Pyjama Party || Ricky Over

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pyjama Party || Ricky Over

Mensaje por Catrina S. Creagh el Sáb Oct 01, 2016 6:29 pm

La muchacha, empapada de cabeza a pies, se cubrió la cabeza con un periódico en una lengua que no lograba entender todavía y corrió hasta la puerta de la residencia. Era un intento bastante fallido de protegerse de la lluvia que caía de forma casi violenta, acompañada además por un viento hostil que poco ayudaba a todo eso, consiguió llegar al cobertizo que protegía la entrada del que se había convertido en su segundo hogar. La verdad es que, pese a ser medio escocesa y conocer de sobra los climas lluviosos, todavía no se acostumbraba a las lluvias que parecían acechar su nuevo hogar de estudio esa semana. Y la verdad es que no terminaba de gustarle. Tiró el periódico mojado dentro de una papelera que le quedaba cerca y abrió la puerta de la residencia, tiritando. Se frotó los brazos y miró a su alrededor antes de dirigirse hacia el cuarto que le habían asignado tras el desastre en el Reino Unido.

Cuando llegó se quedó mirando durante unos segundos la puerta que tenía al lado, donde dormía uno de sus compañeros, pero el frío hizo que terminara por meterse dentro de su habitación. Allí se dio una ducha caliente, dejando que el frío saliera de su cuerpo, y al terminar se secó el pelo en seguida, por falta de ganas de pillar un catarro que la hiciera ser un moco andante durante tres semanas seguidas. Se vistió de forma sencilla, con algo que no era un pijama pero poco le faltaba para ser considerado como tal, y se puso una sudadera por encima antes de salir de su cuarto y plantarse delante de la puerta de su vecino.

Tomó una bocanada de aire antes de llamar a la puerta del chico. Necesitaba hablar con alguien que no pronunciara una de sus lenguas madre como si tuviera una patata hervida en la boca, necesitaba la compañía de alguien de casa y, siendo sinceros, él le gustaba, se le veía buen tío, y ella estaba segura de que el hecho de estar lejos del sitio de origen unía a la gente, así que no dudó más y llamó a la puerta de su vecino con los nudillos de los dedos.
avatar
Mensajes : 148
Académicos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pyjama Party || Ricky Over

Mensaje por Ricky M. Over el Dom Oct 02, 2016 4:55 am

Últimamente, el agotamiento acompañaba a Ricky allá donde fuera. Cada día que transcurría, los entrenamientos se volvían más duros e intensivos, los instructores querían demostrar que la academia búlgara no estaba hecha para cualquiera. Como si el adiestramiento obligatorio no resultase suficiente esfuerzo, el francés se dedicaba a seguir entrenando en su tiempo libre para así rellenar el hueco que su nula vida social había dejado. Estando en un país extraño se relacionaba poco, de vez en cuando charlaba con el búlgaro o con alguno de los compañeros que asistieron también a la universidad mágica antes de que terminase reducida a escombros.

Aquel día lluvioso, el francés decidió ser un poco egoísta y tomarse un merecido descanso. Se ausentó durante las lecciones por primera vez desde que se anotó en la academia y se enclaustró en la comodidad de su habitación. Cubierto con ropa cálida y holgada, con una taza entre las manos y sentado junto a la ventana, se dedicó a observar como la lluvia caía y repiqueteaba contra el cristal. Pensaba en Londres, en el ministerio, en lo triste que le resultaba ser incapaz de celebrar el final de la guerra debido a las reformas que el nuevo ministro estaba implementando. También pensaba en su querido padre, tan lejos de él, se preguntaba cuánto habría cambiado su progenitor durante los cuatro años que habían pasado desde su último encuentro. Y por último, pensaba también en su nuevo amigo, y ese era el único pensamiento que no le sumía en un profundo desasosiego. Tenían sus diferencias, pero no tan graves como lo mentado anteriormente.

Nudillos contra madera interrumpieron su ensimismamiento. Dejó de contemplar el agitado clima para dirigirse a la puerta, intrigado por la identidad del visitante. Sonrió al toparse con los ojos de su vecina, una chica que conocía desde hacía bastante tiempo y que le recordaba a tiempos en los que era feliz.—Hola guapa— Saludó, sin disimular su sorpresa, nunca esperaba visita.—¿Cómo estás? Me alegro de verte— Se hizo a un lado, dejando la entrada a su disposición.—¡Pasa dentro! Estaba bebiendo zumo de calabaza, imagino que querrás un poco.—Ofreció, procurando ser un buen anfitrión. No obstante, su habitación no colaboraba en ofrecer un buen recibimiento, el desorden general demostraba lo improbable que resultaba la posibilidad de una visita.—Siéntate mujer, puedes sentarte donde quieras. En el sofá, o en el suelo, o en las sillas, o en la cama—Enumeró con cierta alegría novedosa, era el efecto que la escocesa solía provocarle.
avatar
Mensajes : 8426
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pyjama Party || Ricky Over

Mensaje por Catrina S. Creagh el Dom Oct 02, 2016 3:36 pm

Durante unos segundos que se le hicieron eternos, Catrina tuvo miedo de que su vecino no le abriera la puerta. Y sería perfectamente comprensible, es decir, era un lugar nuevo y, a veces, la gente prefería la soledad para reflexionar o centrarse en una nostalgia, a su ver, muy poco productiva. No era el caso de la rubia, por supuesto, a ella la enervaba pensar en el pasado. Ya lo había hecho suficiente durante sus años de adolescencia y la cosa no había salido bien, así que, ¿para qué? Estaba en un lugar nuevo, sí, y echaba algo de menos la vida que había tenido en los años anteriores, pero no quería que eso la condicionara hasta el punto de aislarse como alguno de sus antiguos compañeros había hecho.

Por alivio para ella, la puerta se abrió, mostrando a un sonriente Ricky al otro lado. Y parecía entre sorprendido y contento de verla, cosa que alivió todavía más a la rubia, que entró en la habitación ajena ante el gesto de su compañero —¡Gracias!— exclamó, contenta, mirando a su alrededor, estudiando por encima el cuarto de su vecino. Volvió la mirada hacia los ojos de él cuando oyó que le ofrecía zumo de calabaza —Oh, ¿zumo?— preguntó, con una sonrisa en los labios —. Me apetece, me apetece mucho— asintió con la cabeza.

Y tal vez le apeteciera más ese sencillo gesto de simpatía y acogida hacia ella que el zumo, pero ambas cosas fueron bienvenidas por la rubia. Se relamió los labios, un gesto que aparecía en ella cuando le entraba la curiosidad, mientras se dirigía a la cama del chico, donde se sentó con una sonrisa algo tímida —Yo también me alegro de verte— habló finalmente, tras acomodarse a los pies de la cama —, necesitaba tomarme un descanso. ¿Tú cómo estás? No te he visto en todo el día, ¿qué has hecho hoy?— inquirió con su cálida sonrisa. Notó algo de frío de nuevo, y algo en su interior le dijo que había pillado un buen catarro por culpa del frío y la lluvia de antes. Con cierta timidez cogió una manta que tenía doblada encima de la cama Ricky y, tiritando, se envolvió con ella.
avatar
Mensajes : 148
Académicos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pyjama Party || Ricky Over

Mensaje por Ricky M. Over el Miér Oct 05, 2016 5:06 am

Abandonó su taza en la superficie sólida más cercana a él y se hizo con otra para servir a su huésped. Le tendió el recipiente una vez estuvo a rebosar de zumo de calabaza refrescante. La estación del año era indiferente, según Ricky un buen zumo de calabaza siempre debía estar fresco.—Aquí tienes—Dijo amable, contento por la inesperada visita. El francés se paseó por el cuarto, intentando mientras peinar hacia atrás su alborotado cabello castaño, en vano.—Estoy bien, pero también necesitaba tomarme un descanso— Explicó despreocupado, procurando sonar creíble. Al menos media frase era verdad.—Tengo agujetas en sitios que desconocía tener. Tengo agujetas en mis agujetas— La mayoría de ejercicios implicaban mover la varita más que el resto del cuerpo, mas cuando estos salían mal era cuando tenían lugar los accidentes que implicaban malestar físico. También alguno de sus instructores se empeñaba en dejar claro que para convertirse en auror también era necesario estar en forma. Menos si trabajabas para el ministerio británico, claramente, entonces tu terreno de trabajo no se extendía más allá de la oficina.

El gesto de la manta no pasó inadvertido, la joven tenía frío, lógico. El francés estuvo tan abstraído en su meditación que permitió que el fuego se consumiera. Apuntó con la varita hacia la chimenea y avivó las llamas sin necesidad de articular palabra. El fuego recobró su tamaño original y tiñó la habitación con su tono cálido anaranjado.

Tomó asiento sobre su cama, junto a la escocesa. El fuego crepitaba junto a ellos, en cuestión de segundos la pequeña habitación se tornó cálida nuevamente. Tras un escaso silencio, el francés habló.—Estamos en una situación muy romántica ¿verdad? Aquí solos en mi cama con la habitación encendida, la lluvia cayendo fuera..—Ladeó una sonrisa que pretendió ser coqueta, y fracasó en el intento.—¡Oh, perfecto!— Exclamó al girarse hacia Catrina y fijarse detenidamente en su aspecto.—Tienes un mechón de pelo suelto, como buen galán de película ahora tengo que apartártelo.—Citó, y con sumo cuidado le recolocó el mechón de pelo rubio tras la oreja.—Y ahora bostezaré—Anunció, acto seguido su boca compuso un bostezo más que creíble, entretanto estiró el brazo izquierdo con descaro y lo pasó sobre los hombros ajenos.—¿Crees que lo he hecho bien? Creo que he estado bastante bien—Afirmó orgulloso, abandonada ya la entonación de galantería antes empleada.—¿Qué nota me pones?
avatar
Mensajes : 8426
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pyjama Party || Ricky Over

Mensaje por Catrina S. Creagh el Mar Oct 11, 2016 5:38 pm

Catrina alargó los brazos para tomar entre sus manos la taza de zumo que le ofrecía su anfitrión. Notó un escalofrío por todo el cuerpo al darse cuenta de que estaba frío, pero no le importó. Le gustaba más así, siempre le había gustado más así. Tomó, pues, un sorbo del zumo que se le hizo delicioso y le dirigió una sonrisa de agradecimiento al muchacho, contenta de poder compartir ese momento de calma con él —Muchísimas gracias, está riquísimo— asintió con la cabeza, con tal de darle más peso a sus palabras. Escuchó la explicación del chico a por qué no había asistido a clases ese día y no puedo evitar echarse a reír. Agujetas en las agujetas. Sí, realmente los entrenamientos de la academia de Bulgaria les habían pillado a todos por sorpresa. Por suerte para Catrina, su inquietud física estuvo bien con eso. Pero ella también había sufrido el cansancio y el agotamiento tras horas y horas de clases en las que un error podía costarles tres días de dolor en un costado.

Acurrucada en la manta y con el zumo que le parecía helado entre las manos, Catrina no podría haber agradecido más el gesto que tuvo el francés al encender de nuevo la chimenea, haciendo que poderosas llamaradas se alzaran donde antes solamente había brasas a punto de consumirse. Sonrió, siempre le había gustado la forma en que el calor de un buen fuego podía darle a cualquier lugar una sensación de comodidad entrañable. Observó a su alrededor todo lo que se había vuelto anaranjado y después devolvió su mirada hacia Ricky para observar cómo tomaba asiento a su lado, inclinando levemente la cama.

Catrina sorbió de nuevo su zumo, disfrutando de la frescura del sabor que le inundaba la boca cada vez que lo hacía y más cómoda ahora que el fuego le había devuelto el calor a la estancia. Sonrió con cierta diversión cuando el muchacho le comentó que estaban en una situación romántica y se encogió de hombros, sin saber muy bien qué decir. No le hizo falta mucho, por supuesto, porque él prosiguió con una actuación más que elaborada sobre cómo se comportaría caballerosamente. Pudo mantener la compostura mientras la miraba y le recolocaba un mechón de pelo, pero cuando bostezó y la rodeó con su brazo la rubia estalló en risas sin poder evitarlo. Era gracioso ver a su amigo haciendo eso. Especialmente tratándose de Ricky —Mala nota no puedo ponerte, eres demasiado cómodo— dijo, acurrucándose contra él y poniendo cara de pensativa —Y creo de todo corazón que lo has hecho genial. Tal vez tendrías que trabajar más el tema del bostezo, pero… ¿Lo del mechón de pelo? Alucinante— dijo, convencida. Se separó de su amigo y dejó el tazón a un lado para mirarle, con una ceja alzada, una sonrisa divertida y una mirada inquisitiva —Y… ¿Para quién estás practicando?— su sonrisa cambió a cierta travesura y se quedó mirando a su amigo con interés en los ojos.
avatar
Mensajes : 148
Académicos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pyjama Party || Ricky Over

Mensaje por Ricky M. Over el Jue Oct 20, 2016 1:22 pm

Ricky frotó el hombro de Catrina cuando se acurrucó junto a él, esperando que la fricción lograra que entrara en calor. El francés se había acostumbrado a ser un pésimo anfitrión, puesto que tenía tanta confianza con su mejor amigo que solía recibirle en las peores condiciones y éste se tomaba la libertad de adaptar la casa ajena a su comodidad y antojo. El aprendiz olvidaba que, pese a ser una buena amiga, Catrina no tendría el descaro de llamarle guarro y prender fuego a su armario para entrar en calor. Ese tipo de cosas solamente eran propias de Derek, único en su especie.  

El francés asintió felizmente ante la puntuación sobre su actuación, Catrina fue bastante generosa considerando que Ricky era un desastroso galán de película. La última expresión de su amiga no pasó inadvertida, adoptó el semblante típico tras una indirecta entre amigos, ese que sugería tantísimas cosas sin necesidad de decir nada. Ricky captó el mensaje de comunicación no verbal, mas la aclaración de sus intenciones culminó con la pregunta que posteriormente formuló. Trató de imaginarse protagonizando el papel de perfecto caballero con una persona que no fuera Catrina, y con una intención que no fuera la de bromear.—¿Pa-para quién? — Repitió en un nervioso tartamudeo. Había pasado demasiado tiempo desde la última vez que tuvo alguien al que dedicar un tipo de gesto amoroso.

No resultaba fácil, considerando sus gustos, encontrar a alguien que los compartiera y que estuviera igualmente interesado por él. El francés apenas tenía tiempo de conocer gente nueva, y desde hacía años rehuía el contacto humano. El único chico atractivo que había conocido últimamente.. su compañero de academia. La sangré le ascendió hasta las mejillas al pensar en el búlgaro de manera poco amistosa, se sintió culpable al instante, nada le avergonzaría más que ver sus pensamientos respecto a Killian hechos públicos y que llegaran a él.—No practico para nadie—Respondió, aunque su expresión indicaba lo contrario, y sabía perfectamente que no podría ocultar a Catrina algo que resultaba tan evidente.—Quiero decir.. hay un chico que me parece guapo, pero nada más. Casi no le conozco, pero estoy bastante seguro de que no está interesado—Relató en voz baja, como si temiera que alguien ajeno a su amiga pudiera escuchar la confesión. El francés nunca se había avergonzado de su condición sexual, pero cuando llegaba a un lugar nuevo le costaba salir del cascarón y prefería evitar que se extendieran rumores que pudieran complicar su convivencia y trato con los demás. Después de todo, desde hacía tres años su único amor había sido el oficio de auror, anteponiendo el entrenamiento a las relaciones humanas.

Olvídalo, mi vida sentimental es como un desierto. No hay nada más que arena, cráneos de vaca y esas bolas que pasan rodando de vez en cuando—Agregó rápidamente. Le avergonzaba hablar sobre él, y no quería alimentar algo que formaba parte de su imaginación, de ese modo se ahorraría desilusionarse.—Mejor háblame de ti, seguro que tienes un montón de pretendientes—Sugirió, imitando la expresión anteriormente utilizada por su invitada y propinándole un par de sugerentes codazos.
avatar
Mensajes : 8426
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pyjama Party || Ricky Over

Mensaje por Catrina S. Creagh el Dom Oct 23, 2016 4:14 pm

Agradeció el calor agradable que le propinó el francés cuando frotó su hombro levemente y cerró los ojos durante unos segundos. Se estaba bien, se sentía bien. Y pese a lo mucho que echaba de menos su casa y su hogar, esos momentos con su amigo la hacían sentir mejor. Catrina todavía no se adaptaba a la enormidad de ese nuevo hogar, tal vez no tan grande pero sí demasiado distinto. Durante esas primeras semanas, la rubia había reflexionado en voz baja sobre secretos que su almohada guardaría para siempre. Había confesado secretos y penas que pesaban en su alma en la solitaria oscuridad de la noche. Había tomado tierra húmeda del campo  y la había frotando en sus manos hasta que las había sentido puras. Había dicho en voz alta palabras que solamente el bosque pudo oír. Pese a echar de menos su hogar, había conseguido no sentirse rota. Y eso era más de lo que había podido decir hasta el momento, desde el día en el que su hermana mayor la echó de su casa.

Alzó una ceja, mirándole, cuando le habló de un chico que le parecía guapo. Su boca decía eso, pero a Catrina le pareció ver algo más en sus ojos y en su expresión. No solamente le parecía guapo, eso estaba claro: al chico le gustaba. No dijo nada y escuchó lo que decía su compañero, algo dudosa. Siempre era dudosa cuando se trataba de esos temas. No, Catrina no era buena en las relaciones ni en los amoríos, y pese a haber tenido algún que otro rollo o novio no se consideraba lo suficientemente buena en nada como para atraer a alguien. También es verdad que lo acontecido recientemente tenía muchos números para cambiar esa parte de ella, pero no se lo comentó a Ricky. Todavía no, primero tenían que hablar de su chico guapo —Bueno, no sabes seguro que no esté interesado, ¿no? No pierdes nada intentándolo, el no ya lo tienes— intentó animarle.

—Estepicursor— dijo la rubia, sin pensarlo siquiera. Cuando se dio cuenta de lo que había dicho levantó la mirada hacia Ricky y soltó una risa tímida —. Es decir, las… Las bolas que ruedan en el desierto que dices, eso se llama estepicursor. Bueno, es el nombre botánico, normalmente las llaman “nubes del desierto”. Y es, de hecho, como la peor metáfora para una vida sexual o sentimental que podrías haber buscado— dijo Catrina, con una sonrisa divertida. Se separó un poco de él y se sentó con las piernas cruzadas, cual indio, mirando a su amigo —. Son plantas que se crían en zonas esteparias o de desierto, y cuando ya están fructificadas es como… Como que se sueltan, y el viento las arrastra, y las hace rodar por la tierra. Y entonces la planta va soltando sus diásporas, es decir, sus semillas, se van soltando y así se reproduce— le puso una mano en el hombro al chico y le miró a los ojos, como si lo que iba a decirle fuera lo más importante del mundo —. Así que ahora mismo tú eres… Eres una nube del desierto que todavía no ha florecido. Pero cuando lo hagas irás por toda Bulgaria esparciendo tu semilla— terminó, antes de echarse a reír.

Se frotó las manos, algo nerviosa. Sabía que hablar de plantas no la libraría de hablar de ella y de sus cosas, no con Ricky. Tal vez con algún otro amigo habría funcionado, pero la mirada en los ojos de su compañero le aseguraba a la rubia que no podía escapar de su momento de confesiones —Estoy… Hablando con alguien, últimamente— confesó, sintiendo cierto rubor en las mejillas —. Es un auror, y… No lo sé, me gusta. Y le pedí que viniera a verme un día de estos aquí, a Bulgaria, y contra todo pronóstico ha aceptado y hemos quedado dentro de poco. Y… Bueno, es una historia muy aburrida, no voy a gastar tu tiempo con ella— dijo, con las mejillas ya completamente rojas y quitándole importancia —. Sigamos hablando del chico que te gusta. Bueno, el que te parece guapo, lo que sea— pidió, con una sonrisa inocente ocupándole los labios.
avatar
Mensajes : 148
Académicos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pyjama Party || Ricky Over

Mensaje por Ricky M. Over el Miér Oct 26, 2016 1:39 pm

Contempló la ventana, la lluvia repiqueteando contra el cristal, gotas suicidas deslizándose para morir en el alféizar. Un clima gris y lluvioso que recordaba a Londres, le hacía sentir como en casa, la diferencia residía en la temperatura puesto que el frío de Bulgaria ganaba con creces al londinense. En ocasiones se preguntaba cómo sería la atmósfera en Francia, hacía tantos años que no visitaba su país natal que ya tenía olvidado lo que era estar bajo su cielo o respirar su aire. Sus ojos azules siguieron la trayectoria de una gota, fingiendo que el consejo de su amiga no consiguió que reflexionara más de la cuenta, cayendo en una espiral de realismo y modestia.—Puedo perder mucho, podría tomárselo mal—Afirmó, apartando por fin los orbes del cristal para dedicar toda su atención a la joven. No creía tener posibilidades, el francés se sabía incapaz de conquistar a nadie, el tiempo le arrebató toda noción de seducción y  era consciente de su escaso partido como amante: ni se consideraba interesante, ni avispado, ni misterioso, tampoco tenía un triste galeón ni contaba con un sitio en el que caerse muerto. En resumen, tenía asumido que jamás encontraría a alguien, pero resignado era feliz y escogía dedicarse a otros objetivos de vida.

De todas las posibles respuestas que creyó que Catrina pronunciaría, estepicursor ocupaba el último puesto de la lista. En su boca bailó una sonrisa burlona mientras escuchó hablar a su amiga, sin interrupciones. Imitó su posición cruzando las piernas y asistió bajo un jocoso silencio a la lección de botánica inesperada. Entrecerró los ojos cuando notó su mano en el hombro, sabía que Catrina estaba a punto de decir una tontería, y así fue.  

Se echó a reír ante la película que se formó en su agitada imaginación, todo gracias a la información aportada por su invitada y, sobretodo, a su conclusión final.—Eso significa que dentro de unos meses saldrás a pasear por el país y descubrirás que toda Bulgaria está infestada de Ricky. Hombres, mujeres y niños con esta misma cara—Se aplastó la mejilla con el índice, sin poder disimular la diversión que la hipotética situación le causaba. Agradecía estar manteniendo una conversación absurda, permitirse el lujo de reírse por trivialidades y de olvidar por un rato sus preocupaciones, un lujo del que se privó tiempo atrás. Tras haber vivido la época oscura y la catástrofe de la guerra en primera persona, pasar la tarde con una buena amiga charlando sobre nubes desérticas resultaba un sueño hecho realidad, una quimera en tiempos de guerra. Encontraba paz en momentos sencillos como aquel.

Aguardó con mirada pícara y sonrisa cómplice a que Catrina le pusiera al día sobre su vida sentimental, que seguro era más interesante que la suya. Su sonrisa se ensanchó cuando mencionó al auror, cuando percibió el tono de ilusión en su voz y el rubor en su semblante. Era innegable que Ricky poseía una gran empatía, vivía la felicidad a través de sus amigos, saber que alguien llegó a la vida de Catrina le hizo sentir muy bien. Ella le recordaba a su mejor amiga, una de las personas más importantes de su vida, por la que habría dado todo sólo por hacerla feliz.—Me alegro mucho, de verdad—Confesó emocionado. Disfrutaba mucho estar con una chica, era más fácil para él entablar amistad con las mujeres, las consideraba más cálidas y dulces razón por la que se sentía cómodo y arropado cuando estaba con ellas.—Él no me gusta, y no me cambies de tema—Ordenó entrecerrando los ojos.—Todo lo que tenga que decir sobre una persona que casi no conozco será más aburrido que tu historia sobre el auror, así que ya estás comenzando a hablar—El índice la señaló, acusador.—Necesito saber cómo le conociste, y cómo es, y cuánto te gusta—Dijo esto último con tono burlón, como si fueran niños de preescolar.
avatar
Mensajes : 8426
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pyjama Party || Ricky Over

Mensaje por Catrina S. Creagh el Sáb Nov 05, 2016 3:10 pm

“Podría tomárselo mal”, había dicho Ricky. Como si eso fuera lo peor del mundo, lo más devastador que podía pasar. Se rascó la nuca, dudosa, y negó con la cabeza. Porque le parecía que, a veces, la vida podía parecerles una mierda. Mudarse a Bulgaria, perder los contactos más próximos debido a la distancia, todo lo que había pasado en los últimos meses. Y lo gracioso era que, realmente, tal vez la vida no era tan mierda. Tal vez tenían muchas de las cosas que tenían el poder de hacerles felices. Estaban conociendo mundo, estaban viendo gente nueva, estaban sintiendo cosas que tal vez jamás habían sentido por nadie. Y aun así, todo se sentía tan… Tan espantoso, tan decadente. Tal vez había demasiadas cosas insignificantes que, por el estado del mundo en ese momento, se les hacían montañas. Un dependiente borde que les vendía el café por la mañana, alguien que les dirigía una mala mirada, una práctica que había salido mal. A Catrina le gustaría pensar que eso estaba bien. Que no pasaba nada. Que ser humano era difícil y que, aunque muchas veces pensaban que había gente pasándolo peor que ellos, ellos eran las personas viviendo esas vidas tan llenas de sentimientos encontrados. Que estaba bien no estar bien, o tener dudas. Que ser humano significaba mucho más que ser inseguro ante un chico ambiguo o sentirse mal al no saber qué hacer, pero que esas sensaciones tenían que vivirse. Que también vendrían los momentos de euforia y felicidad, los momentos de satisfacción pura que llenarían sus días por los tiempos de los tiempos. Y, si algo tenía muy claro la rubia, era lo que estaba a punto de decirle al francés —Eh, escucha, Ricky… Da igual si se lo toma mal. Puedes permitirte ser un poco egoísta en esto y hacer lo que te haga sentir bien a ti. Y si eso significa ser consciente de tus emociones y sentimientos y decirlos en voz alta a la persona que te los causa, hazlo. Aunque digas que no te gusta, no lo sé. Y si no te ves capaz de eso, siempre puedes venir a mí para que te distraiga. Comeremos chocolate, nos tumbaremos, hablaremos, nos reiremos de la gente que corra por fuera mojándose con la lluvia… Lo que sea— sonrió Catrina, agradable. Porque, si algo tenía claro, era que no iba a dejar que a Ricky ese tema le carcomiera mucho el coco. Porque era una persona humana con unos sentimientos que se merecían ser vividos.

Al francés parecía causarle gracia la explicación sobre los estepicursores que le había dado Catrina. Ella, por su parte, no pudo evitar una carcajada sonora en hacerse una imagen mental de lo que decía el muchacho. Imaginó ciudades enteras de Rickys de todas las edades y todos los tonos de piel, todos bebiendo zumo helado aunque estuvieran a temperaturas bajo cero. Era realmente gracioso —Déjame decirte algo— susurró Catrina, como si fuera un secreto solamente para ellos dos —, un país lleno de clones tuyos sería un lugar en el que me gustaría vivir— aseguró, contenta. Porque era verdad. Si Ricky ya le parecía la persona con la que el tiempo se le hacía más ameno, un sitio lleno de gente como él sería el país de sus sueños. Le revolvió el pelo a su compañero y se acomodó, lista para la traca de preguntas que preveía que habría acerca del muchacho que había mencionado ella.

Tomó una gran bocanada de aire. Porque Ricky no había fallado a sus pronósticos y, resumiendo, lo quería saber todo. Absolutamente todo. La rubia sonrió levemente y se acomodó antes de mirar a su amigo a los ojos, fijamente. Porque ese tema para ella era serio, teniendo en cuenta el desafortunado historial que llevaba detrás. Y le despertaba buena sensación lo que podía llegar ahora con este chico, no quería estropearlo —A ver, que conste, tampoco quiero hacerme demasiadas ilusiones, pero… Bueno. A ver… Se trata de un auror, ¿vale?— apenas había empezado y ya notaba como sus mejillas adquirían ese tono rojizo que tanto odiaba y que la delataba con tantísima facilidad —. ¿Recuerdas las visitas al Ministerio que nos hacían hacer de vez en cuando en el Salvio? Para tantear nuestro futuro terreno de trabajo y esas cosas… Bueno, en una de esas visitas conocí a un auror. Estuvimos hablando, me hizo una especie de tour privado por el lugar y decidimos mantener el contacto. Y… Y le he dicho que viniera a hacerme una visita. Y vendrá. Y estoy un poquito nerviosa— confesó, con una risilla, alargando la “i” de “poquito”. Se frotó las manos, sin saber muy bien cómo seguir —. Es… Es muy cordial. Mucho. Y muy simpático, conmigo es todo un caballero. Algo torpe, a veces, pero es adorable, y… Y muy guapo. Mucho. En serio, no te haces una idea. Y a mí… Bueno, me gusta. Me gusta mucho, no voy a mentir. Y creo que él se ha dado cuenta— arrugó la nariz, no muy convencida con esa perspectiva que, en realidad, la asustaba bastante. Porque era ser muy vulnerable, eso.
avatar
Mensajes : 148
Académicos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pyjama Party || Ricky Over

Mensaje por Ricky M. Over el Sáb Nov 05, 2016 4:15 pm

Agradecido por las palabras de aliento de Catrina, pero aliviado de haber cambiado de tema, se preparó para escuchar detenidamente la historia sobre el auror que había despertado sentimientos en su amiga y compañera. El francés era buen oyente, prestaba suma atención al relato ajeno y evitaba interrupciones, respondiendo a las preguntas surgidas del relato con silenciosos asentimientos de cabeza. No obstante, cuando su amiga mencionó las visitas al ministerio, la concentración del oyente se desvió por un instante. Pensó en su instructor, el que su anterior universidad le asignó, un valeroso auror que resultó seriamente lastimado tras la batalla que conmocionó al mundo mágico. Echaba de menos sus lecciones, tan diferentes en comparación con las de los fríos profesores búlgaros, centradas no solamente en su entrenamiento físico sino también en fortalecer mente y moral.

Culpable por su abstracción, el aprendiz logró retomar el hilo cuando su mejor amiga explicaba que su enamorado no tardaría en hacerle una visita. Afirmó una vez más cuando se confesó nerviosa, presenciar a su amiga experimentando una sensación tan bonita como la primera fase de lo que podría resultar un enamoramiento le hacía sentir dichoso, sonreía como si un ente invisible manipulara las comisuras de sus labios.

El auror, un absoluto desconocido, inspiraba confianza al francés. Como amigo, prefería que el corazón de Catrina nunca quedase expuesto y vulnerable ante nadie, pues podría llevarse una desilusión. Sin embargo, experimentaba cada día en primera persona uno de los peores sentimientos que existían, la soledad. Y si Ricky no deseaba dicho sentimiento a nadie, aún menos a su mejor amiga, razón por la que celebraba que ésta encontrara a una persona dispuesta a hacerla compañía en el ámbito amoroso. A las razones por las que el auror le inspiraba confianza, debía añadirse que Catrina hablaba maravillas sobre él. Un hombre que se comportara de forma caballerosa y cordial con su amiga siempre tendría su aprobación, mucho antes que cualquier cretino grosero. Y la última razón, el hombre era un auror, podría proteger a su amiga si la situación así lo requería.—Si tan guapo es, entonces creo que deberías presentármelo—Alzó las cejas varias veces, deshaciéndose después en una sonrisa.—Es broma, es broma—Se justificó, sin dejar tiempo a posibles represalias. —Seguramente tengas razón, y se haya dado cuenta, tu cara es un libro abierto Catrina Creagh—Comentó cariñoso, colocó el índice sobre la punta de su nariz y presionó suavemente como si activara un interruptor.—¿Puedo darte mi opinión al respecto?—Alzó la mano para acallar su posible respuesta.—No respondas, te la daré de todas formas.—Cogió aire. No era bueno expresándose, las ideas emergían de sus labios con el mismo desorden que nacía en su mente.—Creo que si sabe que le gustas, está claro que tú también le gustas, por tres razones muy sencillas.—Desplegó su dedo índice—Primera, ha aceptado volver a verte aun sabiendo que le gustas—El dedo corazón siguió a la secuencia.—Segunda, eres guapa y divertida—Por último, el anular.— Ytercera, haces las mejores galletas del mundo. Puede que él todavía no sepa la tercera, pero en algún momento la conocerá, y créeme Catrina.. entonces querrá hasta casarse contigo.
avatar
Mensajes : 8426
Académicos

Liberales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pyjama Party || Ricky Over

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.