Volver arriba

Will you remember all the danger we came from? {Oliver}

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Will you remember all the danger we came from? {Oliver}

Mensaje por Jeanne S. Wadlow el Vie Nov 25, 2016 3:33 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Jeanne estaba desesperada, simplemente, desesperada. Los juicios por la batalla de Salvio Hexia se acercaban, los primeros eran inminentes y  a pesar que el juicio de Geldert parecía que lo habían reservado para el final, aquello la puso en alerta. Nada de lo que había intentado hasta entonces había surgido efecto y temía que si no hacía algo más productivo, su único hermano iba a terminar encerrado de por vida. No lo podía consentir. Por suerte, y aunque no creía que fuera algo fruto de la casualidad, llegó a sus oídos un rumor muy beneficioso. Nicholas, quién inocentemente o no tan inocente, le había dicho, como sin darle importancia, que la vieja rata de Mundangus Fletcher estaba ofreciendo a algunos mortífagos un falso testimonio para librarlos de la cárcel. Este rumor sólo viajaba entre ciertos círculos y eso podía ser de gran ayuda. La joven fingió no tener el más mínimo interés y después de una conversación algo tensa con su novio (bastante habituales entre ellos desde hacía algunas semanas), declaró que no tenía ninguna intención de ayudar a Geldert. Mentira. Apenas 24 horas después se las había ingeniado para localizarlo, y en ese momento le seguía en absoluto silencio, protegida por el anonimato de una capa con capucha, por el temible callejón Knocturn. No quería asaltarlo delante de nadie, así que esperó a que se metiera en un pequeño callejón adyacente, en el que a saber qué pretendía hacer.

-¡Fletcher! -El joven, de no más de una veintena, se giró con esos ojos de rata asustada, escudriñando la oscuridad del callejón. Jeanne advirtió en su mirada que iba a desaparecerse antes de que pudiera llegar a él así que aceleró el paso y expuso su figura encapuchada a la pésima luz. Evidentemente no la reconoció porque no descubrió su rostro, pero el ver que era una figura femenina pareció relajarse un poco y la curiosidad se hizo manifiesta en su expresión. -¿Quién eres? -Espetó el joven, de baja estatura, intentando entrever el rostro de la nueva llegada. La ex-slytherin se descubrió, dejando caer la capucha y observándolo desafiante. Mundangus Fletcher esbozó una pequeña y lenta sonrisa antes de observarla con desafío.

Se conocían, nunca habían sido amigos ni habían tenido la más mínima conversación, pero él había sido Slytherin y de la edad de su hermano. Se conocían aunque fuera de vista. -Oh, pero si es la pequeña Wadlow... ¿Qué te trae por aquí? -Preguntó, en un tono tranquilo, burlón, que hizo que la chica tuviera ganas de echarle un maleficio. -Ya lo sabes, y sino, puedes imaginarlo perfectamente. -Le respondió, con sequedad. -Tu mismo has hecho correr los rumores, Fletcher. -Enarcó una ceja, mirándolo con superioridad. El chico se amedrentó un poco por un momento, pero enseguida recuperó la compostura, al fin y al acabo quién tenía el poder ahí era él. -¿Cuanto estás dispuesta a pagar? Porque no me arriesgo a algo así sin una buena cantidad. -Jeanne rodó los ojos y le pasó una cifra, apuntada en un pedazo de pergamino, discretamente. Los ojos del joven brillaron con codicia y la observó con ansias. -¿Y tienes tu todo esto? Porque sé que lo han desheredado, no van a  ayudarte en esto ¿verdad? -Jeanne mantuvo su expresión imperturbable, fría, pero por dentro hervía en rabia, pensó que esa maldita rata tenía demasiada información.  -Sí, lo tengo. Pero no me fío de ti. Te pagaré la mitad antes y la mitad después. -Aseguró, testaruda, en un tono que no daba espacio a discusión. El joven esbozó una sonrisa divertida, observándola de arriba a abajo. -No recordaba que fueras tan decidida, pequeña Wadlow. -Jeanne rodó los ojos con exasperación. -No tengo todo el día, y no quiero que nadie nos vea hablando. -El pelirrojo pareció pensarlo un poco, pero finalmente asintió con la cabeza.

La joven no sonrió, pero podría haberlo hecho. Eso facilitaba tantas cosas... Pero no dejó entrever sus emociones. Le pasó otro pedazo de pergamino con la hora y el lugar dónde le  abonaría la primera parte de lo acordado, y después de darle tiempo para leerlo le arrebató los dos pergaminos y con una floritura de su varita, los incendió.  Le miró una última vez, y sin decir nada, dio media vuelta, alejándose de él y verificando que nadie les hubiera visto. Pero tal vez se equivocó al dar por supuesto que nadie había sido testigo de su conversación con una rata rastrera como Fletcher.
avatar
Mensajes : 129
Académicos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Will you remember all the danger we came from? {Oliver}

Mensaje por Jeanne S. Wadlow el Lun Ene 16, 2017 12:00 pm

Jeanne fue capaz de sentir su vulnerabilidad, su dolor. Y por un momento le pareció que ella misma lo sentía. Sonaba simplemente destrozado y aquello le causaba un sentimiento extraño de tristeza. Por fin sabía algo más de él y aunque fuera una información como aquella, la chica por fin no se sentía tan vulnerable ante él. Por fin estaban a la par y esa igualdad le permitía a la chica relajarse. -No me das lástima. -Aseguró, acariciando delicadamente su piel. -Tu también eres un superviviente. Y que no temas a la muerte te hace más fuerte de lo que crees. -Sonrió levemente mientras bajaba esa mano. Ella era bastante más débil, Jeanne sí temía a la muerte. Suspiró al notar como su cuerpo se pegaba al suyo, regalándole su calor y arrancando de su piel la fría humedad que la invadía. Le encantaba su contacto, su cercanía. Se hacía tan fácil, tan cómodo, como si fuera algo que simplemente encajaba, funcionaba. Era la segunda vez que lo tocaba y parecía que llevaba una eternidad en sus brazos, incluso se veía capaz de reconocer su olor, el tacto de sus manos o el de sus labios. Esos pensamientos hicieron que la chica se sonrojara levemente durante un momento, pero por suerte la oscuridad ocultó esa breve debilidad.

Le observó con intensa curiosidad, eran palabras muy rotundas, muy idealistas. Lejos de lo que ella creía pero sin embargo algo en su tono podría hacer que le creyera. -Yo nunca he visto nada parecido, pero supongo que eso no prueba mi razón. -Susurró, incapaz de rebatir la intensidad de sus palabras y su seguridad. Un quedo suspiro murió en sus labios al notar como la aprisionaba contra su cuerpo, como el contacto se hacía más intenso. Dejó de tener frío en ese mismo instante y su respiración empezó a ser irregular, como si supiera lo que venía. O más bien porque lo deseaba con intensidad. Lo escuchó en silencio y por fin empezó a entender a Oliver Blackbourn, algo que hizo que le sonriera suavemente, carente de burla. Le gustaba saber más de él, aunque en el fondo ahora temía un poco lo lejos que era capaz de llegar por satisfacer sus ansias de venganza. Oliver era sin duda temerario e impulsivo, y el dolor que sentía por la muerte de su madre no iba a llevarle a buen puerto. Esa preocupación se disipó en cuanto escuchó sus siguientes palabras, oír lo que deseabas oír sin duda consigue que tu atención se desvíe por completo. Si fuera una persona racional, si fuera la Jeanne fría de siempre, sería fácil decirle que no la besara, que se alejara. No debería querer que la besara, que la tocara, que la mirara... Pero no podía evitarlo. Simplemente era superior a ella, a cualquier pensamiento racional de la chica, a cualquier cosa que hubiera aprendido. -Deberías. -Murmuró acercándose un poco a sus labios, rozándolos con cada letra, un roce más intenso que el suyo pero más breve.

La chica sonrió levemente, entre divertida y nostálgica. -Lanzarse al vacío casi siempre consigue que te estampes contra el suelo. -Murmuró a su vez. Pero olvidó todo de lo que habían estado hablando en cuanto sus labios tocaron los suyos. La besaba con la misma pasión de la misma vez, con el mismo fuego que tanto la había fascinado y en el que, en aquel momento, no le importaría quemarse. Podría consumirla viva si quisiera, pero ella no sería capaz de apartarse de él. Correspondió al instante, sin dudarlo, echando sus brazos a su cuello para rodearlo. Las manos se posicionaron en su cabeza y sus dedos acariciaron el corto cabello del joven, atrayéndolo más hacia ella. No podían estar más juntos y sin embargo no parecía bastarle. Uso la pared de detrás para mantener el equilibrio y para pegar su cuerpo al del chico. Suspiró sobre sus labios al sentir sus caricias en la sensible piel de la nuca. Parecía que sabía dónde escondía sus puntos débiles y que se divertía usándolos en su contra. Tras un largo beso apasionado, de los que Jeanne no estaba acostumbrada, necesitó un poco de aire así que le mordió el labio a Oliver y se separó ligeramente apoyando su frente en la de él. Por un momento temió que se alejara así que volvió a besarlo, esta vez tomando ella la iniciativa. No era un lugar idóneo para hacer eso, pero tampoco lo había sido Azkaban.
avatar
Mensajes : 129
Académicos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Will you remember all the danger we came from? {Oliver}

Mensaje por Oliver R. Blackbourn el Mar Ene 17, 2017 7:19 am

No busco su compasión, de hecho ni la suya ni la de nadie. Le acababa de confesar aquello que me mantenía luchando desde hacía ya cinco años, desde el mismo momento que supe que mi madre había sido asesinada. Mis hermanas vivían al margen de todo aquello porque así lo quería yo, no quería que también se pusieran en riesgo. Al menos ese había sido mi plan hasta que April lo descubrió hace ya dos veranos, entonces tuve que incluirla si no quería que todo mi plan llegase a mi padre, o pero, a Joy. Sabía cómo se pondría si se enteraba, ella era tan parecida a mamá que sé que si le ocurriese algo papá ya no podría reponerse. Alzo mis ojos y me encuentro de nuevo con los grandes ojos azules de la chica que tengo frente a mí. Sonrío levemente ante su comentario sobre la muerte.-Tal vez me haga más fuerte, pero también más insensato.-susurro. Soy temerario, y no pienso en mis actos, por lo que podría asegurar que acabaré muerto como continúe así. Por unos segundos aflojo mi agarre sobre ella. ¿Qué pasaría si muriese? Jamás me lo había planteado porque cuando llego a ese punto, lo esquivo, no quiero pensar en qué ocurrirá si algún día falto. Qué será de mis hermanas, de Lene, de mi padre...Sin que me lo espere, una fuerte punzada me ataca en el corazón y me recuerda que no quiero pensar en eso porque duele.

Estoy convencido de lo que le digo. El amor hace que alguien sea capaz de interponerse entre la persona amada y otro, eso lo he visto y creo firmemente en ello. Yo sería capaz de hacerlo, sin dudarlo.-Te lo digo porque yo mismo sería capaz de hacerlo...-susurro.-Tal vez deberías pensar si tú también. Recibimos lo que damos a los demás.-añado. Sé que tengo razón, al final siempre recibimos lo que mostramos y damos a los que nos rodean. Si eres incapaz de sacrificarte por alguien, nadie lo hará por ti. Dejo ese tema de lado y me acerco más a ella, notando su cuerpo tan pegado al mío que parece una extensión de este. Pero no estoy nervioso, de una forma extraña todo fluye, todo parece encajar a la perfección. Como si lleváramos así una eternidad, y de un modo que soy incapaz de comprender o explicar. Simplemente sucede y es tan sencillo como respirar. Mis palabras salieron de mis labios casi sin que pudiese pensarlas antes, era el momento para decirlo.- No he podido dejar de pensar en ese beso que nunca debiste darme.-susurro antes de que ella me diga esa palabra que me da permiso para volver a repetir lo que ya sucedió en Azkaban. Sus labios rozan los míos volviéndome un poco más loco con cada palabra, sé que no voy a poder resistirlo.

Sonrío levemente. Somos completamente opuestos. Ella sería incapaz de lanzarse al vacío si nadie le asegura con pruebas que habrá un colchón para salvarla de la caída. Yo en cambio, saltaría aunque tuviese la seguridad de que abajo solo me espera el suelo. Quizá por eso me parece tan fascinante la forma de pensar que tiene.-Deberías darle una oportunidad al salto.-bromeo antes de dejarme llevar y besar sus labios. Sé que he empezado yo, pero ahora no sé si yo la beso a ella o es ella quien me besa a mí. Lo cierto es que no importa, solo importa el fuego que parece derretir cada parte de mi cuerpo. Todo a nuestro alrededor pierde sentido, todo se difumina y deja paso a un escenario completamente en blanco. Ella y yo, no importa quien pueda haber en aquel húmedo y oscuro callejón, el frío parece haber desaparecido por completo. Pocos minutos después ella se separa para tomar aire y yo aprovecho para hacer lo mismo. Un segundo beso ya no es casualidad, y por primera vez, aquello me asusta. Mi mano se mantiene en su nuca y mis ojos fijos en sus labios. Ella es un imán capaz de mantenerme allí. Cuando he tomado suficiente aire, se acerca de nuevo a mí y vuelve a besarme. Deseo tenerla más cerca a pesar de que su cuerpo no puede estar más pegado al mío. Mis manos bajan y se colocan en sus caderas, incluso una de ellas intenta colarse por debajo de su blusa, acariciando la parte baja de su espalda. Me separo de nuevo para tomar aire.-No deberíamos...-susurro en un fugaz instante de cordura para después volver a besarla. Tal vez no deba, pero soy incapaz de resistirme.
avatar
Mensajes : 228
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Will you remember all the danger we came from? {Oliver}

Mensaje por Jeanne S. Wadlow el Miér Ene 18, 2017 12:04 pm

La castaña pudo ver claramente la consternación reflejada en la mirada de Oliver. Incluso pareció perderse por unos segundos en sus propios pensamientos, soltándola levemente como si fuera a apartarse bruscamente en cualquier momento. Eso la devolvió un poco a la realidad. ¿Qué estaban haciendo? Dos veces podía ser casualidad pero si aquella situación, de encontrarse casualmente y terminar invadiendo el espacio personal el uno del otro, se repetía una tercera vez... Ya no sabría que pensar. Levantó de nuevo la mirada a él cuando siguió hablando, disipando esos pensamientos de su mente de momento. Ya tendría tiempo de atormentarse después por ser tan débil, impulsiva e insensata. Suspiró, sin querer contestarle porque la verdad le dolía demasiado. Ella sí estaría dispuesta a hacer algo así por su hermano. Pero no estaba tan segura de que él lo hiciera por ella. Y saberse tan sola, saber que nadie la quería lo suficiente como para interponer su bienestar al propio le hizo sentir un poco miserable. Recordó a la única persona que lo habría hecho, ahora yacía bajo tierra. Estaba sola y no podía hacer nada para remediarlo. Ni Nicholas lo haría. Sin duda la adoraba, de un modo obsesivo y posesivo, pero cumplía cualquier deseo o capricho que ella tuviera. Eso era lo que su madre le había enseñado que era el marido perfecto: alguien maleable, a poder ser apuesto, de buena familia y que sintiera pura adoración por su esposa. Él las cumplía todas.

Alejó esos pensamientos de su mente, no quería pensar en eso, le dolía. Dejó que su cuerpo y su mente respondieran únicamente a Oliver. A esa encantadora sensación de sentirse protegida, de que su corazón se acelerara por su simple cercanía y de que sus palabras le hicieran sentir deseada de un modo que nunca antes había sentido. Algo tal vez más allá de lo carnal, entre ellos siempre había habido química. Tal vez por eso discutían tanto en el colegio además de por sus diferencias más que obvias. Pero era diferente con muchas otras personas con las que nunca se había peleado. Era un hecho que siempre parecían buscarse el uno al otro en Hogwarts, en el fondo era divertido. Le miró, algo aliviada, algo sorprendida. Ella tampoco se había podido sacar de la cabeza aquel suceso, aquellos instantes en los que se habían besado por primera vez. -Yo tampoco. Eso es lo que hace que esto sea peligroso, Oliver... -Murmuró, aunque todos sus pensamientos racionales murieron en el instante en que sus labios encontraron los de él. Ni pudo contestar su última frase, su calor no le dejaba pensar. Su fuego le impedía sentir otra cosa que no fuera él. Se dejó llevar por el torbellino de sensaciones que la invadieron, dejando de lado sus dudas y sus temores.

Después de una breve pausa fue ella la que se adelantó y lo besó, temiendo que su raciocinio regresara. No estaba preparada para volver a la cruda realidad, sólo quería estar entre sus brazos un rato más. Que nadie más importara. No pudo evitar suspirar sobre sus labios cuando sus manos se aventuraron por el interior de su blusa, acariciando su piel desnuda de la espalda baja. Sus manos se aferraron con más intensidad a él, acariciando su cabello, deslizando sus dedos largos entre sus cortos mechones. Iban a perder el control de seguir así. Por suerte el Gryffindor tuvo un momento de lucidez y se separaron. -No deberíamos ni querer... -Puntualizó para ser inmediatamente besada de nuevo. Volvieron a caer enseguida en la tentación, olvidando cualquier motivo lógico para alejarse. Una de sus manos bajó a su pecho, acariciando por encima de la ropa los músculos de sus hombros y de los pectorales. Podría entretenerse en aquel menester durante horas.
avatar
Mensajes : 129
Académicos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Will you remember all the danger we came from? {Oliver}

Mensaje por Oliver R. Blackbourn el Jue Ene 19, 2017 8:09 am

Estaba comenzando a comportarme como un auténtico demente, o tal vez llevase ya tiempo comportándome de ese modo y no me había dado cuenta. Era incapaz de separarme de ella, como si fuese el imán más potente de todos. Notaba como el hielo que había en ella se deshacía poco a poco, después de tanto tiempo de conocerla al final parecía que incluso Jeanne Wadlow tenía un pequeño punto débil. Mis ojos se clavan en los de ella durante un breve instante. Parecen brillar en la oscuridad, y justo en ese momento me doy cuenta de lo perdido que estoy, de lo insensato que estoy siendo y de que por supuesto, aquel lugar no era precisamente el más idóneo. Estábamos jugandonos la vida y a pesar de todo eso, era incapaz de no pensar en otra cosa que no fuesen ella o sus labios. Creía poder recordar el aroma que desprendía para el resto de mi existencia, y aquello me asustaba por primera vez en mucho tiempo. Mis pensamientos siguen viajando rápido por mi cabeza mientras ella sigue prisionera de mis brazos. Retengo por un segundo más las ganas de besarla de nuevo, pero al final la tentación es mucho mayor que la poca cordura que me pueda quedar.

Sus palabras provocan que una fuerte corriente eléctrica recorra todo mi cuerpo. No ser el único que se quedó preso en aquel momento resulta ser un consuelo y una maldición al mismo tiempo. Suspiro y noto su aliento sobre mis labios. Estamos tan cerca que apenas podría volver a saborearla, por última vez, porque la anterior ya debió ser la última.-Peligroso y problemático.-añado. Ella podía tener demasiado problemas con su familia y su prometido...Me había olvidado por completo de él, aquel tipo corpulento y de media neurona de vida. No, serían capaces de cualquier cosa para que ella siguiese siendo la hija perfecta de una familia pura. Yo siempre he sido un hijo de un muggle y una bruja, sabíamos desde el primero momento que estábamos destinados al odio y aún así hemos jugado con fuego. Niego con mi cabeza y decido que ese será el último beso que le doy, pero necesito llevarme ese sabor conmigo. La beso mucho más intensamente que antes, como si el mundo a nuestro alrededor fuese a desvanecerse, como si aquello fuese lo último que hiciese en esta vida. Mi mano se cuela bajo su blusa e intento recordar el tacto de su suave piel bajo la yema de mis dedos, suspirando por no poder conocer más de lo que ahora puedo tocar.

No sé cuántos minutos han pasado cuando decido retirarme y poner algo de cordura, pero dura poco ya que entonces es ella quien me mira y hace que me pierda de nuevo. Soy débil y me doy cuenta en ese mismo instante. La beso de nuevo para después poner mis manos sobre sus hombros y pararla, o quizás pararme a mí mismo.-No, esto no puede ser....-susurro, y aunque no sé por qué motivo, duele. Las palabras que digo arden una a una mientras las pronuncio. Por primera vez en mucho tiempo sé que no creo ni una sola palabra de las que digo. -Esto...puede acarrearte muchos problemas.-añado en un susurro quedo mientras miro sus enormes ojos, una de mis manos se posa en su mejilla, intentando mantener la imagen de la chica en mi mente.-¿Cómo hemos llegado a esto?-pregunto sin entender nada.
avatar
Mensajes : 228
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Will you remember all the danger we came from? {Oliver}

Mensaje por Jeanne S. Wadlow el Sáb Ene 21, 2017 5:31 am

“Problemático” Esa palabra resonó en el subconsciente de Jeanne, dándole una especie de nuevo sentido a todo aquello. Sin duda era problemático además de, cómo ella lo había definido, “peligroso”.  Los problemas venían de la mano con esa infidelidad. Porque no era la primera vez que le era infiel a Nicholas, no era precisamente una mujer que respectara eso de la monogamia. Pero a pesar de que si Nicholas se hubiera enterado de con quién había estado antes, dudaba que la dejara por ello. Al fin y al cabo eran infidelidades, pero tolerables. Sexo con gente de su categoría. Aquello... No habían sido más que besos apasionados en rincones oscuros, pero dudaba que fuera a perdonárselo. Oliver no sólo era un mestizo, sino que además era un firme defensor de los impuros. Lo cual empeoraba su categoría. Porque para la gente como Jeanne no era lo mismo un impuro que una persona que intentara destruir el orden que ellos querían construir. Era una locura que podría destrozar su vida tal y como la conocía, pero sin embargo se sentía poderosamente atraída por él. Incapaz de resistirse a la tentación de besarlo o de estar entre sus brazos.

Se había planteado los motivos que la llevaban a sentirse atraída por él. Es decir, era evidentemente atractivo físicamente pero sin duda no tenía mucho que ver con eso. Había impuros que incluso Jeanne debía admitir que eran guapos pero que no despertaban en ella el más mínimo deseo. Sin embargo, la atracción que sentía por Blackbourn la desconcertaba. Era mucho más intensa de lo que había experimentado nunca. En un principio creyó que no era más que fruto del morbo de lo prohibido, una pequeña rebeldía sin importancia que la llevaba a querer hacer algo que no debía con quién menos debía.  Pero ahora la asustaba la posibilidad de que no fuera sólo eso. Sus pensamientos se diluyeron como la sal en el agua y dejó de pensar en los problemas, en los motivos que la llevaban a ello cuando él la volvió a besar. Un beso tan cargado de pasión que mareó ligeramente a la joven, sintiéndose presa de una vorágine de sentimientos intensos que sólo él conseguía hacerle aflorar. Se dejó tocar por debajo de la blusa e incluso deseó más por un momento. En aquel momento sólo quería más de él a pesar de lo problemático o peligroso que pudiera ser. No quería separarse de él.

Suspiró cuando se separó de ella, como si despertara de una ensoñación y le miró a los ojos. Entonces casi agradeció que él pusiera un poco de cordura o iban a llegar a un punto de no retorno que les obligaría a querer consumar aquella pasión cuando no deberían para nada. Un tercer beso, o un cuarto, no recordaba bien, fue corto y terminó cuando él la apartó murmurando algo que tenía mucho sentido. -No... No puede ser. -Repitió como si necesitara volver a oírlo. Como si sólo escucharlo mil veces pudiera convencerla. Se apoyó sobre la fría y húmeda pared, suspirando y cerrando los ojos por un momento. Apartarse de él le vendría bien para pensar. -Muchos problemas. -Por un instante sus ojos viajaron a su dedo anular izquierdo dónde una enorme piedra preciosa verde, una esmeralda, brillaba en una prisión de oro blanco plateado. Al final Nicholas se le había propuesto y ella no se había podido negar aunque por un momento quiso hacerlo. Pero en el fondo, Nicholas era un seguro, no por la cuestión de dinero (al fin y al cabo ella era la nueva heredera de los Wadlow), sino porque de algún modo, aunque sabía que no se querían de verdad, al menos sabía que si se casaba con él no estaría sola. De todos modos en ese momento estaba siendo unailusa,porque aunque se casara con él y físicamente no estuviera sola no significaba que no se sintiera sola. Su novio ni la comprendía ni la conocía realmente.  -No me perdonaría esto. -Murmuró más para ella que para él, de nuevo escuchar las cosas le ayudaban a aceptarlas. Ella nunca había hecho algo tan estúpido, sí que le había sido infiel pero siempre bajo la tranquilidad de que noponía en riesgo su futuro matrimonio. Ahora estaba siendo irresponsable.

Sus ojos volvieron a mirarlo al sentir su mano en la mejilla y contuvo un suspiro, mordiéndose el labio inferior y negando a la vez con la cabeza. -No lo sé, pero es estúpido y debe terminar aquí y ahora. -Dijo,con decisión, observando sus preciosos ojos castaños que sabía que iban a perseguirla en sus sueños y lamentablemente cuando también estuviera consciente. -Tu tampoco querrías explicarle algo así a nadie ¿verdad? -Le miró intensamente a los ojos, casi con desafío, casi esperando que lo negara. Porque ella no sería la única que podría tener problemas por eso, aunque le molestara. -¿Serías capaz de contárselo a tu familia, a tus amigos, sin sentir vergüenza o miedo al rechazo o a la desaprobación?  Porque vale, yo tendría problemas, pero no me creo que todos seáis tan tolerantes como os gusta decir. -Suspiró, pasándose una mano por el largo cabello castaño.
avatar
Mensajes : 129
Académicos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Will you remember all the danger we came from? {Oliver}

Mensaje por Oliver R. Blackbourn el Sáb Ene 21, 2017 1:44 pm

Tendríamos muchos dolores de cabeza por lo que acababa de suceder, por eso que jamás debería haber pasado pero que ninguno de los dos podía remediar. Era una sensación demasiado extraña para poder explicarla, ella era como un imán para mi, era incapaz de apartarme de ella y poner un poco de cordura a aquella situación. Me vuelvo a dejar llevar por la tentación y la beso de nuevo. Sus labios son carnosos y agradables, y cuando me separo, sus enormes ojos celestes hacen que todo mi cuerpo se tense. No debería estar haciendo aquello, pero no puedo evitarlo, ella sigue ahí, invitándome y dejando que la oscuridad de aquel callejón haga el resto. Aquel era nuestro secreto. La oscuridad se estaba transformando en nuestra mayor aliada. Me separo de ella y me quedo a su lado, no podemos movernos demasiado aunque tenemos que conseguir salir de allí. Miré a la chica de nuevo cuando escucho sus susurro y la miro con curiosidad.-¿Qué?-pregunto sin comprender nada de lo que estaba diciendo.

Yo no tendría ni la mitad de problemas de los que ella podía presumir si sus conocidos lo supieran. Los puristas eran mucho más estrictos en aquel tema, aunque también era cierto que mi propia familia se lo pensaría dos veces antes de confiar en alguien que forma parte de una de aquellas familias puras. Mi madre había pertenecido a una y había terminado muerta, con la consiguiente repercusión sobretodo sobre mi padre.-No lo sé, ¿pero realmente me lo he de preguntar?-le pregunto mirándola de reojo, no sé si realmente se lo plantea o si solo está divagando. Han sido dos besos en dos momentos de debilidad, no creo que haya que preocuparse ¿no?

No digo nada más y miro mi reloj, será mejor que me mueva. Me separo de ella y miro el callejón principal, parece que todo está completamente en calma, por lo que miro de nuevo a Jeanne. -Vamos, creo que podemos irnos.-le susurro. No estamos muy lejos del callejón Diagón, por lo que podemos ponernos las capuchas y caminar hasta allí, una vez en ese lugar podremos aparecernos sin riesgo a ser vistos. A aquellas horas y vagando por aquellos callejones podríamos tener muchos problemas que no nos interesaban a ninguno de los dos.
avatar
Mensajes : 228
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Will you remember all the danger we came from? {Oliver}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.