Volver arriba

Something borrowed (Hailey)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Something borrowed (Hailey)

Mensaje por Alexander D. Lewis el Lun Abr 17, 2017 5:44 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Era una tarde bastante típica en Londres, con el cielo encapotado por nubes negras que en cualquier momento se decidirían a descargar. Miré el reloj y decidí que era un buen día para ir a comprar un par de artículos que necesitaba para el Quidditch. Llevábamos unos días esperando a que el tiempo fuese propicio para poder practicar antes del partido, a este paso se terminarían los días y acabaríamos yendo al partido sin haber hecho ni un solo entrenamiento. Salí del hotel en el que me estaba alojando en dirección al Callejón Diagón, debían ser alrededor de las ocho de la tarde. Con suerte aún encontraría la tienda abierta. Caminé tan rápido como pude y por suerte el hombre de la tienda me reconoció, así que dejó abierto un par de minutos, lo justo para poder comprar el par de cosas que necesitaba, entre ellas un par de guantes y botas.

Me adentro en la tienda mirando cada uno de los objetos que hay en el interior, hacía años que no iba al Callejón Diagón, y eso me recordaba al tiempo que había pasado comprando el material para Hogwarts. Parecía que había pasado una eternidad y solo habían sido 7 años. La nostalgia me invade durante unos instantes, echaba en falta la tranquilidad que había en el interior del castillo, a pesar de haber pasado el verano en África todo eso ahora hacía tiempo que había quedado atrás. Cogí los guantes y tras esto, me dirigí a la sección de botas, aunque por el camino tropecé con las escobas y una fue a parar a la espalda de la chica que había agachada en aquel lugar. Cogí la escoba y observé a la morena.-Disculpa.-susurré dejando la escoba en su lugar. No era consciente de que había alguien más en aquella tienda, aunque para mi modo de ver la chica parecía estar algo perdida, como si no estuviese en aquel lugar por placer. Para mi aquel era el mejor lugar de todo el callejón. -¿Estás bien?-pregunto con curiosidad.
avatar
Mensajes : 68
Ciudadanos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Something borrowed (Hailey)

Mensaje por Alexander D. Lewis el Mar Jun 13, 2017 9:28 am

Observo a Hailey cuando menciona la posibilidad de mojarse bajo la lluvia, algo que a mi modo de ver no es ni mucho menos horrible. Cuando era niño solía salir a la calle cuando llovía y jugar bajo esta, me encantaba el olor a tierra mojada y las palmeras moviéndose debido a las lluvias torrenciales. En mi país siempre llovía abundantemente, quizá por eso había tanto paisaje verde. Me doy cuenta de que me estoy poniendo nostálgico, de que en aquel instante me gustaría estar allí, refugiándome de muchas cosas que estaban ocurriendo a mi alrededor. -¿Tienes algo en contra de mojarse bajo la lluvia?-bromeo. A mi me resulta verdaderamente divertido. La pregunta de la chica me hace saber que aunque sabe qué es el Quidditch, no es demasiado fan de este deporte, seguramente por eso podía seguir hablando con ella con total normalidad, algo que agradecía. Sonrío levemente y asiento.-Exacto, el guardián es el que protege los aros para evitar que la quaffle entre. -le explico.-Sería el equivalente de un portero en el futbol muggle.-susurro. Estaba al día del mundo muggle porque de niño me había criado entre ellos, a pesar de que mi padre lo odiaba, al fútbol y a todo lo que proviniese de los muggles. Mi madre en cambio descendía de ellos, por lo que jamás tuvo problema en enseñarme esas cosas.

Salimos finalmente de la tienda y en cierta manera me maldigo, ya que allí dentro solo éramos dos desconocidos, pero ahora que estábamos en la calle, corría el riesgo de que alguien me reconociese y terminase con todo aquello. Me gustaba sentirme como cualquier chico de mi edad, sin tener que preocuparme de nada más. Sonrío ante su pregunta y la miro con los ojos entrecerrados, de manera pícara.-¿Por qué no te iban a mirar?-pregunto con ironía.-Eres preciosa, motivo de sobra.-añado antes de continuar con mi camino. Asiento cuando dice que quiere el helado de chocolate, yo aún no lo he pensado siquiera, pero en pocos segundos me doy cuenta de que va a ser complicado poder tomar un helado con tranquilidad.

Cuando alzo la mirada, me veo rodeado por unas tres o cuatro chicas de alrededor de 15 años que parecen entusiasmadas con mi presencia. No quiero ser desagradable, pero he perdido de vista a Hailey. Miro a mi alrededor y la veo darse la vuelta sobre sí misma, deshaciendo el camino que habíamos hecho hacía hace unos segundos. Observo a las chicas y esbozo una sonrisa de disculpa.-Lo siento, tengo prisa.-susurro. Jamás hubiese hecho algo así, pero por razones que no comprendía, estaba corriendo detrás de una chica que acababa de conocer. Me doy prisa y rezo para que ninguna de las chicas me sigan. Cuando llego a la altura de la morena pecosa, tomo su muñeca con mi mano y cojo aire, una vez la tengo retenida.-¿Dónde vas?-pregunto con desconcierto. Me quedo mirándola con curiosidad, y mientras espera la respuesta, me doy cuenta de que está comenzando a llover.
avatar
Mensajes : 68
Ciudadanos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Something borrowed (Hailey)

Mensaje por Hailey A. Fiennes el Sáb Jul 29, 2017 11:09 am

Humedad. Ese el olor que acaricia la nariz de la neoyorquina en cuanto el encierro de la tienda llega a su fin, en cuanto no hay más paredes ni estanterías de cuero que distorsionen el verdadero perfume que se ha vertido sobre el Callejón. Diagon, se recordó. Punto para ella. Un punto, ni más ni menos, por conseguir recordar un nombre recién aprendido. Sensación que se evapora, desvanece en cuanto traga y recuerda la auténtica razón por la que se acordará en un futuro del nombre: la sobriedad del cuero, la frescura de la lluvia que se avecina y algo más, algo que está ahí y le recuerda a la playa, a la arena. Menea la cabeza y suelta un resoplido, una exclamación que se niega a creer las palabras que alcanza a escuchar por parte de Alexander. Ella, preciosa. Sí, claro. Palabras disonantes, que se repelían entre sí y no encajaban en la misma oración. Siempre ha sido así. Y, piensa, que no habrá nada en un futuro que le haga pensar de otra forma.

Es que ella, tan ingenua, siendo tan Hailey, se considera como una chica más del montón, una de las tantas con ojos tan expresivos y azules como el propio Atlántico.

Se limita a entornar, en un gesto casi imperceptible, los ojos. Revoleando apenas las pestañas, sintiendo el rozar de estas contra los pómulos. —Ya he aceptado ir por el helado. —alude con la hilaridad danzando en sus palabras, asomándose en sus rosáceos labios junto con una pequeña sonrisa. No son necesarios los halagos, quiere decir. Mas, se muerde la lengua y se imagina, ya con ansiedad, lo delicioso que le sabrá el helado de chocolate en cuanto lo deguste. —¿Y tú qué sabor vas a ordenar? —inquiere con curiosidad, apaciguando su andar para quedar a la altura del él y no perderse. Porque se ve siendo capaz de ello. Y, naturalmente, le importa un poco el hacerlo.

Aunque, luego de presenciar la siguiente escena desea, al menos por una fracción de segundos, lo que tarda en caer una hoja marchita del árbol y en jalar el gatillo de una pistola, que aquel hubiere sido su destino. No pregunta, ni se inmuta. No tiene  por qué hacerlo, tampoco tiene razones para sentirse ofendida. Ella no preguntó, él no mintió.

A mano habían quedado.

Cierra sus ojos, apretando los párpados. Sus pies, caminando sin rumbo alguno, ralentizan el andar en cuanto sienten una gota deslizársele por la mejilla. La lluvia, flamante e inigualable, hace su tan esperada aparición. Dramática como ella sola. Haiz sigue caminando, intentando orientarse, reculando sobre los pasos que la llevaron al Callejón en primera instancia. Pero se detiene. No por su propia voluntad, más bien siente que algo la detiene. No algo, mas bien alguien. Y no cualquier alguien.  —No estoy segura. —responde sin más, respetando su voto de no decir mentiras. —Guardián del Puddlemore, ¿eh? Debiste pensar que era una tonta por no saber nada sobre Quidditch. —replica con voz monótona, sin molestia ni resentimiento. Pero carente, asimismo, de emoción alguna. —Este es el momento en que me pides perdón, ¿sabes? De paso hincas la rodilla y me propones matrimonio. —ese humor tan suyo, tan espontáneo que sorprende a mas de uno. —Si fuéramos los protagonistas de un filme francés, por supuesto. —considera apropiado aclarar su referencia. Ya está acostumbrada, es algo que muchas veces debe hacer. —Alexander, de verdad. No debiste dejar a tus fanáticas por venir tras de mí. No vale la pena, yo no entiendo de Quidditch ni de temporadas. —la cruda verdad, la mejor amiga de la neoyorquina.

Sólo me debes un helado la siguiente vez que nos veamos. —se encoge de hombros y, entonces, retira su mano del agarre que la ha mantenido ahí, en medio del tan afamado callejón londinense. Ahí, con su cabello empezando a humedecerse y sus labios saboreando las gotas de lluvia que gradualmente han ido cayendo con más frecuencia y más fervor. —Gracias por los consejos, los tendré en cuenta. —y no dice más. No hay más que decir.
avatar
Mensajes : 416
Instructores

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Something borrowed (Hailey)

Mensaje por Alexander D. Lewis el Dom Jul 30, 2017 7:03 am

El cumplido sale de mis labios sin esfuerzo. Estoy acostumbrado a halagar a los medios y tengo tanta habilidad que siempre resulta creíble. Pese a eso, en esta ocasión lo decía completamente en serio. Ella era preciosa, con grandes ojos azules y aquella piel pálida y pecosa, por motivos que no comprendía era incapaz de apartar mi atención de la chica que tenía frente a mí. Sonrío ante su comentario y me encojo de hombros.- Está bien, veo que no te gusta que sea sincero.-bromeo. Su pregunta hace que me quede pensativo y después abro los labios.- Quiero...uno de ¡vainilla! No, no, mejor de turrón...o tal vez...-espeto pensativo, la verdad es que no tengo ni idea de qué helado tomaré, me gustan demasiado todos, así que he de pensar rápido si quiero escoger cuando lleguemos.

Todo ocurre demasiado rápido, cuando me doy cuenta he perdido de vista a Hailey y estoy rodeada de un montón de chicas adolescentes, quizá de no más de dieciséis años. Suspiro ya que no quiero perder a la chica entre la multitud, intento estirarme para ver a través del grupo de jóvenes que me rodea hasta que veo una figura que se aleja, impasible a pesar de que está comenzando a llover. Me dirijo a las chicas y me despido de ellas, siento ser tan maleducado, pero en aquel momento soy solo Alex, no queda nada del guardián del Puddlemore. Quisiera que de vez en cuando pudiera llevar una vida normal, y poder invitar a un helado a una chica guapa sin necesidad de que vengan un montón de fans enloquecidas.

Corro tras la morena notando como la lluvia empieza a hacer su estelar aparición. Cuando llego a su altura la tomo de la muñeca y espero a que se gire. Sus palabras resultan cortantes, aunque sus ojos no parecen decir lo mismo. Ambos comenzamos a notar las secuelas de la lluvia. -Precisamente por eso quiero quedarme contigo, porque para ti no soy más que Alex.-susurro. ¿Tan extraño le parecía que quisiera eso? Yo no quería que tomase el helado por ser el guardián de un maldito equipo, si no por ser un chico al que había conocido. Un chico cualquiera. Esbozo una sonrisa irónica ante su comentario y niego con la cabeza.-Tal vez sea en otra ocasión.-bromeo.- Se me olvidó el anillo.-añado con sarcasmo. Volvemos a ponernos serios y yo niego con la cabeza, su comentario hace que suspire de nuevo.- Mis fanáticas son solo eso, yo quiero estar contigo. ¿Qué me importa que no entiendas de Quidditch? Yo tampoco entiendo de magizoologia...-susurro mirándola en tono suplicante.

Sus palabras suenan a adiós, por mucho que hable de una siguiente vez sé que esta nunca se dará. Mi cabello comienza a pegarse a la nuca debido al agua, y mis ojos recorren el rostro de la chica, parándose en sus pecas y después en sus labios. Las gotas de agua salada resbalan por estos, me quedo absorto durante varios segundos.- No me mientas con tanta facilidad...-susurro, sé que no habrá una próxima vez, así que ¿qué podía perder? Me acerco a ella y dejo un beso en sus labios, a modo de despedida. Después me separo con el sabor a salado en mis labios.- Siento haberte molestado Hailey. Pero en ningún instante he sido nadie más que un chico pidiéndole un helado a una chica.-admito.
avatar
Mensajes : 68
Ciudadanos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Something borrowed (Hailey)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.