Volver arriba

I don't bite, but I heard you might || S.Y.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I don't bite, but I heard you might || S.Y.

Mensaje por Milliardo L. Whitefield el Miér Sep 14, 2016 2:59 pm

Otra vez no, por favor.

Escupo en silencio al verme rodeador de las mismas puertas de hace minutos. Un hombre acelera el paso y casi chocamos por su descuido. Él abre una de esas puertas de madera antigua e ingresa como si su vida dependiese de ello. Me fijo en el letrero y descubro que tiene algo que ver con los Nomajs y un comité de disculpas. Es chocante que ellos se refieran a las personas sin magia como Muggles. Respiro, y trato de concentrarme en mi ruta. Es la tercera vez que me pierdo en el propio Ministerio. El piso de madera oscura y lacrada, hace un ruido molesto que solo percatas cuando eres la única persona deambulando por los pasillos. Cada quién parecer estar ocupado en lo suyo.

Cuando finalmente encuentro los ascensores, me sorprendo al ver que soy el único en ingresar. Desde mi llegada, no había visto tales aparatos vacíos. Haló la palanca y las rejillas color oro se cierran. Cuerdas del mismo color aparecen desde arriba y me sujeto con fuerza. El aparato retrocede, como si la misma magia se lo estuviera chupando. El viaje es rápido, y cuando me doy cuenta, no estoy en el piso que corresponde. Aun así, una puerta del fondo me llama bastante la atención.

Una voz anuncia “Departamento de Misterios” y se abren las rejillas. Miro a todos lados, mi respirar es lo único que escucho. Carraspeo con fuerza y salgo hacia el pasillo. Un aire atrayente envuelve la puerta y casi siento que me llama. Giró mi cuerpo nuevamente para comprobar mi soledad; entonces sonrío y doy pasos hacia la puerta.

Caminando, el trayecto se hace cada vez más largo. Camino y camino, pero por nada del mundo soy capaz de llegar a la puerta. Me giró y me descubro casi en el mismo lugar. Entonces gruño de frustrado y empiezo a correr en dirección contraria al ascensor. Contabilizo hasta veinte en mi cabeza, pero no avanzo nada. Descubro entonces que se trata de un hechizo desilusionador.

Saco mi varita y recito palabras en silencio. Un manto incorpóreo ligeramente azul me cubre, entonces avanzo y una extraña ventisca trata de empujarme. Azoto mi varita y el sonido de algo desquebrajándose hace ecos. Algo tira de mí y me hace chocar con la susodicha puerta fuertemente. Me quejo, pero celebro al abrir los ojos y verme en frente de la entrada. Respiro con fuerza y la tensión se apodera de mi cuerpo. Una gota de sudor resbala, y mi mano poco a poco se acerca a la perilla. Al colocar finalmente mi mano, ésta, me suelta una descarga que me hace gritar en silencio. Rápidamente me sobo con la otra mano y la llevo a mi boca sintiendo los rastros del punzante dolor. Entonces un humo blanco se desprende por la descarga y forman palabras que claramente puedo leer:

“Personal no autorizado. Por favor, regrese.”

Maldita puerta… –gruño sosteniendo mi varita–. Ya verás, te haré estallar en pedacitos. –declaro, con el hechizo Bombarda ya en mi cabeza. Pero antes de agitar, el chirrido del suelo me pone en alerta; alguien se acerca, y mi cuerpo reacciona con torpeza.

Veo una figura acercándose sin problemas donde yo tuve que sacar mi varita para atravesar. Mi corazón palpita. Había solo un maldito pasillo y era inútil que intentara esconderme.

Maldición, iba a fracasar.

¡Hey! –exclamo desde lejos y trato de no parecer nervioso–. Lo siento, estoy perdido. ¿Podría ayudarme? –el claroscuro del pasillo se desvanece lentamente hasta que la figura sale de las sombras. Abro ligeramente la boca, pero mi rictus se paraliza al ver la masa lisa de cabello oscuro y sedoso acechándose. Sus ojos son endemoniadamente sexys, junto con una naturaleza misteriosa que me hace cerrar la boca y tragar en silencio. Su figura es algo que mis ojos no pueden ignorar. Agradezco estar medianamente lejos todavía y no ser tan evidente al comprobarla de arriba abajo.

God save the queen…

Articulo sileciosamente hasta que ella se detiene y me mira. Estaba en problemas… aunque no me molestaría para nada si ella resultaba ser mi verdugo.

Soy Milliardo. Es mi segundo día en este Ministerio… –comento con un terrible acento americanos marcado, y una ligera sonrisa con la intención de justificarme.
avatar
Mensajes : 141
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't bite, but I heard you might || S.Y.

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Jue Sep 15, 2016 4:08 am

Los pasillos oscuros del departamento de misterios siempre me habían parecido de lo más fascinantes, esconden los grandes secretos del Ministerio. A pesar de que la guerra ya había pasado, el ministerio seguía guardando con recelo todo lo que aquellas paredes escondían. Camino con tranquilidad, he de ir a buscar un par de informes. Los pasillos están solitarios a pesar de ser las 12 del mediodía. La falta de ventanas y de iluminación da la sensación de que fuese mucho más tarde. A algunos de mis compañeros les molestaba mucho aquel ambiente tan sombrío, a mi por el contrario me  resultaba agradable, seguramente porque había estado acostumbrado toda mi vida a ambientes como aquellos. La casa de mis tíos no resultaba un hogar al uso, más bien una cárcel.

Continúo caminando mientras escucho el ruido que mis propios zapatos hacen al chocar contra el suelo. Aquellos pasillos son verdaderos laberintos para el que no conoce la salida, aunque lo cierto es que alguien no autorizado no debería poder acceder allí. En el departamento de misterios se guardan las profecías y los grandes secretos del gobierno, ni siquiera aquellos que trabajamos allí tenemos acceso a todos los lugares de aquellos pasillos.  

Cuando me quedan escasos pocos metros para llegar al lugar al que me dirijo, me doy cuenta de que hay una pequeña nube de humo. Frunzo el ceño e intento averiguar al causante de aquel desorden, algo que no me lleva mucho tiempo ya que al cruzar la humareda me encuentro con una figura masculina que no puedo ver demasiado bien. Entrecierro mis ojos intentando enfocarle y después escucho sus palabras, ruedo los ojos y me acerco al lugar donde se encuentra. -No debería estar aquí.-digo con tranquilidad. No creo haberle visto antes, por lo que mantengo desconfiada.

Termino de acortar las distancias hasta que puedo enfocar al chico con claridad. Parece perdido pero también parece estar buscando algo. Nadie se pierde en el departamento de misterios por casualidad, o por lo menos eso creía. Escucho su presentación y me llama la atención su acento: extranjero. -Soy Sienna.-añado con cierta distancia. Nunca se me han dado bien las presentaciones. De hecho, nunca se me han dado bien las relaciones sociales.-Has hecho saltar el sistema de seguridad de esta zona, ¿se puede saber cómo has llegado hasta aquí?-pregunto con cierta curiosidad, la verdad es que me sorprende que haya llegado hasta aquella zona sin que nadie le haya visto por el camino.
avatar
Mensajes : 194
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't bite, but I heard you might || S.Y.

Mensaje por Milliardo L. Whitefield el Sáb Oct 01, 2016 7:31 pm

Escucho sus primeras palabras y niego casi imperceptiblemente. Si obtuviera un Dragot cada vez que escuchase eso, seguramente sería millonario. Me quedo estático en el mismo lugar. Temo porque la maldita magia de ese Ministerio me juegue otra de las suyas y me delate como el curioso incursor que soy. Sabía de sobremanera que aquel no era el piso donde debía estar.

Ella se presenta con voz suave, y un tanto determinante. Me la imagino por un segundo gritando y acusándome frente a todo el Ministerio por sospechoso; pero por suerte no parece ser de ese tipo de chicas.– Pensaba que podría haber unas escaleras cercanas –digo, volteando a todos lados– pero al parecer, solo se encuentra esta puerta. –regreso a sus ojos y sonrío nuevamente–. Ignoraba que tenía un sistema seguridad hasta la advertencia. Supongo que debo discúlpame, no es la mejor percepción de un extraño. Menos de un americano. –pienso que he dicho mil cosas por segundo, aunque solo espero que algo cuele.

Espero no incomodarle. Quizá podría acompañarme hasta el piso de Seguridad Mágica, o tan si quiera indicarme cómo llegar… –levanto una ceja, ser tan cordial en mi dialecto no es lo mío, aunque estando en Gran Bretaña, debía acostumbrarme a tratar de esa manera.

Pasan los segundos y el aire de desconfianza aterriza. Relamo mis labios rápidamente, debo hacer algo ante la mala posición.– Se toman la seguridad muy en serio ehh. ¿Puedo preguntar a qué se dedica? –pregunto con verdadera curiosidad. Su rostro imperturbable es típico de alguien quien trabajaría con algo relacionado al “Misterio”, al menos, eso imagino, pues en MACUSA las cosas resultaban un tanto.

Bien lo dijo Sebastian... los Ingleses son muy diferentes a nosotros.
avatar
Mensajes : 141
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't bite, but I heard you might || S.Y.

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Dom Oct 02, 2016 5:02 am

Parecía que intentaba venderme la idea de que estaba perdido, aunque algo me decía que si realmente lo estaba era porque él quería. Las cosas habían cambiado mucho en el ministerio últimamente. Nos habíamos visto obligados a cambiar de ministro y a seguir viviendo como si nada de lo sucedido fuese de relevancia, como si todos los que murieron lo hubiesen hecho por un bien mayor. Yo, no podía creerme ni una sola palabra de que el peligro había pasado, de que ahora todo sería un camino de rosas. No. Me había criado en una familia purista, había luchado junto a ellos en muchas ocasiones...ahora, no podían haber desaparecido; no se podían haber conformado con algo por lo que hacía tan solo meses habían entregado sus vidas. De repente me doy cuenta de que me he puesto a divagar y que el chico que tengo frente a mi está hablando.-Deberías tener cuidado, la gente no suele salir de este departamento...-susurro con una ceja levantada. Quiero que sepa que no me creo sus excusas, pero que estaba segura de que le dejaría marchar a pesar de todo.-No, no es la mejor manera de estrenarse en el Ministerio de Magia.-añado.-Así que americano...-concluyo en un susurro casi imperceptible.

¿Acompañarle? Lo cierto es que sería una buena manera de conocer a aquellos que han venido de fuera, aunque estaba segura que él también sabía jugar sus cartas. -Está bien, te acompañaré.-añado. Sería una pena que alguien le encontrase vagando por el departamento de misterios y su próxima visita fuese al tribunal de Wizengamot. Un verdadero desperdicio. -Vámonos.-añado cuando comienzo a caminar en dirección a la salida. El ascensor se encuentra algo lejos, pero me sorprende que haya pasado desapercibido en un lugar como aquel. Suspiro levemente mientras continúo caminando. Seguramente la soledad de aquel lugar le haya ayudado a salir airoso.

Sonrío levemente cuando menciona nuestra obsesión con la seguridad. Lo cierto es que yo solo cumplo con mi trabajo, pero creo que el ministerio tiene muchas cosas que cambiar si quiere seguir siendo viable. Asiento.- Para el Ministerio es muy importante mantener alejados a todo aquel que quiera saber de sus asuntos, supongo que como cualquier gobierno.-le digo con tranquilidad.- Yo trabajo en este departamento, mi trabajo es ser invisible.-susurro sin demasiadas ganas de contarle sobre éste. El trabajo de un inefable consiste en posponer su vida en pos de un bien para el gobierno. Nunca llamar la atención y siempre estar al margen. -¿Y tú? ¿Por qué cambiar tú país por el lluvioso Londres?-pregunto con curiosidad.
avatar
Mensajes : 194
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't bite, but I heard you might || S.Y.

Mensaje por Milliardo L. Whitefield el Dom Nov 13, 2016 11:53 pm

Alzo ambas cejas y trago en seco. Es obvio que no parece convencida, pero tampoco levanto tantas sospechas como para renegar de mi cuartada. En ese instante agradezco formar parte de MACUSA, de otra forma estaría siendo juzgado por el tribunal de aquella institución.

Sonrío instantáneamente al verla acceder. Mis músculos se calman y el estado alerta desaparece. Sigo sus pasos en otra dirección mientras mi mirada se queda fija en la puerta tras de mí por un segundo. Era solo cuestión de tiempo, debía de encontrar la manera de entrar a esa extraña recamara, aunque por lo pronto, debía controlar las ansias.

Escucho sus palabras y trato seguirle el ritmo. Su paso es seguro, altivo, es mucho más seria de lo que parece. Por un momento me la imagino como un reto, tanta solidez debería de tener un punto débil, algo que sin duda invitaba a averiguar.– ¿Invisible? –replico casi de inmediato. Su presencia es algo que no pude notar con inmediatez, de hecho, daba gracias a que mis palabras funcionario a tiempo, de otra manera, su alarma hubiera saltado y tendría que explicar con más detalle el porqué de encontrarme en ese lugar.– Lo hace muy bien, si me pregunta. –sonrió, aunque ella se mantiene perfecta como si nada. No hace falta más tiempo para saber qué tipo de mujer podía encontrarme en ella; era totalmente contrario a un Auror de Londres, su función era algo más discreto y reservado, algo que quizá tuviera que ver enteramente con lo que ocultaban detrás de esa puerta.

Órdenes directas –fijo, y mis ojos siguen el trayecto por el suelo negro y lustrado que desconvocan en el elevador al final–. Es primera vez que vengo a Londres. El estado está en contingencia desde la caída del Señor Tenebroso. Algunos compañeros y yo vinimos para prestar apoyo. –digo, luego de recordar el reporte principal que decía, que luego de la batalla, muchos de los Auores quedaron desprestigiados tras todo el desenlace. Obviamente el Ministerio Británico ignoraba que el ataque iba a ser desde su propio corazón en el atrio; muchos quedaron heridos y sin fuerzas, los que los llevó a solicitar el apoyo de civiles en dicha guerra. El mundo mágico nunca se vio tan amenazado desde ese entonces. Las organizaciones cobraron un escalofrío luego de enterarse que Gran Bretaña fue parte del más nefasto ataque luego de muchísimo tiempo.

Lo cierto es que, América, también está preocupado por las consecuencias que pudiera traer un presunto retorno del oscuro –explico–. Queremos ayudar en todo lo que sea posible; de nosotros también depende de que magos puedan acudir en caso de que algo similar pueda suceder y que la nación, solicite ayuda extra. No podemos permitir tantas muertes nuevamente. –mi discurso termina justo en las puertas del ascensor que aún no llega. Volteo medio cuerpo hasta quedar de frente. Ella es alta, casi tanto como yo.– ¿Participó en la batalla? –pregunto con cierta curiosidad. Hay algo que me hace dudarlo por un segundo.
avatar
Mensajes : 141
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't bite, but I heard you might || S.Y.

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Mar Nov 15, 2016 2:07 pm

Le miro y le analizo cada parte de su ser, no parece peligroso, aunque a veces esos son con los que hay que tener más cuidado. Desde niña me han enseñado a no confiar en nadie, y eso es lo que hago siempre, ese consejo que me ha permitido seguir viva hasta ahora. Pese a eso, decido darle una única oportunidad y dejar que salgo del embrollo donde él solito se ha metido. Le estoy salvando el cuello, si alguien realmente estricto con las normas le encontrase allí las consecuencias serían terribles para él. Al ministerio no le gusta que alguien ajeno meta las narices en sus asuntos, incluso aunque sea alguien del mismo ministerio. No se fían de nadie, y es lógico debido a que en muchas ocasiones las traiciones vienen de dentro. Si mediar una palabra más comienzo a caminar delante de él haciéndole un gesto para que me siga. Parece más relajado ahora que le he dicho que puede seguirme, que voy a sacarle de aquel laberinto de pasadizos. Escucho sus palabras y sonrío con suficiencia. Su siguiente frase me hace rodar los ojos. Para mi aquello no es un esfuerzo, he aprendido a ir de puntillas siempre y me ha gustado el hecho de mantenerme al margen de toda la vida social. El trabajo que tenía me permitía vivir al margen de todo.- No era una pregunta.-le digo con tranquilidad.

Tal vez maldice su suerte por haberse encontrado con alguien desagradable como yo, estoy acostumbrada a ese tipo de comentarios. La gente prefiere a aquellos que sonríen constantemente y que son siempre amables y afectuosos. Yo no sé ser así porque nunca me he rodeado de ese tipo de gente. Yo me siento incómoda con ese tipo de personas. Asiento cuando escucho que son órdenes, la verdad es que no le cuestiono porque cada uno sabe cuál es su deber. Sonrío levemente, me pregunto como verán desde fuera todo lo que está sucediendo en Reino Unido.- ¿Y cómo se ve todo esto a ojos de un americano?-pregunto con curiosidad.

Continuamos caminando hasta que llegamos a la puerta del ascensor y él termina su discurso sobre la situación mundial actual. Lo cierto es que he sido tremendamente egoísta y ni siquiera he pensado en lo que podría estar ocurriendo fuera de las fronteras de mi país. Estaba segura de que aquel tiempo de paz terminaría en algún momento, nunca duraba eternamente. Hay algo ajeno a nosotros que se está preparando, lo sé. Mis ojos viajan hasta los suyos, de un bonito azul celeste. Es alto, aunque no mucho más que yo. Por contraparte, sí más corpulento. Me mantengo seria ante su pregunta y niego con la cabeza. - Participé en la lucha que hubo en el atrio, pero quedé herida y no pude seguir combatiendo.-admito algo molesta conmigo misma. Había sido criada en un ambiente purista y cuando luché, no supe en qué bando hacerlo. Me dediqué a defender a los más indefensos de cada bando. Seguía hecha un completo lío. Después, un hechizo me acertó y quedé inconsciente, ahora una bonita cicatriz me lo recordaba.-Supongo que no soy un ejemplo.-añado. El ascensor finalmente llega y miro al chico.-Adelante.-le digo mientras me espero a que entre para hacer yo lo mismo tras él.-¿Qué te han contado de la batalla?
avatar
Mensajes : 194
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't bite, but I heard you might || S.Y.

Mensaje por Milliardo L. Whitefield el Dom Nov 20, 2016 8:23 pm

Pues… –me sujeto de mi mentón y ruedo los ojos hacia arriba tratando de dar una respuesta sutil pero sincera–. Es un desastre –me encojo de hombros–. No en el mal sentido, aunque lo diga con sinceridad –comento–. No le mentiré. En Norteamérica, no vemos con buenos ojos muchas de las cosas que ustedes hacen. A veces creemos que solo son noticias de prensa amarillista, pero nunca pensamos que lo de Lord Voldemort era tan grave como para desatar semejante guerra. –no fui partidario de la guerra, sólo había estudiado de buena mano sus acontecimientos. Sin duda era algo que podía cambiar la política internacional de una nación tan grande.

Seguimos caminando hasta detenernos. Mis cejas se elevan y mis ojos se abren como platos al escucharla. Se me hacía sorprendente la idea de que ella participara en la batalla aun y cuando fuera en El Atrio– Ya veo, debió ser una decisión bastante importante. –muchos hubieran preferido salir corriendo con vida antes de dar la cara en la batalla. Suponía que eran pocos los que de verdad se quedaban a darlo todo por una nación libre de un mal tan podrido como el de Voldemort.

El elevador se abre y me hago a un lado para que pueda pasar, pero ella me fulmina de una sutil manera y quebranta mi caballerosidad haciéndome entrar de primero. Sonrío burlón. Ella aún desconfía de mí– Yo no diría eso. –aseguro ante su primer comentario. Espero que ella entre y sus manos bajan la palanca con inercia, haciendo que las rejas doradas nos encierren y de inmediato, sacándonos de dicho departamento.– ¿De la batalla? –aparento sorpresa– No mucho en realidad. –miento, pues he recaudado tanta información que siento como si hubiera participado en ella.– Sé que todo implosionó desde El Atrio. Los magos oscuros llegaron en busca del Ministro y se fueron tan rápido de como se enteraron que no estaba aquí. Desgraciadamente, cobraron muchas más vidas de las que pudieron contar. Y que todo esto quedó destruido. –explico en medio del brusco viaje hasta que una voz anunciante nos señalara la llegada a otro departamento. Rápidamente nos bajamos, aunque no conocía exactamente dónde estábamos. Aun así, trato de actuar con normalidad.

–Luego la batalla culminó en Salvio Hexia. Dicen que el lugar quedó maldito de tantos magos que murieron ese día. Algo verdaderamente devastador, eso es todo lo que sé. –asiento, mirando a todos los lados– Y bien, señorita Sienna. ¿Por dónde me lleva? –digo cruzando con ella un pasillo, un poco más iluminado que el anterior departamento. Logro ver algunas puertas de madera con letreros que señalan cosas como: Sala nacional de registro británicos, registro de animagos y sala de comprobación de varitas– Ohh… entiendo. Quiere averiguar sobre mi expediente de entrada al Ministerio. No pensé que fuera tan desconfiada… –admito, tragando fuerte.
avatar
Mensajes : 141
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't bite, but I heard you might || S.Y.

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Mar Dic 13, 2016 8:08 am

No pude evitar que su respuesta me resultase graciosa, parecía que a ojos de un extranjero todo aquello que había sucedido en los últimos meses podría haberse evitado, todas las muertes y los sacrificios. Era una completa estupidez. Desde niña me había criado en un ambiente estricto y purista, en el que el más mínimo error se castigaba con golpes y palabras hirientes, donde solo tenías la opción de hacerte fuerte o bien terminarías por hundirte en las tinieblas. Yo misma había defendido esos ideales oscuros hasta que tuve edad y valor para pensar por mí misma, hasta entonces solo me había preocupado de seguir viva. No. Todo aquello no había sido obra de la prensa amarillista, había sido completamente real. Tenía cicatrices que podían demostrar cuan real había sido aquella guerra. De no haberle plantado cara, ahora todos estaríamos muertos.-Agradezco tu sinceridad. Aún así, la guerra ha sido tan real como necesaria. Ha muerto mucha gente de ambos bandos...El Lord Tenebroso era mucho más fuerte y peligroso de lo que vosotros jamás creeríais.-sentencio. He visto sus atrocidades e incluso he formado parte de ellas. Sé de lo que sería capaz si no hubiese sido reducido a cenizas.

No le contesto. Su rostro parece sorprendido. En un primer momento no supe si luchar o huir. No sabía qué bando debía escoger porque me encontraba en el centro de aquel caos. A un lado tenía aquellos con los que había crecido, por muy despreciables que pudiesen parecerme sus ideales, eran personas a las que apreciaba. Por otro lado, estaba la gente que luchaba en contra de la oscuridad, su objetivo era más loable, pero no por eso merecían morir los otros. Estuve dividida toda la batalla, era más peligrosa que cualquiera porque ninguno de los bandos podía considerarme suya. Por suerte, el destino fue sabio y quedé inconsciente sin poder hacer mucho más. Cuando desperté todo eran ruinas y sangre a mi alrededor.

Camino hasta que llego a la puerta del ascensor, una vez allí él me cede el paso pero lo rechazo, quiero que pase antes que yo. La caballerosidad era algo que hacía tiempo dejó de agradarme. Sonríe burlón pero me mantengo seria, debo admitir que hay algo en él que parece...extraño. No digo nada y una vez dentro bajo la palanca y comenzamos a movernos tras marcar el botón de nuestro destino. Me estremezco cuando escucho su relato sobre la batalla, aunque es incompleto consigue trasladarme a aquel lugar. Había sido una etapa oscura de la historia y que seguramente marcaría la vida de muchos de los que estuvimos allí. No digo nada porque me doy cuenta que nada de lo que diga servirá de algo y prefiero ahorrarme las palabras.

Llegamos a nuestro destino y sé que él se da cuenta de que no estamos en la salida, pero no puedo dejar mis obligaciones de lado. Estamos en el Departamento que se encarga de todos los registros tanto de los que vivimos en ese país como de los que entran a vivir aquí. Salimos del ascensor y comienzo a caminar esperando a que él haga lo mismo delante de mi. Escucho sus palabras y esbozo media sonrisa sibilina.- Mi trabajo es ser desconfiada.-le digo con tranquilidad.-¿Tienes algo que esconder? ¿Algo que prefieras contarme antes de que lo averigüe por mí misma?-pregunto mirándole con una ceja levantada llena de curiosidad.
avatar
Mensajes : 194
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I don't bite, but I heard you might || S.Y.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.