Volver arriba

Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Mensaje por Oliver R. Blackbourn el Jue Feb 09, 2017 2:44 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Había sido aquella misma tarde, ni siquiera tuve tiempo para reaccionar. Salí de clase alrededor de la seis de la tarde, ya era de noche debido a que aquel invierno estaba siendo realmente largo en Bulgaria. No conseguía acostumbrarme al frío de aquel lugar, y sus costumbres me seguían pareciendo algo rígidas, pero podía vivir con ello. Echaba de menos los campos verdes de Irlanda, tal vez porque me recordaba a aquellos tiempos en los que mi mayor preocupación era no caerme entre los matorrales y tener que explicarle a mi padre que había vuelto a abrirme la cabeza. Muchas veces habían usado los médicos muggles para que me pusieran lo que ellos llamaban puntos de sutura. Fue una de las experiencias más desagradables de mi vida, sentir como el hilo te traspasa es bastante asqueroso. Dejo de lado aquellos pensamientos y recojo mis cosas, me doy cuenta que soy el último en salir. En los pasillos apenas queda gente, tal vez algún despistado que acaba de llegar y aún no está demasiado ubicado. Pese a eso, hay un tipo que me llama poderosamente la atención, tal vez porque noto sus ojos clavados en mi espalda cuando paso a su lado. No parece alguien que estudie allí, tiene un aspecto que de algún modo me hace mantenerme alerta. Es alto, quizá un poco más que yo, y  bastante más corpulento. Sus ojos son oscuros, llamativos sobre su piel pálida. Intento no mirarlo demasiado, pero cuando salgo por la puerta los pasos tras de mí hacen que me tense.

Intento caminar más rápido, pero sé que no servirá de nada. Pocos segundos después, un golpe seco me impacta en la espalda y caigo al suelo de bruces. No sé qué coño pasa, pero cuando veo al causante, algo me dice que sé quién es. Él no me dirige ni una sola palabra, pero su varita continúa apuntándome mientras me alzo de nuevo. Mi espalda arde, pero es un dolor soportable. Mi mano busca mi varita que encuentra finalmente en el bolsillo trasero de mi pantalón. Apunto a él.-¡Sectumsempra!-espeto haciendo que de mi varita salga una luz que impacta en su cuerpo. Cae y comienza a sangrar, aunque eso no le impide volver a ponerse de nuevo en pie. Nadie nos ve, la oscuridad de la noche nos da inmunidad, y tal vez piensen que somos dos aprendices de auror practicando hechizos. Pero no es así, sé que el tipo que hay frente a mi sería capaz de matarme sin ningún tipo de remordimiento. Intercambiamos varios hechizos más hasta que nos impacta uno a cada uno. Caigo al suelo y con una piedra me doy en la cara, notando como un líquido caliente recorre mi frente. Intento ver dónde está él, pero solo veo su figura en el suelo. No puedo quedarme allí, me matará. Solo tengo una escapatoria. Así que sin pensar en nada más recuerdo los campos verdes que rodean mi casa y desaparezco de allí.

___________________________________________________________________________

Aparezco en el jardín de mi casa. Las luces están apagadas y sé que no hay nadie allí, mis hermanas y mi padre habían ido de visita a casa de mis abuelos paternos. Agradezco que sea así porque no quiero que haya nadie viendo como me dedico a lamer mis heridas. Me acerco a la puerta y busco la llave de la puerta, encontrándola a la primera. No me había dado cuenta de lo mucho que adoraba aquella casa, perdida en medio de los bosques Irlandeses, en un pequeño pueblo y rodeado por campos verdes. Miro la casa de madera del árbol, recordando cuando solo era un crío y subía allí con Lene, donde pasábamos horas. Cojo aire y entro en casa. La sangre de mi ceja está casi seca, aunque cuando me miro en el espejo de la entrada me doy cuenta de que aún está  hinchada. Miro de paso mi espalda y observo una quemadura considerable en la camiseta. Sin darle demasiada importancia me dirijo al baño, conozco aquella casa como la palma de mi mano. Una vez allí, me lavo la cara intentando quitar los restos de sangre. Escuece. El olor resulta nauseabundo, siempre he odiado el olor a sangre y ese sabor metálico que tiene.

Una vez he lavado mi cara pienso que ya tendré tiempo de lavar mi cabello y cambiar mi camisa, antes he de poner aquella casa a cubierto. Cierro todas las persianas aunque intento aparentar normalidad, no quiero que los vecinos nos tomen por una familia extraña. Sé que allí no me encontrarán, mis padres siempre han mantenido a salvo aquella casa. Aún así, si llegase, solo me encontraría a mí y ellos estarían a salvo. -Eres idiota Oliver.-me susurro a mí mismo, pero el único lugar que había venido a mi mente era aquel, tal vez porque era el refugio del niño que fui algún día. Uno siente, cuando es niño, que su casa es el lugar más seguro del mundo.
avatar
Mensajes : 228
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Mensaje por Oliver R. Blackbourn el Dom Feb 12, 2017 10:28 am

Sé que le llaman la atención las fotos de aquella entrada, la verdad es que yo también me había quedado mirándolas ahora que les prestaba atención. Hacía años que no las veía, que vivía al margen de aquello. No veía el rostro de mi madre desde hacía tiempo, aunque con ver a Joy me bastaba para recordarla. Mis dedos suben y pasan por el rostro de cada una de las personas que hay en esa foto,  mis yema recorre los ángulos de cada una de las caras de esas personas, todas ellas esenciales en mi vida. Pese a eso, mi dedo se para sobre el rostro de mi madre, ahora que la veía en aquella foto podía asegurar que había vuelto a dolerme. Escucho sus disculpas y niego con la cabeza.-Tú no tienes la culpa.-susurro. Dejo caer mi mano y observo una vez más aquellas seis sonrientes personas que hay en el marco. Después me giro hacia la chica, no quiero decirle nada que pueda hacerle daño porque sé que no es culpa suya.-Algún día te enseñaré mi foto favorita.-digo intentando quitarle importancia al asunto. Aquella casa era un recuerdo enorme y muy vivo, no me había dado cuenta de lo mucho que echaba de menos entrar por aquella puerta y encontrarme con aquel hogar tan conocido para mí.

Camino hacia el comedor para tomar una postura en la que poder aguantar aquel dolor del que ella me había hablado, a pesar de eso estaba segura de que no sería mucho peor que el dolor que ya tenía en mi espalda. Espero unos minutos hasta que ella toma su posición tras de mí. Cojo aire cuando ella pone su mano sobre mi hombro y después noto sus manos en mi espalda y me tenso. Por algún motivo que no comprendo su tacto hace que me ponga nervioso, cada contacto con ella es como una carga de electricidad. El ungüento está frío, aunque el escozor que lo sigue cuando ella deja de tocarme es mucho peor. Agacho mi cabeza y clavo mis dientes en el cojín que tengo entre los brazos. Duele, cierro los ojos con fuerza.-Joder.-susurro para después seguir haciendo fuerza con los brazos, estrangulando el cojín. Parece como si cada uno de mis órganos internos se estuviese regenerando de cero. Es un dolor extraño.

Poco a poco el dolor comienza a ser más soportable, pero la sensación de escozor era similar a que me hubiese echado un tarro entero de alcohol en mi espalda. Pese a eso, mi dolor queda en segundo plano cuando sus palabras comienzan a resonar en aquella habitación, acompañadas solo del fuego chisporroteante. Me quedo completamente callado durante unos segundos, mudo. No sé cómo reaccionar, así que me quedo quieto hasta que ella termina por completo, cuando noto su voz sobre mi oído y consigue que mi piel se erice. Me giro con suavidad, encontrándome con su rostro a pocos milímetros del mío, sus grandes ojos azules, esos que jamás he podido quitarme de la cabeza. Mi mano se alza hasta su mejilla y sonrío levemente, todo lo que el dolor me permite.-Tú no me has hecho nada horrible.-susurro.-Estabas dolida, tu hermano acababa de morir Jeanne.-añado con comprensión, ciertamente lo entendía. Me quedo enganchado a sus ojos como si fuesen una potente droga. Sentí asco cuando me recordó a su prometido.-No quiero que te toque...-susurro con voz queda en su oído. Acaricio su mejilla y con una de mis yemas recorro sus labios, memorizando el tacto de estos.-Aunque hubiese muerto, no deberías dejar que eso te ponga en peligro a ti.-le digo con algo de severidad.-Prométeme que no harías una estupidez como esa.-añado con el cejo algo fruncido.
avatar
Mensajes : 228
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Mensaje por Jeanne S. Wadlow el Dom Feb 12, 2017 11:07 am

Jeanne observaba sus manos que sostenían con fuerza el bolso que podía ayudar a Oliver a mitigar el dolor que sentía en la espalda, sintiéndose fatal por no hacer otra cosa que acrecentar el otro tipo de dolor dentro del muchacho. Lo vio en su expresión cuando miraba aquella foto, no debería haberla mirado. Sintió que el corazón se le detenía al escucharlo y volvió a mirarlo, dirigiéndole una breve y tenue sonrisa. No tenía ni idea de lo que había hecho para merecer aquel trato tan dulce. Procuró sentarse a una distancia prudencial, suficiente para llegar a él con comodidad pero cuidando de no acercarse demasiado. Entendería si sintiera rechazo por ella, ya que en realidad Jeanne representaba todo aquello que le hacía daño. Le aplicó el remedio y vio como enseguida sus músculos se tensaban por el esfuerzo que hacía en un intento de paliar el dolor. -Tranquilo... -Le susurró, acercándose motivada por la compasión y por la necesidad de ayudarle de algún modo.

Terminó de hablar, y cuando lo hizo el miedo la invadió. Él tardó algunos segundos en reaccionar y fueron los segundos más largos de su vida hasta entonces. Tenía miedo a que la rechazara, que la alejara de él como se merecía. Era tan egoísta siempre queriendo cosas que sabía que no tenía derecho a obtener. Y como no, eso consiguió. Las palabras del chico le aportaron calidez en el pecho, le hicieron sentir bien por un momento y después sintió que estaba tan profundamente perdida. ¿Cómo podía ser tan comprensivo, tan dulce? Negó con la cabeza, sintiendo que se le empañaban por un momento los ojos. -No es una excusa, Oliver. Nunca debí hacerte daño, por muy dolida que yo estuviera. -Susurró, sintiéndose tan pequeña, tan poca cosa frente a él, a su infinita bondad y ternura. Tampoco se merecía aquella sonrisa, ni aquella caricia. Pero deseaba su tacto con todo su ser.

Tragó saliva, ella tampoco quería que Nicholas la tocara. Quería que lo hiciera sólo él, sólo Oliver. Nadie le hacía sentir lo que él. -Lo evito todo lo que puedo... -Susurró, en un intento de excusarse, pero sabía que no era suficiente. Cerró los ojos brevemente al sentir su caricia en los labios. En ese momento sintió que sólo quería que la besara, que la abrazara. Volvió a mirarlo, sin intimidarse por su mirada. -No puedes pedirme algo así, Oliver. No sería dueña de mis actos si te hicieran algo irreparable, si terminaran contigo... -Su mano volvió a acariciar su mejilla. -Y lo peor es que esos mismos me vienen a pedir ayuda a mi. ¿De verdad crees que sería tan fría? ¿Que podría brindarles mi ayuda? ¿Que no querría envenenarlos a todos? Lo siento, pero no te puedo prometer que no me pondría en peligro porque no creo que pudiera controlarme. -Y que una persona tan fría y calculadora como ella dijera algo así era digno de elogio.
avatar
Mensajes : 129
Académicos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Mensaje por Oliver R. Blackbourn el Dom Feb 12, 2017 11:39 am

Escucho sus palabras de consuelo pero no puedo evitar quedarme tenso durante varios segundos, porque lo cierto es que toda mi espalda ardía de un modo que parecía partirme en dos. Era algo que no había sentido jamás, aunque debía admitir que era algo soportable en comparación al dolor que había sentido segundos antes, el hechizo estaba yendo a peor y yo cada vez me encontraba más débil. Ahora estaba reconfortado, aunque fuese por la simple presencia de la chica. No quería estar solo, no ahora que ella había aparecido allí para acompañarme. No quería que nadie nos interrumpiese, que esa noche no acabase porque por primera vez estábamos en el mismo lugar sin querer matarnos.  Sonrío de lado cuando se niega a aceptarlo, pero la verdad es que después de aquello no la había vuelto a culpar. Se había portado mal, tal y como se esperaba que fuese alguien de su posición y creencia, pero yo sabía que lo hacía solo por el dolor que le infundía el haber perdido a su hermano. Podía comprender esa pérdida y lo solo que te sientes tras eso.- Solo quiero que sepas que tuve la necesidad de ir a verte, no por él, si no por ti. Quería saber que estabas bien...-susurro. Su familia no era un apoyo para ella, así que solo quise asegurarme de que estaba bien. Mi mano le acaricia la mejilla.- No quería que te hiciesen daño porque tú eres diferente a todos ellos.-susurro a pocos milímetros de sus labios, notando como su aliento choca contra los míos.

Me tensa pensar en que él la toque, no quiero ni que respire el mismo aire que ella, mucho menos que duerman cada noche juntos. Pese a eso, sé que no puedo hacer nada, así que me mantengo colgado de sus ojos, memorizando cada uno de los ángulos de su precioso rostro. Mis ojos se dirigen a su anillo de compromiso, en el dedo anular de su mano derecha. Ahí está. Una punzada hace que me encoja.- Ambos sabemos que es inevitable...-susurro. Ella no romperá su compromiso, lo había dejado bien claro en su momento, le faltaba valor para ser quién realmente quiere ser. Mis ojos se quedan un rato en su anillo y después vuelven a ella con severidad, me niego a escuchar lo que dice.-No es negociable.-añado a su comentario.-No quiero que acabes muerta.-susurro. Después juego con su cabello, suave y que desprende aquel aroma al que ya me empiezo a acostumbrar.

No digo nada, me quedo callado y observándola. En un solo momento me doy cuenta de que esa sensación es la que me había faltado en todo aquel tiempo, en lo vacío que había estado. Allí está ella, con sus enormes ojos azules y sus labios rosados, es casi hipnótica. Mi mano se pone en su nuca, acariciándola. Me acerco poco a poco, hasta que me quedo rozando sus labios.-Sé que se está volviendo una costumbre pero...-hago una pausa.- Quédate conmigo...-añado en un susurro que queda flotando en el aire antes de que mis labios encuentren por fin los suyos. Un beso cálido y tierno, muy distinto a otros que habíamos tenido. Me separo aunque me quedo a poca distancia de ella.
avatar
Mensajes : 228
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Mensaje por Jeanne S. Wadlow el Dom Feb 12, 2017 12:28 pm

La chica asintió, mirándolo a los ojos completamente conmovida . -Gracias es lo que debería haberte dicho. Así que gracias. Creo que eres el único que se preocupó por como estaba ese día, sin tener ningún otro motivo oculto. -Y era cierto, su padre sí había mostrado algo de compasión pero también le motivaba el temor de que alguien la viera ahí tirada llorando. Suspiró, le encantaría que sus palabras fueran ciertas, de verdad que lo deseaba pero debía ser realista. -Soy igual de cobarde que ellos. Y si me hacen daño es porque yo se lo permito, y lo sabes. -Quiso atajar el tema ahí, porque al notarlo tan cerca de sus labios simplemente no quiso hablar de nada que le hiciera daño a alguien que no lo merecía.

Jeanne no supo que contestar, porque no había respuesta posible. Ambos sabían que su prometido iba a querer tocarla, a acostarse con ella cuando le viniera en gana, a besarla en público si le apetecía o a decir que era suya. Por suerte ella tenía cierto poder sobre él y podía controlarlo, evitarlo, pero estaba claro que no siempre podía salirse con la suya. Observó con pesar como él miraba el anillo durante unos segundos, y sin pensárselo, su mano izquierda fue directa a retirar el anillo del dedo anular de la diestra. La pequeña pieza terminó dentro de su bolso extensible, no quería que eso lo perturbara. Ella no era de Nicholas, por mucho anillo que llevara, ella se sentía de Oliver aunque él era completamente libre de buscarse a otra chica que le hiciera más bien. Sólo de pensar en esa posibilidad se moría de celos, la sangre le entraba en ebullición pero sabía que no tenía ningún derecho a pedirle que fuera sólo de ella. Se amedentró un poco ante su mirada, pero enseguida sintió alivio. Por fin, ese rayo de esperanza, esa pequeña posibilidad de hacérselo entender de una vez por todas. -Yo tampoco quiero que tu acabes muerto, Oliver. ¿No entiendes que me destrozaría? -Buscó su mirada aunque la determinación era difícil de mantener si él le acariciaba el cabello. Suspiró, algo abatida, dejándose hacer.

Sonrió suavemente para terminar susurrando. -No hay ningún otro sitio dónde quisiera estar. -Pero no sólo en ese momento, aunque no se lo dijo. Sintió sus labios contra los suyos y correspondió inmediatamente, dejándose llevar por su maravillosa ternura que le hizo sentir como en una nube. Un beso distinto, profundo que le hizo desear más de una forma que no había sentido jamás. -¿Te sientes mejor? Quizás deberías descansar o comer algo. También puede que tenga algo para lo de la ceja... Y para el cansancio, podría inducirte una siesta si lo precisaras. -Susurró, cerca de él, porque no se había dejado de preocupar por su estado. Quería estar con él toda la noche, todo el día, lo que él necesitara y no le importaba velar su sueño.
avatar
Mensajes : 129
Académicos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Mensaje por Oliver R. Blackbourn el Dom Feb 12, 2017 1:55 pm

No quería que me diese las gracias porque no creía merecerlas. Me había presentado en el entierro de su hermano sin pensar que quizá no era una decisión demasiado acertada. Él había muerto por ser un asesino, y mi presencia solo hacía que recordarle eso. Su amado hermano no era como ella creía, o tal vez sí, pero la cuestión es que yo era el contínuo recordatorio de que era capaz de matar a sangre fría. Ahora, ella había visto el rostro de mi madre y sabía lo que había detrás de aquella víctima. Me sentí ligeramente culpable por ello.-No merezco tu agradecimiento.-susurro.-Lo hice porque quise, te vi desmayarte en su ejecución.-añado en un sonido apenas audible. Me había dolido hasta a mí como aquella luz verde había impactado en el pecho de su hermano. A mi, que quería verle muerto. Asiento con resignación ante su confesión, si le hacen daño es porque ella lo permite, porque sigue encerrada en esa cárcel que su familia ha formado alrededor de ella.-Tu problema es que aún no has encontrado la forma ni el motivo para ser valiente.-susurro mirándola con intensidad. Cuando alguien encuentra un motivo por el que vale la pena romper con todo, lo hace.

Observo su anillo durante más tiempo del que deseo, pero por algún motivo me resulta realmente atrayente. Aquel anillo significa compromiso, un contrato no escrito con alguien por el que ella no siente ni siquiera cariño. Siento rabia pero me contengo, porque no tiene sentido que explote, porque eso no cambiaría nada. Ella parece seguir mis ojos y con un gesto ágil se deshace de su aro, mis ojos vuelven a subir hasta los suyos, recorriéndola por completo.-No soporto que seas suya....-susurro. Odio la idea de pensar que algún día será la "perfecta esposa", esa idea me parece realmente repulsiva. La observo con atención sabiendo que las cosas entre nosotros han cambiado. Hemos pasado de ser una antítesis el uno del otro a ser el único refugio. ¿En qué momento las cosas se habían complicado tanto? Alguien estaba jugando a un juego muy sádico, era incomprensible que dos personas tan distintas como nosotros se viesen en esa situación. Sus palabras me hacen abrir los ojos de par en par. Para mi no hay comparación.-No quiero hacerte daño, pero no puedo dejar de ser quién soy. Prometo mantenerme tan a salvo como pueda.-susurro.

No digo nada más y me lanzo a besar sus labios. Saben tan dulces como las otras veces, aunque la última había dejado un regusto amargo. Me separo deseando aún más, ya que ella ha respondido a mi beso del mismo modo.-No creo que te dejase marchar.-sonrío.- Vamos a acampar entre estas cuatro paredes.-añado con cierta diversión. Cuando ella lo menciona me acuerdo de mi herida, la cual ya no arde, únicamente mantiene una especie de picazón que no es molesto. La observo con los ojos entrecerrados sin decir nada.-Mi ceja está bien, me da aspecto de tipo peligroso.-bromeo para quitarle importancia al asunto. Niego con la cabeza.-No pienso dormir, solo quiero quedarme contigo...-susurro en su oído.-Esta noche, solo existimos tú y yo.-añado, basta de muertes, asesinos o amenazas.
avatar
Mensajes : 228
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Mensaje por Jeanne S. Wadlow el Dom Feb 12, 2017 4:33 pm

Un escalofrío volvió a recorrer su cuerpo al recordar aquel momento. No podía pensar en cómo Geldert la había mirado a los ojos, asustado, antes de que empezara a gritar de aquel modo. Intentó alejar esos pensamientos, negando con la cabeza, no iba a tener la desfachatez de lamentar la muerte del asesino de una persona que había vivido en aquella casa. Que encima había sido una gran persona, el hijo de la cual todavía lloraba su muerte injusta. Ella a su madre no la lloraría ni una vez. -Es que... Fue demasiado para mi. -Susurró, mirando un punto inexacto sobre sus piernas. Pensó que se había enterado que en Estados Unidos utilizaban una poción que te hacía revivir tus mejores recuerdos, ver a las personas que amas antes de morir plácidamente engullido por esta misma. Le parecía mucho más humano que un beso de Démentor y un Avada. -Aún así no tenías ninguna obligación y te lo agradezco de todos modos. -Insistió ella, tampoco no daba su brazo a torcer. Le dio vueltas a sus palabras siguientes, dudando de su veracidad. Algo dentro de ella rugió, algo que aceleró los latidos de su corazón. En el fondo creía tener algún que otro motivo. -Mi problema es que incluso si encuentro un motivo seguiré siendo demasiado cobarde... -Admitió, con pesar pero con resignación.

La chica negó con la cabeza, dejando el anillo elegante, caro, sin ningún cuidado dentro del bolso antes de volver a mirarlo. Sus dos manos buscaron la suya, entrelazando los dedos de una mano con los suyos y con la otra acarició el dorso de esta. -No soy suya... Nunca lo he sido... Y mucho menos lo voy a ser ahora. -Susurró, mirándolo a los ojos, fijamente. Era suya, pero no era capaz de decírselo con esas palabras precisas, el miedo la atenazaba. ¿Qué derecho tenía ella a decirle algo así? ¿Qué esperaba escuchar? No podría soportar escucharle decir que él no quería que fuera suya o que él no era de suyo. Y de nuevo era lo que merecía oír. Sus siguientes palabras hicieron que la chica soltara delicadamente su mano. Definitivamente Oliver era muy testarudo. Suspiró, incapaz de hacérselo entender y decidida a no insistir más. Si llegaba el día en el que tuviera que llorar su muerte ya vería como lo afrontaba, como lo intentaba superar... Sólo de pensarlo sentía una angustia profunda que le dificultaba el respirar. No le contestó, simplemente desvió la mirada de nuevo a su regazo, intentando no pensar mucho en ello.

Jeanne suspiró, abriendo lentamente los ojos después del beso y escuchándolo. -No me dejes ir. -Susurró, mirándolo por un momento antes de que él le quitara hierro al asunto. La chica se rió, suavemente, negando con la cabeza. Y ahora que lo pensaba era la primera vez que lo hacía en mucho tiempo, además de que era la primera vez que él la hacía reír. -¿Y porqué querrías parecer peligroso? A mi ya me parece que eres suficientemente sexy. Y no te creas que pareciendo peligroso ibas a serlo más. Eres más sexy cuando eres tu. -Sonrió suavemente, besándolo fugazmente, incapaz de contener las ganas. La sonrisa de sus labios se ensanchó al escucharlo y notó un cosquilleo bajando por su cuerpo desde su oído, dónde él acababa de susurrar. Pasó ambos brazos por sus hombros, abrazándolo con cuidado, teniendo en cuenta que estaba débil. -Y yo solo quiero quedarme contigo. Tu y yo, nada más. -Sabía que aunque quisieran olvidarse de los problemas que los acechaban no iban a hacerlos desaparecer, pero sí que por unas horas podían hacer como si no existieran. Jeanne sólo quería que él la abrazara y que la hiciera reír, quería ser suya, sentirse querida aunque no fuera verdad. Para ella ya sería suficiente con que lo pareciera porque no podía pedirle nada así. -Así que, ya que nunca hemos tenido una conversación normal... ¿Porqué no me cuentas algo interesante sobre ti? -Sugirió, divertida, era la primera vez que realmente le interesaba la vida, los gustos, las manías, todo de alguien.
avatar
Mensajes : 129
Académicos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Mensaje por Oliver R. Blackbourn el Lun Feb 13, 2017 8:37 am

La observo con detenimiento dándome cuenta que es la primera vez que me parece estar viendo a la verdadera Jeanne, a esa que se esconde detrás de una capa de frío acero para evitar que los demás vean un atisbo de debilidad en ella. No sabía lo que era criarse en un ambiente como aquel, con la dureza de unos padres que solo quieren que seas la perfecta esposa o heredera, que sigas con esas creencias insanas que tienen ellos. Yo había sido criado en un ambiente cálido y hogareño, mis padres era afables y siempre nos habían enseñado con una sonrisa, tenía muy buenos recuerdos de cuando era niño. Pensando en eso me doy cuenta de lo distintos que hemos sido desde el mismo momento de nuestro nacimiento. La observo con cierta tristeza y escucho sus palabras. Cualquiera hubiese reaccionado como ella, si fuese una de mis hermanas no estaba seguro de poder ir a ver aquel macabro espectáculo. Pese a eso, ella no había tenido opción porque sus padres consideraban esa demostración una debilidad. -Hubiese sido demasiado para cualquiera.-susurro. Yo no tenía ningún interés en que su hermano se salvase, pero era cierto que incluso yo había sentido lástima del cuerpo sin vida de aquel chico. Niego con la cabeza, lo hice porque quería asegurarme de que ella estaba bien. -Solo quería saber que no te habían hecho nada.-añado en una voz queda. Sé que su desmayo bien podría merecerse un castigo por parte de aquellas personas horribles a las que llamaba padres. Me quedo en silencio unos segundos hasta que sus palabras hacen que clave mis ojos en los de ella, no comprendo por qué es incapaz de ver la valentía que yo veo en ella.-Eres cobarde porque crees serlo, además, lo único que haces es conservar tu vida.-susurro.- No quieres acabar muerta como mi madre.-añado. Era comprensible, el temor a morir era el más primitivo del ser humano.

Ella se deshace de ese anillo que seguramente pesa más que todo el oro del mundo, y no solo por su valor material. Ese anillo simboliza mucho, y ambos lo sabemos. Observo como lo deja sin ningún cuidado en su bolso y después me mira. Sé que si en ese momento la miro me perderé por completo. Intento resistir, pero finalmente mis ojos buscan los suyos encontrándose con su mirada clavada en mi. Tras sus palabras no encuentro ningunas que encajen con una respuesta a eso, por lo que me acerco a sus labios y dejo un delicado beso en ellos, sellando casi lo que era un contrato que no existe. Segundos después me separo aunque me quedo a poca distancia de su rostro, notando su respiración sobre mis labios de una manera que me enloquece.

Suelta mi mano aunque sus palabras son todo lo contrario, con cada una de ellas me atrapa un poco más, me vuelve un poco menos cuerdo si es que alguna vez lo he sido. Ella tiene ese poder sobre mí que no había experimentado antes. No pienso dejarla ir, no aquella noche que por fin podíamos fingir que solo existíamos ella y yo. Sonrío divertido ante su siguiente comentario y pongo cara de peligroso para después estallar entre risas.- Así que soy más sexy cuando soy yo ¿eh? -bromeo.- ¿Y cómo soy yo Jeanne? -pregunto con diversión. Éramos tan distintos que casi parecíamos los polos opuestos que se atraen sin remedio. Ella me abraza y yo me acerco, quiero sentir su calor todo lo cerca que pueda. No digo nada y me limito a disfrutar de aquella paz por unos segundos hasta que ella habla de nuevo y la miro con curiosidad.- ¿Qué quieres saber? -pregunto.- No tengo secretos, así que adelante.-le digo soltando una breve carcajada.
avatar
Mensajes : 228
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Mensaje por Jeanne S. Wadlow el Lun Feb 13, 2017 12:55 pm

Jeanne le observó con curiosidad, la verdad es que no llegaba a comprender del todo aquella forma de ser del chico, era algo nuevo para ella y aunque no podía negar que en efecto le gustaba, era completamente distinto a todos lo que había conocido antes. Sonrió suavemente, con pesar, pero no le contestó. ¿Qué sentido tenía decirle que si le habían hecho daño? Por supuesto que la habían castigado por su debilidad, no podía esperar otra cosa. Pero evidentemente no le habían hecho nada tan horrible como para que no pudiera asistir a su funeral con un aspecto decente y digno. Se había pasado aquella noche llorando junto al cuerpo sin vida de su hermano, aunque en el fondo agradeció el dolor físico porque le recordaba que seguía en la tierra. Le acarició brevemente la mejilla, no quería contarle lo que le hacían, por algún motivo le avergonzaba. No quería que él supiera lo que era capaz de tolerar porque tenía la impresión de que iba a detestarla. Suspiró, negando con la cabeza. -Lo siento. -No supo que más decir, porque era exactamente eso. No quería terminar muerta, o todavía peor: sola, desamparada... No tendría medios para vivir por su cuenta y ninguna de las personas que teóricamente eran cercanas a ella iban a ayudarla.

Esperó con temor la respuesta del chico, pero esta fue mucho mejor de lo que podría haber esperado. Sonrió sobre sus labios cuando él la besó, correspondiéndole a ese beso corto y dulce. Ya no quría pensar en anda ni en nadie más. Sólo estaban ellos, nada ni nadie más importaba. La sonrisa que tenía en los labios se convirtió en una risa rápidamente. Se acercó más a él, poniéndole una mano en la mejilla, observándolo con atención. -Eres dulce, tierno, comprensivo, bueno, cariñoso, apasionado y testarudo. Muy testarudo. -Le mordió el labio inferior y después se rió. -Y guapo. Pero que no se te suba a la cabeza, Blackbourn. -Le guiñó un ojo, separándose de su rostro para volver a sentarse bien en el sofá. Entonces notó como la capa empezaba a molestarla y se la quitó, dejándola a un lado y aprovechando para dar un vistazo a la evolución de la quemadura del chico. Había mejorado, aunque seguía teniendo la marca. En unas horas habría desaparecido, pero al menos ya no le dolía. -Dentro de poco ya no tendrás nada. -Le sonrió.

La chica se dedicó a juguetear con sus cortos cabellos castaños, con la parte superior de los brazos apoyada sobre sus hombros, pensando en una pregunta. -Me gustaría saber que te gusta. Sé muchas cosas que no te gustan, pero pocas que sí lo hagan. -Si lo pensaba en el fondo era algo muy triste no conocer los gustos de Oliver porque todo lo que odiaba tenía que ver con ella. Al pensarlo sintió que el corazón se le detenía por un momento, pero como la buena actriz que era no dejó que él viera aquel breve momento de perturbación. No quería que nada les interrumpiera en ese momento.
avatar
Mensajes : 129
Académicos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Mensaje por Oliver R. Blackbourn el Lun Feb 13, 2017 3:37 pm

La observo con cierta curiosidad, jamás me había planteado el por qué ella no era capaz de romper con todo lo que la mantenía ligada a aquello que, definitivamente, no tenía nada que ver con la verdadera Jeanne. Me quedo prendado de su rostro, de esos ojos que me vuelven verdaderamente loco, de esos labios rosados y gruesos que se han convertido en mi perdición, de su larga cabellera castaña que resulta suave al tacto con mis yemas...¿En qué momento me había vuelto tan dependiente de eso? Mis ojos se pierden en cada ángulo de ella, su cuerpo y su rostro, como si quisiera hacerme una fotografía de ella sabiendo que una vez amaneciese todo aquello se esfumaría. Sabía que la extrañaría cuando no la tuviese frente a mí. Me quedo prendado de ella hasta que sus labios forman esa palabra que últimamente se estaba volviendo muy común en nuestras conversaciones. -No has de pedirme perdón.-susurro.-Eso depende solo de ti.-añado aunque intento retener la resignación que siento por dentro. Me molesta que sea incapaz de romper con todo lo que la hace infeliz, pero a la vez me alivia saber que no se pondrá en peligro.

No sé qué contestarle, aunque mi cuerpo sí que parece saber cómo reaccionar. Me acerco a ella terminando con la distancia que nos separa y la beso, de manera que podría quedarme así durante horas. Me separo finalmente cuando me falta el aire, aún con el sabor de sus labios en los míos. Después esbozo una sonrisa escuchando todos los adjetivos que usa para definirme, aunque cada uno de ellos me resulta sorprendente. Era increíble como el tiempo nos había hecho cambiar tanto, como podíamos haber pasado del odio a...a lo que fuese aquello. -¿Guapo? -digo poniendo una mueca divertida.- Lo siento, se me ha subido a la cabeza en tu segundo cumplido.-bromeo.Ella se fija en mi espalda, esa de la que yo me he olvidado casi por completo. El dolor ha desaparecido, aunque por su gesto puedo ver que la herida aún no. La observo y cojo su mano.-No te preocupes, sobreviviré porque tengo una doctora estupenda.-le digo guiñándole un ojo.

Ella comienza a juguetear con mi cabello y yo me quedo absorto por unos segundos, incapaz de pensar en nada porque su tacto es hipnotizante. La observo y pongo un gesto pensativo.-Me gusta el Quidditch, la tarta de manzana y los días de verano, aunque los que hace mucho calor no me gustan.-bromeo.- ¿Y tú? ¿Qué hay de ti? -pregunto con curiosidad.-Me refiero a la Jeanne real, a la que se esconde detrás de esa fachada de chica fría.-le digo mirándola a los ojos.
avatar
Mensajes : 228
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Mensaje por Jeanne S. Wadlow el Mar Feb 14, 2017 11:02 am

La chica dejó pasar el tema, no sabía qué más decirle porque en realidad una parte de ella se sentía culpable y la otra parecía contenta con no tener que elegir. Aunque sabía que la situación no iba a poder durar para siempre y temía el momento en el que él se cansara, o conociera a alguien mejor. Que iba a ocurrir pronto o tarde, y en el fondo, era lo mejor para él. Tampoco podía pedirle que estuviera ahí siempre para ella, aunque ella se casara con otro... Lo había pensado más de una vez, ¿dejaría de querer verla si cambiaba su apellido? ¿O sería cuando tuviera que tener sus hijos? Pensar en aquello le encogía el estómago y la mareaba ligeramente. No quería que se alejara porque con él se sentía definitivamente menos sola.

Una nueva risa brotó de los labios de la chica que a la vez negó con la cabeza, divertida. -Sí, guapo. Ya lo eras cuando te detestaba y ahora sólo lo puedes ser más. -Admitió, jugueteando con alguno de sus dedos. Debía decir que incluso cuando le parecía insoportable y un metomentodo le resultaba atractivo, aunque hasta hacía poco no se lo había reconocido a si misma siquiera. Pero era evidente para cualquiera que tuviera ojos en la cara que Oliver Blackbourn era bien parecido. -No seas burro, claro que vas a sobrevivir. Aunque te haya atendido una futura pocionista no un medimago, que por cierto, si te vuelve a aparecer la marca después tendrías que ir a San Mungo o al equivalente búlgaro que corresponda. -Lo observó con severidad, no quería que se lo tomara a broma. Teóricamente no tenía que volver a aparecer porque ya estaba curado, pero como acababa de puntualizar ella no estudiaba medicina así que no controlaba todos los aspectos. Aunque por desgracia no le faltaba experiencia en ese tipo de ungüentos y pociones. Había pensado en especializarse en pociones curativas una vez graduada, pero para eso quedaba mucho.

Escuchó con interés la enumeración del joven, le gustaba saber qué le hacia feliz, lo que era de su agrado. -¿De manzana? No está mal. -Comentó, no era su favorita pero sin duda estaba rica. Ella también lo pensó unos segundos antes de responder. -Pues a mi me gusta la botánica, más bien las flores, leer, la historia... Pero no soy tan aburrida como estás pensando ahora mismo. -Sonrió de medio lado, con diversión. -También me gusta el Quidditch y volar. -Acarició con un dedo su rostro, recorriendo sus pómulos y su mandíbula. -A la Jeanne fría no le gusta nada, bueno, el dinero supongo. -Volvió a sonreír, aunque carente de humor. Le miró a los ojos y de su interior volvió a salir una sonrisa genuina. -Aunque lamento decirte, que irónicamente, odio el calor. -Bromeó, aunque era bien cierto. No soportaba el calor porque no había forma de quitárselo de encima. -¿Y qué más me puedes contar de ti? ¿El sombrero dudó cuando eligió dónde iba a ponerte? -Preguntó, con curiosidad.
avatar
Mensajes : 129
Académicos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Stand by me, nobody knows the way it's going to be {Jeanne}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.