Volver arriba

I've missed you... [Priv ~ My Queenie]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I've missed you... [Priv ~ My Queenie]

Mensaje por Sirius Black el Miér Dic 21, 2016 1:45 am

Roma, lunes 17 de diciembre, 1979

Desde aquel efímero encuentro con la castaña su mente había rememorado continuamente todos los años que había compartido con ella, reviviendo especialmente aquella discusión que significo el quiebre de su amistad con algo de nostalgia y tal vez culpabilidad por haber permitido que tal distancia se impusiera entre ellos, pero en ese entonces, las palabras de la chica realmente le habían afectado, y mentiría de reconocer que aún no le pesaban al recordarlas. Pero luego de verla logro reconocer que todo rencor que había sentido hacia ella no era nada en comparación a cuanto la había extrañado, a cuanto había añorado su presencia, sus comentarios altaneros, su mirada de superioridad, y aquella sonrisa cómplice y silente que le otorgaba de vez en cuando de manera inconsciente. No podía negarlo, y tampoco le importaba hacerlo; había extrañado a Cassandra, quizás más de lo que estaba dispuesto a reconocer.

Libero un suspiro con pesadez, permitiendo que una pequeña nube de condensación se formara debido a las bajas temperaturas, mientras alzaba su mirada, depositándola en el alto y lujoso edificio frente al cual se encontraba, no a demasiados metros de la entrada, apoyado en su motocicleta, con ambas manos guardadas en los bolsillos de su pantalón, con el abrigo abierto y la mitad del rostro enterrado bajo su gruesa bufanda. Roma. Jamás pensó viajar a Italia, ya que no era un lugar que le interesará demasiado visitar, pero sin embargo ahí estaba, por ella, porque sabía que allí se encontraría aquel día, encargándose de sus negocios con responsabilidad como siempre hacía. En parte agradecía que la vida de la joven fuera tan pública en ciertos aspectos, ya que le había facilitado el saber dónde encontrarla sin tener que requerir a investigar demasiado o consultárselo en alguna carta, lo que le permitía sorprenderla levemente, que era finalmente lo que buscaba. Obviamente se había cerciorado de que le avisaran que alguien aguardaba por ella fuera, puesto no iba a dejar nada a la posibilidad del error que decidiera aparecerse desde el mismo edificio a algún otro lado, algo conocía a la chica a pesar del tiempo que habían estado separados.

Aguardo calmadamente, jugando de manera despreocupada con un galeón entre sus dedos, haciéndolo pasar por estos, y luego devolviéndolo en su recorrido sin prestar mayor atención a sus alrededores, ni tampoco reparar en las jóvenes que se detenían o le sonreía al paso de manera coqueta, puesto realmente no estaba interesado en nada más que en esperar ver la silueta de aquella a quien esperaba, por lo que de vez en cuando alzaba su mirada hacia la entrada del edificio para luego volver a su labor como si nada, tranquilo pero con un dejo casi imperceptible de decepción en su grisácea mirada al extrañar su figura en la puerta del edificio, aproximándose hacia él con su caminar elegante y mirada exhaustiva.
avatar
Sooner or later we´ve all got to let go of our past.
Mensajes : 317
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've missed you... [Priv ~ My Queenie]

Mensaje por Cassandra J. Wright el Miér Dic 21, 2016 11:31 pm

Se pasaba la mayor parte de su tiempo en Roma o en New York. Evitaba pasar en Londres porque eso significaba muchas cosas. La primera, estaba viviendo en la mansión Wright y no quería estar ahí por más que se lo hubiese prometido a Tony. La segunda, la comunidad mágica seguía observándola con recelo, con odio, incluso aunque hubiese pasado medio año desde lo ocurrido en Salvio Hexia o que ya hubiese salido de Azkaban hacía casi 3 meses. La gente se creía inteligente, pero no lo era. Incluso leyendo en toda la prensa que la mismísima Confederación Internacional de Magos la había dejado salir de prisión por toda esa evidencia a favor suya, había una gran parte de la población que seguían creyendo que ella era culpable. La seguían recriminando y apuntando con el dedo. No. Por propia sanidad mental salía del país todo el tiempo y pasaba solo unos pocos días al mes en la residencia de los Wright.

Nueva York porque amaba la ciudad. Pero Roma…era diferente. Sus viajes a la capital italiana venían dados por su obsesión al ver que las cosas estuviesen ocurriendo de manera correcta en el hotel. Pero la verdad es que ansiaba poder reunir información en Italia acerca de otros asuntos personales. Aunque fuese de París a Berlín y luego a Ámsterdam, sus pasos siempre la guiaban de vuelta a Roma.

-- La signorina Wright. E un uomo in attesa fuori dall'hotel.* –Habló uno de sus guardias, Vittorio, quien estaba de lo más agradecido de que los viajes de Cassandra fueran más comunes a Italia debido a que su familia residía en Roma y podía verlos con más frecuencia. El italiano formaba parte de un escuadrón de cinco ex aurores que Anthony había contratado como seguridad personal para Cassandra. La castaña se giró para verlo de frente, entonces Vittorio tomó una postura más rígida y a observó a los ojos.- Sirius Black. –Terminó de decir esperando órdenes de la heredera para proceder. Pero, en cambio, la castaña le quitó su abrigo* a otro de sus guardaespaldas y salió del hall principal vistiéndose a la rápida. Los cinco hombres salieron detrás de ella y formaron de inmediato un perímetro alrededor suyo con las varitas en mano. Dos delante de ella, dos a sus costados y uno detrás. Cassandra había aprendido a ignorarlos.

Afuera del hotel hacía frío. El viento corría helado y había nieve acumulada en algunas partes de la vereda junto a los edificios. El Dulcis Viae Hotel de Roma no era la excepción. Pero una vez estuvo para en medio de la acera repasó todo el lugar con la vista hasta que se encontró con una motocicleta conocida y un hombre sentado en ella como si estuviera posando para una foto. Cassandra no recordaba otra manera favorita de Sirius de llamar la atención.

Pese a que estuvo feliz de verlo, su rostro permaneció neutral. El diálogo extraño que mantuvieron antes del discurso del ministro británico permanecía en su conciencia, pero sus sentidos le alertaban, otra vez, diciéndole que no podía confiar en él. Se acercó a Sirius terminando de abotonar su abrigo, pensando en qué podría haberlo llevado hasta ahí. Su mente mezquina, sumida en dolor y muerte, no era capaz de asimilar que su amigo de la infancia pudiese estar allí solamente para verla. Porque la extrañaba.- ¿A qué has venido? –Cerró los ojos e intentó controlarse. Apretó el ceño, pensando en que había sonado demasiado hostil. Controlar sus impulsos era mucho más difícil desde lo de su padre.- Es decir...¿por qué estás aquí? –Abrió los ojos y los observó: grises y a tono con la nieve. Como un lago congelado, pero pasivos y comprensivos. La miraban con cariño. No como la mirada de la multimillonaria que estaba opaca, llena de confusión, inseguridad, muerte y desconsuelo. Y fría como la nieve acumulada en las calles romanas. Fría y sin horizonte. Así, el diálogo sostenido en Diagon pareció lejano y sacado de un sueño raro, con palabras que no sabía si creer. Y era ella la que había renegado de la amistad de él. ¿Qué podía decirle? ¿”Lo siento, me equivoqué”? Ya llevaba muchas de esas, dudaba que alguien sí fuera a aceptar sus disculpas alguna vez.


*Señorita Wright, hay un hombre esperándola fuera del hotel.
avatar
Mensajes : 1424
Ciudadanos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've missed you... [Priv ~ My Queenie]

Mensaje por Sirius Black el Sáb Dic 31, 2016 1:42 am

Una sonrisa divertida se formó automáticamente en su rostro en cuanto vio la menuda figura de la castaña emerger del hotel, más aún al observar como cinco hombres formaban prácticamente un perímetro a su alrededor, como si eso no llamará la atención. Rio por lo bajo antes de reacomodarse, como si quisiera estar lo suficientemente cómodo para disfrutar de la vista que le otorgaba el paseo que debía realizar su amiga hasta llegar hacia él. En cuanto denoto que ella había reparado en su posición, aumento más su sonrisa, aguardando pacientemente a que terminara de aproximarse, riendo con total libertad en cuanto su especial y tierno saludo en modo de pregunta llego hacia él.

Llevo una de sus manos hacia su cabeza, desordenando sus cabellos mientras desviaba su mirada, manteniendo sus brazos cruzados con aire pensativo, como si realmente necesitara tiempo para encontrar respuesta a la pregunta que había recibido. Frunció el ceño sutilmente por unos segundos antes de liberar un suspiro y observarla de reojo- Había olvidado lo cálidas que podían ser tus bienvenidas, Quennie… -Comento con sarcasmo mientras su mirada se paseaba por cada uno de los aurores que velaban por la seguridad de su compañía, observándoles casi con algo de gracia y diversión reflejado en sus ojos grisáceos- Veamos, ¿Por qué estoy aquí? -Llevo una de sus manos hacia su mentón, rozándolo levemente con las puntas de sus dedos mientras alzaba su mirada con mirada casi ausente- Mmmm… Creo, no sé, puede que me equivoque, corrígeme si es así -Susurro con completa y falsa seriedad- … pero, supongo, que, si vine a verte, es porque bueno… quería verte… -Ironizo divertido encogiéndose de hombros con resignación, hablando lentamente como si tuviera que explicarle a un niño de primaria algo sumamente fácil y lógico, burlándose “sutilmente” de ella, volviendo su mirada hacia la castaña con decisión mientras esbozaba una sonrisa sincera- ¿Tiene eso sentido para ti, princesa?

Aumento su sonrisa de manera automática sin apartar su mirada de ella por varios minutos. ¿Se alegraba de verla? Por supuesto, de eso no había duda, por algo estaba allí después de todo, pero eso no quitaba que dejaría de molestarla o burlarse levemente de ella. Se habían distanciado, si, estaba aún dolido por lo sucedido, obviamente, pero ella seguía siendo tan o más importante que antes para él, y había denotado en los pocos minutos que la vio aquella tarde; lo mal que estaba, lo que no había hecho más que despertar su instinto protector con ella, casi tanto como en el pasado, y no había podido quedarse tranquilo de no haberla visto de nuevo.

Apoyo una de sus manos en el asiento de su motocicleta, mientras ladeaba sutilmente la cabeza para observar a los aurores a cierta distancia antes de volver su atención hacia la joven- Dime, ¿Tus perros guardianes aceptarían recibir un relevo momentáneo? O… ¿Deberé secuestrarte? -Cuestiono con aire divertido y relajado separándose con rapidez de su motocicleta dando dos pasos hacia ella, sonriéndole- ¿Aceptas un pequeño paseo?
avatar
Sooner or later we´ve all got to let go of our past.
Mensajes : 317
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've missed you... [Priv ~ My Queenie]

Mensaje por Cassandra J. Wright el Lun Ene 09, 2017 12:43 am

-- No me llames así… –Exigió en voz baja, lejos de los oídos de sus guardaespaldas que se turnaban en observar a la heredera y alrededor en busca de posibles amenazas. Llevaba así desde el minuto en que salió de Azkaban, por lo que la guardia de los chicos ya se le antojaba un poco más normal que molesta. Al principio, intentó deshacerse de ellos de todos los métodos que conocía, incluso después de prometer que iba a aceptar todo sin réplicas, pero Anthony decidió que no podía estar sin vigilancia luego de que la castaña se lanzó del balcón del último piso de la mansión para quitarse la vida. Ya no tenía nada por lo que vivir, según su apreciación, puesto su reputación, familia, amigos, estudios, negocios, todo en su vida estaba en el suelo. Incluso Eros estaba imposibilitado de verla. Ni Domenico deseaba verla otra vez. Nadie. Absolutamente nadie, salvando a Anthony. Y a Sirius.

La vida es irónica y se encargaba de darle continuas cachetadas a Cassandra. Ella siempre daba todo por zanjado, como si su palabra siempre fuese a ser la última. Pero caprichosa como ella, la vida le ponía en frente situaciones como en las que se encontraba en ese momento con Sirius. ¿Y si esta era la oportunidad que necesitaba para reconectar con alguien? ¿Y si, al final, él fuese el único que estaría con ella después de todo lo ocurrido? ¿Cómo no comparar a Sirius, que volvía así de cercano, con Thomas, quien no había aparecido para preguntar nada o recriminarle lo hecho? Ok, tampoco es que ella haya sido activa al momento de ir a buscarlo. Pero tampoco lo había sido con Sirius. Y allí estaba.

Y no contestó a su pregunta, que parecía retórica, pero de todas maneras guardó silencio. Silencio que se prolongó cuando ambos se quedaron mirando mutuamente y Cassandra pensó que sería un buen momento para hurgar en su cabeza y saber si estaba hablando con la verdad, siendo la consecuencia poder confiar en él. Pero se detuvo. Entonces, cuando el silencio no pudo ser mayor, Sirius apoyó una mano en su motocicleta y Cassandra la siguió con la vista, observándola con recelo como si pudiese estar infectada con algún virus mortal. Pero no era eso su recelo.- No sé si debería. –Habló la prudencia , con un dejo de molestia en la voz. Pero en su cabeza solo había confusión, su mente que ya no trabajaba como antes: ¿no se supone que debería rechazarlo y ya? ¿no se suponía que no debía realizar actividades que generaran ansiedad o adrenalina como subirse a una motocicleta? ¿no se supone que debería irse?- Cinco perros guardianes reemplazaron a uno.- ¿Y estaba hablando de Sirius o de Domenico? O de ambos, pero por separado.- Están mejores entrenados de lo que piensas. –Y entonces Vittorio se acercó por un costado a la heredera y la flanqueó observando fijamente a Sirius.- Va bene, Vittorio.* –Respondió mirándolo por encima del hombro en respuesta a lo que su mente gritaba.

-- Lo siento, Black, pero debo rechazar tu oferta. En cambio, si deseas tener una conversación a solas conmigo, puedo otorgarla sin problemas en las dependencias del hotel. –Sonaba como si estuviese dirigiéndose a un cliente o a alguien que no conocía. Su hablar arrastrado y frío, pero diplomático. Todo aquello no era para nada menos que para disfrazar su estado mental con prudencia. Su terapeuta le dijo que evitara aquello por podría sufrir de un ataque de ansiedad o, incluso, de pánico. Y ella, Cassandra Wright, no podía perder la compostura de esa manera en público.

*Está bien, Vittorio.
avatar
Mensajes : 1424
Ciudadanos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've missed you... [Priv ~ My Queenie]

Mensaje por Sirius Black el Sáb Ene 14, 2017 12:54 am

Ignoro por completo su exigencia, porque no importaba cuanto reprochará él siempre la llamaría de aquella forma; sino era Queenie, era Princesa, a menos que estuviera molesto por algo y allí, y solo entonces la llamaría por su nombre. Se mantuvo calmado, incluso cuando los guardaespaldas de la castaña lo observaban con recelo y casi molestia, como si su mera presencia fuera un desagrado completo para ellos, pero él había recibido incluso peores miradas por parte de quienes se suponía eran su familia, por lo que, que un grupo de extraños aurores le mirara de semejante manera, le tenía sin cuidado, podían prácticamente comenzar a insultarlo y a él le daría exactamente lo mismo, además, su atención estaba centrada únicamente en la heredera de los Wright en aquel momento.

La observo dudar de su invitación, reconoció la confusión que esta creaba en ella ante la mera idea, al no saber lo que era correcto y prudente, pero se mantuvo en silencio, únicamente esbozando una sonrisa cuando escucho su siguiente comentario, aunque por la forma en que lo dijo no sintió que se refiriera a él en específico- No lo dudo… -Murmuro con calma a su comentario referente al entrenamiento de sus “perros guardianes”, era obvio que ella ni su padrino se tomaban su seguridad a la ligera, no después de lo sucedido y de todos los rumores que seguían existiendo respecto al caso de Cassandra. El peligro era inminente para ella, podía suceder en cualquier momento y de la manera menos esperada, por eso no se había burlado demasiado de la presencia de los aurores- Realmente bien entrenados… -Murmuro con su vista fija en el aclamado Vittorio, quien prácticamente se había acercado pretendiendo dar a conocer su presencia, como si quisiera recalcarle a Sirius que ellos estaban ahí, pero el merodeador no era ni ciego ni imbécil, y estaba consciente de su presencia desde el primer momento, tampoco es que pasaran muy desapercibidos.

Al escuchar nuevamente la voz de la joven, se giró hacia ella, enarcando una ceja mientras desviaba su mirada analizando sus palabras, parecía que estuviera proponiéndole una reunión de negocios, como si solo estuvieran hablando de un trabajo y ya. Suspiro, avanzando de su motocicleta, aproximándose un poco más a la chica, con calma, para no alertar a los guardianes, deteniéndose antes de invadir su espacio personal- ¿Black? ¿En serio? ¿Tan difícil es recordar mi nombre? -Bromeo divertido mientras la observaba antes de encogerse de hombros- Aceptaré su noble invitación, Señorita Wright… -Murmuro imitando su tono cortes y casi cortante sin apartar su mirada de sus ojos- Pero, con la condición de que no me trates como una reunión de negocios más en Roma, soy tu amigo, o al menos pretendo serlo nuevamente, recuerda eso… -Dijo dando un leve toque al mentón de la muchacha antes de pasar de ella, caminando en dirección al hotel- ¿Vas a guiarme o no? -Cuestiono volteándose a verla luego de dar unos cuantos pasos, llevando sus manos hacia sus bolsillos mientras la esperaba.
avatar
Sooner or later we´ve all got to let go of our past.
Mensajes : 317
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've missed you... [Priv ~ My Queenie]

Mensaje por Cassandra J. Wright el Dom Feb 05, 2017 8:57 pm

La motocicleta quedó allí, frente a ella mientras Sirius se acercaba para marcar su punto: su nombre era Sirius y no le gustaba portar el apellido Black. La castaña lo miró a los ojos sin responder nada, porque era evidente que no olvidó su nombre, sino solamente estaba guardando las distancias porque todavía no era capaz de asimilar a Sirius, el que alguna vez fue su amigo, estando así de normal frente a su hotel de Roma.

Amigo. Lo miró a los ojos y lo dejó pasar frente a él mientras se debatía en si esas palabras eran correctas de pronunciar o no. Se quedó de pie preguntándose si era seguro volver a confiar en él, o si él debería confiar en ella otra vez. Pero, cuando se volteó a preguntar con tanta ironía, desplegó en su agenda mental la lista de cosas para hacer, en donde colocó aquellas interrogantes para resolverlas más tarde.- Por supuesto. –Respondió con seriedad, pasando por su lado sin esperar a que la esperara y siendo escoltada por todos los ex aurores  que formaban un perímetro tan perfecto que rápidamente fueron capaces de dejar fuera al animago. La castaña no lo notó sino hasta que estuvo dentro del hotel.- Denle espacio. –Ordenó como quien está frente a una emperatriz que acaba de dar la orden de decapitar a un traidor.

Así, luego de llamar la atención de todo el mundo, caminar en silencio y guiar a Sirius hasta una oficina en el segundo piso, por fin estuvieron a solas, aunque escoltados por los cinco guardias en el exterior. En ese sitio estaba templado, por lo que no tardó en quitarse el abrigo y revelar su figura siendo envuelta con una falda negra y una blusa* que le hacían ganar un poco de peso, aunque seguía viéndose más delgada que de costumbre. Aunque probara con todo, no podría disimularlo. Por ello es que probaba dirigiendo la atención de la otra persona a cosas como.- ¿Quieres un chocolate caliente? ¿Tienes hambre? –Preguntó sin cambiar la expresión de su rostro, la misma que lo trajo todo el camino hacia el interior del hotel. Expresión nula, sin sentimiento alguno que demostrar. Eso era mejor que llenar a su amigo de preguntas. Mucho mejor que descontrolar sus reacciones como fue lo que ocurrió afuera del hotel.

La oficina era amplia, traía el sello de Marcus Wright en todos sus rincones y no se podía reconocer nada de Cassandra en ella. Quizás su abrigo, algunas plumas blancas dispuestas ordenadas sobre el escritorio y, quizás, una nota de su perfume en el aire. Lo demás estaba exactamente como su padre lo había dejado, incluso con su habitual whisky de fuego en una botella de cristal reposando en una esquina de la habitación. Además, todo en ella era una muestra de desmesura a la hora de decorar y por todos lados se podía ver una obra de arte, desde lienzos hasta esculturas. Su asiento de cuero café coronando el otro lado del escritorio también café y con retazos dorados, con columnas romanas y esculpidos algunos dioses romanos que sacaban arpas, rayos y agua por igual. Venus esculpida, irónicamente su rostro se parecía a Cassandra a su manera. Todos los hoteles Dulcis Viae tenían en su decoración alusiones a la cultura local. El romano no era una excepción.

-- No sé qué crees que estás haciendo aquí… –Habló naturalmente arisca. En ese momento esperaba que él se retirara de allí y la dejara sola otra vez, porque no necesitaba a nadie. Tremendo error pensar así, enfrascarse y alejar a todo el mundo. Domenico, Alaska, Thomas, Taylor, Eros…¿Qué podían hacer ellos por ella? ¿Por qué iba a necesitar ayuda cuando siempre había podido solucionar todos sus problemas por su propia cuenta?-…pero estoy ocupada. De manera que te solicito que seas breve. –Culminó arrastrando las palabras, mirándolo a los ojos.
avatar
Mensajes : 1424
Ciudadanos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've missed you... [Priv ~ My Queenie]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.