciar la aflicción que conllevaba uno de los actos más hermosos de la vida -Es como si pelearan por ver quien sale antes- se quejó cuando las contracciones le dieron unos minutos para retomar el aire.

Las puertas se abrieron dejando pasar a la doctora Hurley, quien llegaba rauda a sabiendas de los datos de su paciente. Sin embargo sus ojos se percataron de la segunda figura, masculina, que entró a su paso -Richard- el nombre del francés salió enlazado a un suspiro de alivio. Afianzó sus dedos a los del castaño dejando que su presencia alejara parte del temor mientras algunos sanadores comenzaban a revolotear en torno a la habitación, preparando todo lo necesario para el parto -Estamos bien- confirmó para que pudiera deshacerse de esa preocupación -Ya vienen, Ric- una sonrisa nerviosa iluminó las facciones de la semi-veela. Expresión que transfiguró a una compungida ante la llegada de una nueva contracción -¡Par la jupe de Morgana!- esa vez le costó guardarse la maldición, la contracción había aparecido antes de lo esperado, lo que significaba que todo seguía adelante.

-Señorita Lefevre, le van a administrar ya una poción para aliviar el dolor de las contracciones. Veré cuanto ha dilatado para decidir si dejamos que pase algo de tiempo o la llevamos directamente a la sala de partos, ¿De acuerdo?- la medimaga miró a la rubia en espera de un asentimiento para corroborar que entendió todo -Señor Delacour, todo va bien con sus hijos, tranquilo. Los mellizos suelen adelantarse a la fecha aproximada- "padres primerizos" pensó la doctora Hurley. Cubrió sus manos con guantes, dando unos segundos de descanso a la francesa que se encontraba en la camilla para que se relajase y pudiera corroborar como iba el parto; la mujer se llevó una notable sorpresa al ver que los bebés podrían nacer en cualquier instante, ya con la idea que tardarían al ser una madre primeriza -Hay bastante dilatación, así que le llevaremos a la sala de partos, señorita Lefevre- informó deshaciéndose de los guantes. Se incorporó e hizo indicaciones a los sanadores para que fueran a preparar todo lo necesario.
avatar
Mensajes : 1510
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new chapter. A new life [Privado]

Mensaje por Richard S. Delacour el Vie Mayo 19, 2017 1:55 pm

Entrelazó con confianza sus dedos con los de la mano contraria, retirando con la mano libre los cabellos que se habían adherido a la frente a la rubia. Se acercó más a la camilla para no interrumpir el ir y venir de los sanadores pero, de tanto en tanto, buscando con la mirada a la doctora Hurley en espera de que todo estuviera correcto y les proporcionara alguna indicación. Volvió su atención hasta ella, acariciando con el pulgar el dorso de su mano hasta que una maldición provocó una aceleración del ritmo cardíaco del francés que se inclinó hacia ella, en un intento de tranquilizarla. —Faire brèves respirations*— pronunció lentamente, asintiendo con la cabeza. Habían ido a unas clases relacionadas con todo aquel tipo de cosas, incluso él hacía acabado leyendo algún libro relativo a los embarazos y los partos para en el caso de que, aunque esperaba que no, necesitara intervenir de modo alguno. Por suerte no había sido así.

Escuchó las palabras de la doctora, mirando seguidamente a Apolline. Le tranquilizaba el hecho de que hubiera corroborado las palabras de la rubia y que ambos estuvieran bien. Casi se pudo vislumbrar el alivio que se dibujó en las facciones del francés con aquellas simples palabras. Esperó pacientemente al lado de ella, observando con ojo crítico a la doctora que examinaba que todo estuviera en orden. —¿Ya?— preguntó sorprendido. Acto seguido una sanadora se acercó hasta él indicándole que debía de ir con ella, después podría entrar en la sala de partos pero antes debía de quitarse aquella sucia ropa. Por un momento se le olvidó por completo que estaba con su uniforme de quidditch. —Je reviendrai dans une seconde*— comunicó separando su mano de la de ella  y dejando un liviano beso sobe su frente antes de alejarse detrás de aquella mujer.

No tenía ni la menor idea de hacia donde debía de dirigir sus pasos. Caminaba deprisa detrás de aquella mujer, a la espera de poder colocarse lo que fuera preciso y volver junto a Apolline. Se tuvo que lavar las manos infinidad de veces, después de colocarse una especie de batín azul hecho de una fina tela. —¿Podemos volver?— inquirió cuando hubo terminado. Le sudaban las manos y comenzaba a estar demasiado nervioso estando lejos de ella. Recorrió el pasillo detrás de ella antes de volver a entrar en una sala diferente donde ya estaba Apolline en una nueva cama, con la doctora Hurley dándole indicaciones de cómo debía respirar. Volvió a acercarse hasta ella, viendo las gotas de sudor surcar la frente la rubia y buscando su mano de nuevo.

*Haz respiraciones cortas
*Volveré en un segundo
avatar
Mensajes : 234
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new chapter. A new life [Privado]

Mensaje por Apolline I. Lefevre el Sáb Mayo 20, 2017 4:34 am

El rostro de la rubia se veía compungido a causa de un dolor incomparable, haciendo de los golpes de bludgers una maravilla en comparación a las contracciones que cada pocos minutos agitaban su cuerpo y la preparaban para la llegada de sus hijos -Çe fait mal- musitó a Richard, quien trataba de calmarla con todo apacible y aferraba su mano con fuerza. Se esforzó por inspirar por la nariz de la forma más premiosa que pudo, exhalando el aire a través de sus labios labios y agradeciendo que la contracción hubiese cesado; entretanto la doctora Hurley deshacía las preocupaciones del padre de los bebés asegurando el bienestar de la madre e hijos, retomando la concentración en su trabajo. Los ojos de Pollie se encontraron con los de Ric, resultando toda una odisea esbozar una diminuta sonrisa sin soltarse de su agarre -Non..- su negación salió casi inaudible de entre sus labios pues no quería que se alejara de ella incluso cuando se trataba de protocolo. El temor era visible en las orbes cristalinas de la semi-veela, quien observó al bateador marcharse en busca de ropa funcional para el momento del parto -Regresará enseguida, señorita Lefevre. Mientras tanto la llevaremos a la sala de partos- dicho aquello los enfermeros comenzaron a moverse como peces en el agua, asegurándose que todo estaba correcto antes de abandonar la habitación.

Pasados unos minutos ahí se encontraban todos, en la sala de partos. Gracias a Merlín habían usado una poción para aliviar el dolor de las contracciones mas no era momento para relajarse, la doctora Hurley no tardó en dar indicaciones a la francesa sobre sus respiraciones ya que de un momento a otro tendría que comenzar a empujar -Señorita Lefevre, necesito que se concentre en su respiración. Sé que quiere empujar, tan sólo aguante un poco más- solicitaba la bruja justo cuando Richard volvía a hacer acto de presencia; a pesar de tener los ojos cerrados, la mano de Pollie se aferró a la ajena nada mas sentir sus dedos justo antes de la llegada de una nueva contracción -Bien Apolline, ha llegado el momento, ¡Empuja!-


***


Tras máas de una larga hora de parto, los bebés Delacour al fin llegaron al mundo con fuertes llantos emergiendo de sus pechos. Fueron llevados durante un corto espacio de tiempo para realizar las primeras pruebas médicas reglamentarias, aunque ya estaban de nuevo junto a sus padres, acomodados en una habitación -Sont parfaits- susurró la hija de veela, mientras sostenía entre sus brazos al varón que escondía bajo el gorro de recién nacido unos escasos cabellos castaños cobrizos como los de su padre.
avatar
Mensajes : 1510
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new chapter. A new life [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.