Volver arriba

We are here again | Evelyne Dunne

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

We are here again | Evelyne Dunne

Mensaje por Míra Z. Creagh el Mar Oct 04, 2016 8:08 pm

Recuerdo del primer mensaje :

22 septiembre

Al poco tiempo de volver a Reino Unido se enteró de que una de sus alumnas predilectas, con la cual cuando acabó sus estudios en Salem siguió manteniendo un estrecho contacto, estaba también en el país por lo que decidió intentar contactar con ella. Toda la vida de la rubia se había convertido en un caos en las últimas semanas. Desde el mismo momento en el que pisó su casa en Escocia supo que nada iría bien pero no podía seguir en Estados Unidos, no al menos viviendo allí puesto que seguía siendo tutora en el Instituto de pociones. Su hermana pequeña se había ido a Bulgaria, Lisa no se estaba adaptando a tener que quedarse constantemente con sus padres y se había encontrado con Ciarán en Azkaban. La pocionera sentía que el mundo se había pues en su contra, que la atacaba por todos los flancos que veía posible y lo odiaba. Eran demasiadas cosas que afrontar por demasiados lados, por diversas razones, y todas la acababan haciendo pensar demasiado.

Sin duda la mayor preocupación de la checa era, ni más ni menos, su hija. Haberla obligado a un cambio tan radical en tan poco tiempo. Sabía que odiaba esas cosas, que llevaba un control estricto de su vida pero... todo había sido tan precipitado que, incluso, a ella misma le costaba ubicar todo en su cabeza. Pasó con cuidado el cepillo por los bucles ocres de Lisa mientras la pequeña de diez años jugaba con sus figuras de caballos por la mesa. —Te prometo que no será mucho tiempo— dijo dejando el cepillo a un lado y haciéndole una bonita trenza de espiga. No había preguntado. Solo se mostró molesta cuando le dijo que ese día saldría para ver a Evelyne. La conocía. Evelyne había sido una de las pocas personas a las que había llevado a su casa alguna vez y había conocido a Lisa por lo que la pequeña, en cierto modo, estaba acostumbrada a ella. era triste que estuviera más acostumbrada a ella que a sus abuelos. —La próxima vez le diré que venga a casa, seguro que se alegra de verte—. Esbozó una pequeña sonrisa mientras le tendía la mano a la espera de que la cogiera y pudieran irse a casa de sus padres para dejarla con ellos durante las horas que estuviera fuera.

Se encontraba como si se tratara de su primer día de clase en Hogwarts. Recordaba con exactitud la elección de su varita, la compra de su primera mascota pero, sobre todo, recordaba cuando entró a la tienda de pociones. Hacía muchos años que no había pisado aquel lugar y se le hizo ruidoso y a la vez tranquilo. Los días de ajetreo con las compras para el nuevo curso habían pasado, ya todos estaban luciendo sus túnicas de cada casa y... aprendiendo. Una sonrisa se prendió de los labios de la checa que caminaba en dirección a una de las tiendas. Observó los calderos, las básculas de peso. Otra de las partes que odiaba de volver a estar allí era la ingente cantidad de recuerdos que bombardeaban su mente a cada paso. Era mucho más fácil tenerlo todo bajo control cuando estaban lejos de ella. Subió la cremallera de su chaqueta hasta la mitad de su cuerpo cuando le recorrió un escalofrío. Había quedado con Evelyne frente a la puerta de la tienda por lo que allí la esperaría porque, de igual modo, nunca se cansaría de estar frente a ella.
avatar
Mensajes : 297
Instructores

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: We are here again | Evelyne Dunne

Mensaje por Míra Z. Creagh el Mar Nov 15, 2016 4:52 pm

La checa no poseía animadversión hacia el mundo del Quidditch, pero nunca había sido algo que le gustara del todo. Sus clases de vuelo eran ridículas puesto que  no conseguía alzarse del suelo lo estrictamente necesario para poder aprobar las clases. Se cansaba demasiado y su equilibrio era lo suficientemente malo como para estar más tiempo tiraba en el suelo queriendo morirse que sentada sobre aquellas incómodas escobas. ¿Que frecuentaba los partidos y los entrenamientos de los equipos de Quidditch? No lo podía negar. Lo había hecho en muchas ocasiones cuando iba a Hogwarts y no tenía nada mejor que hacer que observar a los jugadores volar de un lado para otro. En cierta medida los envidiaba porque se debían de sentir realmente libres allí arriba… pero a la vez le daba un vértigo infinito pensarse subida en una escoba y sin la seguridad de tierra firme bajo sus pies.

Y por aquella razón era la primera vez que pisaba el interior de la tienda de equipamiento. En varias ocasiones frecuentó el exterior, curioseando las escobas nuevas, los baúles con cenefas llamativas, las diminutas cajitas donde se podía vislumbrar alguna snitch dorada. Le gustaba verlo. Pero solamente verlo, a la hora de practicar prefería que ni le mencionaran hacerlo porque su cabeza empezaba a dar vueltas con la mera idea. Acarició un expositor después de hablar pero no pasó de inadvertida la reacción de su amiga; la cual la observó fijamente, con aquella mirada que le daba a entender que no se había dado por contenta tras los comentarios de la checa y que no dejaría pasar la ocasión de preguntarle por mucho que ella le dijera que no era algo importante. Su mano terminó de pasearse por el expositor, notando la suavidad y lo ‘resbaladizo’ de la superficie al tener barniz.

No pudo evitar reír meneando la cabeza. Sin duda tenían demasiadas cosas en común, y cada día parecía que una más se sumaba a la lista. Conocía de la poca maestría de Evelyne montando en escoba, aunque no llegaba a ser tan catastrófica como ella, pero también de lo bien que se le daba a Thomas. Lo siguiente le hizo rodar los ojos. —Si te comportas puede que hablemos de ello mientras nos tomamos algo— dijo entre risas. Aún recordaba aquel tiempo en el que la checa era su tutora y la animaba con aquel tipo de comentarios sobre algo que harían si le entregaba un buen trabajo o realizaba bien una poción a la primera; aunque lo cierto es que la rubia no precisaba de aquello alicientes para hacerlo.

La observó con cierta ternura en su mirar hasta que avanzó hasta ella y le dio un abrazo. Antaño la checa siempre daba abrazos, parecía que buscaba constantemente el contacto con las personas que realmente apreciaba, pero aquel tipo de gestos se habían ido desintegrando con el paso de los años y la soledad a la que se había sometido ella misma en Estados Unidos. Acarició con una mano el cabello ondulado de Evelyne antes de separarse de ella y obligarla a mirarla, con una mirada dulce y comprensiva en su rostro. —Y estarían orgullosos de todo lo que has conseguido, de lo bien que has cuidado a Thomas y… bueno, de la persona en la que te has convertido, Eve—. Sus palabras sonaron como la de una madre orgullosa con su hija, lo cierto es que, en cierto modo, Evelyne se había convertido casi en su hija, una persona a la que ‘acogió’, junto con Thomas, en su vida e intentó cuidar en todo lo que estaba cerca de su mano y sabía que la rubia merecía lo mejor del mundo; lo último que quería ver era una mirada triste en aquellos azules ojos así que le desordenó levemente el pelo antes de encaminarse hacia la caja donde pagar la escoba y unos guantes que acababa de adquirir  por el cumpleaños de Thomas. —El primero sin celebrarlo todos juntos… se hará raro— comentó entonces la checa a la par que ella encogía los objetos para guardarlos en su bolso.

Meneó la cabeza con gesto divertido en sus labios cuando abrieron la puerta y el frío del exterior las volvía a golpear. —¡A por esa cerveza!— dijo también la checa para seguirle la corriente mientras sonreía medianamente. La energía y la alegría de Evelyne siempre la había contagiado, la había sacado de más pozos de los que la rubia sospechaba con solo la vitalidad que le proporcionaba su presencia. Empujó la puerta del local e hizo un gesto para que entrara delante. —Las jóvenes primero— bromeó mirándola entrar y cerrando la puerta cuando ambas pocioneras hubieron estado dentro.
avatar
Mensajes : 297
Instructores

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We are here again | Evelyne Dunne

Mensaje por Evelyne Dunne el Vie Nov 18, 2016 1:28 am

El cálido tacto de los brazos de Míra rodeándola, la sobresalto sutilmente ante la sorpresa de su abrazo. Se tensó automáticamente en un comienzo antes de que su cuerpo comenzar a relajarse a la par que una sonrisa sincera se apoderaba de sus labios. Descendió su mirada, permitiéndose el disfrutar del agradable refugio que significaba para ella aquella cercanía, mientras el mar de recuerdos de situaciones similares se asentaba en su mente. Siempre, sin importar el momento, un simple abrazo de la checa lograba calmarla, inundando su pecho de una paz infinita que adoraba en extremo.

Quiso extender sus brazos y estrecharla con fuerza y delicadeza, pero no pudo puesto tan rápido y sorpresivamente como se le había aproximado, Míra culmino con el abrazo observándola, expresando palabras que la dejaron sin aliento, su pecho se sobrecogió mientras sus ojos se abrían confundidos ante sus vocablos, denotándose un brillo inusual en estos, ¿sus padres estaban orgullosos de ella? Eso era algo que jamás sabría y que siempre gustaría de suponer, siempre había querido creer que había hecho todo lo posible por lograrlo, pero una cosa muy diferente era querer auto convencerse de eso y otra era escuchar sus mayores deseos pronunciados por alguien a quien admiraba de semejante manera. Descendió una vez más su mirada sin poder sostener la determinación que reflejaban los ojos de la rubia, no se sentía realmente merecedora de palabras así, tal vez podría haber hecho las cosas algo diferentes, se había equivocado en muchas cosas y a tropezones y caídas horribles había podido llegar a donde estaba, pero ¿era realmente un logro? ¿Acaso no había hecho lo mínimo que se esperaba de ella? No podía esperar una celebración por cuidar de su hermano, y tampoco lo deseaba, para ella había sido un privilegio ver crecer a su hermano y todas las penurias o buenos momentos que habían pasado no las cambiaría por nada, por mucho que extrañara a sus padres, no se arrepentía del camino que había tenido que tomar.

Libero un efímero suspiro al tiempo que cerraba sus ojos, intentando contener el tenue mar de emociones que se había desarrollado en ella, para luego observar a la mujer frente a ella y sonreírle con gratitud sincera. Asintió en silencio sin ser capaz de decir nada al respecto, puesto sabía que, si llegaba a mencionar a sus padres o tomar el tema en aquel preciso instante, su voz se quebraría sutilmente, y no era algo que deseara. El recuerdo de sus padres siempre le hacia sonreír, y no anhelaba cambiar aquello, no en el momento en que compraba el regalo de su hermano, no frente a Míra, no aquel día.

- Será extraño a decir verdad… -Musito mientras asentía, aquel sería el primer año en que no celebrarían los cuatro juntos desde que se habían conocido, y eso le creaba un cierto vacío pesado en el pecho- Tal vez podrían acompañarme a ver a Thomas aquel día… -Susurro sonriente mientras pagaba todo y lo guardaba con rapidez en su bolsa, sonriéndole en agradecimiento al dependiente del lugar.

Rio divertida ante la emoción que su acompañante demostró ante la cerveza, a lo que la siguió entre risas, estremeciéndose sutilmente ante el cambio de temperatura- Una cerveza suena excelente en este momento… -Aceptó, colgándose del brazo de Míra de manera juguetona mientras caminaban, haciendo comentarios absurdos e intrascendentales sobre lo que se le viniera a la cabeza, llegando a señalar una nube de manera casi infantil comentándole que se asemejaba a la cabeza de uno de sus profesores de Salem, casi en un murmullo secreto antes de liberar una sonora pero encantadora carcajada al observar como la checa abría la puerta, casi caballerosamente, permitiéndole entrar- Oh es usted muy amable, S-e-ñ-o-r-a Creagh… -Le respondió con seriedad, haciendo hincapié en la palabra, antes de sonreírle de manera traviesa y entrar con rapidez para así evitar la reprimenda, tomando asiento en una mesa alejada y observándola divertida.

Realmente la había extrañado.
avatar
Ideologies separate us. Dreams and anguish bring us together.
Mensajes : 271
Instructores

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We are here again | Evelyne Dunne

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.