Volver arriba

I wish you a Merry Christmas [Caroline K.] FB

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I wish you a Merry Christmas [Caroline K.] FB

Mensaje por Heimdall R. Fitzgerald el Lun Ene 09, 2017 1:04 pm


25 de Diciembre

La paciencia nunca fue virtud del irlandés. Su contención de la palabra tenía un cupo limitado, la víspera de navidad cierta persona extralimitó su minúscula paciencia, rebalsando toda capacidad de espera. Heimdall esperó hasta el último instante, visitó la avenida mágica y presenció las luces prendidas en un abeto gigante, titilando frente a cientos de transeúntes mientras el ambiente se aderezaba con música en directo. Compró tres regalos, para sus amistades y familiar ausentes, entonces decidió volver a casa y hacer gala de su impaciencia. Ni intentó preparar una cena navideña, pues sospechaba que el resultado sería una cocina carbonizada, esperó la aparición de su hermano mayor en el sofá, respondiendo una misiva con motivos de postal navideña enviada por una amiga. La respuesta quedó a medio hacer, un par de trazos incoherentes en un pergamino viejo y arrugado. Transcurrieron las horas, llevándose consigo la escasa paciencia de Heimdall, sustituyéndola por rabia y decepción. El sentimiento negativo aumentaba cada vez que su estómago rugía de hambre, cada vez que observaba el hueco junto a la chimenea donde solían colocar el árbol de navidad, que brillaba por su ausencia.

No tardó en resignarse, aunque desde su criterio transcurrió una eternidad. No pasaría completamente solo la festividad, aunque pronto se aseguraría de traer devuelta a su hermano mayor, obligándole a tomarse unas merecidas vacaciones. Whispering Avenue no lucía tan espectacular como anteriormente, aunque la temática navideña seguía estando presente en cada plaza y cada comercio, la cantidad de gente menguó considerablemente a medida que la noche caía y oscurecía recovecos que las luces intermitentes no alcanzaban a iluminar. Paseó con las manos en los bolsillos en busca de un lugar de ocio, durante el camino contó un total de trece guirnaldas, siete árboles, cuatro muñecos de nieve, nueve arcos de muérdago y cinco estrellas fugaces.

Una edificación destacó a ojos de Heimdall, pues se alzaba elegantemente como un tsunami tras una oleada de modestos comercios. Evidentemente no era la primera vez que el irlandés reparaba en el palacio, que derrochaba lujo y llamaría la atención de todo primerizo visitante de la avenida comercial. Heimdall nunca había entrado en un casino, pero parecía ser el único lugar donde encontraría diversión a altas horas de la noche. Rebuscó en el bolsillo del abrigo en busca de monedas, palpó el metal y se encaminó directamente hacia la entrada del edificio. Su hermano le dejó bastante dinero antes de viajar a América, de momento su amago de venganza sería malgastar sus ahorros en estúpidos juegos de azar y bebidas alcohólicas. El interior del casino brillaba todavía más que la avenida, reparó con cierta desconfianza en la zona de apuestas y optó por dirigirse en primer lugar hacia la barra para tomar un cóctel.—Feliz navidad.—Correspondió el saludo del camarero, aunque su expresión huraña apuntaba a lo contrario.—Un whisky de fuego.—Ordenó, recostando el codo sobre la barra de mármol y reparando en el extraño ambiente que reinaba en la estancia.



Este lujoso palacio cuenta con hotel, una sala de juegos de apuesta, tragamonedas, funciones de Duelo en vivo. Zona VIP con geishas como compañía, y salas privadas. Grandes salones, salas con temáticas propias y de conferencias para sus reuniones de negocios.
avatar
Mensajes : 791
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I wish you a Merry Christmas [Caroline K.] FB

Mensaje por Caroline Komorowski el Vie Ene 13, 2017 3:57 pm

Por algún milagro navideño había logrado salir de su casa con el permiso de su padre aquella noche, tal vez porque creía que podría calmar mejor a su esposa de estar solo, puesto la víspera navideña no había sido muy alegre ni tranquila en la casa de los Komorowski, algo normal para ellos, pero este año había alcanzado un nivel de histeria que no habían observado antes. La pelirroja simplemente se limitó a aceptar, aunque parte de ella se sentía culpable por dejar a su padre en aquel mar de miseria, pero necesitaba salir de ahí y respirar algo de aire, huir y llegar a sentir algo de paz que se supone debía experimentar en aquellas fechas. Por lo que se pudo permitir ir al evento de Whispering Avenue, teniendo inesperados reencuentros que le hicieron olvidar los agradables últimos días en su casa, llegando a divertirse con una infantil guerra de bolas de nieve que no duro demasiado pero que si la hizo reír de verdad. Luego de aquel juego de luces había cenado algo rápido con su amigo, y ambos habían tomado caminos separados a las pocas horas.

Lo que menos deseaba en aquel momento era volver a su casa, a penas y llevaba unas cuantas horas fuera y seguían sin parecer suficientes, por lo que extendió su salida un poco más, caminando calmadamente por la avenida, observando como a cada paso la cantidad de personas a su alrededor comenzaba a disminuir, posiblemente todos se apresuraban para ir a cenar con sus familias, algo que le provoco un tenue sentimiento de envidia, pero que alejo con rapidez de sus pensamientos mientras hundía levemente su nariz bajo su bufanda. Libero un suspiro mientras observaba como uno a uno los locales de la avenida principal comenzaban a cerrar, dejándole sin muchas opciones para poder extender su presencia en el lugar, pero finalmente una gran cantidad de luces en un alto y hermoso edificio llamaron su atención, logrando que una sonrisa sarcástica se dispusiera sobre sus labios al reconocer la fachada del Ynis Afallach.

- No es una mala opción… -Se susurró a sí misma, abrazándose por sobre su oscura y holgada chaqueta negra, mientras sus pasos comenzaban a guiarla hacia la entrada del casino.

Una casi ahogante sensación de calidez la embargo en cuanto puso un pie dentro del edificio, denotando con algo de desconcierto el cambio de temperatura que se apreciaba en el lugar, las sutiles luces iluminaban todo con maestría dejando en el centro del recibidor que un imponente y maravilloso árbol de navidad se hiciera con el protagonismo de las miradas de quienes entraban al lugar. La joven sonrió levemente antes de encaminarse hacia el bar, porque no le apetecía perder dinero en juegos aburridos sin mayor adrenalina, y después del día que había tenido, beber algo fuerte sonaba perfecto para darle los ánimos suficientes antes de volver a casa.

Tuvo intención de ordenar algo y luego perderse en una de las alejadas mesas para no llamar la atención de nadie, pero reconoció una cabellera rubia a un costado de la barra, obligándola a detenerse, puesto realmente pensaba que era la única que estaría pasando navidad lejos de casa. Con una efímera sonrisa de diversión adornando sus labios se encamino hacia el ex Gryffindor, sentándose con rapidez y sutileza a su lado mientras apoyaba un brazo sobre la barra, utilizando su mano como soporte para su propia mejilla mientras le observaba de lado, haciendo una rápida seña al camarero para agregar otro whiskey de fuego al pedido- Una ronda por tus pensamientos, gatito… -Murmuro divertida antes de volverse hacia el garzón, agradeciendo la rapidez con que había traído los tragos, dando un pequeño sorbo de su vaso, estremeciéndose ante el familiar y agradable ardor que embargo a su garganta con el paso del líquido.

avatar
If your going to do something, do it right.
Mensajes : 464
Hogwarts

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I wish you a Merry Christmas [Caroline K.] FB

Mensaje por Heimdall R. Fitzgerald el Dom Ene 15, 2017 7:42 am

En cuestión de segundos, el habilidoso camarero preparó la bebida y la deslizó con exactitud sobre la barra de mármol, de modo que aterrizó justo frente a Heimdall. Su mirar celeste se hundió en el whisky, un líquido cobrizo agitado por el reciente movimiento. Descartaba encontrar alivio en una bebida alcohólica, pero la única persona capaz de aliviar su enojo debía ubicarse junto a su malherida familia en algún lugar de Inglaterra muggle. Intentar contactar a Elizabeth sería una completa pérdida de tiempo, inclusive en el hipotético caso de conseguir verse con ella, sabía que el encuentro terminaría en desastre, seguramente por culpa suya que pagaría con su amiga la falta de atención de su único familiar vivo. El irlandés había arruinado demasiados días en la vida de Elizabeth, el mejor regalo que podía ofrecer a su amiga sería no arruinar también la navidad. Su mejor amigo era una alternativa tentadora, pero era demasiado tarde para enviar una misiva proponiendo una salida, además no podía perdonarle que estuviera enamorado de ella.

Una voz femenina y familiar agregó un pedido a su demanda. Heimdall miró a Caroline de soslayo, justo cuando su whisky de fuego apareció frente a ella. Normalmente constituía una alegría secreta encontrarse con Caroline, mas el irlandés sentía un fuerte enojo y sabía que la presencia de cierta pelirroja conseguía alterarle de mil maneras, actuaba como gasolina cuyo único propósito parecía ser avivar su fuego interno.—Aquí estás. Ni me sorprende, siempre estás en todos lados.—Exclamó, recordando su reciente encontronazo horas atrás, justo antes de librar una batalla de bolas de nieve. Entonces su humor era distinto, pues no sospechaba que pasaría las navidades en soledad, pegado a un vaso de whisky como un borracho fracasado.—Hoy ni me apetece discutir contigo, solamente quiero gastarme el dinero en alcohol y juegos de azar estúpidos. Quién sabe, quizás me haga millonario.—Anunció, dando el primer largo trago a su bebida. El alcohol dejó un reguero de ardor sobre su garganta, y posteriormente un sabor dulzón que calentó también su estómago. Su mirada captó un grupo de empresarios que abandonaban el salón en compañía de un par de mujeres extrañamente ataviadas, encaminándose hacia salas privadas.—Quizás también quiero gastarme el dinero en eso.—Exclamó, señalando sin ninguna discreción al grupo de personas en cuestión.—¿Qué crees que hagan en las salas VIP? ¿Crees que estemos en ESE tipo de sitios?—Preguntó sugerente y verdaderamente intrigado, después de todo era la primera vez que visitaba el casino, aunque hubiera oído rumores a cerca del mismo.

Apuró el vaso de whisky con un par de sorbos, su garganta palpitando al paso del líquido hacia su estómago. Apoyó la copa vacía con fuerza sobre la barra, exhalando un suspiro tan cargado de alcohol que debería considerarse inflamable.—Otros dos vasos.—Exigió al camarero, que atendió la demanda con una mirada recelosa. En general, el pintoresco dúo llamaba la atención, pues ambos parecían jóvenes en exceso como para visitar un casino a altas horas de la noche durante un día que, normalmente, debía pasarse en familia.—Cuéntame, Tontowski.—Comenzó, clavando su mirada en la ajena por primera vez desde su reencuentro.—¿Qué estás haciendo aquí en navidad? ¿Dónde están tus papis? —Preguntó, enmascarando verdadera curiosidad bajo una máscara de burla y socarronería que tiznó cada palabra pronunciada por el irlandés.
avatar
Mensajes : 791
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I wish you a Merry Christmas [Caroline K.] FB

Mensaje por Caroline Komorowski el Mar Ene 17, 2017 10:43 pm

Una sonrisa sarcástica se posiciono sobre sus labios cuando los primeros vocablos de su “enemigo” llegaron hacia ella, cerro por unos segundos sus ojos mientras volvía a aproximar el vaso de whisky hacia sus labios, dando un largo trago antes de mover el vaso sutilmente con su mano posicionando toda su atención en el tenue meneo que se producía en el líquido dentro del cristal. Podía tomar su comentario como un halago tanto como un insulto, pero realmente no le importaba en aquel momento preguntarse cuál de las dos opciones sería. Libero una pequeña carcajada al tiempo que dejaba reposar el vaso sobre la fina madera de la barra en la que se encontraba, apoyando ambos codos sobre la mesa y entrelazando los dedos de sus manos para crear un puente perfecto donde apoyar su mentón, manteniendo su mirada fija en un punto inexistente frente a ella, sin inmutarse ante los siguientes vocablos de su acompañante, porque realmente no le apetecía protagonizar más discusiones aquella noche, tal vez al día siguiente podría encontrar ánimos nuevos para ganar algún duelo de astucia, pero no en aquel momento.

Desvió sutilmente su mirada, aun en silencio, siguiendo las exclamaciones del joven, volviendo a sonreír con ironía mientras se encogía de hombros, volviendo a su posición- Quien sabe, tal vez si les pagas lo suficiente todo lugar se transforme en uno “así” para ellas… -Dijo con calma- Creo que la pregunta correcta sería ¿Qué no se podrá hacer en una sala VIP? -Corrigió divertida volviendo a hacerse con el vaso entre sus dedos, finalizando lo que quedaba de su contenido de una sola vez, liberando una pequeña exclamación ante el fuerte y entrañable ardor que recorrió su garganta con aquel ultimo trago.

Dejo el vaso vacío sobre la barra en el preciso instante que Heimdall pedía una segunda ronda, esbozando una tenue sonrisa a modo de agradecimiento, tomando el vaso a penas y lo volvieron a poner frente a ella, denotaba las insistentes miradas curiosas del poco público que acontecía en aquellas fechas al lugar, pero le tenía sin cuidado, de haberlo deseado podría haber modificado su apariencia para no llamar la atención, pero se le antojaba estúpido preocuparse por lo que pudieran opinar un grupo de extraños, además, después de todo cumplía con la mayoría de edad, no podría tener verdaderos problemas por estar ahí bebiendo cuanto alcohol se le antojara, probablemente el mayor problema que enfrentaría sería al llegar a su casa luego de aquella noche, pero ya se preocuparía de aquello cuando llegara el momento.

La voz del ex Gryffindor volvió a sacarla de su ensimismamiento, observándole de reojo mientras dejaba el vaso, liberando un pequeño suspiro antes de sonreír cansinamente- Probablemente discutiendo a gritos frente la cena fría que ni siquiera probaron… -Respondió con suma calma, bebiendo esta vez un trago más largo de whisky mientras su mente se perdía momentáneamente ante el agradable recuerdo de aquella cena inacabada, de la pésima reacción de su madre desde el momento en que había ingresado a la casa, del temor que invadía su cuerpo al encontrarse a solas con ella una vez más. Se estremeció de manera sutil ante el recuerdo de aquella sensación, obviándola de inmediato mientras desviaba su mirada, esperando haber pasado desapercibida- Un panorama sumamente atrayente, pero que por hoy decidí cambiar… -Dijo con una falsa sonrisa- ¿Y tú? ¿Por qué pretendes pasar esta noche ahogándote en alcohol, juegos de azar y tal vez mujerzuelas? -Pregunto observándole de reojo con una mínima sonrisa, pretendiendo dar un aire casi gracioso a la situación antes de finalizar su segundo vaso, y hacer una seña rápida al garzón para que trajera la siguiente ronda a ambos.
avatar
If your going to do something, do it right.
Mensajes : 464
Hogwarts

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I wish you a Merry Christmas [Caroline K.] FB

Mensaje por Heimdall R. Fitzgerald el Jue Ene 19, 2017 2:14 pm

El joven irlandés contempló como los empresarios se perdían junto a las señoritas de indumentaria asiática, de fondo escuchó la respuesta de Caroline, que no complació sus incógnitas. No negaba considerar la contestación como una manera original de ver la situación, pero la confusión de Heimdall respecto a la naturaleza en las intenciones ajenas seguía allí, latente. Tampoco esperó que la pelirroja fuera una experta sobre los tejemanejes que tendrían lugar en el casino, no imaginaba a la menor derrochando sus horas de ocio en juegos de azar, y mucho menos en convertirse en noche de compañía de algún ludópata. No obstante, Heimdall odiaba quedarse con la intriga, y al parecer tal sería su destino si no optaba por visitar las salas por sí mismo o, por el contrario, conseguir un contacto suficientemente implicado como para responder a su duda.—Esconder un dragón.—Respondió, tras una lista de incontables posibles usos, cada cual más turbio que su precedente.

Debía admitirlo, las habilidades del camarero eran incuestionables. Servía las bebidas en cuestión de segundos, con una gracia combinada con elegancia que debía requerir, como mínimo, meses de entrenamiento. Una vez servida la segunda ronda, Heimdall lo agradeció con un quedo asentimiento que le permitió moverse tras la alargada barra para seguir atendiendo al resto de clientes, pocos pero constantes, que reclamaban sus servicios.

La pelirroja habló sobre su familia mientras Heimdall perfeccionaba su truco de desaparición mágica de «ahora ves el Whisky, ahora no lo ves» Aunque se hubieran conocido años atrás, e incluso compartieran saliva en una ocasión, los jóvenes presentes no sabían mucho a cerca del otro. Heimdall jamás imaginó que Caroline pudiera tener problemas en casa, tampoco se lo planteó, en Hogwarts no solía preguntarse cómo eran las vidas de sus compañeros cuando se encontraban fuera del castillo.—No hay nada peor que una cena fría.—Bromeó, pues no supo que más decir, consolar a la gente nunca entraría entre sus muchas virtudes, aunque irónicamente era insuperable empeorando situaciones.

Porque no tengo nada mejor que hacer.—Respondió a su pregunta, igualmente con una sonrisa falsa, detestaba a las personas que disfrutaban dando lástima. Apuró el vaso de whisky de fuego, plantándolo de nuevo en la barra con un ruido seco, asintiendo con aprobación cuando Caroline tomó la iniciativa de llamar al camarero.—Probemos algo nuevo.—Propuso a su compañía, visiblemente más animado gracias a la magia de las bebidas alcohólicas. Heimdall se inclinó sobre la barra de mármol, adentrándose lo suficiente para susurrar un par de palabras al camarero. Éste asintió y se retiró, volviendo tras varios minutos con dos diminutos vasos de chupito entre los dedos, de cuyo líquido azulado saltaban chispas mágicas.—Espero que te guste mi mezcla.—Deseó cómplice, tomando su vasito y alzándolo para brindar con la pelirroja.—¿Por qué quieres que brindemos? Está claro que no brindaremos por la familia.—Se desveló cierta ironía entremezclada con resquemor en su amargo tono.—¿Por la libertad? ¿Por las mujerzuelas? ¿Por nuestro beso? —Seguía debatiéndose, mientras la bebida celeste chisporroteaba sin descanso.
avatar
Mensajes : 791
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I wish you a Merry Christmas [Caroline K.] FB

Mensaje por Caroline Komorowski el Vie Ene 20, 2017 2:21 am

No pudo evitar que una pequeña carcajada brotara de sus labios al escuchar la absurda respuesta de Heimdall con respecto al salón VIP, no fue una risa falsa, ni por lastima, sino que sumamente sincera ante lo inesperado y correcto de esta. Llevo rápidamente una de sus manos para esconder su sonrisa antes de negar con su cabeza, parte de ella había olvidado lo divertido que era tener al ex león cerca, obviando claramente las discusiones que podían tener y cuanto podía sacarle de quicio si se lo proponía, el joven tenía un sentido del humor directo que realmente había logrado alejarla un poco del asco de navidad que había acontecido en su hogar.

Se encogió de hombros sin dar mayor importancia a lo sucedido en su familia, porque no quería dar lastima, y principalmente porque estaba en aquel lugar precisamente para olvidar lo sucedido, no para rememorarlo, además de que estaba segura que a Heimdall no le interesaban sus penurias y ella no le interesaba compartirlas- No tienes idea, el pavo sabe horrible si está frio… -Se quejó con una media sonrisa, completando sus vocablos antes de asentir ante la pobre respuesta que recibió a su pregunta, pero sin pretender buscar algún otro fundamento. Si él no deseaba hablar, ¿Quién era ella para obligarlo? Después de todo la pelirroja era un saco de secretos familiares.

Se volteó por completo hacia su compañía al escuchar la idea de probar algo nuevo, ella prácticamente deseaba sentir el vaso de whisky lleno una vez más entre sus dedos, pero no se opuso a la idea, si era algo más fuerte, no se negaría, no aquella noche. Apoyo nuevamente uno de sus codos sobre la barra, para observar detenidamente como el rubio prácticamente se recostaba sobre el mármol para dar ciertas indicaciones al garzón que pareció comprenderlo todo perfectamente de manera inmediata, volviendo al poco tiempo con lo que parecían dos vasos celestes de fuegos artificiales en miniatura, a ojos de la joven. Tenía que reconocerlo, el garzón tenia talento para su trabajo, y ella estaba agradecida por su habilidad, aun así, observo con cierta desconfianza y al mismo tiempo emoción, el nuevo y desconocido trago que le presentaba- ¿Tu mezcla? Supongo que no me dirás que contiene hasta que lo beba… -Dijo divertida, estirándose sutilmente por sobre la barra para tomar el pequeño vaso, y reacomodarse una vez más sobre su butaca, girándose levemente hacia Heim, mientras cruzaba una pierna sobre la otra de manera delicada.

Rio ante la mención de su brindis, negando rápidamente al escuchar la palabra familia, fingiendo un aire pensativo ante su cuestionante- No me agrada la idea de brindar por mujerzuelas… -Confeso con suma sinceridad antes de que una radiante e intrigante sonrisa se formara sobre sus labios sonrosados- ¿Nuestro beso? -Cuestiono con falso tono de inocencia, desviando su mirada de manera analítica, mientras llevaba su mano libre hacia su mentón, dando tenues toques con uno de sus dedos- Mmm ¿A cuál te refieres exactamente? ¿El primero?, ¿El último? -Cuestiono en un tenue susurro, aumentando sutilmente su sonrisa ante el recuerdo, manteniéndose en silencio por algunos segundos como si realmente tuviera que meditar la respuesta, y es que parte de ella no podía evitar que un aire coqueto y malicioso acompañara todos y cada uno de sus comentarios cuando iban dedicados a cierto ex Gryffindor- o… ¿Por uno nuevo? -Mordió su labio inferior al tiempo que volvía a posar su mirada turquesa sobre los ojos de su acompañante, sonriéndole tenuemente mientras acercaba su vaso, al contrario, aguardando su respuesta antes de culminar el brindis y poder degustar la extraña bebida que chispeaba en su mano.
avatar
If your going to do something, do it right.
Mensajes : 464
Hogwarts

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I wish you a Merry Christmas [Caroline K.] FB

Mensaje por Heimdall R. Fitzgerald el Vie Ene 20, 2017 5:21 pm

 El intento de entablar una relación más profunda se extinguió en su primera etapa, ninguno avasalló a su compañía con problemas familiares, en su lugar optaron por minusvalorar el contratiempo limitándolo a una simple broma sobre cenas frías. Los jóvenes se asemejaban en carácter, sobretodo respecto a intensidad, reserva y ansias de diversión. Quizás decidieron callar sus problemas para no estropear su mutua imagen, la relación amorodio que mantenían desde el principio. Le gustaba pensarse como el león siempre dispuesto a enseñar las garras y pelear, participar en sus juegos de idas y venidas, perpetrar travesuras juntos. Determinó que la gracia de su amistad se acabaría cuando comenzara a ver a Caroline como una frágil humana con problemas, y definitivamente él no querría que Caroline le viera como alguien frágil. Prefería evadir sus problemas, sus preocupaciones, su familia y su pasado, al menos mientras estuviera con la pelirroja, con quien podía permitirse ser un capullo siempre dispuesto a divertirse.

El whisky de fuego dejó su huella en Heimdall, rememoraba su sabor cada vez que humedecía los labios con la lengua, recogiendo restos del alcohol. Sus secuelas también fueron físicas, su enfado comenzaba a desvanecerse como lo había hecho el whisky, sustituyéndose por una sensación de embriaguez que conseguía hacerle sonreír sin motivo aparente. Junto sus manos, dando varias palmadas de celebración cuando aparecieron los pequeños vasos que contenían su mezcla personal. Resultado de una noche de aburrimiento, tras huir del castillo junto a varios compañeros de casa y haberse ganado la confianza de una vieja camarera que les permitió experimentar tras la barra, mezclando bebidas alcohólicas con encantamientos sencillos. Con el tiempo Heimdall perfeccionó la bebida, después de todo estudiaba para convertirse en un probador de hechizos, podía permitirse invertir su entrenamiento en algo divertido.—No te diré lo que contiene ni después de que lo bebas. Es un secreto de estado, la fórmula secreta de la juventud eterna, una maravillosa receta que solamente conocemos mis hombres de confianza y yo.—Explicó con cierta teatralidad, tomando los vasitos y acercándolos hasta el borde, preparándose para un merecido brindis navideño.

Su brazo comenzó a temblar, inestable mientras esperaba encontrar una razón para brindar con el vaso en alto, algunas gotas rebalsaron los límites aunque las chispas titilaban sin descanso. Caroline expresó su opinión, dirigiéndose hacia él con esos aires coquetos y felinos que tanto le gustaban, y que tan irresponsable le volvían. Pestañeó varias veces ante la mención de un nuevo beso.—Tontowski, no me prestas atención cuando te hablo, ¿qué te acabo de decir hace unos minutos?—Preguntó, reprimiendo una inmensa sonrisa.—Probemos algo nuevo.—Se citó a sí mismo, repitiendo las palabras anteriormente mentadas, esta vez con un uso completamente distinto. Le guiñó un ojo, chocó ambos vasos y se llevó la bebida a los labios, matándola de un trago. El chupito sabía a rayos, su amargura rozaba lo inimaginable y provocaba ganas de vomitar. De tener a mano una fuente de agua, Heimdall se la habría bebido toda sin dejar ni gota, simplemente para quitarse de la boca el horrible sabor de su mezcla personal.

Cogió aire y esperó, sabía que el trago tenía diferentes fases. En cuestión de segundos se rió a carcajadas, notó un mareo que le indujo a creer que el casino estaba sufriendo un terremoto, y después sus cabellos se pusieron de punta como si acabase de ser electrocutado. Pero, la última y más potente fase del trago personalizado, era la enorme borrachera que provocaba.—¿No es fantástico?—Preguntó emocionado, arrastrando las vocales.
avatar
Mensajes : 791
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I wish you a Merry Christmas [Caroline K.] FB

Mensaje por Caroline Komorowski el Miér Ene 25, 2017 10:34 am

Enarcó una ceja casi con indignación al oír su negativa de decirle lo que contenía, aunque por la apariencia que observaba solo podía deducir que era una mezcla extraña que jamás había visto, lo que le recordaba sutilmente a su enemigo. Sonrió divertida- Y ahora el garzón -Corrigió sarcásticamente las palabras de Heimdall, sonriendo con autosuficiencia mientras negaba con su cabeza, ¿Secreto de estado? Si claro, dudaba que siquiera recordara bien las proporciones de cada bebida que mezclada para crear aquella bomba celeste con burbujas chispeantes, aun así internamente agradecía aquel teatro ridículo que estaba protagonizando el joven a su lado, había olvidado lo fácil que era estar junto a él, si muchas veces se la pasaban discutiendo, sumergidos en un ataque constante de insultos y respuestas inteligentes que le alegraban las tardes, pero seguía siendo sumamente fácil estar con él, pasar el rato, olvidarse de sus problemas. Heimdall sacaba a relucir su verdadera personalidad, incluso estaba segura de que acrecentaba ciertas características de esta que se mostraban solo con él, pero aun así él la aceptaba, riéndose de ella y burlando la mayor parte del tiempo, tanto como ella lo aceptaba a él, a pesar de que tendía a volverse “insoportable” con sus insultos, aunque para Caroline aquello solo le hacía sentir más apreció por él, era una especie de relación extraña y compleja, pero ambos parecían estar bien con aquello. Tal vez porque eran parecidos en ciertos aspectos, tal vez por eso es que podían disfrutar de una relación disfuncional como aquella en la que estaban insultándose un segundo, luego hablando de temas profundos para volver a insultarse y terminar besándose, en una interacción que carecía de sentido para todos excepto para ellos. Después de todo, por algo ambos seguían ahí, tolerándose a pesar de ser “enemigos”, aunque aquel título solo parecía un mero adorno para auto convencerse de que realmente no se agradaban, sino que aquello era solo una rivalidad.

Tomó el pequeño vaso que le ofrecía, entrecerrando con sutileza sus dedos alrededor del cristal que contenía la “fuente de la juventud eterna chispeante”, permitiéndose jugar una vez más aquel adrenalínico y peligroso juego en el que provocaba al ex león de manera sutil y directa, sin molestarse en perder tiempo en rodeos sin sentido, porque irse por las ramas no era digno de una serpiente orgullosa como ella. No pudo evitar sonreír al escuchar aquel mote nuevamente, jamás lo admitiría, pero parte de ella lo había extrañado, el último año demasiado de sus amigos o cercanos se habían marchado de Hogwarts, dejando al castillo sumido en un mar de innumerables recuerdos y añoranzas que le otorgaban un sentimiento de nostalgia pesimista que no deseaba, y aquel mínimo nombre que tendía a molestarle en un principio, consiguió disipar aquel sentimiento- Es cierto, pero no creí pudieras atreverte, gatito. -Se encogió de hombros mientras alzaba su barbilla sin mirarle, sonriendo al escuchar el pequeño tacto entre sus vasos y aproximándolo hacia sus labios.

Observó de reojo como Heimdall lo bebía de un solo trago, al tiempo que ella aspiraba el particular e indescriptible aroma que producía, el cual no le dejaba siquiera intentar adivinar que contenía la bebida, se encogió de hombros y sin más vacío el pequeño vaso de una sola vez, cerró sus ojos automáticamente ante el asqueroso sabor amargo que recorrió su boca, un ardor indescriptible quemo su garganta mientras expandía la sensación gustativa de lo peor que había probado en su vida, liberó un pequeño suspiro y queja ante lo repugnante del trago, entreabriendo sus labios mientras buscaba algo de aire para calmar la sensación adormecida y ardorosa que sentía en su lengua, sacudió sutilmente su cabeza como si con aquello pudiera librarse de esto- ¡¿Qué mierda hemos bebido?! -Preguntó al borde de las carcajadas mientras dejaba el vaso sobre la barra, pestañeando continuamente al intentar que el salón dejará de moverse a su alrededor- Wow…

Aquella era la primera vez que algún trago le hacía efecto tan rápidamente y de manera violenta, lo que solo hacía que sus ansias de saber que había bebido aumentaran, se giró hacia Heim como pudo para insistir en saber su “secreto”, pero solo entonces notó como su dorado cabello estaba de puntas debido a la estática, por lo que no pudo dejar de contener una gran carcajada mientras lo señalaba- Te ves… -Sus ojos se abrieron con asombró antes de llevar sus manos hacia sus propio cabello, liberando un quejido de indignación al denotar su cabello esponjoso y con un volumen anti natural, antes de volver a reír divertida mientras negaba con su cabeza- Ahora si lucimos perfectos… -Bromeó sin poder evitar que la situación le pareciera lo mejor de la vida, aunque no estaba segura de haber pronunciado bien las palabras, su lengua se notaba adormecida y sus ojos parecían jugar con ella haciendo que todo danzará a su alrededor, en un momento creyó que perdería el equilibrio estando sentada, por lo que rápidamente estiro su mano, aferrándose al antebrazo de su enemigo jurado en busca de apoyo, aunque bien sabía que él no sería la mejor opción- Por las barbas de Merlín, ese trago asqueroso es lo mejor que he probado -Dijo convencida, obviamente no por el pésimo sabor sino por el rápido efecto que él había hecho olvidar por completo el caos que había vivido en su casa hace unas horas- ¿Cuánto es el máximo de esos que has bebido una noche? -Preguntó con una sonrisa traviesa mientras le observaba, se encargaría de su cabello una vez todo dejará de dar vueltas, o tal vez no.
avatar
If your going to do something, do it right.
Mensajes : 464
Hogwarts

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I wish you a Merry Christmas [Caroline K.] FB

Mensaje por Heimdall R. Fitzgerald el Vie Ene 27, 2017 10:23 am

De someterse a un cuestionario que incluyera entre sus cuestiones una mención sobre sus peores navidades, Heimdall respondería la navidad del 79. La culpa no residía en el casino, ni tampoco en su coqueta compañía, sino en que serían las primeras navidades que pasaría separado de su hermano mayor, lo más parecido a un referente paterno que tenía. Aun así, debía admitir que también serían sus navidades más interesantes, y quizás también las más divertidas. El 25 de diciembre de 1979 se avecinaba como una fecha inolvidable, una noche con un mal comienzo que torcería hacia un buen camino.

Levantó ambas cejas cuando fue cuestionado su valor. Poner en duda la osadía de un león debería considerarse pecado como mínimo,  que Caroline lo hiciera constantemente demostraba su manía de jugar con fuego. Terminarían quemándose juntos, otra vez, danzando entre llamas de azufre.—¿Creías que no me atrevería? No es posible.—Determinó, poniendo en entredicho la afirmación.—Sabes que me atrevo, ya lo hice una vez.—Su mirada reflejaba la adrenalina que corría por sus venas.—En fin, no me preocupa que un beso y una caída libre no sean suficiente demostración de atrevimiento para ti, me aburriría que fueras tan conformista.—Recordó el éxtasis que dominó su cuerpo mientras cedía ante los caprichos de la gravedad, precipitándose a toda velocidad en pos de una muerte segura. Minutos antes, su cuerpo atravesaba una sensación similar, su riego sanguíneo cediendo a los caprichos de la adolescencia, agolpándose en una zona concreta y sagrada de su anatomía.—Te enseñaré lo atrevido que puedo llegar a ser esta noche.—Aseguró, una última frase antes de realizar un brindis próximo a derramar el contenido azulado y chispeante.

Nadie nunca bebió una tormenta y vivió para contarlo, pero de ser posible, tendría un sabor semejante a la mezcla de alcohol voltaje que ambos jóvenes ingirieron. Entre un millar de bebidas alcohólicas, la bebida fue encantada con un hechizo electrizante, inofensivo en medida reducida. Los primeros sesenta segundos tras beberse la explosión de sabor, la corriente adormeció los labios de Heimdall, obligándole a mordérselos a cambio de sentir algo. El casino giró a su alrededor, convirtiéndose el arsenal de luces en un mosaico nebuloso y amorfo que carecía de significado. El irlandés pestañeó un total de treinta veces seguidas antes de volver a poder enfocar las luces, devolviéndolas a su fuente original. Mientras intentaba ignorar el río de lava que fluía por su garganta, el joven beodo dejó escapar una descomunal carcajada.—No te lo diré.—Selló sus labios con el dedo índice, entrecerrando los orbes celestes entretanto emitía un chistido, invocando el silencio que la reincidencia de su propia risa desbarató.

Desde un punto de vista externo, debían parecer dos locos recién escapados del manicomio, recreándose en una reacción bilateral basada en burlarse del aspecto que la electricidad estática dejó en el cabello ajeno. El cabello naranja de Caroline quedó erizado y con el triple de su volumen habitual.—Tu cabeza parece un incendio.—Advirtió Heimdall, la ebriedad aumentó la ridiculez que ya  venía implícita en la oración. Acto seguido, el irlandés estiró el brazo hacia el cabello ajeno, aproximándose con cautela como si temiera quemarse con el tacto.—Por las barbas de Merlín.—Repitió Heimdall, riéndose después. Sujetó a Caroline por los hombros, sospechando que el suelo dejaría de girar en algún momento.—Imagina las barbas de Merlín tras probar esta bebida.—Tan pronto la imagen de una barba plateada bajo los efectos estáticos se formó en su mente, el irlandés compuso una sonrisa estúpida, sólo equiparable a sus mayores instantes de embobamiento cuando contemplaba los ojos azules de Elizabeth.—No lo recuerdo, es difícil recordar después de beber.—Fue su respuesta.

Abandonó el taburete con un salto torpe, dando un traspiés que le obligó a quedar recostado sobre Caroline, con las manos sobre sus piernas y la mirada alzada para poder observarla.—¿Es que quieres otro?—Preguntó, imitando su traviesa expresión, expresión que serviría para culpar a ambos de cualquier crimen y encerrarlos directamente en Azkaban, sin necesidad de pruebas, testigos y delito. Una especie de celebración moderada alcanzó sus oídos, Heimdall volteó el rostro y enfocó un par de siluetas reunidas en torno a una mesa de apuestas, celebrando los beneficios y maldiciendo las pérdidas.—Están apostando. ¿Quieres que nos apostemos algo? —Preguntó, rebuscando en sus bolsillos y sacando un par de monedas que depositó sobre la barra con su característico tintineo.
avatar
Mensajes : 791
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I wish you a Merry Christmas [Caroline K.] FB

Mensaje por Caroline Komorowski el Lun Feb 27, 2017 10:21 pm

Una sonrisa altanera y falsamente inocente adornó sus labios en cuanto escuchó el incrédulo e indignado tono de voz por parte de Heimdall en su pregunta, repitiendo parte de sus palabras. Y es que sabía perfectamente herir sutilmente el ego del Gryffindor, lo justo para provocarle en el camino que deseaba llevar aquella velada, además que se hubiera atrevido una vez a hacerlo, no significaba que volviera a hacerlo, aunque conociéndolo y rememorando el buen momento que tuvieron aquella tarde entre pesadeces e indirectas que terminaron en besos pasionales y una caída llena de adrenalina a metros de altura, sabía que ambos estaban en parte ansiosos por revivir aquel recuerdo, y mejorarlo- ¿Crees que lanzarte de una torre ha sido demostrar atrevimiento? -Cuestionó liberando una pequeña risa de burla mientras negaba con su cabeza, suspirando mientras le observaba casi con lastima- Ay gatito, eres tan inocente… -Sarcástica, aumento aún más su sonrisa al escuchar sus últimos vocablos, relamiendo sutilmente sus labios mientras observaba los ajenos, comenzando a sentir el agradable efecto del alcohol, y como la desinhibición y descaro que tendía a caracterizarla al estar con él aumentaban con rapidez, aquello sería peligroso, pero no le molestaba en absoluto- Veremos si eres capaz de sorprenderme, sueles ser predecible…

Su última provocación quedo en el olvido luego de beber el contenido indescifrable que era el invento del joven, el sabor amargo, seguido del ardor no se comparó en nada al mareo extremo que la invadió ni a las fuertes nauseas que comenzó a sentir, momento en el que agradeció sinceramente no haber cenado demasiado, puesto estaba segura de que no habría podido mantener tanta comida en el estómago con el asco que la embargó ante el sabor y sensaciones extrañas, sacudió su cabeza con confusión, cerrando sus ojos con presión, y buscando inútilmente whiskey en su anterior vaso para menguar el mal sabor en su boca, sabia a rayos o a lo peor que existiera en el mundo, estaba segura que si Miranda cocinará, su extraño platillo sabría cómo aquello, o ni siquiera tal trago podría compararse al infierno que su madre podría crear en sus pupilas gustativas. Maldijo a todos los dioses muggles existentes uno a uno, mientras trataba de controlar el mundo que giraba a su alrededor sin control, decidiéndose al cabo de unos minutos a dejarse llevar por el efecto y centrarse en algo más importante, lo ridículo que debían de verse en aquel instante, y lo poco que le importaba como los mirasen el resto de clientes del lugar, ¿Y si estaban locos qué? Tenían derecho a hacer lo que se les antojara, después de todo su navidad ya estaba arruinada, no podría suceder nada peor, y de momento sus absurdas y precipitadas acciones estaban mejorando poco a poco el asco de noche que ambos, por separado, habían protagonizado con los fallidos intentos de familia que tenían.

- Pues tu cabeza parece un rayo muy extraño -Murmuró divertida, observando el pequeño vaco vacío frente a ella con ojos entrecerrados, casi como si de aquella manera fuera a llenarse de nuevo. Comenzó a reír de la nada ante su estúpida idea, ¿Porque querría volver a sentir aquel mal sabor en su boca, siendo que aún quedaban retazos de este en su lengua? No había razón alguna, pero fuera de todo, se sentía mucho mejor que antes, pero dudaba de sentirse mejor si sumaba un vaso más de lo que sea que hubiera bebido- ¡Oh por Morgana, las barbas del viejo! -Exclamo en un aplauso sorpresivo mientras observaba con incredulidad a Heimdall, liberando una estruendosa y gran carcajada al momento en que la imagen cobro claridad en su mente- ¿Crees que su sombrero también sufriría una transformación extraña? -Cuestionó con un tono sumamente serio antes de reír, moviéndose sutilmente en su posición, puesto no era capaz de mantenerse quieta, su cuerpo se movía automáticamente en un intento por seguir los giros que el casino daba a su alrededor, como si quisiera encontrar el equilibrio en un mundo giratorio.

Se sobresaltó sutilmente ante el salto del chico, saltando ella misma sobre su taburete y echando su cuerpo levemente hacia atrás al tenerle encima, perdiendo el equilibrio por lo que se aferró de su espalda. Se encogió de hombros con una sonrisa divertida, estallando de vez en cuando en pequeñas carcajadas que se desvanecían tan pronto como habían comenzado- Después quizás… -Su mente comenzó a repasar las botellas tras la barra y sus ojos se abrieron con asombro- ¡Absenta! ¡Bebamos Absenta! -Se puso de pie al instante en que el joven se alejó dejándole el camino libre, dejando una tarjeta de crédito gris sobre la barra con una sonrisa, mientras se recostaba sobre la madera señalando una botella con un contenido verde con su mano- Una verde, y esa del lado… -Señalo sin saber que era lo que estaba comprando, volteándose a ver al joven, esbozando una sonrisa llena de picardía- y un salón VIP privado, creo que vamos a jugar Strip Poker más tarde -Sonrió de vuelta al garzón que cargo los gastos y le devolvió la tarjeta en conjunto a las dos botellas pedidas y un set de llaves con un número.

- ¡Entonces! -Caroline se detuvo al lado de Heimdall y le tendió una de las botellas, antes de dirigir su mirada hacia la mesa que había llamado la atención del Ex Gryffindor- ¿Qué hacemos primero? -Cuestionó volteándose a observarle sonriente, mientras alzaba una ceja de manera sugerente, después de todo tenían toda la noche, podían hacer lo que se les antojara, apostar en un juego aburrido en público, o buscar una manera más divertida y privada de pasar las horas, después de todo ambos tenían una gran imaginación e intenciones de provocar y poner en prueba al otro. Con calma, y aguardando la respuesta, abrió la botella de absenta sin beber aun, comenzando a jugar con las llaves de la habitación en su mano derecha.
avatar
If your going to do something, do it right.
Mensajes : 464
Hogwarts

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I wish you a Merry Christmas [Caroline K.] FB

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.