Volver arriba

When I grow up, I want to be like you | | Evelyne Dunne

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

When I grow up, I want to be like you | | Evelyne Dunne

Mensaje por W. S. Sinclair el Miér Nov 16, 2016 2:08 am



Florean Fortescue
Sabado, sobre las horas de la mañana.

Los cambios siempre son intimidantes, y en conjunto con el rápido avance del tiempo pueden amedrentar incluso al más valiente. Desde hace varias semanas su vida se ha embarcado en caminos muy diferentes a los que había previsto tras graduarse. Tenía planes, tenia expectativas, y de un momento a otro el destino se encargó de robarse el mapa en el que había trazado la ruta que seguiría, y ahora se encuentra perdida en un mar de decisiones que le ahogan, a la deriva y sin tierra a la vista. La recuperación de Trystan obligó al joven a abandonar Londres, dejando a Sinclair sin la compañía infaltable del otro noruego, a quien se había acostumbrado más de lo que llegaría a admitir. No era el simple hecho de su presencia, el Serkyn era el peso de la balanza que representaba su cordura, y sin él temía recaer en costumbres viejas que prefería evitar. Por otro lado, la ausencia constante de Evangelique también acarreaba consecuencias, la Bowmeester siempre ha sido la voz de la razón a la que suele acudir cuando pierde el rumbo, pero debido a los sucesos recientes Sinclair evita agobiarla con cosas innecesarias.

Hasta ese entonces su mundo gravitaba alrededor de los noruegos, eran su familia, su hogar. En el pasado ha tomado decisiones que residian en el beneficio de quienes le rodeaban; pensaba ingenuamente que si ellos estaban conformes, ella también lo estaría. Craso error. Tal vez fue la repentina ausencia de Trystan lo que le abrió los ojos, la bofetada que hacía falta para salir del trance abnegado en el que se encontraba. Es consciente de que en algún momento tendrá que abrir sus propias alas y hacer uso de la independencia de la que tanto se jacta, dejar de vivir para ellos y empezar a vivir por sí misma.  Fue esa realización la que le llevo a escribir a la profesora Dunne, ex-alumna de renombre egresada de Salem, quien ahora impartía clases de pociones en Hogwarts. Su información acabo en sus contactos después de su visita a la institución mágica de Norte América, en la que indagaba sobre el posible traslado y del cual desistió debido a la condición de su mejor amigo. Pidió encontrarse con ella para discutir posibilidades sobre su futuro como porcionista, como alternativa, y para su grata sorpresa la mujer había accedido.  La joven noruega tiene más que claro que su pasión se encuentra en las pociones. La medimagia es fascinante en ciertos aspectos y no es su intención abandonarla del todo, pero nada le llena más que estar frente un caldero y simplemente...ser. No sabe con claridad lo que espera de aquel encuentro, pero aspira a que alguien con su experiencia pueda orientarla en el camino correcto.  

Así pues, muy en contra de su característica falta de puntualidad e, irónicamente, de paciencia, se encuentra en Florean Fortescue quince minutos antes de la hora acordada. Debe, como mínimo, esforzarse por dar una primera buena impresión. La heladería en Diagon era un lugar neutral y le otorgaba la excusa perfecta para regresar a casa con un helado de chocolate de menta para cierta rubia en embarazo sin tener que admitir una derrota.   Sostiene entre una de sus manos el café humeante que se ha detenido a comprar en su tienda habitual porque no ha podido conciliar el sueno a raíz de la ansiedad. No teme embarcarse en un nuevo cauce, por el contrario, le entusiasma. El conflicto radica en que no puede dejar de pensar que su padre estaría orgulloso de aquella decisión, y aquello le molesta. Preferiría no tener que relacionar algo que disfruta con una persona a la que desprecia. Si bien fue su progenitor quien le inculco la práctica, fue ella misma quien acabó por tomar la iniciativa; dio rienda suelta a la curiosidad que le permitió adquirir sus conocimientos a lo largo de los años, a punta de víctimas inocentes, castigos inoportunos y regaños incansables.  Valió la pena, eso lo tiene claro, y por eso mismo no piensa dejar que el recuerdo de su padre mancille sus propósitos.

Ahora solo le queda esperar... mientras hace figuritas con la  servilleta que yace sobre la mesa. Con algo debe entretenerse.
avatar
Mensajes : 250
Académicos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I grow up, I want to be like you | | Evelyne Dunne

Mensaje por Evelyne Dunne el Vie Nov 18, 2016 2:05 am

La carta le había tomado por sorpresa, puesto jamás pensó una posible postulante a estudiante de Salem la contactaría, pidiendo consejo y guía sobre su futuro en el estudio del complejo arte de pociones, en parte se sentía honrada por ser considerada para una labor tan importante como direccionar a alguien en las decisiones de su futuro y su vida, pero por otro lado no sabía si estaría a la altura de lo requerido o esperado por la joven. Aun así, no había dudado de aceptar, puesto en su propia vida el constante apoyo de Míra, maestra y amiga, habían significado todo para ella y la motivación perfecta que necesitaba para decidirse a seguir su amor por un caldero. Tal vez, y quizás pecaba de egolatría o confianza extrema, ella conseguiría ayudar a aquella muchacha en lo que necesitaba, así como Míra lo había hecho años atrás.

Luego de un tenue intercambio de correspondencia el lugar, día y hora de la reunión fueron concertados, y Evelyne se preocupó de organizar todas sus tareas para tener el tiempo libre suficiente para pasar aquella mañana de sábado en compañía de la joven bruja. Finalizo con todas sus responsabilidades el viernes anterior por la tarde, para poder ausentarse de la escuela sin problema ni culpabilidad, teniendo así el día libre para no tener demasiada prisa y poder dedicarse calmadamente a las dudas y cuestionantes que pudiera tener la muchacha, antes de viajar a ver a su hermano por la noche, como acostumbraba a hacerlo fin de semana por medio de ser posible.

Aquel sábado se levantó temprano como de costumbre, tomo una ducha y desayunó calmadamente, sin prisa alguna, preparó su bolso con algunos libros y dejo la escuela con rapidez, apareciéndose a las afueras de un local cercano al Callejon Diagon. Llego media hora antes por lo que aprovecho de pasar al Boticaria Slug & Jigger, como siempre, comprando un sin número de ingredientes que tal vez no necesitaba con urgencia, un nuevo caldero, una balanza más pequeña pero certera, un mortero más grande, entre otras cosas. También acudió a Flourish y Blotts, donde había reservado un libro que había llegado hace dos días, y obviamente también aprovecho de comprar unos cuantos extras de los que se iba enamorando al pasar por las estanterías, al salir compro unos cuantos pergaminos antes de gastar los últimos minutos de su tiempo libre observando unas hermosas túnicas que se lucían de manera gloriosa en la vidriería de Madam Malkin, tal vez, y solo tal vez, regresaría luego de su cita. Sonrió ante su pensamiento antes de negar sutilmente y dirigirse a paso calmado hacia la heladería Florean Fortescue con algo de ilusión, puesto debía reconocer que hace mucho tiempo no se daba la oportunidad de sentarse en una de sus tiernas y pequeñas mesas y comer un helado calmadamente, disfrutando simplemente de ver a la gente pasar, no sería una mala idea, retomar aquella pequeña tradición que había perdido hace diez años cuando se marchó del país abruptamente.

Al llegar sus ojos se pasearon por todos los presentes, agradeciendo mentalmente que realmente no fuera demasiados, recayendo su atención finalmente en la única muchacha que estaba sin compañía, de delicadas y hermosas facciones y cabellos que brillaban sutilmente ante los rayos de sol que se filtraban, regándose sobre su figura- Bien… -Susurro antes de suspirar y encaminarse hacia ella, con carta en mano, observándole con algo de duda al no estar segura de que sería con quien debía encontrarse, pero de no serlo solo pediría disculpas y esperaría a la correcta- Ahm… ¿Sinclair? -Cuestiono al momento en que llego a un lado suyo, deteniéndose a poca distancia de la mesa, esbozándole una sonrisa calmada mientras aguardaba a su respuesta- Soy Evelyne Dunne… -Se presentó, aunque de ser realmente la joven, aquella introducción estaba de más, pero después de todo aquella era la primera vez que, hacia algo como eso, y no podía evitar sentirse sutilmente nerviosa, aunque no lo demostrará exteriormente.
avatar
Ideologies separate us. Dreams and anguish bring us together.
Mensajes : 274
Instructores

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I grow up, I want to be like you | | Evelyne Dunne

Mensaje por W. S. Sinclair el Mar Dic 13, 2016 2:26 am

Entre pliegue y pliegue acaba por formar la figura de un ave con la servilleta, la cual luego hechiza para que cobre vida. El animal de papel extiende sus angulares alerones y se agita ligeramente, concientizándose de la existencia de sus extremidades. Picotea la superficie sobre la que se encuentra y después observa el mundo de gigantes que le rodea, encogiendo su falso plumaje, intimidado ante la novedad de aquel mundo al que no pertenece. Sinclair observa sin mucho espaviento, a medias entretenida por la ingenuidad que la figurilla expresa ante lo que la rodea. No obstante, el entretenimiento le dura poco y pronto el aburrimiento toca a su puerta, exigiendo un nuevo pasatiempo, por lo que, sin más, la noruega alza la varita y prende fuego a la figura de origami sin hesitar. El ave se retuerce bruscamente mientras es consumida por las leves brazas, intentando en vano escapar de su inevitable desenlace; Sinclair observa el trágico final de la figura de papel con resignación y sin rastro alguno de arrepentimiento, hasta que solo quedan las cenizas sobre la mesa, las cuales esparce al aire de un simple manotazo.  Sus acciones podrían ser calificadas como crueles o insensibles de no ser víctima de sus inagotables niveles de energía, que demandan actividad continua para evitar las consecuencias de su aburrimiento. No es persona de paciencia, pero sabe que la espera valdrá la pena.

Por suerte para ella, y para el resto de servilletas que yacen sobre la mesa, la espera se acaba cuando escucha su nombre musitado con un deje de duda. Evelyne Dunne se presenta frente a ella con una sonrisa cálida y el porte elegante, pero jovial, casi juvenil. La noruega es gratamente sorprendida por la nueva presencia, que si bien no es indeseada, es inesperada.  En Salem le hablaron sobre los logros de la mujer dentro de la institución y fuera de ellos, sus conocimientos eran vastos y su dedicación por las pociones era admirable. No tuvo dudas al respecto de que si alguien podría acallar sus dudas y encaminarla en la dirección correcta, seria ella. No obstante, al escuchar sobre su destreza y experiencia,  su cabeza formo una impresión muy distinta a la que se presenta frente a ella, y aunque su sorpresa no se hace visible en sus facciones, no deja de sentirla. Es  joven, demasiado para la experiencia que carga sobre sus hombros, y hecho le intimida un poco. -Profesora Dunne- Sonríe cordialmente al tiempo que se levanta de la silla para recibir a la mujer apropiadamente. -Sí, soy yo. Mucho gusto- concede, apresurándose a ofrecerle la silla contigua. -Por favor, tome asiento- ofrece educadamente y con aparente calma, esforzándose por mantener el temple impasible y el ímpetu a raya;  el ímpetu y los nervios, que aunque no son obvios, igual le acechan.

-Gracias por acceder hablar conmigo y tomarse el tiempo de verme, especialmente un sábado. Me imagino que tendrá muchas cosas que hacer en este tiempo del año- Comenta casualmente después de que ambas tomasen asiento. Recuerda muy bien sus años de estudiante, sabe que es precisamente esa época del año en las que profesores y alumnos se ven agobiados por deberes y proyectos que son presionados por las festividades que se avecinan. La ansiedad de entregar todo a tiempo para regresar a casa por las fechas solía ser palpable, y aunque Sinclair no era precisamente de las que ansiaba regresar a su hogar, disfrutaba enormemente de los días libres que les concedían tras el ajetreo, como cualquier otro joven de su edad.

A su lado, el contenido de su vaso ha desaparecido casi del todo, dejando tras de sí solo rastros fríos de la bebida que ya no le apetecen. Tenía planeado ordenar algo mas, sin embargo optó por esperar por la docente y aprovechar la ocasión para retribuir de alguna forma la generosidad de la mujer y, de paso, aplacar la furia del gruñón en sus entrañas antes de que le hiciera pasar una vergüenza colosal. -¿Quiere ordenar algo? Yo invito, es lo menos que puedo hacer por las molestias- propone, manteniendo la sonrisa sosegada y tamborileando los dedos ansiosamente sobre la superficie de la mesa.  
avatar
Mensajes : 250
Académicos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I grow up, I want to be like you | | Evelyne Dunne

Mensaje por Evelyne Dunne el Miér Dic 21, 2016 3:07 am

Esbozo una gran sonrisa al escuchar la agradable voz de la hermosa joven, que por suerte si era quien le había escrito hace un tiempo, correspondió a la invitación con un tenue asentimiento de cabeza, antes de sentarse frente a la joven, dejando su bolso a un lado y removiendo la bufanda de su cuello, dejándola doblada perfectamente sobre sus piernas, antes de realizar un rápido movimiento con su mano- Por favor, llámame Evelyne… -Musito con un tono jovial y alegre sin borrar su sonrisa mientras le observaba, restándole formalidad al encuentro, puesto quería que la joven se sintiera cómoda en su presencia, además no eran demasiados los años que les separaban y así tal vez realmente se sintiera en confianza de contarle sus inquietudes y permitirle ayudarle en lo que necesitaba.

- No te preocupes… -Se apresuró a calmar sus inquietudes, mientras se encogía de hombros- Organice todo perfectamente para poder reunirme contigo sin problema alguno, así que tranquila… -Sonrió mientras reacomodaba un mechón de su dorado cabello tras de su oreja- Es una época algo atareada pero no es tan difícil si sabes organizarte… -Le confesó calmadamente para que no se sintiera culpable por el encuentro, puesto realmente había organizado las evaluaciones a la perfección, y tenía planificada las clases de toda la semana junto a los exámenes finales, por lo que estar en aquel lugar junto a la joven realmente no le quitaba tiempo que requiriera para completar sus labores dentro de Hogwarts, después de todo, se había propuesto tener todo el día sábado libre para hablar con ella sin prisa alguna.

Se volteó en búsqueda de algún garzón cuando la voz de la muchacha llamo su atención, obligándola a mirarle con algo de sorpresa, antes de sonreírle con cierta ternura, puesto realmente no le dejaría pagar, pero no diría nada al respecto de momento. Asintió calmadamente antes de llamar al joven que se aproximaba hacia su mesa- Un café helado para mí, y un vaso de agua por favor… -Pidió girándose hacia la muchacha aguardando a que pidiera antes de sonreír al garzón- muchas gracias…

Aguardo en silencio a que él se retirara para finalmente volver su atención a Sinclair, sintiendo como la curiosidad aumentaba dentro de ella, y es que si bien el sentimiento se había predispuesto en ella desde el momento en que recibió la carta, no fue sino hasta que la vio frente a ella que denoto como los deseos por saber realmente a que se enfrentaría aquel encuentro, aumentaban considerablemente, llenándose su mente de un sin número de escenarios, cuestionantes y dudas posibles que pudiera tener la muchacha, sabiendo que realmente no podría acallar al sin número de preguntas que llenaban su mente hasta que pudiera corroborar la verdad al escuchar a la muchacha hablar, pero no deseaba apresurarla.

- Entonces, ¿estudiaste en Durmstrang? -Cuestiono calmadamente mientras daba unos tenues golpes en la mesa con la punta de sus dedos- ¿Qué tal es aquella escuela? -Pregunto con real interés al tiempo que apoyaba ambos codos sobre la mesa, entrelazando sus manos para crear un perfecto puente de apoyo para su mentón, dedicándole una mirada de completa atención a la joven, antes de desviar su mirada cuando el garzón volvió con su pedido- Muchas gracias… -Le sonrió volviendo una vez más su mirada hacia la muchacha, aguardando su respuesta.
avatar
Ideologies separate us. Dreams and anguish bring us together.
Mensajes : 274
Instructores

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I grow up, I want to be like you | | Evelyne Dunne

Mensaje por W. S. Sinclair el Mar Feb 07, 2017 1:28 am

Agradece en silencio las palabras de la joven mujer, aquellas que descartan las formalidades que a Sinclair tanto le cuesta llevar a la práctica. Las conoce de memoria, pues le fueron inculcadas a capa y espada en el seno familiar, más sin embargo nunca ha sido amiga cercana de ellas. Fueron incontables las veces en las que sus padres la reprendieron por no dirigirse a ellos, o a cualquier otro adulto apropiadamente. Y es que la noruega se regocija en la expectativa de las reacciones que elecita con su impertinencia, especialmente cuando se trata de individuos que le desagradan, o a quienes simplemente disfruta de sulfurar.  Aquel comportamiento fue parte de la batalla eterna en la que luchaba a diario cual soldado amaestrado, por el simple hecho de darse el gusto de llevar la contraria. Ah, los buenos tiempos. Lástima que los años y las buenas compañías la hubiesen convertido en un ser humano decente y educado, en su mayor parte. No obstante, aún existen excepciones a la regla en las que inconscientemente se permite un poco de irreverencia por no perder la costumbre, aunque este precisamente no sea el caso. Este momento le importa, le incita a causar una buena impresión, y su actitud es más sumisa que la de un cachorro de crop.  

-Evelyne- concede, contagiada por la jovial sonrisa que le dedica la docente. -Creo que fue en eso en lo que fallé, lo de ser organizada nunca fue mi punto fuerte- bromea, acomodándose en su lugar. -De todas formas, muchas gracias. No cualquiera se toma el tiempo para estas cosas- reconoce, dedicándole una sonrisa de gratitud genuina. Ni sabe si el ofrecimiento ha sido bien recibido, pero hace nota mental de evitar por todos los medios posibles que la cuenta llegue a manos ajenas. Una vez la mujer ha dado a conocer su orden, Sinclair se apresura a añadir la propia. -Un helado de Vainilla e Hidromiel, y una cerveza de mantequilla, por favor- Hoy accedería a cambiar la rutina, postre antes del plato fuerte. Más tarde se daría el gusto de atiborrarse de comida hasta que su estómago clamase piedad.

-Sí, hasta cuarto curso. Después fui parte del programa de Intercambio en Hogwarts hasta séptimo- explica -Son ambientes diferentes, definitivamente. Se aseguran de que cada uno de sus alumnos sea proficiente en el arte de los duelos, y la verdad es que los estudiantes se lo toman a pecho- No puede evitar sonreír con cierto deje de nostalgia al recordar aquellos días en los que se postraba al pie de los atrillos de duelos, observando estudiantes caer unos tras otros a merced de sus contrincantes. En ese entonces era una chiquilla recién llegada, inocente ante la realidad que estaba por golpearle en aquel lugar. Nunca fue una fanática ávida, pero gracias a Evangelique había desarrollado el gusto esencial para convertirse en una contrincante decente. No obstante, su atención siempre se inclinó hacia las pociones, influenciada enormemente por el docente de turno que se encargó de labrar sus bases, y quien derramo toda su sabiduría sobre la menor, haciendo énfasis en pociones de combate, totalmente prohibidas en duelos institucionales, privilegio que solo concedió a unos cuantos al reconocer sus habilidades natas y su pasión por el arte del caldero. Es tal vez ahí que nació el gusto acérrimo que tiene por explotar e incendiar cosas. Lastimosamente, el hombre abandono la institución tras investigaciones por metodologías inmorales, o al menos así habían justificado su desaparición. Sinclair nunca supo de él, pero no por eso abandonó  la práctica.

-Es un ambiente competitivo, todos quieren ser mejor que todos. Supongo que eso es bueno. Además, servía de distracción para la tensión que se vivía en los pasillos con tanto choque de identidades. Ya sabe, ideales radicales, magia oscura, intimidación, intolerancia irracional, lo usual- bromea, sarcasmo destilando de sus palabras. Carraspea, consciente de que tal vez ha hablado de más. Los dedos de su mano derecha acarician su mandíbula mientras los otros tamborilean sobre la mesa. El mesero hace acto de presencia con el pedido de ambas. Sinclair agradece con una sonrisa y cabeceo cordial, y vuelve a fijar su atención en la docente. El momento le parece propicio para dar a conocer sus motivos, pues lo último que quiere es retener a la mujer más de lo debido. -En fin. Se preguntará el motivo de todo esto- hace una breve pausa y ríe con cierto nerviosismo- Para serle honesta, ni yo lo tengo claro. Supongo que estoy buscando opciones- suspira ruidosamente, al tiempo que los dedos de ambas manos se encuentran sobre la mesa y se enredan unos con otros, presa de las ansias. Como ella lo ve, lo mejor es ir al grano y permitir que la docente juzgue su situación por sí misma. -Vera, cuando me gradué no tenía ni idea de lo que quería hacer con mi vida, pero tampoco tenía intenciones de quedar en el limbo y sin hacer nada. Empecé a estudiar medimagia junto a mi mejor amigo, y me agrada, lo disfruto, pero no sé, siento que me falta algo, algo que encuentro cada vez que estoy frente a un caldero, cual sea el motivo. ¿Me entiende?-pausa brevemente, observando la espumosa bebida frente a ella.  -Mis opciones ahora mismo son limitadas, no puedo mudarme a USA porque no quiero dejar la medimagia a medias, pero tampoco quiero olvidarme de ser pocionista. Aprendo por mi cuenta, pero es… frustrante, y lento. Sé que de estar en una institución podría sacar más provecho, pero mis posibilidades de ir a Salem ahora mismo están limitadas por… muchas cosas.-explica, exhalando ruidosamente. ¿Cuántas palabras ha soltado por minuto? Mas de lo necesario, por supuesto. Parte de las consecuencias de no tener filtro. Perdón por soltar todo tan de repente, espero no haberla asustado con tanto palabrerío- ríe y le da un trago largo a la cerveza de mantequilla con el que intenta eliminar los nervios.
avatar
Mensajes : 250
Académicos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I grow up, I want to be like you | | Evelyne Dunne

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.