Volver arriba

FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Lun Sep 05, 2016 11:36 am

Hacía calor, quizá demasiado en comparación a lo último que recordaba. Todo estaba borroso, todo lo que aparecía tras mis párpados estaba difuminado, como si hubiese sido mero producto de mi imaginación. Me retuerzo, estoy en un lugar suave y blando, huele bien y siento la extraña sensación de estar a salvo. Encojo mi brazo y me doy cuenta que aún duele, lo noto adormecido como si llevase mucho tiempo sin usarlo, como si no perteneciese al resto de mi ser. El ardor que sentía antes ha dejado paso a una extraña sensación de quemazón, como el fuego que deja todo devastado a su paso. Abro levemente los labios y dejo entrar un poco del aire que hay en aquel lugar, los párpados aún me pesan demasiado para descubrir dónde estoy. Mis dedos tocan el tejido que hay bajo de mi, parece aterciopelado, aunque quizá solo sea por la poca sensibilidad que queda en mis manos. Estoy realmente cansada, por lo que tras pocos segundos todo se vuelve negro y dejo que el sueño me lleve otra vez. Si esto es lo previo a la muerte, no me parece tan aterradora como dicen.

_____________________________________________________

Vuelvo a despertarme pero esta vez parece que todo es distinto. Me encuentro en el mismo lugar aunque mis percepciones sobre este son diferentes, seguramente porque me encuentro un poco más fuerte. Hago un esfuerzo por abrir los ojos y cuando lo hago la luz me ciega, siento que me va a explotar la cabeza en mil pedazos. Duele. -Mierda...-susurro y noto como mis labios están acartonados. Recuerdo pequeños trozos de lo ocurrido y pienso que debería estar muerta. Una vez mis ojos se acostumbran a la luz soy capaz de enfocar el habitáculo. Es una habitación amplia, me doy cuenta de que estoy en una cama, hay una enorme estantería con libros y una cómoda. Suspiro, no sé donde demonios estoy. Espero un poco y cuando me veo con suficiente habilidad me siento en la cama. Hacía tiempo que no lograba despertar en un lugar cálido y agradable, quizá desde siempre. Mi habitación en casa de mis tíos parecía más un trastero donde tenerme aparcada. Jamás fui la princesita que esperaban.

Tras unos segundos que para mi fueron casi horas, me levanté, poco a poco porque mi cuerpo aún dolía en cada rincón de su extensión. Cuando me pongo sobre mis pies noto un ligero mareo que cede cuando me apoyo en las paredes para caminar, he de saber dónde estoy. Escucho pasos en lo que parece ser un piso inferior, tengo mis propias sospechas, pero prefiero comprobarlo por mí misma. Veo unas escaleras y pienso que quizá no seré capaz. Me asomo intentando no perder el equilibrio.- ¿Hola? -pregunto en un susurro, mi voz aún suena ronca.
avatar
Mensajes : 194
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Ciarán E. Byrne el Lun Sep 05, 2016 12:32 pm

Byrne olió salitre y escuchó las olas romper contra los espigones del puerto. Seppo Harjanne apareció junto a él con Tommi Mäkinen en sus brazos. La placidez tironeaba las facciones del contrabandista cuya mente había sido dominada por la magia del auror. Arreciaba, y el viento cargado de sal agitaba las cabelleras y abofeteaba los rostros cansinos con saña y alevosía. Los cuatro fortuitos compañeros recibieron el castigo de la intemperie aunque ninguno pareció prestarle atención. La urgencia guió los pasos del Sabueso. Con el cuerpo inconsciente de una mujer a cuestas y los mechones de cabello mojado pegado al cráneo, se movió con la premura de quien debe aprovechar cada segundo. Salió de entre los contenedores de basura y se internó en el bosque de hierros oxidados y hojalata. Los colores del mundo se difuminaban en medio de la tormenta, y el rugido del océano sonaba como el grito de batalla de un ejército entero. Finalmente, llegó a uno que no tenía nada de distinto a los demás; pero, a la vez, era totalmente diferente. Abrió la puerta y se coló tras ella mientras los dos delincuentes esperaban fuera.

Al entrar, lo recibió la calidez del hogar. Agitó la varita escarlata y las llamas abrazaron los leños de la chimenea, que comenzaron a crepitar alegremente con el tono azulado de la madera embuida de sal.  Giró sobre sí mismo y desapareció, dejando en su lugar un charco de agua y barro. Con un sonido apenas audible, el Sabueso se materializó junto a su cama y en ella depositó a Sienna Yaxley como si se tratara de una criatura del más fino cristal. Tocó la frente de la Inefable; ardía. Volvió a alzar la varita, y un frasquito transparente salió flotando de uno de sus armarios y voló hasta su mano derecha. Su contenido, un líquido incoloro y parecido al agua que se agitaba alegremente con el bamboleo del recipiente. Lo destapó y vertió dos gotas en la herida descubierta tras arrancarle el torniquete y la manga de la blusa. Una vez más, presuroso, trazó un complicado patrón con la varita y tanto las ropas de la belleza pálida como las sábanas claras sobre las que reposaba se secaron completamente, volviendo a mantener la privacidad de su silueta. La cubrió con brusquedad; y tras hacerlo, giró sobre sí mismo y abandonó su casa, no sin antes oír un quejido quedo. Su parte estaba hecha… ahora el trabajo era de ella.

De nuevo en la intemperie, lo recibió el vendaval como el latigazo del amo contra la espalda del siervo impertinente. Masculló una maldición entre dientes mientras el cabello apelmazado le chorreaba por las sienes. Encontró a los prisioneros en el sitio en el que los había dejado. Se aferró a ellos tomándolos por los antebrazos y desapareció una vez más. Tomar la red Flu desde su casa al Ministerio habría sido más cómodo, pero para que aquellas dos sabandijas entraran en su refugio debía compartir con ellos el secreto, y no estaba dispuesto a hacerlo. No con dos delincuentes como ellos….

[***]

Una gota. Dos. Tres. El sudor perlaba la frente pálida del varón y humedecía, cada tanto, el áspero piso del salón de entrenamientos que compartía ubicación con su domicilio. «Trescientos noventa y ocho… Trescientos noventa y nueve… Cuatrocientos…». Colgado boca abajo del techo cual vampiro en brazos de Morfeo, Byrne elevaba su torso a intervalos regulares hasta llegar al número deseado. Volvió a elevarse una última vez para desatar el arnés que mantenía sus pies pegados al techo y saltó hacia atrás, aterrizando con un sonido apagado y la gracia de un depredador al acecho. Suspiró, con la respiración agitada, mientras se dirigía de regreso al apartamento. La fatiga tironeaba de su cuerpo pero la desdeñó como hacía a menudo.

Quince minutos más tarde, salió de la ducha envuelto en una toalla. Se dejó caer sobre el sillón que hacía las veces de cama desde que llevara a su dormitorio a un huésped inesperado. Se vistió con simpleza, un pantalón deportivo y una remera blanca de algodón. Oyó un sonido arriba y una voz queda, débil. Subió la escalera. Evaluó a Yaxley con la mirada penetrante. Se veía como la mierda. O al menos tan como la mierda como podía verse una criatura perfecta como aquélla. —¿Cómo te sientes?—. Ciarán Byrne jamás preguntaba si alguien estaba bien. Era un desperdicio de palabras porque diez de diez veces, esa pregunta se formulaba en situaciones en las que el destinatario evidentemente estaba como el carajo; y el Sabueso atesoraba sus palabras como el moribundo sus últimos segundos.
avatar
Mensajes : 247
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Lun Sep 05, 2016 2:44 pm

Hacía calor, aunque era el tipo de calidez que se esperaría de un hogar. Yo jamás había conocido aquel tipo de sensación porque desde que era niña jamás me había encontrado a salvo, ni siquiera entre aquellas cuatro paredes a las que consideraba mi hogar ni con aquellos a los que solía considerar familia. Mi tía era una mujer fría y sangrienta, para ella siempre había sido una molestia, una cría a la que jamás lograría sacarle partido. Era la brizna de hierba que nace en la devastación y muere ahogada por la falta de agua. Cojo aire y mis ojos se amoldan a lo que me rodea, pudiendo enfocar una habitación. La cama es cómoda, y me encuentro lo bastante cansada como para quedarme unas cuantas horas más allí tirada. Mis músculos aún están agarrotados y mi cabeza daba vueltas, era incapaz de recordar con claridad.

Cogí aire y me senté con tranquilidad en la cama. Mis pies colgaban y me dejé ir hasta que toqué el suelo con ambos. Mi piel reflejaba las marcas de la que había sido una dura batalla, una en la que acabé más malherida de lo que creía. Llevo una mano a mi cabello y lo masajeo, por un segundo todo me da vueltas y siento que puedo caer en cualquier momento. Finalmente, reúno fuerzas para ponerme en pie y caminar hacia la salida de aquella habitación, no sé donde estoy, pero pienso descubrirlo. Mi paso es inestable, parezco tan estable como una pluma. Noto una punzada en el costado y llevo mi mano allí, con la otra abro la puerta para encontrarme con unas escaleras que bajan a un salón.

No reconozco la voz hasta que alguien se acerca y puedo ver sus ojos examinándome, por primera vez siento que podría romperme en mil pedazos como siga mirándome. Mis ojos se alzan en busca de los de mi interlocutor, son oscuros, pienso en el aspecto tan horrible que debo tener para que alguien como él me mire de aquel modo. Mi mano sigue temblorosa, por lo que me agarro a la pared mientras con la otra sigo presionando mi costado. Su pregunta hace que esboce una media sonrisa irónica.-Creo que es bastante obvio.-susurro notando como mi voz parece mucho más pequeña que antes. -Debería irme...Gracias.-añado, pero cuando miro las escaleras todo vuelve a darme vueltas y me doy cuenta que por mucho que lo intente, aún no me he recuperado del todo.
avatar
Mensajes : 194
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Ciarán E. Byrne el Miér Sep 07, 2016 2:30 pm

La respuesta se demoró en llegar lo mismo que tarda un corazón en latir. Y aún así, la espera se le antojó larga. La voz era débil pero las palabras eran ciento por ciento de Yaxley. Byrne sonrió. Era una mejoría importante. Desde que Cöster-De Haes le encargara la misión de atrapar a Mäkinen y su siervo, el Sabueso se había encargado de conseguir una buena ración del único antídoto conocido para el veneno de basilisco: lágrimas de fénix. Eran un bien caro y muy difícil de conseguir, pero habían sido de gran utilidad. «Debo irme... sí, claro, Yaxley». Sin esperar a que la castaña terminara de cabeza en su felpudo, acortó la distancia entre ambos y la atrapó. El auror alzó a la inefable como si pesara lo que una pluma y la llevó de regreso a la cama.

Sin rodeos, se sentó junto a ella. «Desafiante incluso ahora, ¿eh?». Debía reconocer el espíritu inquebrantable de la mujer que tenía al lado. Seguramente se vendría alguna puteada o una mirada asesina por haberla arrastrado de regreso allí. O quizá no, era una criatura impredecible. —Parece que estás recuperando tu habitual humor. Es una buena señal— una sonrisa torcida tironeó los labios del irlandés. —Ya no queda ningún rastro del veneno en tu cuerpo. La debilidad que sientes es por la sangre que perdiste y por la herida en tu brazo— comentó por decir algo, quizá le fuera de utilidad saber que ya había pasado lo peor. Con un movimiento veloz, colocó el dorso de la mano derecha sobre la frente ajena y verificó la temperatura. La fiebre se había ido.

—Puedes esperar hasta que seas capaz de regresar a tu casa antes de agradecerme, Yaxley— rodó los ojos. Agitó la varita y, tras unos instantes, una tabla de madera, como un ladrón, entró flotando por la puerta. Jugo de calabaza, tarta de melaza, café, té... Estaba repleta de comida. —Por cierto, debes desayunar— añadió, mirándola con una sonrisa divertida. Se quedaría allí, junto a ella, y se aseguraría de que la castaña comiera hasta la última miga. La tabla flotó hasta la cama y aterrizó a los pies de Sienna.
avatar
Mensajes : 247
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Vie Sep 09, 2016 5:24 am

Estaba allí de pie y aunque sabía que el suelo bajo mis pies era firme, se me antojaba como si estuviese manteniendo el equilibrio sobre una cuerda floja. Mi cuerpo estaba acostumbrado a todo tipo de torturas, desde niña había sido presa de la maldición de la licantropía, conocía la sensación de debilidad al día siguiente. Pero en aquel momento, era distinto, no recordaba nada, o apenas algún detalle. Todo estaba en negro y mi única manera de saber qué había sucedido estaba justo frente a mis ojos. Miro a Byrne cuando veo que tiene una sonrisa en su rostro.- ¿Se puede saber qué te hace tanta gracia?-pregunto con incredulidad. Aquella situación no me parecía ni mínimamente gracioso. No sé por qué sigo allí, así que en cuanto reúno un poco de fuerza me encamino hacia las escaleras. Todo da vueltas en mi cabeza y cuando creo que me voy a despeñar por las escalinatas, los brazos de él me sujetan firmemente. Mis ojos le buscan y me doy cuenta de que mis pies flotan. Él me lleva en brazos como si fuese una cría. Pocos segundos después volvía a estar sentada en la cama donde me había despertado, aunque esta vez él también estaba sentado a mi lado.

Ruedo los ojos pero me limito a resignarme, eso sí, no aparto mis ojos de los suyos, buscando alguna información más de por qué me ha llevado allí o qué demonios es lo que ha sucedido. Mi mente tiene alguna imagen, pero resultan borrosas y confusas, seguramente el veneno...¡Cierto! Aquel basilisco me había mordido, recuerdo el ardor que recorrió mi cuerpo en tan solo unos segundos. -No...No recuerdo con claridad todo lo ocurrido.-susurro con cierta frustración, mi mano se cierra en forma de puño. Su mano en mi frente me toma por sorpresa y la aparto.- ¿Te parezco una cría? -pregunto molesta.- Me encuentro bien, no tienes por qué seguir cuidándome. -le espeto. Jamás había recibido un trato parecido a aquel, quizá por eso era incapaz de saber reaccionar ante aquello. No me gustaba el contacto humano, era fría y distante, al menos así me lo habían hecho creer siempre.

-¿Cuándo será eso Byrne? -pregunto alzando una ceja. Acto seguido él agitó la varita y por la puerta apareció una tabla de madera llena de comida y bebidas variadas, seguramente en pos de que desayunase algo. Mi estómago rugió un poco, pero a la vez sentí náuseas. Una media sonrisa irónica apareció en mis labios.- ¿Ahora me traes el desayuno a la cama?-pregunto con cierta diversión, no era algo que hubiese creído si me lo contasen. -No tengo hambre.-susurro, aunque cojo la taza de té. Canela. Adoraba aquel aroma, cerré los ojos por un segundo y tras eso los volví a abrir, encontrándome de nuevo con los ojos de mi acompañante.
avatar
Mensajes : 194
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Ciarán E. Byrne el Dom Nov 13, 2016 1:44 pm

Cerró los ojos. El cansancio acumulado en los últimos días jalaba su conciencia, y estaba en el único sitio del mundo en el que podía dejarse llevar por la sensación. Su hogar. Su galpón. Junto con su mente, era el único refugio que nadie había violado aún. El último bastión de seguridad que quedaba en su existencia. Allí, acostado junto a Yaxley, el auror bajó la guardia. Volvió a sonreír porque aquella actitud se le antojaba de lo más divertida. «Deja ya el acto, idiota. A ver si así te curas de una vez». —Pues yo te haré recordar lo que sucedió. Llevo mucho tiempo siguiéndole la pista a Tommi Mäkinen, uno de los mejores y más peligrosos criadores de basiliscos de Occidente. Recientemente he logrado atrapar a su segundo, Seppo Harjanne. Mäkinen jamás perdonaría la traición de su colega, por lo que organicé el traslado a Azkaban de forma tal que fuera la mejor oportunidad para que el finlandés me tendiera una emboscada y tratara de cargarse a su vasallo. Estaba listo para ello, que fue lo que terminó sucediendo. Pero no contaba con que al Departamento de Misterios se le ocurriría enviar conmigo a una Inefable. Una Inefable particularmente valiente... o idiota, según cómo se lo mire— rodó los ojos.

—Apareció el basilisco, y en vez de hacer lo que te ordené y tomar la opción más segura, decidiste quedarte a luchar a mi lado. Loable, sin dudas, pero estúpido. La bestia se las ingenió para dejarte en el brazo una marca de su amor. Fue una suerte que lograra aturdir a Mäkinen justo a tiempo. Una vez que te puse fuera de peligro inmediato, ataqué a la serpiente. Al ver a su Amo caído y a un Auror del Ministerio atacándola a diestro y siniestro, decidió que la mejor opción era huir y desapareció. Lo cual también fue una suerte, porque mis órdenes eran atrapar al criador, no hacer de guardaespaldas tuyo. De haber tenido que elegir entre Mäkinen y tú...— hizo una pausa. —En fin, ambos delincuentes están en manos del Ministerio, tú estás viva en mi casa y el basilisco escapó—.

—Respondiendo a tus otras preguntas, sí, me pareces una cría. Estarás lista para irte cuando estés lista. Y sí, te traigo el desayuno a la cama— finalmente abrió los ojos y se encontró con los de Sienna incrustados en él. Sintió la intensidad de la mirada pero no reculó; le mentía casi a diario en la cara al Señor de las Tinieblas, el espía podía resistir sin problemas el escrutinio de la Inefable. —Anda, Yaxley, deja ya de lado la fachada de tipa dura y relaja un poco. Piénsalo así: mientras más rápido te recuperes, más rápido te irás de aquí. Así que... come—. Apartó con un suspiro la mirada, y volvió a recostarse junto a ella en la cama, con las manos detrás de la nuca y la mirada en el cielorraso. Tras unos instantes en silencio, estiró un brazo y hurtó con habilidad una tostada del montón y se la llevó a la boca. —¿Por qué te quedaste a luchar?— terció, girándose hacia ella.
avatar
Mensajes : 247
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Mar Nov 15, 2016 1:35 pm

Me irrita. Acabo de despertar y odio la idea de que haya tenido que rescatarme, desde niña nunca me ha gustado la idea de la chica que necesita ser rescatada. Llevo toda la vida sola, he aprendido a valerme por mí misma y no pienso cambiar eso ahora. Le agradezco poder seguir viva, pero ya está, no quiero tener que vivir en continúa gratitud. No me gustan las personas, o he aprendido a que no me gusten. No sé relacionarme con ellas porque jamás he tenido la necesidad ni la oportunidad, mi tío solo traía a casa visitas que jamás salían. Escucho el relato de Byrne y suspiro, se ve que sí le he de agradecer algo y eso es algo que me molesta.- Algo tenía que sospechar el ministerio cuando decidieron enviarme contigo...-susurro ante su comentario llamándome idiota. A pesar de eso, no tengo fuerzas para rebatirle, aunque me encuentro mejor aún me siento bastante débil como para poder mantener una pelea de egos con aquel tipo tan irritante.

No añado nada. No sé qué decir y siempre he pensado que cuando eso ocurre es más sensato quedarse callado que decir estupideces. Recuerdo lo que ocurrió aunque las imágenes no están ligadas, si no que aparecen en mi cabeza como fotogramas de una película antigua. Aún estoy un poco aturdida, como si me doliese pensar en lo que hubiese ocurrido, como si cada músculo de mi cuerpo aún estuviese entumecido. Me da igual que el basilisco escapase, es solo una criatura que no puede labrar su propio destino. Suspiro intentando que se calmen las punzadas que aún atormentan mi cabeza, parece que un millón de agujas se estén clavando en mi frente. No digo nada más pero con mi mano derecha comienzo a masajear mi frente.

Me molesta que crea que soy una cría, que no sé valerme por mi misma o que me comporto como una. Sé cuidarme por mí misma y esto no cambia nada.-Pues no lo soy, así que quita esa pose de salvador del mundo.-le digo con cierta molestia. Odio que me trate como una pequeña indefensa, no lo soy y aunque me sienta distinta, no pienso dejarle tomar el control de todo esto. Sonrío levemente porque me parece increíble que todo aquello le parezca una fachada, no he sido nunca de otra manera.- No es una fachada...-susurro. Jamás he tenido la oportunidad de mostrarme débil o indecisa, he de ser fuerte porque eso es lo que me he repetido siempre. Él se recuesta y le miro de reojo mientras tomo un sorbo del té, no pruebo nada más. Escucho su pregunta y respiro.-Nunca me han enseñado a huir. No le tengo miedo a la muerte, he vivido con ella a diario desde que era niña...-admito si darme cuenta de mis palabras. No digo nada más y de repente me doy cuenta de una cosa.- ¿Qué día es hoy? -pregunto algo alarmada.
avatar
Mensajes : 194
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Ciarán E. Byrne el Vie Ene 13, 2017 5:05 pm

Se mantuvo tumbado en la cama, junto a Yaxley, mirándola. En su vida, había conocido un sinfín de caras bonitas. Ojos preciosos que brillaban con diversos sentimientos; labios que invitaban a besarlos; tetas que invitaban a recorrerlas con las manos; facciones que pedían a gritos ser presas del placer. Sin embargo, Sienna Yaxley era la mujer más hermosa que había visto en sus años de hombre. Indómita, salvaje... en esos instantes, también vulnerable. Tenía todas las características necesarias par quitarle la cordura a cualquier varón. «¿Qué habría pasado si tuvieras mi edad, Yaxley?¿Si nos hubiéramos conocido cuando todavía era Ciarán?» se preguntó el Sabueso con total liviandad. No había melancolía por la criatura que había sido, sino simple curiosidad. Como cuando uno pregunta si mañana lloverá.

Se permitió una sonrisa transparente. —Yo no estaría tan seguro de que haya sido por eso que decidiera mandarte el Ministerio, Yaxley. Nadie más que yo sabía que estaba tendiendo una trampa para Mäkinnen, y créeme cuando te digo que soy bastante bueno manteniendo secretos— los ojos claros del Sabueso brillaron con un destello de diversión, como si disfrutara de una broma privada. —La opción más sencilla es que fue una coincidencia—. Volvió al silencio, uno de sus hábitats naturales. No replicó cuando le acusó de fingir ser el salvador del mundo. Sencillamente, había hecho su trabajo. Ciarán Byrne no esperaba palmadas en el hombre ni felicitaciones por el buen desempeño laboral. Para él, ese tipo de reconocimientos eran intrascendentes porque no había lugar para la vanidad en su ser. De hecho, le divertía aquella aspiración tan... humana. Se contentaba simplemente con ser consciente de que había evitado algo malo.

—No temer a la muerte está muy bien, Yaxley, porque hay cosas peores. ¿De qué sirve vivir sin haber amado? ¿Para qué vale la vida sin la posibilidad de disfrutarla? Una cosa es no temer a la muerte y otra, correr a enfrentarla. Tu decisión de quedarte me pareció más el acto de quien busca morir que el de quien no siente miedo—. Byrne no supo en qué momento cambió el tono de la conversación, pero notó cierta urgencia inexplicable en la voz de la inefable. —Martes— repuso de inmediato, sin hacer preguntas porque tal era su naturaleza.
avatar
Mensajes : 247
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Sienna A. Yaxley el Sáb Ene 14, 2017 12:48 pm

No tengo hambre, la verdad es que llevo días sin sentir ni el más mínimo apetito. Seguramente es por todo lo que está ocurriendo, ya llevo varias semanas dándole vueltas a lo mismo pero todavía no he sido capaz de hacer nada. Tal vez sea una completa inútil. Doy vueltas al té sintiéndome hipnotizada con el repiqueteo de la cuchara contra la taza. Miro de reojo a Byrne que sigue tumbado junto a mi y le encuentro con sus ojos fijos en mí.  Por primera vez me siento algo incómoda, como si me estuviese mostrando como de verdad soy. Me di cuenta de que le estoy dejando ver mi vulnerabilidad más de lo que desearía, y eso es algo que puedo leer en la manera en la que me mira. Le sostengo la mirada unos segundos y al ver que no la aparta abro mis labios.-¿Ocurre algo?-pregunto con curiosidad.

No sigo nada más y llevo la taza a mis labios para tomar un sorbo. El sabor de la canela es bueno, pero el líquido bajando por mi cuello resulta ardiente. Me doy cuenta que mi garganta duele de una forma extraña, tal vez sea un efecto secundario hasta que termine de eliminar todo el veneno. Miro mi brazo, parece que voy a poder lucir otra bonita cicatriz que añadiré a mi largo historial de marcas. Al principio recuerdo haberme hecho un tatuaje sobre cada una de aquellas cicatrices, con el tiempo había aprendido a vivir con ellas y con lo que había tras cada una.- Parece que este ataque me acompañará de por vida.-susurro mirando mi brazo para después dar otro sorbo al té, otro sorbo que me provoca el mismo efecto que el primero.

De nuevo volvemos a hablar de la misión y del ministerio, tengo cierta curiosidad sobre todas las coincidencias que han ocurrido aquel día, pero me tendré que esperar a que la cabeza deje de darme vueltas. -Tal vez tengas razón.-añado. Pero no lo creo. El Ministerio sabe todo y de todos, aunque nunca lo publica.  Llevo años trabajando en el departamento de misterios y sé que nada ocurre por casualidad, que todo está planificado al dedillo por aquellos que nos vigilan desde arriba. No digo nada más, pero dejo la taza de té sobre la bandeja, aún noto como si la misma lava se deslizase por mi garganta.

Miro un segundo la ventana de aquella habitación y por unos segundos me apetece acurrucarme allí dentro sin tener que volver a salir, de niña solía hacerlo para esconderme de mis tíos. Sus palabras se me clavan como dagas envenenadas porque en el fondo tiene razón. Tal vez lo hice porque buscaba morir, porque siempre he pensado que ese era el mejor destino al que aspiraba. Dejo todo y clavo mis ojos en los de él, de un celeste distinto a mis propios ojos. Cojo aire y decido ser parcialmente sincera con él.-El amor es algo sin lo que se puede vivir...lo he visto-digo casi sin darle importancia, yo jamás he amado a nadie y sin embargo seguía viva, tenía preocupaciones más importantes que aquella. -Tal vez quisiera morir... -susurro en una voz apenas audible. Desde niña había vivido sola, mis tíos me odiaban y me vi obligada a defender unos ideales en los que no creía, ahora no me importaba morir. Su respuesta sobre el día me calmó, no había luna llena hasta dentro de dos noches.
avatar
Mensajes : 194
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Ciarán E. Byrne el Dom Ene 22, 2017 1:09 pm

Tenía una filosofía excéntrica sobre la magia, una que había heredado de su Maestro. Érebo le había enseñado que la magia rodeaba a todo ser vivo; hablar de magia, para el viejo Auror irlandés, era lo mismo que hablar de vida. Ambas se implicaban, y no era posible la una sin la otra. Fiamh había cambiado la forma en la que el Sabueso entendía sus habilidades; sólo a través de sus enseñanzas había sido capaz de dominar la magia sin varita... Haber sido su aprendiz era uno de los grandes honores de la vida de Ciarán Byrne. Así, en la magia, la presencia de Sienna ardía como un vacío lleno de dolor y miseria. —Siento mucho sufrimiento en ti, Yaxley. No sé qué ha pasado en tu vida, pero lo lamento—. Allí estaba el caballero que siempre había sido; la humanidad del Sabueso, su empatía. Era curioso que su mayor arma contra los magos oscuros fuera también su mayor signo de decencia.

—¿He sido testigo de tu primera cicatriz laboral? Vaya, me siento honrado...— cogió un bollo y lo alzó en dirección a la Inefable con una sonrisa, brindando a su salud. —Por muchas más— ironizó. Su propio torso era un museo de cicatrices; las tenía de todo tipo y tamaño. Eran un precio bajo que había pagado por llegar a los límites de la magia en cada una de sus misiones. Un recordatorio constante de lo que había alcanzado. Y perdido. Así y todo, llevaba la cicatriz más honda grabada a fuego en el alma.

Ciarán Byrne no retrocedió ante la mirada de Yaxley. La resistió sin esfuerzo, inconscientemente, aunque frunció  el ceño en forma casi imperceptible. —El amor es algo sin lo que se puede vivir, yo no he dicho lo contrario. No obstante, una vida sin él... No es una vida que valga la pena vivir—. Tragó el bollo y volvió a recostarse, mirando el perfil de la Inefable mientras comía. El auror verdaderamente creía eso; incluso en una vida sin apegos sentimentales como la que llevaba, el amor era una fuerza elemental, sencilla pero increíblemente poderosa. Potenciaba su conexión con la magia, le hacía humano de una forma poco común. Incluso el haber cortado con Míra, hacía ya tantos años, había sido una muestra de amor hacia ella, aunque la rubia jamás pudiera perdonarlo ni entenderlo. La única familia de un Auror era el deber; y aquéllos que pretendían ignorar esta verdad básica de su condición terminaban siendo mucho más pequeños que los demás. —¿Eso es lo que te ha pasado a ti, Yaxley? ¿Lo has visto... de primera mano?—.

—¿Deseas morir? Eso tiene fácil arreglo. Los humanos somos muy vulnerables; para nosotros, morir es excesivamente simple—. Bastaba con no oponer resistencia y dejarse llevar. Los peligros abundaban en el día a día. Podía uno ir caminando por la calle en pleno Londres Muggle y dejarse arrollar por esos artefactos que usaban los no-mágicos para viajar. Incluso era más sencillo todavía en medio de la guerra. —No lo creo— dijo de repente. —Si hubieras querido morir no te habrías defendido del basilisco. Me da la sensación de que buscas algún significado en la muerte, como si pretendieras aprender a vivir estando cerca de ella—. El varón la miró y tuvo la sensación de que podía ver a través del par de ojos tristes que dominaban un rostro perfecto. —No es a la muerte a lo que temes, si no a la vida— sentenció en un murmullo gentil y quedo, desviando la mirada hacia el cielorraso de su habitación.
avatar
Mensajes : 247
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FB-Cuéntame al oído (Ciarán Byrne)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.