Volver arriba

A Gryffindor Always Pays his Debts — Alric Dahl [FB]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A Gryffindor Always Pays his Debts — Alric Dahl [FB]

Mensaje por Remus J. Lupin el Dom Oct 02, 2016 3:15 pm

Una residencia muggle, en un barrio muggle. Repleto de muggles. Bonito lugar. Excepto que hacía tiempo que Remus no se movilizaba al estilo no-mágico. ¿La última vez había sido para ir a aquel recital junto a Aneeta? Aunque en realidad, era algo que nunca se olvidaba, como andar en bicicleta.
Simplemente no podía aparecerse sin más en el medio del vecindario, sobretodo teniendo en cuenta que no estaba demasiado familiarizado con el terreno. Tuvo que conformarse con hacer uso de los autobuses normales para llegar a su destino.

Sería la primera vez que pisara la casa de Alric Dahl. Sin lugar a dudas, habría preferido mejores circunstancias, ya que las respectivas chicas en la vida de los jovenes magos, no pasaban sus mejores momentos. Los ex-compañeros Gryffindor se debían una charla. Se debían hablar de hombre a hombre desde hace mucho, posiblemente desde la Batalla de Salvio, pero fue durante el Memorial hacia los Caídos cuando Remus decidió que era hora de darle lugar a dicha conversación.
En pocas palabras, el licántropo le debía una al joven empresario, y un Gryffindor siempre paga sus deudas. Quizás, después de todo, él mismo también era más Gryffindor de lo que creía.

Seguramente el tema principal sería precisamente el mismo que el ex-prefecto intentaba evitar desde hacía tiempo: su amiga, Alice. No le agradaba la idea, pero él era consciente que tendría que hablarlo con alguien tarde o temprano. Y, en realidad, Alric tenía bastante derecho a ser ese "alguien".

El dueño de la casa ya sabía que recibiría visitas, así que no fue ninguna sorpresa que la puerta no tardara demasiado en abrirse.
— Bonito lugar, Alric. Nunca imaginé que vivirías en un lugar así. — Estrechó la mano del mago unos años más joven que él, pero esperó a que lo invitara a entrar antes de hacerlo. Los hombres-lobo podían entrar a lugares sin invitación, sí, no sucedía como con los vampiros de leyenda, era sólo parte de la personalidad de Remus. — Bueno, aquí me tienes... — Señaló lo ya obvio con resignación, mientras seguía los pasos de su anfitrión hacia dentro de la casa. — Por cierto... Creo que ya te lo he dicho, pero , gracias. Ya sabes porqué.


Última edición por Remus J. Lupin el Sáb Oct 08, 2016 6:12 am, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 729
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Gryffindor Always Pays his Debts — Alric Dahl [FB]

Mensaje por Alric Dahl el Lun Oct 03, 2016 2:13 pm

Alric mantuvo los ojos cerrados tras despertarse, el rostro de su tío todavía fresco en su memoria. Percibía un rayo de luz filtrándose a través de la cortina, y emitió un gruñido sordo antes de darse la vuelta. No había bebido (no había salido desde el día del Memorial salvo para visitar a Alice, demasiado ocupado en perder el tiempo encerrado en una casa cuyo constante silencio lo ahogaba en una marea de recuerdos), pero por alguna razón le dolía la cabeza. Tenía un martilleo constante en el lateral—Pum Pum Pum—que ni las pastillas muggles habían conseguido erradicar.

Tampoco se había molestado en probar otros métodos, siendo honesto.

Alric acompasó las constantes pulsaciones de su cabeza con su respiración, y alcanzó un cierto grado de relajación. Estaban bien, así, tirado sin hacer nada fingiendo que no se había convertido en el Grimm de su propia familia. Cuanto mayor era el dolor de cabeza, más sencillo le era ignorar los susurros acusadores en el fondo de su mente.

—Mierda.—murmuró de pronto, su voz ahogada contra la almohada.—Remus.—tomó aire, lo contuvo unos segundos, lo dejó escapar en una parodia de un suspiro. Alric se movió por la casa casi como un autómata, movido únicamente por la fuerza que le otorgaba el pensar en Alice y lo mucho que necesitaba apoyo emocional en ese momento (y definitivamente no se planteó nada respecto a su enfado hacia el mundo en general mientras lo hacía).

La puerta sonó a la hora esperada. Saludó a su antiguo Prefecto y lo llevó por la casa hasta la sala de estar, donde dudó antes de sacar un par de vasos y una botella de whisky muggle.

—¿Dónde creías que viviría? ¿Bajo un puente?—le dijo al Gryffindor, tendiéndole el vaso.—Olvídalo.—añadió a su último comentario, restándole importancia con un movimiento de la mano. Le debía mucho a Aneeta. Pese a todo lo que había pasado.—¿Cómo está?—mantuvo la mirada clavada en su vaso al decirlo.
avatar
Mensajes : 660
Hogwarts

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Gryffindor Always Pays his Debts — Alric Dahl [FB]

Mensaje por Remus J. Lupin el Lun Oct 03, 2016 3:47 pm

El primer pensamiento que se cruzó por la cabeza del licántropo al poner los pies en casa de su amigo... Sí, llamémoslo "amigo"; no es un término que Remus soliera usar a la ligera, pero en realidad, le parecía adecuado para el pequeño Gryffindor. El primer pensamiento fue qué tan lúgubre se veía... No, se sentía aquel lugar. Nada demasiado específico obviando el silencio. Quizás era una casa normal para muchos, pero el ex-prefecto la notaba desprovista de vida. Sólo un sentimiento, de esos que no puedes expresar con palabras.

Observó como el dueño del lugar llenaba dos vasos de whisky. Oh, era muggle y no de fuego. Tenía sentido, teniendo en cuenta dónde se encontraban. Fijó su atención en la botella, sólo por mera curiosidad, puesto que no era un área en la que tuviera demasiados conocimientos.

— ¿Bebes esto a cualquier hora? — Preguntó mientras le quitaba el vaso ofrecido de la mano — No, lo siento, no es asunto mío.  — Se retractó rápidamente, mientras inspeccionaba su bebida, como si intentara leer el futuro en ella. Obvió la pregunta retórica de su compañero, y dio un suspiro casi exagerado. — Ya veo. Tiene sentido que haya sido por Aneeta, dado que no sólo se conocen desde hace tiempo sino que... Bueno, el casino, ya sabes. Pero en ese caso te lo agradezco aún más, lo considero un pequeño favor hacia mí. — Sorbió un trago de su vaso, el líquido prácticamente quemando su garganta — Disculpa mi ignorancia, pero, ¿No se supone que esto lleva normalmente hielo? — Negó con la cabeza, como alejando la pregunta recién hecha de la conversación — Mentiría si te dijera que Aneeta está bien. Está... tan bien como puede estar, al menos. Intento ayudar con eso, de la forma que pueda. Podrías preguntárselo directamente a ella, ¿Sabes? — Dejó el vaso a un lado momentáneamente.

No quería juzgar a Alric. No estaba en ninguna posición para hacerlo. Si quería evitar a Aneeta, estaba en su derecho, por más que al ex-prefecto no le gustara la idea. Después de todo, ¿Desde hacía cuánto que Merodeador no veía a la metamorfomaga? Aneeta estaba pasando por un momento difícil, todos sabían eso, pero si alguien no quería acompañarla, eso no cambiaría el hecho de que él mismo no se fuera a despegar de su lado.
Observó al joven león enfrente suyo por un momento. Quizás algunos podrían enumerar los defectos de Alric Dahl, pero Remus lo aceptaba como un Gryffindor verdadero, y con los eventos que sucedieron desde el día de la batalla de Salvio... Sí, lo respetaba. Esa era la palabra.

— Oye... — Comenzó en voz baja, mientras desviaba la mirada del otro Gryffindor. No estaba seguro de querer preguntar, y se tomó unos momentos, mientras recorría la casa con los ojos a falta de algo mejor que hacer. Tragó saliva, y luego de un nuevo suspiro, dijo el nombre — Alice... — No formuló la pregunta, no hacía falta. Lo cual era bueno, porque le habría costado hacerlo. Sí, era él mismo quien había decidido alejarse de la pequeña Ravenclaw, y aún seguía creyendo que era la decisión correcta, pero... Se sentía culpable. Desde el primer día.
avatar
Mensajes : 729
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Gryffindor Always Pays his Debts — Alric Dahl [FB]

Mensaje por Alric Dahl el Lun Oct 03, 2016 5:38 pm

Estuvo a punto de responder con un << no >> simple y seco, cortante, carente de cualquier rasgo de empatía. Pero Remus se retractó casi al segundo de haber abierto la boca, y Alric optó por dejarlo estar. El dolor de cabeza latente lo distrajo el tiempo suficiente para no empezar una pelea que ninguno de ellos querría tener.—¿Hielo?—replicó en vez de todos los sarcasmos que se habían amontonado en la punta de su lengua.—Sí, si quieres arruinar el sabor del whisky. Pruébalo así, hazme caso.—y para enfatizar aún más su punto dio un largo trago al vaso. El alcohol le raspó la garganta con más fuerza de lo habitual (y no se permitió pensar en la colección de la alacena de su padre). Alric asintió a las palabras del adulto, y apenas se inmutó ante su leve increpación.—No quiero volver a imponerme en su familia.—fue su única respuesta. Mantuvo el silencio durante esos instantes, hasta que Remus finalmente lo rompió con el asunto que lo había llevado hasta su casa.

Lo había invitado precisamente para increparlo al respecto, pero aún así fue como si el nombre le golpease de lleno en el estómago. Tomó aire.—Sigue en San Mungo.—mantuvo la mirada clavada en el vaso, concentrado en las leves ondas que percibía por el movimiento de su brazo. << Dijo que me amaba >> pensó pero fue incapaz de convertir en una oración coherente. Las palabras se quedaron atascadas a medio camino entre su boca y su cerebro, en una lucha interna por escapar al exterior que culminó en un simple suspiro, cargado de tanto significado como cobardía.—No me deja rozarla, dice que se siente incómoda, que necesita espacio. A veces llora.—lo musitó más para sí mismo que para su invitado, olvidando por un instante su presencia ante la fuerza del recuerdo de aquella primera visita al hospital mágico.—Nadie más ha ido a verla.—el muchacho posó el vaso sobre la mesita de madera que se encontraba frente al sofá, tenso, irritado, molesto con la injusticia constante en que se había convertido su mundo.—Remus.—dijo, y alzó la mirada para posarla en los ojos de su antiguo compañero.—Mírame.—hizo un gesto amplio en referencia a todo lo que los rodeaba: la casa, el alcohol, el vaso medio vacío sin un hielo en su interior.—No puedo ser su apoyo por mucho que quiera. Y…—un coche pitó en el exterior, varias veces, constante y furioso. Hubo un grito, un par de insultos, y luego el silencio de nuevo. Alric dejó caer la cabeza encima de una de sus manos, suspiró, con los ojos cerrados.—…no sé qué hacer.—lo que podía aplicarse a todos los ámbitos de su vida, pero era especialmente cierto para con Alice, y Aneeta, y Nad, y Dorcas. Y todo lo que sentía se encontraba fuera de su control.
avatar
Mensajes : 660
Hogwarts

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Gryffindor Always Pays his Debts — Alric Dahl [FB]

Mensaje por Remus J. Lupin el Mar Oct 04, 2016 10:29 am

Touché. Desde luego él no era la persona indicada para mantener dos segundos de una conversación relacionada a alcohol con Alric Dahl. Tendría que hacer una nota mental al respecto y guardarla en alguna parte siempre al alcance de su memoria, para no volver a mencionar el tema en un futuro cercano. Sólo asintió con la cabeza en señal de que aceptaba el punto del Gryffindor.
— Sé que no soy el indicado, y no quiero sonar como un hipócrita... — Sacudió ligeramente su vaso, concentrado en el mismo como si la bebida imitando las olas del mar dentro fueran el espectáculo más asombroso e hipnótico posible — Aneeta necesita de sus amigos. — No pudo evitarlo. Por más que lo intentó, tenía que decírselo. No, no tenía ningún derecho de reclamarle a Alric. Ninguno. Pero le parecía un poco cruel. No eran las mismas circunstancias que las propias con... No era lo mismo. Y además, quizás Aneeta no era la única que necesitaba de eso — De hecho... Creo que a ninguno de ustedes dos le vendría mal ver al otro, ¿Sabes? — Comentó antes de dejar el vaso en un segundo plano — Nunca creí que diría eso, que extraña es la vida. — Agregó en un intento de alivianar el ambiente.

¿Cómo era posible que tan escasas palabras lo golpearan tan duro? Cuatro palabras, tan simple como eso, pero que conllevaban el peso de muchas más junto con ellas. Una parte de él estaba esperando a que el joven mago enfrente suyo le echara en cara el hecho de nunca haberla visitado, o que nunca se hubiera ofrecido a ayudar en caso de ser necesario, podía reclamarle tantas cosas. Y no lo hacía. Le dolía la falta de tales reclamos, lo hacía sentir incluso más culpable.
Remus simplemente se había distanciado, y si bien su mente estaba de acuerdo en que ese era el paso lógico a seguir, su corazón era presionado por un puño y la culpa lo embargaba cada vez que pensaba en la metamorfomaga. El ex-prefecto se había escondido en su propio dolor y culpa, anteponiéndolo ante cualquier posible sentimiendo de los demás. Inusualmente egoísta de su parte, y aún así...
— Es... difícil, Alric. Los dos sabemos por lo que Alice ha pasado. Debes ser paciente... — "A veces llora"... No quería imaginarse lo doloroso de estar encerrado entre cuatro paredes con la pequeña Ravenclaw, y no poder hacer nada para evitar su llanto. Imágenes recientes de Aneeta llorando asaltaban su mente como la más cercana comparación posible. Impotencia, tristeza, dolor, y un enojo consigo mismo los únicos sentimientos posibles. — ¿Qué más puedes decirme? ¿Ha mencionado por su cuenta lo sucedido en Salvio? — Hizo silencio por unos momentos, antes de formular la siguiente pregunta — ¿Me mencionó en algún momento? No creas que no me siento culpable, pero quiero que sepas, que tengo mis razones para no haber ido...
Miró directamente al chico enfrente suyo. Era un chico, después de todo. Joven aún. A veces era fácil olvidar eso cuando se trataba de Alric. Observó, todo a lo que hacía referencia con un simple gesto, y escuchó sus palabras en silencio.
Era algo que el hombre-lobo no se había puesto a pensar detenidamente. Era algo tan obvio, tan a la vista, tan palpable; que se merecía un golpe en la cara por no haberlo notado antes. Aneeta y Alice no eran las únicas que lo estaban pasando mal. Desde luego, quizás eran ellas las que se llevaban la peor parte... Pero el chico enfrente suyo... Quizás la razón, era que en ningún momento se había tomado la molestia de ver el dolor del único dueño masculino del Ynis Afallach con sus propios ojos. No se había equivocado con su comentario de hacía unos momentos, Alric también necesitaba de un amigo.

— No te estás valorando como deberías. Tu incertidumbre es normal — Entendible, palpable, contagiosa — No podemos tener respuestas a todo. No tienes qué. — Fijó los ojos en su ex-compañero de Casa — Alric... — Mencionó su nombre para capturar su atención, para que le devolviera la mirada, y supiera que estaba hablando con la mayor sinceridad — Déjame decirte algo. Es obvio que tienes más problemas que sólo lo relacionado con Alice. Y no quiero entrometerme donde no me llamas, pero... Podría... — ¿Podría? ¿En verdad lo haría? Su corazón se encongía sólo de imaginar estar frente a Alice de nuevo. — Podría ayudarte en lo que me fuera posible. — Se refería principalmente a Alice, pero también a cualquier cosa en general, no le molestaría darle una mano a su compañero león. — Independientemente de que yo... de que yo hable con Alice... Ella te necesita a tí, ¿En verdad crees que no estás a la altura? — Recuperó su bebida abandonada hace unos momentos, y la bebió de una sola vez. "Fondo blanco", ¿Verdad? Y depositó el vaso ahora vacío sonoramente sobre la mesita enfrente suyo. — No soy bueno para estas cosas... Lo que quiero decir, es que Alice te necesita a tí. A ti. Y si tú necesitas a alguien, ya sabes.
avatar
Mensajes : 729
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A Gryffindor Always Pays his Debts — Alric Dahl [FB]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.