Volver arriba

A promise is a promise (Heimdall)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A promise is a promise (Heimdall)

Mensaje por Invitado el Mar Ene 10, 2017 4:01 pm

El resto de la mañana había pasado de manera tranquila, no parecía que aquello fuese a cambiar en los próximos minutos y me alegraba. No tenía que regresar aquella tarde a trabajar porque al día siguiente tendría que pasarme 24h seguidas metida entre aquellas cuatro paredes que cada vez comenzaban a parecerse más a mi hogar. Pasaba más tiempo allí que en mi propio apartamento, así que lo mínimo que pedía es que cuando estuviese allí fuese porque había trabajo, y no para pasarme las horas revisando informes o durmiendo. Miro mi reloj y me doy cuenta de que quedan pocos minutos para que sea mi hora de salida, la hora de comer. Me dirijo al vestuario y me coloco mi mono negro con la cazadora de cuero del mismo color. Añado un pañuelo rojo porque aunque el frío exterior es soportable, no se puede prescindir aún de él.  Bajo los escalones del piso escuchando el repiqueteo de mis tacones, he de admitir que al ser tan bajita siempre he utilizado un par de tacones que me ayudasen a ver el mundo desde una perspectiva un poco mejor de la que me venía de serie.

Cuando llego al vestíbulo reconozco una cara que hacía apenas unas horas que había conocido. Pensaba que no cumpliría su propuesta, pero ahí estaba. Termino de bajar los dos escalones que me quedan y camino con tranquilidad hacia él. Esbozo media sonrisa tímida.-Hola. ¿Se te ha olvidado algo?-pregunto con amabilidad. No quiero parecer grosera, pero tal vez solo me imagino que él ha vuelto para que vayamos a comer y cumplir aquella proposición que me había hecho en la consulta. Noto sobre mi la mirada de una de mis compañeras de trabajo, aquel lugar resulta como un patio de vecinas cotillas donde no puedes hacer nada sin que la mitad del edificio se haya enterado de tus pasos.

Mis ojos se mantienen en los de él aunque cuando llevamos unos minutos allí decido que lo mejor es apartarnos de las miradas indiscretas y ponernos en uno de los lados del vestíbulo, donde quedamos un poco más a cubierto.- ¿Y bien? ¿Te ha ocurrido algo?-pregunto pensando en que quizá el problema es que ha vuelto con alguna dolencia, aunque lo considero un poco y me doy cuenta de lo absurdo que resulta, no parece que el hipo haya regresado.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: A promise is a promise (Heimdall)

Mensaje por Heimdall R. Fitzgerald el Vie Ene 13, 2017 12:01 pm

Nunca pensó que el día terminaría así, teniendo una especie de cita con una chica que acababa de conocer. Había empezado como un día aburrido, dentro de su rutina escolar, lanzándose hechizos con un compañero asiático del que debería vengarse en algún momento. Reunió el valor que le sobraba y propuso un encuentro a la enfermera guapa, aunque un rostro de ojos azules no dejara de rondar en su mente. No lo admitiría, pues sería una señal de desconfianza, pero le sorprendió que Summer aceptara su invitación, bastante osada y poco caballerosa. Los modales del irlandés nunca fueron los típicos de un galán de película que tanto gustaban a las jovencitas, así que cuando conseguía una conquista siempre le asombraba aunque fuera suficientemente perspicaz como para no expresarlo abiertamente. Tras ser atendido por la enfermera, abandonó la estancia y la esperó en el recinto de brazos cruzados.

Heimdall repasó con la mirada a una mujer que bajó las escaleras enfundada en un conjunto negro con unos tacones que estilizaban su figura. En el primer vistazo, no comprendió que se trataba de la misma enfermera bajita y tímida que le prometió un segundo encuentro. Abrió mucho su mirada celeste, incorporándose y caminando hacia ella.—Sí, se me ha olvidado una chica, pero ya está aquí.—Respondió, ladeando una sonrisa voraz.—Estás cambiada.—Se permitió decir.—El uniforme también te queda bien, tiene lo suyo, pero ahora..—La señaló con un ademán del brazo.—Estás muy... vaya.—¿Aduló? Quedándose sin palabras, terminando la frase con un alegre silbido. Recordó el grupo de amigos que tenía en el colegio, los leones con los que solía pasear cuando sus mejores amigos estaban ocupados, le darían codazos y miradas cómplices si lo vieran acompañado de una chica así.

El vestíbulo era un lugar concurrido, hasta Heimdall percibió las miradas de los demás trabajadores fijos en la juvenil pareja. Caminó junto a la enfermera cuando determinó apartarse de la humanidad, dirigiéndose a una zona más discreta de la estancia.—No te preocupes, estoy perfecto.—Contestó, una frase con doble sentido, una de las connotaciones bastante arrogante. El irlandés se recostó contra una de las columnas que mantenían en pie el edificio, contemplando a su compañía con expresión jocosa.—Creo que tus compañeras están observándonos.—Mencionó entonces, alzando la mirada para fijarse en una enfermera de mediana edad que cubrió su rostro con un documento para disimular su faceta como espía.


♥:

♠:

I become so numb
avatar
Mensajes : 717
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A promise is a promise (Heimdall)

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 14, 2017 12:09 pm

Bajo las escaleras con tranquilidad, pero cuando veo que sus ojos están clavados en mi, me abruma una enorme tímidez que provoca que clave mi mirada en el suelo. Escucho mis pasos mientras se acercan al último escalón, tengo hambre ya que llevo varias horas sin probar bocado. A mi alrededor todo parece anodino. Hay gente esperando a que alguien les atienda, personas paseando de un lado a otro nerviosos, seguramente porque no saben qué noticias esperar, y finalmente un chico rubio parado en el centro de todo aquel caos. Un hospital es el lugar donde se juntan todas las historias de personas completamente distintas. Donde parece que todo puede acabarse en un solo suspiro. Parece increíble como un edificio puede guardar tantas emociones juntas.

Me acerco a él con paso tranquilo aunque algo dubitativo. No sé si estoy haciendo lo correcto, pero no creo que suceda nada por ir a comer con alguien. Tengo muy claro quien es la persona a la que no puedo apartar de mis pensamientos, y el chico frente a mi no comparte nada con él. Sonrío levemente ante su cara de sorpresa. Su comentario es otro más que añado a su lista de chistes que hacen que me sienta un poco más cómoda en la mayoría de las veces. Comienzo a saber como es él a pesar de las pocas horas que hace que nos conocemos. Sé que cambiamos mucho cuando nos quitamos el uniforme ancho y nos podemos vestir con nuestra propia ropa. En mi caso, aquel día iba bastante arreglada porque aquella misma mañana a primera hora había tenido que arreglar unos asuntos. -Tu también estás muy vaya.-bromeo antes de sonreír levemente. No se me da demasiado bien hacer cumplidos, así que espero no tener que fingir hacerlo.

Sus palabras hacen que me alegre por el trabajo bien hecho, aunque después me doy cuenta de que estamos siendo el centro de atención de algunas de las personas que están en el vestíbulo, entre ellas algunas de mis compañeras de trabajo. No quería habladurías ni rumores, pasaba muchas horas en el hospital para tener que aguantar comentarios de aquel tipo. Asiento a Heimdall y le cojo del brazo empujándole un poco hacia la salida.-Salgamos de aquí por favor.-le pido casi en forma de súplica.-¿Dónde vamos?
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: A promise is a promise (Heimdall)

Mensaje por Heimdall R. Fitzgerald el Dom Ene 15, 2017 9:04 am

La respuesta de Summer pareció más una broma que un cumplido, pero Heimdall evitó mencionar algo respecto a ello. No pretendía incomodar a su compañía más que con los comentarios indiscretos y coquetos tan característicos de su persona. Encontraba paz en su personalidad, aparentemente tímida y dulce, pues le recordaba en demasía a la mujer que ocupaba su corazón desde años atrás. Una vez aludido su atuendo, un cambio tan digno de mención que haberlo pasado por alto sería un pecado, Heimdall se concentró en la cita que tenía por delante. ¿Qué esperaba de su encuentro? No lo sabía. Sus expectativas eran bajas o inexistentes, las pretensiones del irlandés se limitaban a querer invertir la tarde en compañía de una joven agradable y de belleza evidente.

Heimdall encontró entretenida la situación de verse expuesto a miradas y habladurías por un par de desconocidas, a juzgar por su reacción, Summer tenía una opinión completamente opuesta a la suya. Dedicó una mirada directa a la enfermera más chismosa, posterior a un guiño de ojos que pareció horrorizarla.—Deberías enorgullecerte de que tus compañeras te vean acompañada de un chico tan guapo.—Exclamó altivo tras escuchar sus súplicas, aunque no mostró resistencia alguna cuando la joven enfermera entrelazó sus brazos y caminó hacia la salida.

La incógnita no pilló desprevenido a Heimdall, que invirtió el tiempo de espera en planear algo entretenido.—Tenía pensado que fuéramos a Whispering Avenue. Está lleno de locales, conozco un restaurante con buena comida que además siempre tiene música en directo.—Explicó, desvelando su carácter melómano. Cruzó un par de calles, demorando el inevitable momento de una aparición conjunta.—También hay una pista de patinaje sobre hielo.—Recordó, deteniéndose cerca de un callejón oscuro, apartado de transeúntes indiscretos que atestaban las calles.  Sin zafarse del contacto, Heimdall se adentró en el callejón y caminó hasta que las tinieblas ocultaron a ambos jóvenes.—Mi última opción es un hotel, por si no te gustan las dos primeras.—Añadió, en un obvio tono de broma con pinceladas de veracidad. Estrechó la mano de Summer en la oscuridad, preparándose para la sensación de aparecerse, un malestar al que nunca terminaba uno de acostumbrarse.—¿Estás lista?—Preguntó, una voz en la penumbra.


♥:

♠:

I become so numb
avatar
Mensajes : 717
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A promise is a promise (Heimdall)

Mensaje por Invitado el Mar Ene 17, 2017 11:20 am

No me gustaba ser el centro de atención, de hecho odiaba serlo. Desde niña intentaba pasar desapercibida porque así la gente no habla de ti, ni para bien ni para mal. Suspiro y miro a nuestro alrededor observando los ojos curiosos de los que están en el vestíbulo. Miro a mi acompañante y me sonrojo ante su propio cumplido, parece ser un chico al que sí le gusta llamar la atención de los demás, de aquellos que son seguros de sí mismo. Me gusta la gente que muestra vulnerabilidades en algún momento, pero no puedo juzgarle en solo una hora, necesito algo mas de tiempo para saber cómo es o si verdaderamente es cómo aparenta.

Escucho al chico mientras intento alejarme tanto como puedo de San Mungo y la gente que hay en él. No sé qué tiene el rubio planeado para aquella tarde, pero seguro que será mejor que quedarnos siendo el centro de atención. Siempre había pasado desapercibida en san mungo y en un par de días era la segunda vez que salía del brazo de un chico desconocido para todos ellos. Por suerte, no tenía familia a la que le pudiesen llegar las habladurías, a mi madre ni siquiera le importaría lo que me ocurriese. Por otro lado, prefería no tener que escuchar las preguntas de mis compañeras curiosas al día siguiente. Caminamos hasta que me parece que estamos lo suficientemente lejos para pararnos. Sonrío escuchando sus opciones y todas me parecen bien.-Me encanta patinar sobre hielo.-admito con cierta ilusión infantil. Desde niña era algo que solía practicar en los lagos cercanos que estaban congelados. Por otro lado, la música siempre era una gran opción.- ¿A ti qué te apetece?-pregunto con curiosidad. De repente noto como mis tripas se mueven y le miro divertida.-Me muero de hambre.-admito con cierta broma. Escucho su última propuesta y tras mirarle con cierta mirada acusadora, estallo finalmente en risas. No contesto y cojo su mano asintiendo con la cabeza para aparecernos.

Segundos después estamos en Whispering avenue, preparados para encontrar un buen lugar para comer. Miro a nuestro alrededor y observo un lugar del que sale música que invita a entrar.-¿Qué te parece aquel?-pregunto con emoción. Hay mucha gente por la avenida, el ambiente es fresco y tranquilo. Me gusta aquel lugar.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: A promise is a promise (Heimdall)

Mensaje por Heimdall R. Fitzgerald el Jue Ene 19, 2017 2:10 pm

Los dos jóvenes dejaron atrás el hospital mágico, que cobraba el aspecto de un almacén en reforma desde la visión de un muggle. Una vez despedido el edificio, y por tanto también toda probabilidad de calumnia, Heimdall esperaba descubrir mejor la personalidad de Summer. Comprendía que la chica estuviera cohibida por el hecho de encontrarse en su lugar de empleo, pero creía poder conseguir  una mayor desinhibición por parte de la enfermera. El irlandés se temía que sus dotes sociales menguaran, mientras estuvo en Hogwarts su vida social alcanzó su cenit, en cambio una vez instalado en Mensekuhir, su antaño ajetreada sociabilidad comenzó su descenso. Siete años de crecimiento trabando amistades tirados a la basura, obligado a empezar de nuevo en oriente, con dos personas conocidas como única compañía. Heimdall sabía que no encontraría a nadie especialmente interesante en Singapur, razón para alegrarse de la crisis de hipo inducida que le llevó hasta la consulta de cierta enfermera guapa. «Si te hubieras puesto ese conjunto desde el principio, se me habría curado el hipo mucho antes» Pensó en decirlo, pero no venía a cuento, así que optó por callar mientras sonreía para sus adentros.

Paseó unos metros junto a ella, hasta que lejos de posibles cotillas, decidieron detenerse y hablar sobre su plan. Heimdall propuso varias opciones que causaron el efecto deseado, a excepción de la última cuya reacción se basó en carcajadas. El irlandés la observó escéptico, arqueando su gruesa ceja con una expresión que gritaba «Hablaba en serio» Aunque, claramente, dicha expresión formó parte de la broma.—Si tanta hambre tienes.—Reprimió el comentario verde.—Pues comenzaremos por un restaurante.—La pareja estrechó sus manos y llevó a cabo la magia de aparición. La sensación de fatiga, dolor y mareo que la aparición provocaba era un factor al que nunca conseguiría acostumbrarse. El mundo se desdibujó a su alrededor, y en cuestión de segundos la avenida comercial sustituyó el paisaje de un callejón oscuro en mitad de la nada.

Heimdall intentó disimular el mareo que revolvía su estómago, asintió con la cabeza visualizando el local, cuya melodía armoniosa invitaba a los transeúntes a entrar en él. La enfermera no fue la única en quedar embelesada por el negocio, sabían bien cómo conquistar el corazón de un melómano.—Me parece perfecto, ¿entramos?—Cuestionó, antes de adentrarse en el local.

Una vez en su interior, la música sonaba más fuerte que nunca. Se trataba de un grupo de magos en una tarima, vestían ropajes extravagantes y tocaban instrumentos. El grupo musical estaba compuesto por tres personas: un guitarrista, un pianista y un batería.—Son buenos.—Comentó a su compañía en voz alta, para hacerse oír por encima de las notas.—Tengo una guitarra parecida a la suya. —Aportó a nivel curiosidad. Escogió una mesa lo suficientemente apartada de la tarima como para poder conversar sin problema, pero también lo suficientemente próxima como para seguir disfrutando la dulce melodía.


♥:

♠:

I become so numb
avatar
Mensajes : 717
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A promise is a promise (Heimdall)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 22, 2017 12:50 pm

El lugar era de lo más animado, había montones de gente de un lado a otro, y la música que salía de aquel local parecía invitar a entrar, como si de una llamada se tratase. Siempre me habían encantado los locales con música en directo, en el mundo muggle solía frecuentarlos bastante, me ayudaba a concentrarme y poder estudiar, además de evadirme de la soledad de casa. Era un regalo para mis oídos y esperaba que allí dentro también pudiesen darme algo para calmar mi estómago, que no recibía alimento desde primera hora de la mañana, antes de entrar en el hospital. Asiento al comentario de Heimdall, resulta obvio la verdad pero no sabía por dónde prefería empezar él.-Sí, te lo agradezco.-susurro.-Vayamos a aquel del que sale la música.-le digo cogiendo su brazo y tirando de él, no sé qué me impulsa si el hambre o la melodía.

Asiento cuando acepta y continúo caminando hasta que llegamos a la puerta, allí el camarero nos pregunta y yo pido mesa para dos. El interior del local es increíble, ambientado en los años sesenta, con bancos y lámparas de cristal de murano. Es realmente bonito, una apuesta segura. Tomo asiento y observo el grupo que está tocando, son realmente buenos. Nuestra mesa está suficientemente lejos para poder escucharnos sin necesidad de gritar, pero sí cómo para seguir disfrutando de aquel grupo. Observo a Heimdall con fascinación.- ¿Sabes tocar la guitarra? -pregunto con cierta emoción.Para mi, alguien que supiese tocar un instrumento musical resultaba increíble, yo que era incapaz de tocar dos notas seguidas. Recuerdo que mi padre tenía un piano, pero que jamás me dejaba tocar porque pertenecía a mi madre.-Tienes que enseñarme a tocar algún día.-bromeo.

Espero a que el camarero venga con las cartas y observo todo lo que hay, demasiado donde escoger. Mi estómago vuelve a rugir y me riño a mí misma por permitirme estar tantas horas sin comer. Soy un absoluto desastre. Miro al chico con gesto curioso.-¿Qué vas a comer?-le pregunto con más curiosidad que otra cosa. No sé si él ha estado antes allí, tal vez pueda aconsejarme cual de todos aquellos manjares probar.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: A promise is a promise (Heimdall)

Mensaje por Heimdall R. Fitzgerald el Miér Ene 25, 2017 7:03 am

Su sino consistía en decidirse por el local cuya melodía arrancaría pasos de baile y pateos rítmicos incluso a un maniquí inanimado. No podría haber sido de otro modo, la música atrajo al melómano como el humeante olor de un bistec recién cocinado atraería a un alma hambrienta. Dicho sea de paso, el aroma a comida que irradiaba la cocina del restaurante también invitaba a hacer una visita, aunque el factor dominante residía en el grupo de músicos. El trío vestía con túnica negras de faldas raídas y mangas acampanadas, extravagancias típicas de artistas. La batería de uno estaba encantada de modo que los platillos chisporroteaban como bengalas cada vez que las baquetas aterrizaban sobre ellos.

Dos minutos bajo su amparo y el restaurante ya se encontraba cerca de convertirse en el predilecto de Heimdall. No obstante, sabía que no encontraría en Singapur nada remotamente parecido, y viajar a Londres resultaba cada vez más difícil gracias al nuevo gobierno. Tomaron asiento a la distancia adecuada, su mirada celeste repasó una pared decorada con discos de vinilo que giraban de vez en cuando gracias a un sencillo hechizo. Desde que estudiaba en Mensekuhir, Heimdall reparaba en los encantamientos ocultos bajo los elementos que los magos empleaban como decoración, antes asumía las anormalidades del mundo mágico sin pararse a preguntar qué hechizo se escondía detrás de cada objeto.—Bueno, podría decirse que sí.—Respondió con una sonrisa, sin molestarse en aclarar que pasaron meses desde la última vez que ensayó decentemente. Hacer música le ayudaba a liberar el estrés, casi tanto como sentarse en un despeñadero y observar el abismo.—Puedo enseñarte a tocar lo que tú quieras.—Bromeó con segundas connotaciones, alzando las cejas varias veces en un gesto sugerente.—De verdad podría enseñarte a tocar la guitarra si quieres, aunque prometo ser un profesor muy exigente.—Amenazó señalándola con el índice. Su mejor rasgo no era la paciencia, nunca antes impartió nada parecido a clases y quizás tuvieran un desenlace peor de lo que parecía en principio.

La canción terminó mientras el dúo esperaba la aparición del camarero, Heimdall tomó su carta y el grupo volvió a arrancar una nueva melodía, esta vez con tintes de balada romántica y melancolía. Leyó superficialmente el menú de carnes, pasando después a pescado y acompañamientos.—Un Shepherd's pie y una buena jarra de cerveza de mantequilla.—Recitó, leyendo el menú en voz alta antes de bajar la carta para así mirarla a los ojos, esperando que se decidiera. Después de meses alimentándose de comida asiática, le apetecía probar algo típico inglés.—¿Por qué medimagia?—Preguntó repentinamente.


♥:

♠:

I become so numb
avatar
Mensajes : 717
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A promise is a promise (Heimdall)

Mensaje por Invitado el Miér Feb 01, 2017 2:10 pm

Tomo asiento en una de aquellas mesas tan bien decoradas y me deshago de mi chaqueta para después dirigir mi mirada hacia el grupo que toca. Cierro los ojos unos segundos, me gusta aquella música y el ambiente que se respira en aquel lugar, tal vez lo frecuente más ahora que sé que existe. No me gusta cocinar, y viviendo sola nunca te ves en la obligación, así que era una buena visita para hacer cuando no me apeteciese cocinar, dejando un poco de lado todos aquellos restaurantes de comida rápida que los muggles tanto frecuentaban y que ciertamente no acababan de gustarme. De niña solía ir con mi padre cuando mi madre no estaba en casa, nos gustaba saltarnos sus normas para sentirnos un poco más libres de aquella mujer estricta. Cojo aire profundo y después abro los ojos mirando de nuevo a mi acompañante. Se le veía contento y cómodo en aquel lugar, seguramente la música había tenido el mismo efecto en él que en mi.

Me llama la atención sus dotes musicales, la verdad es que yo soy incapaz de tocar dos notas seguidas con el instrumento que sea, tengo un pésimo oído para tocar música y mucho menos para leer partituras. Mi padre tocaba el piano de manera extraordinaria, pero no tuvo tiempo de enseñarme. Sonrío mirándole. Su broma hace que suelte una breve carcajada y después le miro cuando su propuesta se torna más seria.-Me encantaría, aunque además de estricto tendrás que ser muy paciente.-admito.-Soy realmente torpe con esas cosas. Creo que debo tener algún problema de coordinación o tal vez de oído.-bromeo. Aquel ambiente distendido hace que me sienta mucho más cómoda que en el hospital. Tomo la carta entre mis manos y estudio cada una de las posibilidades, tras eso me decido y le devuelvo la mirada al chico.-¿Has echado de menos la comida inglesa? -bromeo.- Yo quiero las Cornish Pasties, hagamos honor al país.-añado divertida- Creo que de beber tomaré otra cerveza.

Miro al chico sorprendida por su repentina pregunta.-¿Y por qué no? -respondo con cierta curiosidad. Me encojo levemente de hombros.- Me gusta ayudar a la gente, le encuentro sentido a las cosas cuando lo hago. Me merece la pena invertir mi tiempo en eso.-le explico. Tras esto recuerdo que he de ponerme la insulina, así que sin mucha dilación decido sacar el pequeño bolígrafo que siempre me acompaña y realizo un pequeño pinchazo en lo brazo, tras esto guardo todo el material y miro a mi acompañante.- Perdón.-susurro avergonzada antes de decidir cambiar de tema.-¿Y tú? ¿Por qué haces lo que haces?-pregunto curiosa.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: A promise is a promise (Heimdall)

Mensaje por Heimdall R. Fitzgerald el Lun Feb 06, 2017 11:09 am

Aunque la originalidad del local despertó la atención de Heimdall, parecía tener acostumbrados a los transeúntes de la avenida, que paseaban frente al restaurante sin detenerse a leer las ofertas que anunciaban los carteles o para apreciar las aptitudes musicales de los artistas que invadían la calle con sus notas. Típico de los humanos, ignoran lo bueno cuando lo ven a menudo y, una vez se alejan de ello, aprenden a echarlo de menos. Tampoco protestaría por la ignorancia de los viandantes, le gustaba que el restaurante fuera prácticamente para los dos solos, un poco de intimidad nunca venía mal y ayudaría a librarse del griterío, ruidos de cubiertos y el típico escandaloso bebé llorón que Heimdall odiaba encontrarse.

La conversación entre ambos fluyó como la música ambiente, dirigiéndose hacia un rumbo que Heimdall conocía a la perfección. Pensar en su guitarra le provocó inmensas ganas de sostenerla entre los brazos, igual que le ocurría cuando pensaba en su Elizabeth.—Me ofendes, Summer, paciencia es mi segundo nombre.—Mintió descaradamente, llevándose teatralmente una mano hacia el pecho. En realidad, su segundo nombre era Rayleigh, y de tener que ser un adjetivo, sería impaciente.—No creo que tengas problemas de coordinación, no te habrá enseñado el profesor adecuado. Siendo yo tu profesor, si en un mes no llenas un estadio de Quidditch vendiendo entradas para un concierto, entonces te compraré una mansión.—Alardeó con una sonrisa, justo antes de desaparecerse tras la carta plastificada que exponía menús y bebidas. En las fotografías mágicas podían verse fotos de la comida humeante y de un sonriente cocinero preparando varias recetas. Una vez se decidieron por comida típica inglesa, el camarero se retiró para atender otras mesas.—¿Qué si echaba de menos la comida inglesa? —Colocó la palma sobre la mesa y se acercó a ella, como si estuviera a punto de susurrar un secreto.—Me muero si tengo que seguir comiendo fideos o arroz, se me saldrán por las orejas.—Se quejó, pues eran los platos más típicos en Singapur, aquellos que solían encontrarse en la mayoría de bares y restaurantes.

Mientras esperaban la comida, Heimdall se interesó por conocer a su compañía, cada vez descubrían más el uno del otro.—Ayudar gente, salvar vidas, quitar el hipo.. toda una altruista, irás al cielo de cabeza.—Respondió con ironía. Tenía aferrados los conceptos religiosos muggles, las monjas del orfanato repitieron en infinidad de ocasiones que ardería en el infierno por ser un niño tan malo, el tiempo no borraba ciertas situaciones de su mente. No pudo evitar quedarse helado cuando, inesperadamente, presenció como la enfermera se inyectaba una dosis de insulina. Sacudió la cabeza, intentando salir de su embobamiento, respondió con un balbuceo.—Porque lo acordamos con mis amigos, está bien, me gustan los duelos.—Contestó rápidamente, señalándola después sin ninguna discreción.—¿Acabas de inyectarte droga o algo así? —Bromeó, quizás con un tema demasiado delicado, algo típico de Heimdall.


♥:

♠:

I become so numb
avatar
Mensajes : 717
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A promise is a promise (Heimdall)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.