Volver arriba

Experimento lunar [Chris´ dairy]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Experimento lunar [Chris´ dairy]

Mensaje por Christopher Miles el Mar Nov 22, 2016 6:08 pm

Finales de octubre 1979


Nunca pensé comenzar un diario. Siempre me pareció una idea demasiado tonta e, incluso, algo afeminada. No es que sea homofóbico ni mucho menos, simplemente que no era lo mío, hasta el día de hoy. Escribo esto en un trozo de pergamino que me he encontrado entre las extrañezas de mi habitación, todavía temblando y, aparentemente, con una letra que dudo entender luego de terminado en escrito. Como sea, he de dejar constancia de que todo esto ha pasado, de que sigo vivo de milagro y, por sobre todo, de que no estoy loco, que todo cuanto planeo es posible, además de factible. Pensándolo a largo plazo, quizá quite un estigma que ha tenido una raza por cientos de años. Pero comencemos por el principio que ni yo me estoy entendiendo.

Hoy, a eso de las ocho de la noche, he recibido un cuervo por parte de un viejo amigo que ni siquiera sabía que estaba en Inglaterra. Nos conocimos hace algunos años, en mis días de estudio en Ilvermorny. Él vivía en el bosque que lo rodeaba y a mi me encantaba salir a deshoras a esos lugares prohibidos. No es que seamos los mejores amigos, pero si entrañables. Él me salvó la vida una vez en una experiencia como la de esta noche, sólo que en alquel entonces me sentí menos impotente. Como sea, el asunto es que, entre todos mis estudios y curiosidades, las criaturas mágicas siempre se me han dado y, en esos lejanos días, yo me dedicaba a curar clandestinamente a cuanto ser me encontraba. Él lo había notado y por eso decidió salvarme. A partir de entonces, si algún centauro amigo suyo sufría por cualquier cosa, me llamaba a mí para solucionarlo. No es que sea o fuera un experto, pero al menos intentaba ayudar, que es mucho más de lo que hace cualquier mago americano. La verdad es que no comprendo mucho por qué su aversión a las criaturas mágicas. Son peligrosas, lo reconozco, pero también tienen virtudes que nadie descubre por miedo a acercarse. Pensándolo bien, cualquiera que tenga varita es peligroso, justo acabamos de ver el desenlace de un evento que ha dejado muchos muertos. ¿Y qué hicieron las pobres criaturas mientras los magos nos matábamos a avadaskedabras? Pues nada, seguir con su vida, vivir de instintos y matar a alguien si se acercaba demasiado con malas intenciones.

Lo siento, divago porque sigo con mi ataque de pánico.

Volviendo al tema, mi amigo me quería para asistir el parto de su nuera, la esposa de su hijo, que daría a luz gemelos. El segundo, además de venir tarde, venía con las pezuñas por delante, lo que casi garantizaba muerte por asfixía si no conseguía sacarlo rápido. Como buen sanador lo primero que me viene a la mente es sacar la varita y abrir el vientre de la madre en canal, pero eso no está permitido entre los centauros. Así que, recurriendo al plan B, hice un casco burbuja para el potrillo no nato y me dispuse a causarle a la madre el mayor dolor de su vida mientras giraba a la cría dentro del útero. A que suena doloroso. Imagínense para ella. Todo resultó mejor de lo esperado. Ella aguantó como los grandes y el pequeño protillo está de maravilla. Volveré en la semana para ver cómo siguen.

Sigo divagando, ¿cierto? Todavía no llego al quid de la cuestión. Pues bien, a mi llegada al castillo había sido escoltado por un profesor que prometió esperarme en el mismo lugar donde me había dejado para escoltarme de vuelta a la verja, pero al terminar mi labor, no había nadie esperando. Me quedé parado lo que me parecieron horas pero nadie apareció. No tenía idea de qué hora era pero tampoco creía haber estado demasiado tiempo con los centauros. Fue entonces cuando la vi. Era una chica rubia de unos ojos claros y salvajes. Lo que sigue no sé bien cómo describirlo porque pasó todo al mismo tiempo. La chica creció ante mis ojos, en altura y masa muscular. El pelo le salía de todos lados y pude ver sus carnosos labios convertirse en un hocico de dientes enormemente afilados. Seguro que cada uno de esos dientes tenía el tamaño de mi dedo más largo. Y me quedé ahí, entre asustado y fascinado, contemplando uno de los más increíbles espectáculos del mundo. Tengo amigos licántropos, pero ninguno me ha dejado estar durante o después de su transformación cerca de ellos. Sentía que estaba viendo algo indebido y, sin embargo, no podía dejar de observarla. Era majestuosa, salvaje. Y me miró. Hubo un segundo de reconocimiento y luego un aullido penetrante que me llegó hasta el tuétano. Las cosas iban mal, estaba seguro de ello. Sin dar tiempo a nada, comencé a correr en dirección al castillo, alguien me ayudaría en el lugar.

Podía escucharla, su respiración que me agitaba el cabello, sus cuatro zarpas dando contra la dura tierra. Pero sobre todo eso escuchaba mi propio corazón desvocado y aterrado. El double swing me queda corto. Podía sentirlo contra mi torso, golpeando dolorosamente las costillas, escucharlo en mis tímpanos. Por un segundo pensé que moriría. Hasta que llegué a la puerta, a mi salvación. Casi la tiro a punta de golpes, una y otra, y otra, y otra vez. Esperé para ver si había respuesta, pero nada. Volví a intentarlo, consciente de que la distancia entre el lobo y yo cada vez se había más corta. Probé a tirar un hechizo de bloqueo por sobre el hombro pero creo que sólo lo retuvo un momento. Entonces una cabeza blanca apareció entre las tablas de las puertas dobles y me miró con una sonrisa. Parecía un fantasma. De cara rechoncha y mirada socarrona.

- Todos están dormidos. Yo que tu, echo a correr por allá, hacia la verja- y desapareció tan misteriosamente como había aparecido. Estaba frito, como dicen los nomajs. Así que, sin dar tiempo a nada, eché a correr de nuevo, ahora siguiendo el camino que da a la salida de los terrenos. Pude escuchar a mi espalda como la bestia daba de bruces contra la puerta, justo en el lugar donde yo había estado, antes de rectificar el camino y seguirme. Podía sentirlo todo el tiempo, pisándome los talones. Lo peor del caso es que la vista comenzó a nublarse a causa del sudor que chorreaba de mi frente. Probé otro par de hechizos pero lo único que logré fue relentizar su marcha. Nunca paró y yo tampoco. Iba a morir. O eso pensé hasta que vi la verja. La meta. Mi salvación, y me fui de bruces. Rodé no sé cuantas veces hacia el frente y terminé derrapando de costado. Todo me dolía, y las cosas no mejoraron cuando vi una mancha oscura pasar sobre mi cabeza y parar en seco casi a mi lado. Creo que por una vez fui más hábil. Lo petrifiqué. O casi. Podía verla temblar sobre sus cuatro patas, como si estuviera en pausa, lista para matarme. Muerto de miedo, rodeé al lobo y seguí corriendo. Crucé la verja justo a tiempo pues, como había pensado, el ser escapó de mi hechizo y estuvo a punto de morderme una mano. Justo en el lugar donde habían estado mis dedos se cerraron sus fauces hambrientas. No di tiempo a nada, me desaparecí y aparecí en la puerta de la casa.

Aún con la descarga de adrenalina en mis venas he enviado una lechuza a Alric, mi amigo dentro de Hogwarts, con la descripción tan detallada como pude dársela de la chica. Necesito saber quién es, qué hace, cómo acercarme a ella. Lo sé, que raro que no quiera alejarme o exponerla. Tengo otros planes, unos mucho más... diferentes, dejémoslo en eso. Pero me ha entrado el pánico porque, luego de descansar, me han dolido muchas cosas. Parece que caí en una planta venenosa o mágica porque me ha cortado la mano y no puedo curar la herida. Mis rodillas estaban tan raspadas y dañadas que, a pesar de haberme sanado, han quedado cicatrices. Me golpeé la barbilla, abriéndola profundamente, de manera que ha quedado una marca a pesar de que he intentado curarla lo mejor posible. Estoy hecho polvo. Lo que me hizo pensar en otras heridas que pudiera tener sin darme cuenta. Así que me he desnudado completo y me he visto en el espejo de cuerpo entero, centímetro a centímetro, a consciencia, para estar seguro que no tengo una mordida oculta en algún sitio que todavía no logro sentir. Pero no, estoy entero, dentro de lo que cabe. Vivo, si sirve. Y aterrado, tanto que, estoy seguro, no podré coinciliar el sueño. Al menos no hasta que la conozca.


Chris
avatar
Mensajes : 122
Ciudadanos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Experimento lunar [Chris´ dairy]

Mensaje por Christopher Miles el Mar Nov 22, 2016 7:35 pm

principios de noviembre 1979

Bien, quizá escribir un diario no ha sido una de mis peores ideas. Sin duda hoy he constatado que generalmente mis ideas son asquerosas. Todo ha salido mal. Creo que no me había detenido a escribir esto y actualizar el diario que, por cierto, he pasado en limpio lo mejor que pude si es que quería realmente llevarlo a cabo. En fin, el asunto es que mi informante número uno en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería ha hecho maravillas como infiltrado. Sé todo lo que se puede saber de esa chica. Su nombre es Leiah, sí, casi como la mujer de esa película nomaj. Tiene 17 años. Fue transfería de Drumstrang. Tiene muchos amigos y, tal parece, es una chica brillante en cuanto a la varita se refiere. Es de origen escandinavo y, sin duda, es licántropo. Bueno, esto último no me lo dijo Alric, ni siquiera creo que se lo imagine, y obviamente jamás se lo diré.

Vuelvo al tema porque, he descubierto, divago mucho mientras escribo para mí mismo. En las cartas soy más conciso, pero en esto, simplemente no puedo. Como sea, recapitulando, todo se fue al demonio en los primeros momentos. No es que creyera que mi petición le parecería genial y que nos volveríamos amigos en los primeros segundos de conocernos. Simplemente creí que no nos... ¿odiaríamos tanto? No sé si esas palabras son demasiado o estoy sobrereaccionando, el punto es que, al final del día, las cosas no salieron para nada bien. Ella tiene un mal concepto de mi y yo no sé qué creer de ella. Para comenzar, intentó ofrecerme dinero. ¿Parezco un homeless? Esa fue su reacción principal, sobornarme como si en algún momento de la vida se me hubiera pasado por la mente decirle a alguien de su condición. Sé que en Inglaterra la gente es más tolerante con este tipo de cuestiones, pero estoy bien seguro de que sería estigmatizada y marcada por ello. Ese hecho, que me creyera tan ruin como para andar divulgando ese tipo de secretos fue lo que me molestó a sobremanera, a tal grado que, automáticamente, me volví un patán. Eso fue, creo yo, lo segundo que hizo que todo se fuera ligeramente a la mierda.

Ahora bien, la describiré físicamente porque eso fue algo que causó una gran impresión en mí. Es bastante más baja que yo. Tiene el cabello rubio y risado, aunque creo que se esmera por peinarlo de esa manera. Sus ojos son claros y tienen algo de ese salvajizmo que vi en el bosque, como si hubiera algo libre dentro de ella que nadie puede controlar. Por si fuera poco, tiene unas larguísimas pestañas que hacen resaltar lo claro de su mirada. Su nariz es algo pequeña, quizá demasiado redonda, pero le queda. Tiene los labios carnosos, creo que ya lo había mencionado, antojables cuando la ves mordérselos al estar nerviiosa. Supongo que cuando sonríe se ven todavía mejor. Estoy desvariando. Su cuerpo es delgado. Senos pequeños, cintura aún más pequeña y.... ¡sorpresa! una cadera amplia acompañada de un firme trasero, rematado en unas largas y torneadas piernas. Lo siento, soy hombre, no puedo dejar de lado ese tipo de detalles. De haberla conocido en otro tiempo y otras circunstancias estoy seguro que habría entrado en mi lista de "chicas por conocer", si saben a lo que me refiero. ¿Por qué la describo tan a detalle? Quizá suena patético y dramático pero quiero que, de morir, alguien sepa del culpable. No es que crea que me mate... pronto, simplemente que quiero estar prevenido.

Lo que realmente quería escribir es lo que saqué a grandes rasgos de ella. Fue extraño conocerla en persona porque, en su forma humana no parece que le haga daño a nadie. Tiene amigos, unos que parece que la aprecian demasiado, o lo suficiente para desconfiar de mí e intentar asesinarme con la mirada. Parece simpática, al menos si se le conoce en una situación más normal. Lo más chocante es que parecía genuinamente preocupada por mí cuando preguntó si me había mordido. Quizá estoy imaginando cosas y no se sentía preocupada por mí, sino por sí misma. El asunto es que la vi... vulnerable. Eso fue chocante para como me sentí la vez anterior. Lo normal era yo tenerle miedo a ella y no al revés. Casi me dieron ganas de consolarla un par de veces. Tengo que averiguar si realmente es de esa forma, si no me va a comer en cuanto tenga la primera oportunidad. Si es el caso, si es ese tipo de persona, lo mejor será solucionar los malentendidos, explicarle lo que espero de ella y terminar con esto de la mejor manera. Quiero decir, si ella no es como pensé, si no tiene esa sed de sangre aún en su forma humana... quizá el experimento resulte mejor. He conocido licántropos que prefieren matar a las personas que saben de ellos sólo para encubrirse, espero que ella no sea el caso. Igual he tomado medidas, claro, para protegerme y proteger a mi familia, pero esa es otra historia. Por ahora lo único que sé es que las cosas no salieron como esperaba pero que tampoco salieron tan mal, que sigo sin concebir su imagen humana con la bestia que me atacó el otro día y que, por sobre todo, temo a su respuesta cuando le haga la pregunta del millón.

Por si no ha quedado claro: quiero estar con ella durante una luna llena completa. Sin matalobos, sin nada de por medio. Claro que si eso falla, tengo el plan B, que además de ser ilegal, parece infalible. No diré mucho para no ser arrestado antes de tiempo pero comienza con A y termina en nimago.

Chris
avatar
Mensajes : 122
Ciudadanos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Experimento lunar [Chris´ dairy]

Mensaje por Christopher Miles el Lun Dic 12, 2016 6:42 pm

mediados de noviembre 1979

Estoy experimentando el primer ataque de anciedad que he tenido en la vida, tal parece. Bien, quizá exagero y no es el primero, pero si es uno de los que más me han jodido, que recuerde. Son las casi tres de la madrugada de un lunes y no puedo dormir. He de levantarme en dos horas a cubrir mi turno regular en San Mungo y no puedo, definitivamente no puedo, dormir. Todos los días me despierto de la nada, sintiendo que alguien me mira desde el alfeizar de la ventana y no puedo volver a conciliar el sueño. En repetidas ocaciones he bajado a la cocina y de camino inspecciono los cuartos del resto de mi familia a la espera de que nada malo ocurra, de que todo esté bien, de que sigan con vida. No es que desconfíe de la chica, aunque tampoco es que confíe demasiado en ella. Eso si, de quien no desconfío ni un poco es de mi abuelo. Jacob sabe lo que vio, lo que sintió y presinitó y jura que esta chica es buena persona, que su condición no es algo que le agrade del todo y, por sobre todas las cosas, me juró que no nos haría daño. A pesar de su don, Jacob Miles no es un hombre que meta las manos al fuego por muchas personas y lo está haciendo por ella. De cualquier manera, me siento intranquilo.

He de confesar que la he seguido un par de veces, tampoco es que en estas dos semanas me hayan dejado entrar demasiado en el colegio, pero ayudar a los centauros me ayuda. Tengo más fácil acceso al recinto y sus inmediaciones. Quiero pensar que ella no me ha visto, de lo contrario podría creer que soy un acosador. Sinceramente, siento algo de envidia y rabia por las personas que la rodean. ¿Realmente nadie se ha dado cuenta? ¿En realidad nadie más siente curiosidad o fasinación? Van a su lado todo el tiempo y se comportan como si la persona a su lado no fuera alguien que... ¿que qué? Estoy confundido y molesto. No saben lo que yo daría por pasar todo el día con ella. No en otro sentido que no sea el profeional, claro. Pero ese es el punto. Me frustra que no tenga esa confianza conmigo, aunque tampoco es que la merezca o haga el esfuerzo por obtenerla. No sé qué mierda estoy escribiendo....

De mis pesquisas en Hogwarts pude obtener algunos detalles, principalmente que la chica tiene muchos amigos. Eso me hace preguntarme todavía más cómo es que ninguno de sus amigos lo sabe o ha descubierto aún. Tiene una forma sutil de atraer a las personas y, aparentemente, hacer que se queden. Parece divertida y sencilla, a pesar de todo lo que realmente oculta. Es inteligente. He descubierto alguno que otro de sus records académicos entre una conversación y otra con varias personas. La chica es brillante aunque no quiera admitirlo. No sé si le guste el quidditch porque no he sabido mucho al respecto. Y me parece que, científicamente, eso ha sido todo. Por lo demás, lo único que espero es no verla aparecer en la casa cualquier día acompañada de su manada, si es que la tiene. No es que me preocupe mi propia vida, sino la de mi familia. No sé qué sería de mi padre si pierde a alguien más a parde de mi madre, quiero decir, si le quito a alguien más. Ok, dejemos esto, la falta de sueño me pone ridículo, ¡que esto es un diario científico, no uno del corazón! Lo dejaré o terminaré escribiendo para "Corazón de bruja".

Chris
avatar
Mensajes : 122
Ciudadanos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Experimento lunar [Chris´ dairy]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.