Volver arriba

She's Coming ✿♥ || Abierto

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

She's Coming ✿♥ || Abierto

Mensaje por Marlene S. Mckinnon el Miér Nov 30, 2016 12:28 am

✿♥
Nov. 26


Según la fecha estimada para el parto aún faltaban tres semanas, lo tenía anotado en su calendario, en su diario y bajo la fotografía de la ecografía que tenía colgada en el refrigerador. No se supone que Lyanna nacería ese día, tan de repente, pero a medida los dolores se volvían más insoportables la realidad empezaba a golpearla. Su hija nacería ese día sin seguir lo establecido por alguien más, tal como lo había hecho ella toda su vida. Esto es Karma.

Inhalo y exhaló una y otra vez como le habían enseñado en las clases de maternidad a las que le había tocado asistir cada fin de semana, era un curso para madres solteras donde una a otra se apoyaban y lograban pasar por aquello intentando minimizar los temores que las atormentaban, aun así, no podía estar menos preparada que en ese momento.

Al llegar a la chimenea de Emergencias de San Mungo recibió la atención de una medimaga que parecía tener como responsabilidad el estar pendiente de la llegada de nuevos pacientes –Mi bebé, viene en camino- le explicó como si no fuera obvio con solo ver la expresión de dolor marcada en su rostro. Se giró esperando a sus amigos soltando un suspiro de alivio al verlos llegar –No puedo hacer esto sola- confesó mirándolos a ambos con una mirada suplicante. Quizás era mucho pedir pero tenía miedo de que algo saliera mal y ella estuviera sola al momento de afrontarlo.

“No se preocupe señorita nosotros nos haremos cargo”

Una enfermera intentó tranquilizarla mientras un joven vestido de celeste aparecía con una silla mágica para transportarla –Tengo una medimaga, Milla Montague, ¿Puede llamarla por favor?- pidió a la enfermera quien asintió pacientemente indicándole que tomara asiento para ser trasladada –También a Connor Lowell, ahm, no sé de que área es, pero es mi primo- y me matará si no le informo que me he puesto de parto, pensó sintiendo repentinamente otra punzada de dolor –Santa Mierda- gruñó entre dientes apretando el borde de la silla mientras se sentaba –¿No tienen un tipo de droga mágica para quitar el dolor?- preguntó con un quejido halando de la mano de Ricky y Apolline antes de que la movilizaran –No me dejen.




Última edición por Marlene S. Mckinnon el Miér Dic 07, 2016 11:00 pm, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 874
Gobierno

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's Coming ✿♥ || Abierto

Mensaje por Ricky M. Over el Miér Nov 30, 2016 1:00 am

No podía ser cierto. No. podía. ser. cierto. Su plan de visitar Londres para ir de compras dio un giro inesperado, tanto que no dejaba de pestañear esperando despertarse en su cama de Bulgaria para descubrir que todo fue un extraño sueño. Pero mientras siguiera soñando, debía socorrer a su amiga en todo lo posible, empezando por obedecer su petición de avisar a su padre. El francés invocó a su patronus, tan nervioso que la varita tembló entre sus dedos y de ella emergió una luz plateada e incorpórea, incapaz de ejercer de mensajero. Inhaló y exhaló, procuró calmarse antes de volver a realizar el encantamiento, en esta ocasión con un resultado favorable.—Ro-robert. Marlene parto, ya.—Balbuceó torpe, dejando al futuro abuelo el cometido de descifrar su mensaje. El pato guardián se alejó velozmente, con una soltura al caminar que parecía que hubieran arrebatado a su ejecutor.

Sin perder más tiempo, Ricky entró en la chimenea de la trastienda y viajó hasta la zona pronunciada, una chimenea preparada en el hospital mágico. La expresión de alivio que exteriorizó Marlene tras ver a sus amigos fue suficiente para apaciguar los nervios del futuro auror, pues era la embarazada quien necesitaba apoyo y no al revés.—Tranquila, todo saldrá bien.—Alentó, aproximándose a ella para que distinguiera un rostro conocido mientras que tantos trabajadores acudían a ocuparse de la emergencia.

Cogió la mano de su alterada amiga, escuchando todas sus peticiones y afirmando con la cabeza mientras miraba en dirección a los medimagos con gesto desafiante, esperando que llevaran la contraria a Marlene para discutir con ellos. Por fortuna, no fue necesario, pues los enfermeros también atendieron sus peticiones y prometieron cumplirlas.—Jamás te dejaremos ¿no? —Murmuró tranquilizador, intercambiando una mirada cómplice con Apolline. Claro que notaba los huesos de su mano doloridos, más que tras cualquier entrenamiento de la academia búlgara, pero debía aguantar en silencio aunque la alterada embarazada le dejara manco.  Durante la inauguración del casino, cuando por casualidad recibió la sorprendente noticia de su embarazo, jamás imaginó que meses después se encaminaría hacia una sala de partos cogido de su mano.—¡Por merlín, dadle algo! ¡Está sufriendo! —Le gritó histérico al medimago más próximo a él.
avatar
Mensajes : 8465
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's Coming ✿♥ || Abierto

Mensaje por Invitado el Miér Nov 30, 2016 11:13 am

El joven medimago se encontraba ordenando ciertos expedientes y casos de paciente en su oficina. Ya vivía con su prima y estaba ansioso por atender su parto, que de acuerdo al ciclo natural se daría a cabo en 3 semanas. Había discutido mucho con ella para que se dejara hacer los chequeos con él, pero no le daba la gana a lo cual él la consideró como una total ingrata. Luego de terminar con aquellas obligaciones, se encontraba curando una mordida de crup, cosa que era sorprendente ya que estos no eran ofensivos. No tardó mucho la sanación al considerarse básica, la experiencia del medimago lo hacía reconocido por el hospital por su rapidez y efectividad.

Caminaba por los pasillos de su área, controlando el trabajo de los medimagos y aprendices, si veía algo mal no dudada en corregirles y/o ayudarles. Como siempre, algo que lo identificaba era el maletín que paseaba con tanto orgullo. Una enfermera de una planta de abajo (ya que no la reconocía) se le acerca algo alterada. Su prima, su prima doctor. Ella-ella, la necesita abajo. El bebe. –le titubeo algo nerviosa. Connor sonrió maliciosamente, burlándose de la situación. “Primita, si hubieses asistido a mis consultas, no ocurrirían estas gratas sorpresas”. Se rió solo de los nervios y luego decidido, bajó rápidamente a donde se encontraba su prima.

Serio, se acercó a toda velocidad para administrar la situación. A ver, llévenla a la sección de partos rápidamente, en la habitación que este mejor acomodada. Soy el Dr. Lowell, Jefe de área: Heridas por criaturas –mostró el carnet que lo identificaba mientras hablaba rápido y preciso, ignorando la reacción de su prima y de los presentes.  No solía hablar con sus pacientes, sin embargo, al ver el estado de su prima no le quedo otra opción que mostrar su lado más humano. Se inclinó levemente para estar a la altura de la silla de ruedas y le agarro un brazo con delicadeza. Piojita, estarás bien. Trata de calmarte, en unos momentos te daré algo para el dolor. Estas a mi cuidado –le dijo con un tono paternal y cariñoso. Era importante que primero revisara todo antes de darle un tipo de anestesia y tenía que aguantar un poco más, aunque obviamente eso es algo que solo él sabía. Al pararse, se acercó al mago que gritaba todo nervioso. Disculpe señor, le tendré que pedir que baje la voz o si no lo saco inmediatamente del hospital. Entiendo la situación, pero muestre respeto por la institución y su amiga, a la cual le alteraran más los gritos. – le reclamó firmemente sin alzar la voz. Dicho esto, acomodo su postura y alzó su cabeza para que todos le entiendan. Los visitantes se quedan afuera de la sala de parto, sin excepciones. Hay un ventanal bien grande para que puedan ver el proceso. –dijo en un tono más alto a los demás.

Corría al lado de la silla de ruedas que transportaba a su prima. Ya dentro del salón abrió su maletín a lo largo, mostrando una cantidad impresionante de pociones, filtros y brebajes, aparte de su varita. La sacó y apuntó a su mano izquierda. Innitor –conjuró mientras deslizaba el artefacto por su mano. Hizo el mismo proceso con la derecha. Ya estaba listo para realizar cualquier tipo de operación ya que el flujo mágico creaba una especie de guante de látex alrededor de sus manos que no permitiría infecciones. Miró a su prima que ya estaba recostaba en una camilla gracias a la ayuda de los enfermeros. Esperaba a la otra medimago y si se tardaba más de 5 minutos en venir, procedería él solo. Se acercó a su prima con una poción herbovitalizante y en vez de dársela en la mano, se la vertió directamente en la boca, bajando su mandíbula. Esto te ayudará un poco con el dolor -mintió parcialmente. La poción le daría la energía necesaria (como un suero) para aguantar unas cuantas horas de las fuertes contracciones, pero no era un tipo de anestesia ni nada. Tenia que asegurarse por ahora que su prima no se desmayara.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: She's Coming ✿♥ || Abierto

Mensaje por Apolline I. Lefevre el Miér Nov 30, 2016 1:00 pm

Todos tenían un momento en su vida que decían algo estilo "no he pasado tantos miedo en mi vida", para que luego, con el tiempo, alguna experiencia se encargara de corregir dichas palabras y convertirse en el nuevo número uno. En ese momento Pollie creía que jamás había estado tan nerviosa ni lo estaría como en esos instantes en los que se introducía en la chimenea conectada con la Red Flu, moviéndose a la vera de Marlene -Respira hondo- murmuró sin saber que otra ayuda poder aportarle -No estás sola, Lene, estamos los dos aquí contigo y pronto llegarán el resto- buscaba que sosegara la ansiedad más que evidente en la chica, una de las pocas cosas que podía hacer por ella.

Observó que en cuanto dio parte a la chica que se encargaba de atender las urgencias, llegó un joven enfermero a brindarle un asiento a la rubia. Apolline no perdía detalle y una línea de preocupación se formó en su ceño al escucharla quejarse de nuevo por lo que sin duda parecía otra contracción -No te pensamos dejar, estaremos aquí en todo momento- aseguró apretando su mano y mirando de soslayo a Ricky, quien no tardó en perder la calma ante los quejidos de la parturienta -Ricky, calme-toi- reprendió por su histeria. Ella también deseaba gritar, no sabía que hacer, como ayudarla ni hacer que no pensara en un parto acontecido antes de tiempo pero estaba segura que gritarle al pobre medimago de turno. Por suerte llegó un chico que resultó ser el primo de Marlene, preparado para la situación.

Sin embargo no pudo evitar soltar cierto reproche ante la orden -Pero todavía no llegaron sus familiares. El padre del bebé está en camino- estaba segura que Sirius dejaría al instante todo lo que estaba haciendo en cuanto recibiera su patronus mensajero; no pudo hacer más después de dar el aviso, observando como se llevaban a la rubia tras las puertas que prohibían el acceso a los visitantes. Comenzó a dar vueltas por el pasillo con cierta inquietud. A partir de ahora sólo podían esperar.
avatar
Mensajes : 1510
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's Coming ✿♥ || Abierto

Mensaje por Marlene S. Mckinnon el Jue Dic 01, 2016 4:14 am

Estaba perdiendo el control. El simple hecho de que las cosas no estuvieran saliendo de acuerdo al plan era la causa de que su mundo se estuviera poniendo de cabeza en ese momento. Los dolores eran constantes, mucho más fuerte de lo que se imaginó. Se aferraba a la silla y a la mano de su amigo con tanta fuerza que podía ver sus propios nudillos perdiendo el color. –Estoy respirando hondo- respondió a su amiga cuando esta le recomendó que lo hiciera, aguantando todas las ganas que tenía de amenazar a todo el mundo con prender fuego al hospital si no le daban algo para calmar su bendito dolor.

-Ay mierda- gruñó otra vez apretando los labios, se supone que los dolores tenían que venir cada cierto tiempo, ¿Por qué los de ella eran tan seguidos? ¿Qué diablos estaba pasando? Respiró otra vez, relajándose solo un poco por cada palabra de apoyo por parte de sus amigos, sabía que ellos no tenían la obligación de estar ahí presentes pero agradecía que no la abandonaran –Gracias chicos- confesó sintiendo la emoción acumulándose en su pecho. Su bebé estaba a punto de nacer y aunque le dolía hasta el alma, no había cosa que deseara más que poder verla por primera vez.

El ambiente estaba tenso, la histeria y el caos era palpable, la rubia no era una persona fácil de tratar, menos cuando no razonaba completamente. Una voz conocida entró en el ojo del huracán tomando el control de lo que estaba ocurriendo. La rubia se fijó en su primo notándolo por primera vez en acción, a veces olvidaba que era medimago pero en ese momento parecía estar tomando las riendas del asunto con toda profesionalidad –Se adelantó, Connor, la niña se ha adelantado tres… tres semanas- titubeó entre quejidos a causa de las punzadas de dolor que la seguían atormentando.

Se estremeció por los gritos de su amigo, sintiendo a flor de piel los nervios que lo alteraban, quiso decirle que todo estaría bien porque ella misma tenía que creerlo, pero la voz de su primo la interrumpió antes de poder hacer algo así que tuvo es presenciar contrariada cuando le reclamó por perder el control – ¡Hey, No le hables así! - le advirtió apretando los dientes –Son mis amigos y si quiero tenerlos aquí lo haré- sentencio mientras sentía que comenzaba a perder la paciencia.-No puedes expulsarlos- se quejó intentando levantarse de la camilla donde la habían ubicado para así poder empujarlo cuando él se acercó y vertió algo asqueroso en su boca. –Puaaggg, sabe horrible- se quejó con una mueca en su rostro antes de sentir que una pequeña capa de vitalidad se extendía por su cuerpo alejando parte del cansancio que había estado sintiendo a causa del estrés.

–Connor- lo llamó intentando ignorar el dolor que seguía presente -¿Puedes hacerme un favor y avisarle a Dorcas para que ella informe a todos los demás? les prometí que les avisaría cuando llegara la hora- pidió fijando su mirada en sus pupilas azules, esperando con impaciencia que advirtiera cuán importante era para ella que hiciera lo que le estaba pidiendo –También necesito que venga Milla, es ella quien lleva el control de mi embarazo  y será la única por la que abriré las piernas- confesó al final esperando que cumpliera con sus peticiones.  
avatar
Mensajes : 874
Gobierno

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's Coming ✿♥ || Abierto

Mensaje por Milla K. Montague el Jue Dic 01, 2016 8:36 am

Después de lo acontecido en agosto San Mungo se había vuelto un lugar más 'tranquilo' donde no se encontraban con tanto ajetreo diariamente, todo era algo más tranquilo, fuera de los típicos malestares comunes en los integrantes de la comunidad mágica. Regresar a su despacho después de casi 3 meses fuera de éste hacía que la morena se sintiera extraña, notando que no era su lugar del todo o que no estaba preparada para poder ayudar a los demás. No todavía. Pero tenía que hacerlo. Sus razones eran bastante claras, no podía estar todo el día en casa revolviéndose en su propio malestar, no podía estar a cada segundo recordando aquel día, no podía seguir por aquel camino de penurias y tristezas.

Movió con un fino palito de madera su café mientras con la otra mano pasaba a a siguiente página de uno de los expedientes que más atrasados tenía. En las últimas semanas, después de su reincorporación, su vida era un no parar; a cada segundo alguien llamaba a la puerta de su despacho o le decían que tenía una cita, o debía ir a algún sitio. Con aquel solo pensamiento pareció llamar a que alguien golpeara la puerta y, sin dar tiempo a que ella contestara a la llamada, se abrió levemente apareciendo la cabeza de un joven medimago en prácticas que le habían puesto de pupilo durante sus prácticas aquel año. Alzó la mirada esperando a que dijera algo y no se quedara solo mirándola con cara de susto desde donde estaba. —La señorita Mckinnon acaba de ingresar de parto— dijo aceleradamente. La medimaga se quedó en el sitio apenas unos segundos antes de levantarse de golpe. —Es imposible, quedan tres semanas aún— inquirió saliendo del despacho con el joven intentando ir a su velocidad por el pasillo. —¿Ha venido sola? ¿Han avisado a sus familiares?— al pronunciar aquellas palabras directamente vino a su mente Ragnor, pero también esta su padre, Robert, que debían de avisarlo si no había sido hecho ya.

En cuanto llegó al lugar se encontró con más personas de las que esperaba. Rostros completamente desconocidos, otros le sonaban, otros conocidos por obligación, y otros conocidos sin lugar a dudas. —En realidad si puede expulsarlos, y se tienen que ir— dijo la medimaga alejándose levemente de ellos y abriendo un grifo para lavar con insistencia sus manos, subiendo hasta sus codos, y permaneciendo así durante unos minutos que le parecieron eternos. —Solo podemos estar aquí los encargados de llevar a cabo el parto, ella y el padre— se giró hacia ellos sin llegar a ponerse los guantes puesto que aquello lo haría cuando realmente fueran a ayudarla a tener a la niña —Persona que no sois ninguno de los dos así que podéis verlo desde fuera, lo siento.— siguió hablando mientras se encaminaba hacia la camilla donde ya estaba ella recostada, se percató de las pociones que había sobre la mesa y la que Connor tenía en la mano. —Gracias, Dr. Lowell— dijo. ¿Por qué estaba allí si jefe? Bueno, más bien, ¿por qué le había avisado antes a él que a ella cuando la medimaga era la que había seguido su embarazo?

Se volvió hacia ella y esbozó una pequeña sonrisa retirándole un mechón de cabello del rostro. —Bien, Marlene, tenemos que ver cuanto has dilatado y tener un control de las contracciones, ¿de acuerdo? De momento no podemos darte nada para el dolor porque sino no tendrás un control de cuando empujar así que necesito que aguantes un poquito. Se que duele, pero tienes que respirar e intentar mantener la calma, estoy aquí— se separó ligeramente de ella para ir a la parte inferior de la camilla e inclinarse en busca de las partes del potro donde ella pudiera poner las piernas. En el mismo momento en el que la encontró las colocó, puso una sábana para cubrir el cuerpo y le ayudó a que apoyara las piernas en el potro y así poder explorarla.

—Solo voy a ver cuanto has dilatado, sino está todo bien podrás bajar las piernas para estar en una postura más cómoda— le aseguró mirando entonces con gesto interrogativo a Connor puesto que no sabía si la iba a ayudar o no.
avatar
Mensajes : 270
Ciudadanos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's Coming ✿♥ || Abierto

Mensaje por Invitado el Jue Dic 01, 2016 1:41 pm

Connor no estaba muy contento con lo que escuchaba, con lo que él sentía. Primero había elegido a otra persona para llevar su parto, siendo él parte de su familia, su primo. Él la quería mucho, más que nadie y velaba por su protección (a pesar de haber llegado tarde a su vida).  Sea como sea, ella era la futura madre y tenia que acatar sus ordenes. Al menos parte de ellas, porque no iba a permitir por nada en el mundo que entraran sus amigos a interrumpir con el proceso. ¿Quién sabe si están del todo sanos? No podía asegurar que cumplieran con los requisitos de sanidad y aun si fuera así, estorbarían. Omitió los gritos y los reclamos de su prima, de sus amigos.  Entonces recordó aquel momento en que lo glorificaban, en sus años de juventud, en un partido de Quidditch. "¡Connor, Connor, Connor!. Lo hiciste de nuevo, atrapaste la snitch!" Un momento de felicidad fugaz que no duró mucho tiempo pero quedo marcado en su memoria. Con un movimiento sutil y en espiral conjuró el hechizo, con el que apareció un knarl juguetón que corria por el piso impaciente. Mentalmente, el medimago le explica a su patronus el mensaje, sin muchos rodeos. Avisa a Dorcas y si puedes, a los demás. Especialmente a Robert -pensó. Haz un buen trabajo –le dijo mientras la forma traslucida flotaba fuera de la sala de parto, giraba cariñosamente alrededor de los amigos de su prima y finalmente desaparecía de la vista.  No le respondió a su prima, ya era notorio que había cumplido su petición.

La sala de parto era grande y a su lado estaba conectada con una sala de incubadoras. Se podía decir que el pasillo en donde se encontraban los demás era exclusivo para los familiares, sin embargo, aquellos "bandidos" se adelantaron y pasaron indiscriminadamente como si tuvieran el derecho de hacerlo. El medimago hizo un gesto de aprobación a la profesional que apoyaba sus ideas. Al parecer venia lista para la acción. No la conocía pero dudar de sus conocimientos o desprestigiarla no era lo más adecuado. En el tema del embarazo nada es seguro y conociendo a su prima, sabia que no iba a transcurrir un ciclo de gestación común. Independientemente de que Marlene había elegido a la otra medimago para el trabajo, él iba a tomar el control de todo. No podía aceptar errores y menos con su prima, si no toda la responsabilidad caería en él.

Mientras buscaba la poción necesaria y las ordenaba veía a través del ventanal como una de sus amigas daba vueltas y vueltas de los nervios. Usualmente cerraba las cortinas para que nadie vea el proceso, sin embargo, por las suplicas de su prima decidió dejarlas abiertas. Apuntó a la cerradura de la puerta con su varita. Fermaportus – conjuró e inmediatamente la puerta quedó sellada mágicamente.  Cuando llegue el padre, le abres por favor –le dijo a su compañera. Alzo un poco la ceja al ver lo que empezaba a hacer la medimago. Yo no comenzaría por ahí. Aunque no está de más. -le dijo cortando sus palabras, no le quería dar explicaciones y quedar como pedante.  Los partos de las brujas eran un poco (mucho) diferentes a la de las muggles. Ese era el milagro de las pociones. Cuando su compañera terminó de inspeccionar, le hizo un gesto con la mano para que viniera hacia él. Esto es lo que haremos, para tener más orden. Yo revisaré si el bebé está listo para nacer y le aplico un tranquilizante si es necesario. Cuando te indique, le aplicas la poción dilatadora para que no tenga que hacer todo ese trabajo ella sola. Todo lo necesario está en mi maletín , listo para usarse. –le dijo neutral y con ánimos de que no haya reclamo.Le gustaba liderar y no lo ocultaba..Bajo la voz para hablarle solo a la medimago. Sé que tú estabas encargada del embarazo pero déjame llevar a cabo gran parte de este. Es mi prima –le confesó con preocupación, jurando que era razón suficiente para que lo apoyara a su modo. Tu recibirás al recién nacido, ella no se sentirá comoda conmigo. –finalizó algo decepcionado, ya que en el fondo quería recibir a la criatura.

Dicho esto, se acercó a su prima con una poción reveladora en su mano.  Se colocó a un lado, para evitar ver las partes intimas de su prima- Marlene, voy a ver si el bebe ya esta listo para salir, solo confía en mi..Paso su varita por la bata que anteriormente le habían colocado las enfermeras y la cortó con el encantamiento Sectum, para dejar su vientre al descubierto. Acto seguido, Connor empezó a aplicar la poción (de un color verde pistacho) sobre el vientre de su prima. Todavía se sentía tibia ya que había sido preparada en la mañana. Agarro su varita y la deslizo como si fuera un escáner. Revelus–conjuró mientras veía a su sobrina grande y saludable. La imagen se mostraba como una ecografia de alta resolución.  Le alegraba tanto que fuese niña por alguna razón. La bebe ya había dado la vuelta y estaba lista para salir.  Se agacho a la altura de su prima, sin tocar el suelo. Ya esta preparada para salir. ¿Puedes aguantar el dolor o te doy otra cosa  para tranquilizarte? -le dijo dulcemente, esperando alguna respuesta. Siempre tenia que preguntar esto porque algunas madres no estaban de acuerdo o le tenían miedo a la sedación. Miró entonces a su compañera, fijándose en su bata. Solo pudo identificar el "Montague" que tenia bordado en esta. Estaba tan absorto en el embarazo que no tenia tiempo para formalidades pero al menos ya la podría llamar por su apellido.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: She's Coming ✿♥ || Abierto

Mensaje por Sirius Black el Sáb Dic 03, 2016 5:18 pm

Suspiro con pesadez mientras pasaba su antebrazo por sobre su frente para limpiar el sutil sudor que comenzaba a producir su cuerpo luego de casi una hora de duelos de magia seguidos con sus compañeros, debían practicar, las examinaciones finales se aproximaban y sus maestros habían decidido fusionar gran cantidad de asignaturas, creando exámenes prácticos complejos donde tendrían que enfrentarse a un sin número de situaciones desconocidas por largos periodos de tiempo, por lo que debía asegurarse que sus hechizos no perdieran potencia por el cansancio de su cuerpo. Bebió algo de agua, dejándose caer sobre el marmolado suelo mientras aguardaba que fuera su turno una vez más, estaba dispuesto a voltearse a conversar con dos chicas de su grupo cuando una luz se materializo ante él en la forma de un pingüino para nada aterrador, que daba saltos nerviosos.

Sirius enarcó una ceja sin remover su mirada del Patronus, levantándose al saber que algo estaba sucediendo, lo que solo fue aclarado cuando una voz femenina se liberó del Patronus, obligándole a sentirse mareado por la información. Tres semanas de adelanto, claro, tenía que ser su hija. Bufo con exasperación antes de aparecerse en su propia habitación y buscar entre sus cosas el regalo que James le había dado para su cumpleaños- Maldito espejo,¡¿dónde estás?! -Tomo su varita con rapidez y con un Accio obtuvo su espejo doble y lo alzo hacia la altura de su rostro- ¡Prongs! -Llamo con un leve temblor en su voz mientras aguardaba unos minutos hasta que el típico brillo de reflejo en las gafas de su mejor amigo le devolvió la mirada- Es hora, va a comenzar la próxima generación de Merodeadores… -Musito con una leve sonrisa antes de guiñarle un ojo- A San Mungo ahora, Potter… -Dijo antes de lanzar el espejo sobre la cama y con su varita nuevamente en mano conjurar su Patronus, un hermoso perro grande se paseó a su alrededor- Vamos, ve con Peter… y Remus… -Se aclaró la garganta al pronunciar su nombre- Mi hija está por nacer, espero verlos a ambos en San Mungo… -Susurro antes de que la luz se consumiera al chocar contra la puerta, para luego dirigirse hacia sus dos amigos, ya tendría tiempo de pedirles disculpas al pulgoso, pero no podía imaginarse aquel momento sin sus tres mejores amigos a su lado, era imposible.

Sin perder más tiempo tomo una chaqueta, guarda su varita y el espejo entre sus ropajes, y desapareció de su cuarto. Puesto por mucho que le hubiera gustado ir en su motocicleta el tiempo apremiaba. Calculo todo de manera perfecta, apareciendo en medio del hospital, frente a unas mamparas de vidrios donde vio a Ricky, a quien se aproximó corriendo colocando una mano rápidamente sobre su hombro a modo de agradecimiento antes de sonreírle y dirigirse hacia donde vio a la rubia, cruzando la puerta de vidrio que les separaba con rapidez, pero antes de que pudiera llegar le detuvieron, obligándole a limpiarse y desinfectarse las manos y colocarle una especie de bata azulada extraña antes de ingresar, pero no dijo nada, y aguardo a que le abrieran la puerta que habían sellado con magia para no verse interrumpidos.

Se detuvo de golpe al ingresar observando a todos los presentes, el aclamado primo de Marlene, y su medimaga- ¿Qué paso? ¿Estás bien? -Pregunto con rapidez, avanzando hacia ella sin siquiera preocuparse por el posible odio que fuera a profesarle el familiar de la rubia, daba igual- ¿Está todo bien con Lyanna? -Cuestiono esta vez denotándose la preocupación de su voz, deteniéndose a un lado de la camilla de la joven, colocando sutilmente una de sus manos sobre sus cabellos, sin apartar la mirada de la medimaga, aguardando a la respuesta sobre el estado de su hija, su mayor y única preocupación.
avatar
Sooner or later we´ve all got to let go of our past.
Mensajes : 322
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's Coming ✿♥ || Abierto

Mensaje por Ricky M. Over el Dom Dic 04, 2016 11:51 am

En armonía con Apolline, el francés se dedicó a recorrer el pasillo reiteradas veces. Con intención de mitigar el nerviosismo, sus zancadas recorrían el corredor del hospital hasta encontrarse con la pared, entonces giraba sobre sus talones y repetía el proceso. Un estúpido medimago les había denegado el acceso, limitando su interpretación al papel de mero observador, lo que generaba en Ricky un sentimiento de impotencia que ninguna caminata podría calmar.  Su amiga estaba asustada y él no podía hacer nada por ella, aunque se hubiera jurado proteger a Marlene y a la criatura que venía en camino. La inquietud que sentía ni siquiera le permitió intercambiar palabra con la francesa, que también parecía afectada por la situación. Un pensamiento acechaba su mente, le atormentaba, le provocaba ansias de infringir las normas y cruzar la barrera que lo separaba de su amiga.  «Le he dicho que jamás la dejaríamos» Apretó los labios hasta que palidecieron. Sabía que Lene nunca cuestionaría su decisión de obedecer los deseos de los médicos, pero creía que para su amiga era importante verse rodeada de rostros familiares, de personas que deseaban lo mejor para ambas.

Las discusiones fueron descartadas, por mucho que sintiera ganas de cuestionar las ordenes de los medimagos, una pelea resultaría improcedente y podría desviar la atención de lo que realmente importaba a todos los presentes: que tanto Marlene como el bebé estuvieran a salvo. Ricky se resignó, terminó su vigésimo recorrido y reclinó la espalda contra la pared frente al ventanal que permitía comprobar el bienestar de la embarazada.  A través del vidrio observó el procedimiento, sin comprender ni un ápice de lo que sucedía, mezcla de su ignorancia en el ámbito y de unos nervios que decidían no abandonarle. Sólo prestaba atención a las expresiones de Marlene, la mayoría de angustia o dolor, detalle que no hacía más que aumentar el dolor que sentía en el pecho.

¿Por qué estaba sola, y no acompañada por ellos? Cada diez segundos, el francés dirigía miradas impacientes hacia el pasillo, esperando ver aparecer a Sirius, esperando ver aparecer a Robert. No le importaría suplir su ausencia, si no conociera a ambos lo suficiente como para saber que harían todo lo posible por llegar cuanto antes. Sobre ello no existían dudas, era una certeza que el francés tenía. El alivio que sintió fue inmenso cuando Sirius se apareció frente a sus ojos, confirmando los pensamientos que estaba teniendo, pues parecía apurado y ansioso. Asintió con la cabeza cuando apoyó la mano en su hombro, respondiendo con una afirmación y una mirada a algo que no era necesario decir con palabras.

La perspectiva a través del ventanal se volvió repentinamente más satisfactoria cuando su compañero  de academia y padre del retoño pasó a formar parte de la escena. Suspiró, esperando que la presencia de Sirius tranquilizase a Marlene, aunque creía que era la presencia de otro auror la que, más que nada en el mundo, reconfortaría a su amiga.
avatar
Mensajes : 8465
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's Coming ✿♥ || Abierto

Mensaje por Milla K. Montague el Lun Dic 05, 2016 11:33 am

No tenía claro si aquello se trataba de un paritorio o de una cárcel. Estaba claro que estaban en una sala completamente esterilizada en la que no podía haber mucha gente, la estrictamente necesaria, pero el joven estaba actuando de una forma demasiado autoritaria y molesta incluso para su gusto. Hizo caso omiso a sus comentarios mientras se percataba de cuanto había dilatado la de cabellos rubios, solo arqueó ambas cejas y asomó la cabeza tras la sábana cuando le resultó realmente molestas sus intervenciones.

Antes de dirigirse hacia él se acercó hasta las cortinas para ponerlas alrededor de la camilla donde se encontraba Marlene, aquello se trataba de un parto, no de un espectáculo de circo, era un momento delicado para una mujer en el que no era de buen gusto tener a decenas de personas observando tras una cristalera. Solo entonces caminó hacia el Jefe de área y se cruzó de brazos con gesto serio. —No sé si has asistido en alguna ocasión un parto o lo has visto— dijo con tono de voz molesto pero alejándose lo suficiente de la camilla para que Marlene no los escuchara ‘discrepar’ sobre aquel tema. Lo último que necesitaba ella era ponerse nerviosa o alterarse porque los dos medimagos que le iban a ayudar a traer al mundo a su hija se pusieran a discutir como dos idiotas. —Pero todas las mujeres lo hacen de la misma forma, da igual que sea bruja o muggle, todos los bebés nacen de la misma manera— puntualizó, puesto que, aunque se notaba que quería ayudar y que la joven no sufriera mucho, todo aquello no se podía solucionar con una poción y que el bebé saliera de la nada. Era del todo inaudito lo que escuchaba.

—Le aplicaré la poción dilatadora para que le cueste menos al empujar, pero no voy a darle un tranquilizante porque entonces no notará las contracciones y no sabrá cuando debe de empujar— prosiguió.  Frunció levemente el ceño cuando le comunicó que era su primo. Aquello se estaba convirtiendo en algo mucho peor ya que los familiares siempre se ponían histéricos, querían hacerlo absolutamente todo y, cómo no, acababan metiendo la pata de una forma u otra. —Entiendo lo que estás queriendo decir, pero fui la que le comunicó que estaba embarazada y he llevado todo su embarazo, solo ella conoce más que yo ese vientre— sonó comprensiva pero, a la vez, exasperada. No tenían tiempo que perder, la niña estaba en camino.

Dejó que continuara con sus quehaceres y ella se volvió a acercar hasta la parte inferior de la camilla cuando alguien más entró en la sala y cruzó las cortinas que la medimaga había puesto concienzudamente. Cogió el frasco de poción dilatadora con una mano volviéndose hacia la camilla de nuevo. —Está todo correcto, señor Black— comentó quitando el tapón del frascos y estirando una mano para coger una silla y sentarse. —Dentro de poco será padre— esbozó una pequeña sonrisa entonces. No había tenido especial trato con él, no el mismo que con ella, claramente. Carraspeó. —Marlene, voy a poner un ungüento para que te ayude a dilatar, aunque vas bastante bien, ¿de acuerdo?— le avisó antes de colocar aquella sustancia cuidadosamente. Aquello le vendría bastante bien, aún más teniendo en cuenta que era primeriza, además de su corta edad, y que el dolor no sería especialmente liviano. —Señor Black, tiene dos opciones: primera, colocarse detrás de mí si quiere ver el nacimiento de su hija y, segunda, quedarse donde está infundiéndole fuerza. Pero ambas conllevan que deberá de estar en silencio y no molestarnos ni a Doctor Lowell ni a mí— concluyó terminando de poner el ungüento. Dirigió la mirada hacia su acompañante en el paritorio que estaba inspeccionando que la niña se encontrara en la posición idónea para que el parto fuera menos complejo.
avatar
Mensajes : 270
Ciudadanos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's Coming ✿♥ || Abierto

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.