Volver arriba

With a Little Help From My Friends — James Potter

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

With a Little Help From My Friends — James Potter

Mensaje por Remus J. Lupin el Dom Oct 09, 2016 11:57 am

La vida puede presentarte decisiones muy difíciles cuando no lo esperas. Luego de la Batalla de Salvio y lo sucedido en ella, luego de que Lily se recuperara, y saliera al fín de San Mungo, era más que obvio que las cosas eran difíciles entre ella y James. Se había formado una quizás entendible ruptura en su relación.
Remus intentaba no ponerse de parte de ninguno de los dos, ambos tenían muy válidas razones para comportarse como lo hacían. Pero el ex-prefecto siempre había apoyado la relación entre ellos, dos de sus mejores amigos. Lily y James eran familia para él, y estaba completamente convencido de que eran el uno para el otro (aunque a veces ellos mismos fueran demasiado tercos para verlo).
Si bien era algo incómodo quedar en medio cada vez que ellos discutían, no los cambiaría por nada; y Remus decidió que sus dos amigos debían hablar. James se rehusaba, así que acordó con su amiga pelirroja enviarle una lechuza firmada por él mismo, citándolo en Las Tres Escobas... No acabó bien, y el chico de anteojos estaba -con razón- molesto con él.

Envió a Romulus, su pequeña lechuza, con una carta para su amigo Merodeador, expresándole que quería hablar con él en cuanto pudiera. Una charla seria, dejar las cosas en claro, explicar lo que hubiera que explicar. Eran ambos adultos, y debían comportarse como tales. Se habían puesto de acuerdo en encontrarse en el apartamento que Remus compartía con Aneeta desde hace un tiempo.

Aneeta no se encontraba en Piccolo Eden, así que podría hablar a solas con Cornamenta. Y dado que era una mañana particularmente fría, le pareció buena idea recibirlo con una taza de café caliente. Así que no sólo las paredes del apartamentos estaban llenas con música de The Beatles proveniente del tocadiscos como solía suceder prácticamente las veinticuatro horas del día, sino que además se sentía en el aire el aroma al café haciéndose.
La sala estaba iluminada con la luz del sol que se adentraba por las ventanas. Era un día soleado, pero aún así frío.

Tomó un libro al azar de la colección de Aneeta -no importaba cual, estaba seguro que si los había elegido ella, serían todos geniales- y se sentó en el sofá frente a la mesita, esperando a que llamaran a la puerta. The Beatles no lo dejaban concentrarse en la lectura, debió suponerlo.
Luego de varios minutos la puerta sonó al fín, y dejando el libro sobre la mesita, se levantó a abrir.

Detrás de la puerta estaba esperando su viejo amigo. Extendió la mano para estrechar la de Cornamenta, y sin perder el tiempo, lo invitó a pasar, cerrando la puerta tras ellos.

— Bienvenido a Piccolo Eden, James —
dijo mientras instaba a su ex-compañero Gryffindor a sentarse en la sala — Esperame un momento — se disculpó antes de ir en busca de dos tazas de café humeante, una de las cuales entregó a su amigo en cuanto regresó — Creo que tenemos mucho de que hablar, ¿Verdad?
avatar
Mensajes : 729
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: With a Little Help From My Friends — James Potter

Mensaje por James C. Potter el Dom Oct 09, 2016 3:07 pm

James estaba tendido sobre su cama, apático, no le apetecía nada levantarse. Sin embargo debía hacerlo porque tenía una cita, más o menos. Remus le había pedido que fuera a su casa, para hablar. No se habían visto desde aquel fugaz vistazo que le echó al salir de las tres escobas, sin dirigirle la palabra y la verdad es que los sentimientos hacia uno de sus mejores amigos en aquel momento eran un poco complicados. Por un lado se sentía traicionado, sentía que le había engañado, pero por otro lado comprendía que hubiera ayudado a una amiga... De todas formas, últimamente tenía la sensación de que el único que debía sufrir era él. Y no le gustaba tener ese sentimiento, como el de una adolescente depresiva. Incluso podría decir que se sentía infantil y absurdo al pensar que era el único que sufría.

Suspiró, girando la cabeza para mirar el reloj. Se tuvo que obligar mentalmente a levantarse, poniendo los pies en el suelo con lentitud, con pereza. Ya estaba vestido, acababa de ducharse y todavía tenía el cabello ondulado mojado. Pero tampoco es que fuera a preocuparse por ello, ya se secaría, de todas formas le quedaba desordenado igual. Bajó las escaleras de su casa, agradecido de no encontrarse a nadie en el camino a la salida. Se puso la chaqueta, perezosamente y salió de la casa.

Sus ojos claros se clavaron en el cielo limpio de nubes, pero un poco más frío. El otoño empezaba a hacer acto de presencia. Con ese prensamiento en la cabeza , se desapareció para aparecerse en la nueva calle de Remus Lupin. Su amigo se había mudado con su novia a un apartamento que todavía no había visitado. Subió las escaleras para pararse frente la puerta y tocar, suavemente. La silueta de su amigo apareció al abrirse la puerta, segundos después.

-Gracias, Remus. -Saludó, intentando sonar lo más normal posible. Merlín, como le gustarían que las cosas empezaran a ser normales, que todo volviera a ser igual. Pero simplemente, no era tan fácil y no iba a pasar de un día para el otro. Pasó dentro y observó la estancia. Realmente acogedora, tal y como se habría imaginado la casa de Remus. Llena de libros, y con el sonido de los Beatles como telón de fondo. Pasó a la sala, y se sentó como él le indicó. Siguió observando a su alrededor, con curiosidad. Primero olió el aroma del café intensificado y después vio a su amigo acercándose con dos tazas humeantes. -Gracias. -Sujetó una, sonriéndole vagamente. -Sí, eso parece. -Contestó, casi cansado, pero sabía que tenían que hablar. Intentó iniciar la conversación, pero le resultaba complicado. Miró por la ventana, aparentemente distraído. -No estoy enfadado contigo, Remus. -Murmuró, casi sin saber porqué, mirándolo de nuevo.
avatar
Mensajes : 605
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: With a Little Help From My Friends — James Potter

Mensaje por Remus J. Lupin el Lun Oct 10, 2016 8:09 am

James siempre había estado junto a Lily durante sus días en San Mungo. Remus también había estado allí, por lo que lo sabía perfectamente. En esos momentos, ingenuamente había pensado que todo sería igual una vez la pelirroja despertara. Sobra decir que no fue así. Cuando Lilian despertó, el Merodeador de anteojos ni siquiera le dirigió una palabra; sólo se levantó, y se fue.
El ex-prefecto lo comprendía. Vamos, si lo que había hecho Lily era sumamente imprudente. Incluso ella misma era consciente de ello. Pero... Era Lily, ella a veces podía ser así, e intentaba proteger a todos quienes la rodeaban. Lil sólo había sido Lil, ¿Por qué iba a culparla?

Fue en el momento que recibió a su amigo, cuando se dio cuenta cuánto tiempo hacía que no lo veía. Mientras Lily se recuperaba en el hospital mágico luego de haber despertado, siempre se encontraba con su amigo, el cual le preguntaba acerca de la pelirroja, pero, después de lo de Las Tres Escobas... Esa había sido la última vez. Al menos ambos habían aceptado que necesitaban hablar, eso era un comienzo.

— ¿Te gusta? — Preguntó luego de sentarse enfrente de su amigo — Oh, no. No el café. — Negó con la cabeza, retractándose casi de inmediato — Me refería al lugar. — Hizo un gesto con los brazos, señalando todo cuanto los rodeaba — No es tan... Bueno, en realidad me gusta mucho, pero me refiero a que entendería si a los demás no. — Tomó un sorbo de su taza de café, y se arrepintió casi de inmediato — ¡Caliente, caliente! — se apresuró a dejarla frente a la mesita que estaba junto a ellos.
Negó con la cabeza,  y soltó un suspiro, resignado con su propia torpeza la cual lo atacaba por momentos. "Está caliente" soltó mientras miraba su propia taza que ahora reposaba en la mesa, como si estuviera enojado con ella.
— Me alegro mucho de que no estés enfadado, James, yo tampoco lo estoy, y... — dirigió la mirada hacia el Merodeador, antes de tomar una pausa para continuar — No me arrepiento de lo que hice. Lo haría de nuevo, aún creo que es lo correcto, pero... Sí, lo siento — se disculpó mirando a su amigo a los ojos. Si bien sabía que Remus no solía mentir, no le gustaba desviar la mirada al hablar de cosas importantes — Seguramente habría otras maneras.
Se quedó observando a su amigo por unos momentos, se veía cansado, como sin ánimos. No tenía el brillo, la "chispa" de siempre.

Se levantó nuevamente de su lugar, y en menos de dos minutos ya estaba de vuelta trayendo consigo un recipiente repleto hasta arriba de galletas. De esas redondas, sabor vainilla, y con chispitas de chocolate. Siempre había chocolate con Remus. Depositó el recipiente en medio de él y su amigo, y volvió a sentarse.

— Eres como un hermano para mí, James. Lily también lo es. Ustedes son como mi familia. Me duele no verlos juntos, pero quizás me pasé un poco de mis límites con esa lechuza... ¿Pero sabes qué? No lo hice sólo por Lily, si bien ella me lo pidió. Lo hice por los dos, creí que a ti también te serviría hablar. No sirve quedarse callado y esconder las cosas. O al menos eso es lo que yo pienso — tomó una galleta, haciendo señas a su amigo para que lo imitara — ¿Estás bien? Te ves un poco.... apagado.
avatar
Mensajes : 729
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: With a Little Help From My Friends — James Potter

Mensaje por James C. Potter el Sáb Oct 15, 2016 9:27 am

James se sentó, quitándose la chaqueta negra porque el ambiente era sinceramente cálido y no necesitaba el abrigo. Echó una ojeada para nada disimulada al lugar mientras esperaba que su amigo regresara. -Sí, la verdad es que me esperaba la casa de Remus Lupin exactamente así. -Hizo un ademán con la mano para medio señalar la estancia, haciendo un enorme esfuerzo por sonreír suavemente. -Los libros, los vinilos, la música de The Beatles y el agradable olor de café o de chocolate. -Enumeró, mirando cada cosa mientras la mentaba para después girarse hacia su amigo, hacia el que era uno de sus mejores amigos. Y en ese momento se dio cuenta de cuánto lo había echado en falta. Los echaba de menos a todos, la verdad, echaba de menos Hogwarts y a los Merodeadores, porque últimamente las cosas habían estado revueltas y ya nada era igual. Pero poco a poco aceptaba que eso era lo que terminaba sucediendo siempre, las cosas buenas no duran toda la vida y los cambios simplemente eran inevitables.

Sonrió, pero esta vez más relajado, una sonrisa natural que brotó de su interior al ver como Remus Lupin se quemaba con su café y luego le avisaba de que evidentemente, estaba caliente. El joven no soltó su taza, la acunó con ambas manos para calentarse las manos, algo frías porque venía de la calle. El azabache suspiró, la conversación empezaba a ponerse seria y la verdad es que hubiera preferido seguir hablando del café o hablar de música o de libros... Cualquier cosa. Pero en el fondo sabía que debían hablar de ello porque sino lo que ahora les separaba en parte iba a terminar pudriendo su amistad. -Supongo que tienes razón, pero hubiera preferido que no me mintieras... Sé que no estaba receptivo y que me había negado a mantener una conversación con... ella... Pero... Simplemente, verla llegar de la nada, fue demasiado para mi. -Contestó, sin mirar a su amigo, clavando sus ojos azules en el humo casi transparente que subía de su bebida. Recordó el peso que sintió en el estómago, aquella presión asfixiante que le impidió respirar unos segundos al reconocer su voz. Y todavía peor, esa sensación de culpabilidad al mirarla tan... Apagada. Aunque en el fondo sabía que no era por su causa, no era a él a quién ella realmente había estado esperando ver aparecer. No se sabía nada de él desde la batalla.

Volvió a la realidad, al presente, en cuanto vio aparecer a Remus, quién por cierto no se había dado cuenta de que se levantara, con unas galletas. Tenían realmente muy buena pinta, así que escogió una al azar y se la llevó a la boca. Tan deliciosa como prometía su apariencia. “Me duele no verlos juntos”, aquella frase se clavó y se quedó incrustada en algún lugar de su subconsciente. Le impresionó más de lo que podría admitir. Al parecer Remus había sido tan ingenuo como él. Se tomó unos segundo para saborear el dulce antes de contestarle. -Ya lo sé... -Se encogió de hombros, alicaído. -No pensaba esconderme para siempre de ella, pero supongo que necesitaba mi tiempo. Simplemente, hay conversaciones a las que no desearías tener que enfrentarte nunca en tu vida. Y la que tenía pendiente con... Lily, -hacía mucho tiempo que no pronunciaba su nombre, es más, no se había dado cuenta hasta el momento en que también hacía mucho que no lo oía. Todo el mundo había estado muy cauto con él últimamente. -es una de ellas.

-Lo estaré con el tiempo. -Sonrió de nuevo, levantando de una vez por todas la mirada hacia su amigo. De momento no podía decir que estuviera bien, peor iba a estarlo. Al fin y al cabo él siempre había sido muy optimista, no podía morir eso de él. Era algo suyo y nadie ni nada se lo iba a quitar. Simplemente necesitaba tiempo para reconstruirse, para recoger los pedazos. -¿Tú como estás? ¿Bien? Hacía mucho que no oía de ti... -Murmuró, más avergonzado y apenado por ello que otra cosa.
avatar
Mensajes : 605
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: With a Little Help From My Friends — James Potter

Mensaje por Remus J. Lupin el Lun Nov 07, 2016 2:24 pm

Sonrió al oír las palabras de su amigo y compañero de toda la vida. El ex-prefecto en verdad estaba orgulloso de aquel lugar. Era evidencia física del amor entre él y Aneeta. ¿Cómo no iba a estarlo si en realidad la mitad de la idea había sido también de ella?
— Bueno, convengamos que es la casa de Remus Lupin y Aneeta Ravenscroft. Ella también ha tenido parte en la decoración, y esas cosas. — puso una mano abierta al costado de su boca, cómo si la misma acción impidiera que alguien más escuchara lo que estaba a punto de decir — En realidad el verdadero fanático de The Beatles soy yo. Ella seguramente estaría escuchando a Elvis. — rió sin razón alguna, sólo por el hecho de mencionar a Aneeta; porque ella siempre lo hacía reír y sonreír — Quién también es genial, eso sí. — agregó rápidamente.

Sacó la lengua luego de haber probado el café, y movió rápidamente una de sus manos, en un intento improvisado de abanicarla. Mentalmente lamentó su propia falta de atención y torpeza.
— Puedes reírte, no te culparé. — comentó resignado, casi divertido con su desgracia.
Luego de dejar la taza a un lado, centró toda la atención en su amigo. "Hubiera preferido que no me mintieras". Cuánta razón tenía. Al menos en ese aspecto, estaba en lo correcto. Remus sólo lo había hecho con la mejor de las intenciones, pero no había estado bien.
— No me gusta mentir, James. A nadie, y mucho menos a ti, o a los chicos — "los chicos" era un poco generalizado, pero sabía que lo entendería — En el momento, me pareció la única solución posible. Supongo que no pensaba con claridad. Después de todo lo que sucedió con Lily... Quería ayudarla en lo que pudiera. No pensé cómo podrías tomarlo... O quizás sólo estaba siendo demasiado positivo. Las cosas no siempre son tan fáciles. — miró al joven mago frente a él, quién no le devolvía la mirada — Lo siento, por el hecho de haber usado una mentira. Intentaré sólo limitarme a dar un consejo cuando me lo pidan.

Se llevó una nueva galleta a la boca, sin dejar de prestarle atención a su amigo, mientras la magia del chocolate invadía su paladar. El ex-león de biblioteca estaba seguro que el chocolate había sido inventado por los magos.
— Puedo entender eso, James... — sabía que eran casos diferentes, ¿Pero cuántos años le había llevado a él decirle la verdad sobre su licantropía a su amiga pelirroja? Lo que sucedía entre ella y su amigo era... complicado. Más complicado. Era un tema que no debía tomarse a la ligera, y apenas ahora comprendía en su totalidad el error de lo que había hecho. — ¿Sirvió de algo? ¿Ayudó? — inquirió, aunque inseguro de verdaderamente querer conocer la respuesta.

"Lo estaré con el tiempo." A Remus le habría gustado poder hacer algo al respecto, pero sabía que no era la persona correcta para ello. Llevará tiempo, y para bien o para mal, la intervención de Lily. Él esperaba... Estaba convencido, de que sería para bien.
— Estoy muy bien, James. Todos tenemos problemas, todos hemos pasado por mucho, pero Aneeta me hace tan bien... Es lo mejor que me ha pasad... — se quedó callado, mientras se golpeaba la frente mentalmente por lo que estaba diciendo — Lo siento. No... No... — un largo suspiro fue señal de su lamento interno, al tiempo que negaba con resignación — ¿Has visto mi librería en Hogsmeade? Creo que era de esperarse que en algún momento tuviera una, ¿Verdad? Al menos hasta que pueda intentar ocupar un puesto de profesor en Hogwarts, me parece un trabajo ideal. — comentó cambiando el tema de conversación, y tomando su taza para darle un nuevo sorbo al café.
avatar
Mensajes : 729
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: With a Little Help From My Friends — James Potter

Mensaje por James C. Potter el Miér Nov 09, 2016 9:25 am

James asintió con la cabeza, mirando el lugar e identificando los objetos de Aneeta. -Obviamente Remus, también es evidente que hay su mano por aquí. Sino apenas habrías recordado comprar muebles porque te habrías gastado el dinero en chocolate, discos y libros. -Comentó, riendo por esa idea. Le veía completamente capaz, aunque era muy responsable, Remus Lupin era un gran amante de esas tres cosas y viéndose con los bolsillos llenos para comprar, no estaba seguro de si habría sido capaz de parar.

No le reprochaba a sus amigos que se hubieran puesto de parte de Lily, realmente James había hecho muchas cosas mal. Más de las que le gustarían. Para empezar nunca debió dejar de ir a ver a Lily cuando estaba consciente y desaparecer de esa manera de su vida. Aunque era lo que le pedía su cuerpo, no era lo que debía hacer. Era egoísta, era inmaduro. Pero simplemente no podía mirarla, no podía porque todo el amor que sentía por ella se transformaría en dolor si esos ojos verdes lo miraban. -Ya lo sé, Remus, te conozco. Y también comprendo porqué en aquel momento creíste que lo mejor para todos era mentirme, no te culpo. Yo tampoco me porté bien, soy consciente. -Contestó cuando él terminó de hablar, sincero. No le culpaba, no estaba enfadado con él. En el momento le dolió, le irritó, pero después de pensarlo en frío supuso que era la única solución. Al fin y al cabo él no habría accedido a ir si hubiera sabido que iba a esperarle Lily Evans. -Comprendo porque en ese momento consideraste que ponerte de su lado era mejor, porque en realidad eso es lo que yo habría hecho en tu situación. -Noble, honesto, no iba a mentir.

El chico tuvo que pensarlo un poco porque aunque iba a contestar que no, que no sirvió para nada más que para romperle más el corazón, sí que en el fondo había tenido una utilidad. -Sí, comprendí que con su despedida daba por zanjada nuestra... Amistad. Y no se lo reprocho ¿qué otra cosa iba a hacer después de cómo me porté? -Se encogió de hombros, como si no le importara, como si no le doliera. -Así que supongo que me ayudó a empezar a cerrar el capítulo de Lily. -Dijo empezar porque el camino que le esperaba desde ahí era largo y costoso.

Enarcó una ceja, ofendido, al ver como Remus detenía su discurso por temor a que él ¿Se enfadara? ¿Se pusiera triste? No se consideraba tan mal amigo. -Remus, quiero escucharlo. Quiero que me digas cómo te sientes, y si Aneeta te hace bien y sois felices, yo no podré alegrarme más por vosotros. No me trates como si fuera a ponerme a llorar porque el mundo continua. Sé que no soy el centro del mundo. Sólo me haría desgraciado que tu lo fueras. -Suspiró, porque aunque le enfadaba que hubiera cambiado de tema no iba a hacer de menos su librería. -Vaya, ese trabajo realmente te pega mucho. Aunque no más que el de ser profesor en realidad , estoy seguro que serías el mejor profesor del mundo.
avatar
Mensajes : 605
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: With a Little Help From My Friends — James Potter

Mensaje por Remus J. Lupin el Mar Nov 15, 2016 10:06 am

"Obviamente, Remus". No era la primera vez que el ex-prefecto sentía como lo vestían con el traje de superhéroe. El Super Capitán Obvio.
— ¡Claro que no! — exclamó de forma exagerada, incluso fingiendo ofenderse ante tal acusación — Bueno, quizás hubiese gastado un poco... ¡No todo! Creo... — suspiró resignado, haciendo un puchero como un alumno de primer año, y ligeramente molesto consigo mismo por no poder desmentir las afirmaciones del Merodeador.

Era fácil para Remus sentirse culpable por sus errores. Solía admitirlos, y también buscaba alguna forma de compensar por ellos. Pero en la situación en particular con James y Lily... Simplemente no había nada que pudiera hacer al respecto. Todo quedaba en manos de su amigo, enfrente suyo; y la pelirroja que consideraba prácticamente su hermana.
— También puedo entender tus acciones, James. Lo que sucedió en Salvio... Todo lo que ha pasado... Ha sido mucho. Para ti, para Lily, para todos. En realidad, todos hemos reaccionado de formas muy diferentes, y... Es entendible. Inevitable. No es algo que puedes simplemente analizar, y decidir como actuar luego. Quizás nadie actuó como debía hacerlo. Pero, creo, si me permites un pequeño momento de... egoismo e hipocresía, no podemos culparnos. Simplemente actuamos como pudimos. — no quería que sonara como una excusa, sencillamente era lo que creía ahora, luego de tocar el tema, y pensar nuevamente en todo lo sucedido.

Observó al chico de anteojos con expectativa, quizás incluso preocupación. Necesitaba saber la respuesta. No quería haber "metido la pata" en vano. A veces, incluso los errores servían para aprender cosas. De hecho, Remus creía que eran buenos maestros. Siempre dependiendo de la situación en particular, desde luego.
— No... No creo que sea tan así — su voz era casi un susurro, las palabras de James le habían pegado con fuerza, y no podía imaginarse a Lily haciendo eso. Además... Estaban hechos el uno para el otro. Ambos podían decir lo que quisieran, pero para cualquiera que viera las cosas desde afuera, era más que obvio. Y Remus, desde luego, creyendo en el amor, como había aprendido a hacer gracias a Aneeta, estaba seguro de que se solucionarían las cosas, incluso. — Yo mantendré mi optimismo.  — él, Remus Lupin. Optimista. ¿Desde cuándo? — Pero si parece haberte servido, me alegro, James.

Se llevó una mano a la frente, bajandola lentamente, cubriendo su rostro por un momento, mientras dejaba escapar un bufido para sí mismo. El quedarse callado había empeorado aún más las cosas.
— Tienes razón, Cornamenta. Lo siento. — se disculpó, dio un pequeño suspiro, y prosiguió — Aneeta simplemente me hace ver la vida de otra manera. Nunca creí que yo fuera capaz de sentir las cosas que siento, y sinceramente, mucho menos que alguien las correspondiera. Y mucho menos aún, alguien tan maravillosa como es ella. Sí me hace bien, y sí soy feliz. — cada una de sus palabras era acompañada con una de esas sonrisas de "tonto enamorado", lo sabía, pero eso no le importaba en lo más mínimo — En algún momento podrías visitarla — se le ocurrió, refiriéndose a la librería — Hay muchos títulos sobre Quidditch — "mejor profesor del mundo", sí claro. Una pequeña risa se le escapó por la sola idea, pero aún faltaba mucho para que pudiera ocupar ese lugar — Aún faltan años, pero gracias por el voto de confianza — se acomodó en su lugar, acercándose al borde del asiento, para estar más cerca de su amigo — Cuéntame de ti, James, tenemos que ponernos al día.


OFF:
Mil disculpas por la tardanza, por todos los dioses Simplemente no me salía hablar de la vida feliz de Remus
avatar
Mensajes : 729
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: With a Little Help From My Friends — James Potter

Mensaje por James C. Potter el Miér Nov 23, 2016 3:38 pm

James suspiró, pasando una mano por su cabello oscuro y revuelto en un gesto de frustración, de cansancio... Remus siempre conseguía hacerse a entender tan bien con pocas palabras... -Tienes razón, actuamos como pudimos Remus. Fue complicado para todos, fue duro para todos, para unos más que para otros, pero todos hemos terminado quemándonos con esto de la guerra. En ciertos momentos es muy difícil ser suficientemente maduro para superar tus propios sentimientos para hacer lo que debes. Y eso creo que fue lo que me pasó. Yo en ese momento... No pude superar mis propios celos. Sé que estuvo mal, que fui un egoísta pero... No pude evitarlo. No es una excusa, es la simple verdad. -Resumió, mirando fijamente sus manos, avergonzado, incapaz de mirar a su amigo. No estaba orgulloso de cómo se había comportado, pero simplemente, era como había reaccionado y no formaba parte de la racionalidad.

No le contestó porqué no tenía nada más que añadir. Simplemente no podía fingir que estaba de acuerdo con él ni tenía fuerzas para rebatir su argumento. Estaba cansado, estaba deprimido y seguir dándole vueltas al tema no le apetecía. Aquello estaba superado con creces el ánimo del joven, quién siempre había sido jovial y optimista, tenaz de los que no se rinden ante nada, pero ahora... No encontraba fuerzas, no sabía por dónde empezar a encarrilar su nueva vida, le faltaba esa determinación que le había caracterizado tantos años y que esperaba que regresara a él en algún momento. Pero de momento tenía que curarse las heridas y recomponer la sonrisa en su rostro para empezar a superar aquello.

Le sonrió, levemente al principio pero poco a poco esa sonrisa se volvió más genuina más pura, más parecida a la sonrisa de James, la que todavía no era capaz de recuperar. -Remus, siempre has sido una gran persona y te mereces que te quieran en proporción a tu bondad. Así que te auguro un futuro de amor incondicional. Yo creo que las personas recibimos lo que nos merecemos, sino, ¿qué sentido tendría este mundo? Sería triste que fuera injusto ¿no crees? -Asintió y se rió un poco al escucharlo. -Oye Remus, que también sé leer otras cosas y me gustan más cosas a parte del Quidditch, no soy tan simple. -Dijo, entre pequeñas risas. Le hacía gracia la imagen que tenía de él uno de sus mejores amigos, que aunque no era del todo desacertada, también era cierto que últimamente debido a la soledad a la que se veía un poco forzado por la partida de sus amigos, había empezado a adquirir cierto gusto por la lectura. Sobretodo por la literatura muggle, que era fascinantemente interesante. -Yo estoy seguro de que lo serás, no me cabe duda. Profesor Lupin. -Sonrió ampliamente, definitivamente sonaba bien.

-De mi poca cosa, sigo viviendo con mis padres y bueno me han contratado como buscador del Puddlemore United. Ya ves, galletitas calientes, cama hecha y quidditch, bastante como en Hogwarts ¿no crees? -Se encogió de hombros. -Soy un... Había un libro muggle que hablaba de algo así, de niños que no crecían ¿cómo se llamaba? Lo leí pero ya no me acuerdo. -Se rascó la nuca, intentando pensar pero no le venía a la mente. Hacía años de ese libro, y le había impactado aunque no lo pareciera. La idea de ser siempre jóvenes era algo que le había encantado.-¡Peter Pan! Eso.
avatar
Mensajes : 605
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: With a Little Help From My Friends — James Potter

Mensaje por Remus J. Lupin el Jue Ene 05, 2017 2:32 pm

Sonrió ligeramente. Hacía muchísimo tiempo que no podía mantener una conversación así... O simplemente una conversación, con uno de sus mejores amigos. De hecho, Los Merodeadores estaban bastante separados según comprendía. Cada uno siguiendo adelante con su propia vida... Intentando tener una, al menos. Seguramente James y él no eran los únicos con problemas.
— Me alegra que estemos, al fín, nuevamente de acuerdo en algo, Cornamenta. —  Su sonrisa se amplió un poco, antes de notar como su compañero parecía demasiado interesado en sus propias manos — Todos nos equivocamos a veces, James, es casi inevitable. No tienes que culparte al respecto. — La intención del ex-prefecto no era deprimir a su compañero, como parecía estar logrando.

Desde luego notó la falta de un comentario en respuesta a lo que decía. Pero a su vez, también, pudo notar que quizás no era el mejor de los temas. Ni el mejor momento. Y no quería entrometerse, ni insistir al respecto. Ya habría, más adelante, un mejor momento para hablar de ello. E incluso si ese momento no llegaba nunca, estaba bien. No importaba.
Sólo esperaba que dos de sus mejores amigos, pudieran solucionar las cosas entre ellos. Llevaría tiempo, desde luego, pero Remus tenía un optimismo absoluto, normalmente ajeno a su persona.

A medida que las palabras salían de su boca, la sonrisa que esbozaba el joven hombre-lobo aumentaba considerablemente. Sólo con pensar en Aneeta su pecho se inundababa de sentimientos alegres. Parecía ser víctima de las endorfinas provenientes del chocolate que siempre llevaba a mano... Pero no. Era más mucho más fuerte; y la fuente, totalmente distinta.
— Oh, veo que eres experto en Adivinación ahora, ¿Alguna otra especialidad de la que no sepa, Potter? — bromeó divertido, aunque en realidad las palabras de su amigo eran muy importantes para él, y hacían que la habitación pareciera aún más cálida de lo que ya era. No estaba de acuerdo en que la vida fuera siempre tan justa, pero decidió dejarlo pasar por esta vez — Bueno, bueno; que no lo quise decir de esa forma... De hecho, me encantaría recomendarte algunos títulos. Admito que esa es una de las mejores partes cuando los clientes vienen a comprar: que me pidan alguna recomendación.
Hizo caso omiso al "profesor Lupin" de su amigo, porque le parecía demasiado exagerado por su parte darlo como un hecho.

— Oye, oye, espera.... ¿Puddlemore United? No lo digas así como si hablaras de cuando vas a comprar al callejón Diagon. Eso es... wow... genial, James, ¡En verdad te felicito, amigo! — Era una noticia increíble, sin lugar a dudas. Aunque su amigo tenía un talento nato para ese deporte y esa posición en particular, así que no debería ser tan sorprendente — Bueno, yo seguiría viviendo con mis padres si no fuera por Aneeta, no tiene nada de malo eso. — Había varios factores por los que él y Aneeta habían decidido vivir juntos, aparte de la relación en sí —  ¿Y quién no querría vivir como en Hogwarts siempre? — Bromeó, aunque era cierto que ese colegio era un sueño hecho realidad para muchísimos magos y brujas —  ¿Los del País del Nunca Jamás? — Preguntó con curiosidad, pero se quedó callado al notar como su amigo se esforzaba por recordar — Oh, Peter Pan. — Dijo con una pequeña risa al comprender la comparación — Yo creo que es un buen comienzo para un buen futuro, no le quites mérito, amigo mío.
avatar
Mensajes : 729
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: With a Little Help From My Friends — James Potter

Mensaje por James C. Potter el Sáb Ene 14, 2017 11:22 am

James simplemente se limitó a asentir con la cabeza, como dándolela razón y dejando correr el tema. No quería repasar todos sus fallos en ese preciso momento porque simplemente no le apetecía ponerse sentimental. Había ido a ver a su amigo, a decirle de alguna manera que ya no estaba enfadado, que comprendía porque había hecho lo que había hecho y que estaba todo olvidado. Eran mejores amigos al fin y al cabo. Habían pasado por tanto juntos. Habían hecho tantas cosas el uno por el otro, y más que estaría dispuesto a hacer. No quería que todo terminara por algo estúpido que sabía que no estaba malintencionado.

-Teniendo en cuenta de que eres un hombre con novia, no me parece apropiado enseñarte mis otras habilidades. -Le guiñó un ojo, bromeando entre risas. Ese comentarío le había dejado demasiado fácil la broma que salió de sus labios. Simplemente no pudo contenerla. Asintió levemente. -Estaré encantado de que me recomiendes títulos, la verdad es que después de entrenar está bien tener algo con lo que ocupar tu mente. Es decir, el Quidditch es un esfuerzo físico y mental, pero está bien descansar físicamente y leer un rato. -Dejó la taza en la mesa.

-Ciertamente, vivir siempre en Hogwarts sería mi sueño. -Sonrió con un poco de melancolía. -Todo era muy fácil entonces, ¿no crees? -Sacudió levementela cabeza, dándole un sorbo al café para apartar esos pensamientos casi tristes de su mente. Tenía la impresión de que era el que más echaba de menos aquel castillo que tanto tiempo había sido su segundo hogar y al que ahora ya no podría regresar. Sonrió ante su comentario final y asintió, aunque en el fondo seguía pensando igual, era un poco como seguir igual con la diferencia de que ahora echaba de menos a sus amigos. El quidditch era lo que siempre había querido, y aunque en un primer momento se planteó estudiar para ser Auror, se dio cuenta de que no quería pasarse toda la vida en guerra. No le gustaba la guerra, le había quitado tantas cosas.
avatar
Mensajes : 605
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: With a Little Help From My Friends — James Potter

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.