Volver arriba

FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Lun Sep 05, 2016 11:36 am

Recuerdo del primer mensaje :

Hacía calor, quizá demasiado en comparación a lo último que recordaba. Todo estaba borroso, todo lo que aparecía tras mis párpados estaba difuminado, como si hubiese sido mero producto de mi imaginación. Me retuerzo, estoy en un lugar suave y blando, huele bien y siento la extraña sensación de estar a salvo. Encojo mi brazo y me doy cuenta que aún duele, lo noto adormecido como si llevase mucho tiempo sin usarlo, como si no perteneciese al resto de mi ser. El ardor que sentía antes ha dejado paso a una extraña sensación de quemazón, como el fuego que deja todo devastado a su paso. Abro levemente los labios y dejo entrar un poco del aire que hay en aquel lugar, los párpados aún me pesan demasiado para descubrir dónde estoy. Mis dedos tocan el tejido que hay bajo de mi, parece aterciopelado, aunque quizá solo sea por la poca sensibilidad que queda en mis manos. Estoy realmente cansada, por lo que tras pocos segundos todo se vuelve negro y dejo que el sueño me lleve otra vez. Si esto es lo previo a la muerte, no me parece tan aterradora como dicen.

_____________________________________________________

Vuelvo a despertarme pero esta vez parece que todo es distinto. Me encuentro en el mismo lugar aunque mis percepciones sobre este son diferentes, seguramente porque me encuentro un poco más fuerte. Hago un esfuerzo por abrir los ojos y cuando lo hago la luz me ciega, siento que me va a explotar la cabeza en mil pedazos. Duele. -Mierda...-susurro y noto como mis labios están acartonados. Recuerdo pequeños trozos de lo ocurrido y pienso que debería estar muerta. Una vez mis ojos se acostumbran a la luz soy capaz de enfocar el habitáculo. Es una habitación amplia, me doy cuenta de que estoy en una cama, hay una enorme estantería con libros y una cómoda. Suspiro, no sé donde demonios estoy. Espero un poco y cuando me veo con suficiente habilidad me siento en la cama. Hacía tiempo que no lograba despertar en un lugar cálido y agradable, quizá desde siempre. Mi habitación en casa de mis tíos parecía más un trastero donde tenerme aparcada. Jamás fui la princesita que esperaban.

Tras unos segundos que para mi fueron casi horas, me levanté, poco a poco porque mi cuerpo aún dolía en cada rincón de su extensión. Cuando me pongo sobre mis pies noto un ligero mareo que cede cuando me apoyo en las paredes para caminar, he de saber dónde estoy. Escucho pasos en lo que parece ser un piso inferior, tengo mis propias sospechas, pero prefiero comprobarlo por mí misma. Veo unas escaleras y pienso que quizá no seré capaz. Me asomo intentando no perder el equilibrio.- ¿Hola? -pregunto en un susurro, mi voz aún suena ronca.
avatar
Mensajes : 195
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Dom Ene 22, 2017 1:54 pm

Sus ojos se clavan en mi y me siento incómoda, jamás me ha gustado ser el centro de atención de nada, odio que se fijen en mí porque eso quiere decir que esperan algo. Sus palabras me toman completamente por sorpresa, ¿de verdad se me veía así desde fuera? Mi infancia había sido una época para olvidar, mis tíos me aborrecían porque para ellos era demasiado débil.  No entendí por qué me pedía perdón por algo que desconocía, por un momento, el hombre que tenía junto a mí me pareció una persona completamente distinta a la de segundos atrás, pero no sabía por qué. Aún me dolía la cabeza, no podía pensar con claridad.-Tienes razón, no lo sabes y es mejor así.-digo en un susurro quedo, casi noto como mis palabras se quedan en el aire, como flotan llenas de recuerdos y dolor. Tal vez tenga razón y sí que emano esos sentimientos, aunque no es algo que me preocupe, he aprendido a vivir con ello. Desde pequeña tengo pesadillas, mi tío consiguió que me convirtiese en el monstruo que era ahora, aunque él nunca lo supo. Mi vida se fue al traste el día en que aquella mujer lobo me mordió y condenó de por vida. A veces me pregunto por qué no le rebanó el cuello a mi tío, aquel hombre despreciable que nunca quiso de mí más que el poder que podía llegar a darle por un matrimonio provechoso.

Observo la cicatriz del basilisco en mi brazo, la acaricio con la yema de los dedos, parece que esa marca se quedará grabada en mi piel para el resto de mi vida. Suspiro. Justo en la mano contraria tengo la cicatriz de la enfermedad eterna, unos colmillos perfectamente clavados. Casi podía sentir como aún ardían. Las palabras de Ciarán me hacen sonreír con ironía. Le miro con ironía.-¿Por quién me tomas Byrne? -le pregunto. Tras esto, echo mi cabello oscuro a un lado y desabotono tres o cuatro botones de mi blusa. Dejo al descubierto gran parte de mi espalda, en ella, descubro varias cicatrices y un tatuaje en mi nuca tapando una de las más importantes. Estoy llena de recuerdos, de maldiciones.  Algunas son de misiones, otras son recuerdos de mi tío y mi tía, otras ni siquiera soy capaz de recordarlas. Mi espalda se lleva gran parte, pero tengo por el resto del cuerpo. -Parece que nadie es tan perfecto como aparenta ser. -susurro mirándole por encima de mi hombro. Cada una dolió menos que la anterior.  Mi primo solía decir que ningún esposo de buena familia me querría con cicatrices, y tras eso recuerdo haberme hecho alguna más yo misma. Odiaba el mundo en el que ellos me querían mantener.

Mantengo mis ojos sobre los de él, parece convencido de lo que dice y eso me sorprende. No es alguien a quien crea firme defensor de esas ideas. Vuelvo a colocar bien mi blusa para después contestarle. -Me hice inefable porque eso se supone que nos hace invisibles. Un inefable no puede tener relaciones de ningún tipo porque eso le hace un blanco fácil, le expone. -añado.- Aún así, no te hacía defensor de esas ideas.-admito. Después, sus palabras vuelven a centrarse en mi, cosa que comienza a convertirse en una costumbre del hombre. Sonrío irónica y me encojó de hombros casi imperceptiblemente.-Vengo de una familia purista, allí la gente solo se ama a sí misma.-le digo con tranquilidad. En mi casa, jamás había existido el amor, únicamente el deber.

No, no deseaba morir, pero tampoco me importaba si ocurría. No tenía miedo a la muerte, pero estar cerca de ella me hacía sentirme viva. Él tenía razón. Me costaba admitirlo pero era la verdad más profunda. Le miro, esta vez sin ninguna intención de defenderme, por primera vez, le desnudo mi mirada.-Hay muchas más razones para temer a la vida que a la muerte.-susurro.- Morir es sencillo, la vida en cambio es un constante suplicio, tal vez tengas razón.-admito por mucho que me cueste. -Creo que alguien que no le teme a la vida es un completo inconsciente.
avatar
Mensajes : 195
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Ciarán E. Byrne el Mar Ene 24, 2017 2:52 pm

Conocía el cuerpo de Sienna Yaxley, había visto la desnudez de la mujer mientras la curaba y cambiada su ropa. Las cicatrices que tenía su espalda no habían pasado desapercibidas al Sabueso. Sin embargo, ninguna de ellas parecía haber sido causada durante el trabajo de la Inefable. Cuando descubrió su espalda para mostrarle lo que ya había visto, los restos del hombre que una vez fue bramaron, extasiados, ante el panorama revelado. Sensual, seductora... así era aquella imagen. Años atrás habría estirado una mano, aprovechando la oportunidad. No habría titubeado en tomar algo que habría imaginado que se le estaba ofreciendo. Sin embargo, no lo hizo porque no sacaría ventaja de aquel momento de vulnerabilidad. Era un caballero en más de un sentido. O quizá un idiota. La línea entre ambos era demasiado difusa. Estiró, a pesar de todo, el brazo y repasó con la yema del dedo índice la superficie de la cicatriz que más le había llamado la atención. Aquélla en la que se veían, prístinas, las marcas de una mordida antigua, recordatorio constante de una maldición que acompañaba a Sienna allí donde fuera. La repasó con el dedo dos veces antes de soltarla. —¿Por esto me preguntaste qué día era?—. Un hombre lobo era un peligro para cualquier mago, pero no para él, no en su galpón.

—Estoy al tanto de los adornos de tu cuerpo, Yaxley, pero no me parecen el tipo de cicatriz que una Inefable podría tener por trabajar en el Departamento de Misterios. Al menos, no todas—. Eran signo de un maltrato que el irlandés no podía imaginar. —Nadie es perfecto— corrigió con una sonrisa mientras la castaña volvía a cubrir su piel. —Parece que hablas de los Aurores en lugar de los Inefables. El amor es una fuerza absoluta, tú deberías saberlo mejor que yo por trabajar en el Departamento de Misterios. Es la principal arma que tenemos en nuestra lucha contra las tinieblas—. Su filosofía era simple, pero efectiva. —En cierta forma, se nos alienta a amar. El apego a las personas es lo que nos convierte en blancos fáciles, manipulables y vulnerables, Yaxley, no el amor— explicó. —Pues eso no es signo de una familia purista, sino de una familia egoísta— su propia familia sostenía ideales como ésos, y Ciarán Byrne había tenido una infancia feliz en Dublín.

—Vivir es mucho más aterrador que morir, eso es cierto. Sin embargo, la vida no es un constante suplicio— ésas eran las palabras de una víctima, de una persona que había sufrido constantes maltratos y abusos. Colocó una mano sobre su brazo, con gentileza. —La vida está llena de maravillas. Una copa de vino en buena compañía, un acto desinteresado, una buena comida, una ducha caliente...—. Se sentía extraño diciendo aquellas palabras de aliento, pero sentía que eran las que necesitaba la Inefable. —Sólo has de tener el coraje para arriesgarte a vivir y descubrir lo bueno de hacerlo—. Los pequeños placeres del día a día eran lo que convertían la rutina en una maravilla de la magia. —Por cierto, para ser alguien que no tenía hambre... has comido bastante— la picó con diversión, rodando los ojos al notar que la bandeja del desayuno que le había llevado estaba casi vacía.
avatar
Mensajes : 248
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Mar Ene 24, 2017 3:48 pm

Dejo al aire mi espalda y por primera vez, en todo el rato que llevaba con él, me sentía desnuda. No era una desnudez física, eso era simple y no me causaba el más mínimo problema. Me sentía vulnerable, no solía mostrar mis cicatrices, era como un animal herido al que le gustaba lamer sus heridas en soledad. No estaba acostumbrada a tener alguien en quien apoyarme, una persona a quien pedir cobijo. Sus ojos sobre mi espalda me hacen sentir extraña, aunque no sé cómo definir esa sensación. Suspiro y siento la yema de sus dedos sobre mi cicatriz, sobre "aquella" cicatriz. Aquella marca había sido la más dolorosa de todas, una condena de la que no fui consciente hasta que llegó la primera noche de luna llena. Recuerdo el terror que viví, el cambio de mi cuerpo y el dolor de cada una de mis fibras nerviosas. Después, no recuerdo nada...únicamente el despertar con el cuerpo magullado y restos de sangre en mis manos. No sé qué fue lo que hice, pero jamás intenté averiguarlo. La pregunta de él me saca de mis pensamientos, mis ojos se abren y se clavan en los de él. -Eso no es de tu incumbencia.-susurro. Él no tiene por qué saber, de hecho prefiero seguir manteniendo aquello en secreto. Si el Ministerio se enterase...si los que se hacían llamar mi familia lo supieran. Entonces sí que encontraría la más dolorosas de las muertes.

Cuando escucho sus palabras me doy cuenta que él ha podido ver cada una de mis cicatrices, aunque seguramente no sepa lo que hay detrás de ellas. No es estúpido, las marcas de misiones son mucho más irregulares, las que yo tengo con concisas y limpias. Mis tíos eran unos verdaderos maestros después de tantos años de torturas a muggles.-Podría mentirte, pero no creo que ninguno de los dos se creyese mis mentiras.-admito.-Tampoco creo que ninguno de los dos gane nada si te cuento de qué son...aunque no eres estúpido.-susurro mirándole fijamente. No es ingenuo, esas cicatrices llevan años en mi piel, ya están completamente curadas y forman un desolador mapa de torturas. No soy de esas personas capaces de desnudarse ante los demás con esa facilidad. Me quedo callada mirando un punto fijo de la habitación. Sé a qué se refiere. Yo misma he estado en cada una de las cámaras de las que consta el Departamento de Misterios, aunque al final, cada uno somos designados a una de ellas.-He estado en cada una de las cámaras que forman el departamento. He visto la cámara del amor, pero también la de la muerte o la de las profecías.-explico.- Se nos alienta a amar, pero también se nos dice que el dolor tras la pérdida puede llevarnos a nuestra propia muerte. La desesperación por la marcha del ser amado. -susurro.- No se puede amar sin sentir apego por esa persona, sin necesitar la compañía de esta...-añado.- Aunque eso tal vez deberías decírmelo tú.-le espeto, yo ni siquiera sé lo que es sentir amor. Lo he visto, pero no lo he experimentado. Tras eso, el comentario de mi familia ni siquiera me importa. Eran egoístas, únicamente me criaron porque ese era su deber, jamás por amor o compasión.

-Pareces un soñador.-susurro. No puedo creer sus palabras, yo no veo ese brillo en la vida. Yo me dedico a existir, simplemente, hace tiempo que me dijeron que no merecía vivir, que si lo hacía era porque ellos me lo permitían. Pese a mis propios pensamientos me giro hacia él y por primera vez me acerco un poco.-Espero que seas capaz de disfrutar de cada una de esas cosas que dices.-le digo en un susurro quedo. Sus palabras hacen que mi atención se desvíe de nuevo a mi bandeja, he comido porque así podré marcharme, porque así podré llegar hasta mi casa. Por unos segundos me aterroriza la soledad que me espera una vez llegue allí. -He comido y ahora has de dejar que me marche.-Eso era lo que tenía que hacer, irme por mucho que algo me instase a quedarme. Me muevo e intento salir de la cama, aunque él está tumbado a mi lado y me entorpece la salida.
avatar
Mensajes : 195
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Ciarán E. Byrne el Mar Ene 24, 2017 5:09 pm

Sonrió. Su filosofía no era una que pudiera entenderse del todo en la primera conversación. Él mismo lo había conseguido sólo después de haber perdido a su mejor amigo. Sólo entonces había aprehendido la cabal extensión de las enseñanzas de Érebo, sólo cuando tuvo que enfrentarse a su apego por la vida de aquél al que había amado más que a su hermano. No esperaba que Yaxley viera, tras una charla, su punto de vista. Lo único que buscaba el Auror era que la Inefable comprendiera que la vida no era algo tan malo como creía, que el daño que había sufrido no era incurable. —Si alguna vez has amado, Yaxley, comprenderás que la esencia del amor no es el apego. Las ataduras, la posesión... No son ellas la belleza del amor, si no el darlo sin esperar nada a cambio, sólo porque uno lo siente. La única solución para el apego es soltarlo, dejarlo ir. Ser consciente de que la vida seguirá sin esa persona. Entender esta verdad es algo que no todos consiguen, pero vale la pena hacer el intento— la miró, disfrutando con generar aunque fuera la menor de las dudas. Era todo cuanto podía esperar.

Decidió usar las propias palabras de la mujer en su contra. —Piénsalo así: si morir es sencillo, como dijiste, no deberías tener miedo a morir de amor. Personalmente, encuentro pocas formas mejores para hacerlo... Prefiero que sea por la pérdida de un ser querido antes que morir asfixiado, torturado, o por una Maldición Asesina. El miedo al dolor es algo primitivo y, de todas formas, la muerte no es algo de lo que podamos escapar—. Sintió que Érebo hablaba a través de él, la cálida presencia de su Maestro se manifestaba en sus palabras y mantenía vivo el recuerdo del hombre que le había enseñado todo lo que sabía. Recordó las charlas nocturnas que tenía con el viejo, que tan tediosas le habían parecido cuando era apenas un mocoso con una sombra por bigote. Aquellas lecciones eran las que más había odiado, él iba a ser un Auror, no le interesaban las reflexiones de un anciano sobre la esencia de la magia y su conexión con los sentimientos; quería aprender a luchar, a defenderse, a rastrear a los malvados para hacer justicia. Había sido joven e ingenuo.

Echó a reír ante la acusación de ser un soñador. No lo era; aunque entendía que pudiera parecérselo a alguien como ella. El enfoque que había heredado y hecho propio, tenía ese efecto en los cínicos. —He pasado demasiadas noches durmiendo sobre las raíces nudosas de los árboles y bañándome en arroyos helados en el bosque como para no saber apreciar la gloria de una cama mullida y una ducha caliente— aseguró. Ante la iniciativa de marcharse, no se inmutó ni hizo ademán alguno por impedirlo. Lo mismo que no tendría ningún problema con abandonar aquel galpón a pesar de haber vivido en él por diez años, no iba a impedir que Sienna Yaxley se fuera. —Aún no estás lista para irte, y siento que no lo deseas realmente. Preferiría que te quedaras, pero eres libre para marcharte. En ningún momento estuviste obligada a quedarte aquí, sólo tu cuerpo te retuvo— se puso de pie con un movimiento grácil y rodeó la cama hasta llegar junto a su huésped. Con un movimiento vago de la varita hizo desaparecer la bandeja de comida y le tendió la mano para ayudarla a levantarse. —Sin apegos ni ataduras, ¿recuerdas?— volvió a picarla, recordándole que forzar a la gente a hacer su voluntad no era su estilo.  
avatar
Mensajes : 248
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Mar Ene 24, 2017 6:01 pm

Sus palabras parecen las de alguien que ha amado y ha perdido después de aquello, aunque no lo haya vivido sé reconocer esa mirada en los ojos de alguien. Durante todo el tiempo que llevo siendo inefable, he visto morir a muchos, y he visto llorar a otros tantos. Duele. Jamás he perdido a nadie porque jamás he amado. Asumía esa realidad como una parte indivisible de lo que era mi ser. Me habían enseñado a ser así, me habían enseñado a no mostrar mis debilidades y a ser siempre una roca, a siempre llevar las riendas de lo que hacía. Era gracioso aquello último, sobretodo cuando pensaba que durante toda mi infancia lo que quisieron era justo lo contrario: anularme por completo, convertirme en una marioneta más en su gran juego. Llevaba demasiados años creyéndome aquello como para cambiar de opinión solo porque alguien me lo cuente, tal vez algún día lo comprenda, o tal vez nunca lo haga.-Espero entenderte algún día.-susurro, aunque es casi un pensamiento en voz alta.

No puedo evitar que una risa irónica salga de mis labios. "Morir de amor". Sonaba demasiado trágico, como una de aquellas novelas muggles, las recuerdo de cuando estudiaba en Hogwarts. No hacía a Ciarán Byrne el tipo de persona que cree firmemente en todas aquellas cosas, pero aún así, decido que es mejor no decirle nada. Mis ojos se mantienen fijos en él, con cierta curiosidad.-¿Y tú? ¿Serías capaz de morir de amor?-pregunto. Quiero intentar comprenderle de algún modo, me sentía como una cría intentando aprender cómo es la vida. Pero no era una niña, aunque él lo creyera. Retiro mis ojos de nuevo y me quedo por unos segundos con la mirada clavada en el techo antes de dejarme caer hacia atrás. El colchón mullido es una sensación agradable, el aroma a sábanas limpias. Cierro los ojos durante unos segundos y casi siento que podría quedarme dormida de nuevo. Reconozco que estoy más cansada de lo que creía.

Segundos más tarde, abro los ojos y me encuentro con él al lado. Las palabras ducha caliente me recuerda lo mucho que echo de menos meterme bajo un chorro de agua ardiendo, a pesar de eso no digo nada porque no quiero seguir causándole más molestias. Intento levantarme pero él hace un rápido movimiento. Sus advertencias van contra sus palabras.-No puedo quedarme aquí indefinidamente.-comento aún sentada en la cama. Su última frase antes de ofrecerme su mano hace que esboce media sonrisa. Me levanto con calma, intento hacerlo sola pero mi cabeza sigue sin tener la estabilidad que le recordaba, así que al final me aferro a su mano. El mundo parece moverse más deprisa de lo que puedo aceptar. Me quedo cogida a su mano y cierro los ojos, todo me da vueltas.


avatar
Mensajes : 195
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Ciarán E. Byrne el Lun Feb 06, 2017 12:26 pm

La primera respuesta que se le vino a la cabeza fue un rotundo no. Él no moriría de amor en el sentido más literal de la frase porque entendía a aquel sentimiento como efímero e indomable. El destino le había enseñado a poner en práctica las lecciones de su Maestro; entendía, ahora, que no necesitaba de nadie para existir, y que su vida seguiría incluso aunque enfrentara la más honda de las pérdidas. Este conocimiento, fruto de intensas meditaciones y experiencias, no había llegado en forma gratuita. Ciarán Byrne había pagado el precio definitivo. Así y todo, suspiró con una risa queda. —Morí en las trincheras, hace años, Yaxley—. No supo cómo ni por qué. Tampoco le buscó un sentido a aquella revelación. La magia que había en él operaba sus designios en formas que, generalmente, escapaban a las humildes posibilidades de comprensión de los humanos. Sí, no obstante, la sorpresa se posó en su semblante al escuchar sus propias palabras. Curiosa respuesta la que había dado. En aquel acto, el Sabueso había desnudado su verdad más íntima, su realidad más profunda. Aunque, quizá, para Yaxley fuera la suya una afirmación sin mucho sentido.

La mujer perfecta tomó su mano y se abrió a la ayuda que le ofrecía. Mas no del todo. Aún notaba la persistencia de los reparos; Sienna Yaxley tenía demasiados peros en la boca. —No, no puedes. Para vivir conmigo, primero debes invitarme a unos tragos— bromeó, guiñándole un ojo con picardía. —Lo que sí puedes hacer es quedarte hasta que te recuperes lo suficiente como para irte. Te quedarías, a lo sumo, hasta la semana que viene— explicó volviendo a la seriedad. A pesar de ello, le ayudó a ponerse en pie, soportando casi todo su peso. Definitivamente no estaba en condiciones de marcharse. Byrne no dijo nada, sólo retuvo la mano pálida en la suya y cargó con la mayor parte del esfuerzo... Hasta que la Inefable perdió el conocimiento. De nuevo. Una sonrisa irónica se dibujó en sus facciones mientras la volvía a dejar sobre la cama, divertido por la tozudez de su huésped. —Bueno, ya que insistes en quedarte...—. Una vez más, la ironía.

Con gesto distraido, tras ver que ella se quedaba en la cama, revisó su reloj de bolsillo. Debía reunirse con alguien en breve. —Yaxley, debo irme a trabajar. Siéntete como en tu casa; hay comida en el refrigerador—. No hacía falta que se enterara de más. Tras su reunión, Byrne debía buscar ingredientes para cierta poción contra la licantropía. No tendría sus efectos completos, pero quizá ayudara a paliar un poco la influencia de la Luna. —Mi chimenea de aquí conecta directamente con mi despacho en el Ministerio. Si necesitas algo, podrás contactarme por la red Flu—. Había modificado ligeramente la conexión de modo que sólo funcionara en un sólo sentido: desde su casa, hasta la oficina. Sin más, bajó las escaleras y salió del Galpón con elegancia.
avatar
Mensajes : 248
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Miér Feb 08, 2017 4:20 pm

Le miro sin poder esconder la curiosidad cuando escucho sus palabras, aunque lo que más me sorprende es la expresión de su rostro, asombrado de sus propias palabras. Sus palabras cobraban sentido para mí, aunque no dije nada, prefería no abrir la boca para hablar de un tema que me resultaba tan ajeno como aquel. Parecía el rostro de alguien que acababa de desvelar algo que no era consciente de querer decirlo, como si su mente hubiese trabajado de manera lenta sin poder impedir que las palabras desvelasen aquella verdad. Mis ojos buscan los suyos intentando comprenderle, pero no soy capaz, seguramente porque por dentro estoy demasiado vacía para poder ver aquellos sentimientos en el semblante ajeno. Por unos segundos me sentí como una muñeca que está hueca por dentro, como si de un solo golpe pudiese resquebrajarme y romperme en un millón de pedazos. Entrelazo mis brazos intentando abrazarme, dándome un poco de calor debido al frío repentino que me ha recorrido entera.

Quiero levantarme, quiero salir de allí porque no deseo deberle nada a nadie. Las deudas solo hacen que atarte sin que puedas librarte nunca de eso. Decido que es el momento de marcharme, tal vez me encierre en mi pequeño apartamento de Londres, tan alejado como pude encontrarlo de la casa familiar. Mi mano toma la de él cuando me la ofrece. Es una mano estable y sin darme cuenta apoyo gran parte de mi peso en él. Sonrío con ironía ante su comentario.-No pienso invitarte a nada.-admito intentando tomar aire. Tengo la sensación de que escasea en aquella habitación, que mis pulmones son incapaces de retener el oxígeno y me ahogo. Intento mantenerme de pie pero por algún motivo que no comprendo mi cuerpo no me acompaña, seguramente porque llevo meses forzándolo más allá de lo permitido y ahora me obliga a descansar.

Me caigo sobre él que aguanta todo mi peso. Me empapo de su aroma que es lo último que soy capaz de recordar. Después, todo es oscuridad. Su voz se escucha a lo lejos, como si estuviese a varios metros aunque la calidez que desprende antes de dejarme en la cama. Después escucho murmullos a lo lejos y una puerta que se cierra. Quisiera poder moverme, pero no soy capaz de mover un solo músculo.

avatar
Mensajes : 195
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.