Volver arriba

Brooke D. Atlas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Brooke D. Atlas

Mensaje por Invitado el Dom Jul 17, 2016 6:55 pm

Brooke Dianne Atlas
Lugar de Nacimiento:
Italia
Fecha de Nacimiento:
12 de Marzo - 20 años
Estado de Sangre:
Pura
Orientación Sexual:
Bisexual
Casa/Ocupación:
Universitaria


Personalidad

Dicen que los ojos son el reflejo del alma y, en lo que a Brooke respecta, probablemente se trate de todo lo contrario. Es una gran actriz, eso para empezar, y en el sentido más absolutamente hipócrita de la palabra; difícilmente veréis que se preocupa por alguien que no sea ella misma y, si lo hace, lo más probable es que sea por un interés escondido. Así es como la han enseñado a ser, como la vida la ha educado y, qué demonios, como le gusta ser: lo más importante en el mundo es ella misma, sus intereses, su satisfacción, su futuro, su bienestar, su felicidad y su placer. Y, si tiene que escoger entre su integridad y la tuya, no dudes un segundo que se pondrá a sí misma como prioridad. Tiene amigos, claro que tiene amigos; Brooke nunca está ni estará sola, pero eso no significa que realmente confíe en nadie ni, mucho menos, permita a nadie ver cómo es en realidad. Porque eso, amigos, es increíblemente difícil de ver.

Porque ella no es así ante nadie; eso es lo que guarda dentro, lo que impulsa cada decisión, cada motivación, cada frase que sale de su boca, cada relación, cada susurro, cada gesto, cada mirada. Se sentará a tu lado y será amable contigo, rozará tu brazo al hablar, conseguirá que le cuentes tus secretos más oscuros, que la idealices como esa amistad que siempre deseaste tener, y quizá nunca llegues a saber que, en realidad, no eres más que uno de tantos juguetes. Quizá sólo se mantenga a tu lado para que le hagas los deberes, o tal vez porque eres amigo de ese chico tan guapo al que está deseando tirarse. Así que, en realidad, la respuesta quizá sea no: Brooke Atlas no tiene amigos, pero hay muchos que sí la consideran a ella como tal. Ah, pero la pelirroja no cree en la amistad, sino en los oídos a los que hacer perder el tiempo contándoles su vida, desahogándose, pidiéndoles consejo, utilizándoles como trapos. Te sonreirá, te abrazará y, después, se irá a escribir en su diario lo mucho que te apestaba el aliento. Oh, pero no te preocupes; nunca lo sabrás. La verás como una amiga, como una aliada. Pensarás que te valora como tú la valoras a ella, y quizá sea mejor así. Quizá sea mejor que no descubras su verdadero rostro autosuficiente, hipócrita, ególatra y manipulador. Quizá sea mejor que no te quites la venda de los ojos y descubras que todo es una obra de teatro donde cumple con el indiscutible papel protagonista. Sexo, dinero, fama, prestigio, poder. Esas son sus ambiciones, y es lo único que le interesa, al igual que le interesa que nadie la vea como la perra que es en realidad; es su secreto mejor guardado, es la sonrisa maliciosa que se dibuja en sus labios cuando se acuesta después de volver a tomarte el pelo. La vida es un juego, y los demás son sus títeres. ¿Qué función se representará al día siguiente?



Historia

La vida de Brooke, por así decirlo, nunca ha sido especialmente fácil; no hasta su llegada a Hogwarts, al menos. Nació en Milán, Italia, en el seno de una familia adinerada. De padre italiano y madre irlandesa, desde fuera cualquiera podría afirmar que vivió una infancia cómoda, lujosa, sin que le faltase de nada, pero no podría estar más alejado de la realidad. Sus padres se casaron por un matrimonio concertado; ambas familias creían aún en las viejas costumbres, en unificar los apellidos poderosos, las altas cunas de la magia. Los Atlas habían sido durante generaciones una de las familias de sangre pura más prestigiosas de Italia, y los Grimm de Irlanda habían movido muchos hilos para unificar ambos apellidos, resultando así en la unión concertada entre Francesco y Astrid, que serían años después los padres de Brooke... Al menos de manera oficial y sobre el papel.

Porque sus padres no se querían; se repudiaban. Y sucedió que Astrid se había enamorado de Federico, el mayordomo de Francesco, con quien mantenía relaciones frecuentes mientras su esposo trabajaba. Cuando lo descubrió, dos años después del nacimiento de Brooke, montó en cólera, despidió al mayordomo y declaró que se marcharían de Italia; el desvencijado matrimonio y su hija -cuyo verdadero padre era, de hecho, el mayordomo- se mudó entonces otra casa que los Atlas poseían cerca de Londres, en Dartford. Y allí fue donde Brooke creció y construyó sus primeros recuerdos. Recuerdos de su padre repudiándola por no ser realmente hija suya, de su madre en silencio en lugar de defendiéndola, de los otros niños no queriendo acercarse a ella por ser "la niña rica del barrio". A Brooke le faltó lo que más se necesita, que es la infancia. A los diez años era más seria que cualquiera de su edad; había comprendido que en la vida cualquiera puede despreciarte por lo que no has elegido, que el amor no existe; es una ilusión creada por aquellos que no han sufrido como ella tuvo que hacerlo, viéndose despreciada y maltratada por su padre e ignorada por su madre. Veía a los otros niños jugar, pasar de ella, reír, y sentía desprecio. Cuando ingresó en Hogwarts y el Sombrero Seleccionador la destinó casi automáticamente a Slytherin las cosas pudieron haber cambiado; podría haber hecho amigas, haberse olvidado de su situación familiar, de lo dura que había sido siempre su vida y aprender, crecer, conocer la humildad, la amistad, las cosas buenas de la vida y de las relaciones sanas con los demás.

Pero no fue así. No fue así porque, para lo pequeña que era, estaba demasiado consumida por dentro. Su primer curso en la escuela apenas se dejaba ver, y espantaba a cualquiera que intentase acercarse a ella. Llegó el verano, volvió a casa, las cosas seguían igual o incluso peor... Y tomó una decisión. Dejaría de amargarse, dejaría de consumirse, y buscaría lo que se merecía y lo que nadie estaba dispuesto a darle. Buscaría a los demás en pos de su atención, de su confianza, de sus halagos. Como su padre, se rodearía de aquellos que estuvieran dispuesto a darle lo que ella deseara. Poco a poco se ganó el afecto de alumnos y profesores; pronto descubrió que la gente podía darte cualquier cosa en cuanto creías que te importaba, pero a ella no le importaba nada más que sus propios intereses. Aprendió que eso era algo que no debía salir a la luz; los demás veían algo dulce en ella, algo que no tenía, y eso le gustaba. Le gustaba porque estaban ahí, comiendo de su mano.

Al final se convirtió en lo que más había despreciado: un reflejo de su padre. Cuando su madre murió en un accidente laboral -Brooke estaba convencida de que había sido su padre dados los cada vez más frecuentes y más violentos enfrentamientos entre ambos, pero no tenía pruebas para demostrarlo-, ni siquiera derramó una sola lágrima; se había convertido sin darse cuenta en un corazón helado, y no sentía la necesidad de dejar de ser como era. Cuando terminó los estudios en Hogwarts decidió pasar unos meses en el extranjero; darse tiempo a sí misma, alejarse del único y angustioso mundo que había conocido. Y, cuando regresó, lo hizo para ingresar en Salvio Hexia; había descubierto en la música un medio maravilloso para expresar todo lo que albergaba en su interior, irónicamente, sin que nadie pudiera saber que la letra hablaba sobre ella misma, sobre la oscuridad que albergaba. Y así debía ser.



Linea Familiar

Padre biológico:
Federico Mirossi, ex-mayordomo. En paradero desconocido.
Padre legal:
Francesco Atlas, italiano. Millonario por herencia.
Madre legal y biológica:
Astrid Grimm, irlandesa. Fallecida.

Otros Datos
Ramas de la Magia en las que destaca:
→ Historia de la Magia
→ Transformaciones
→ Encantamientos

Varita:
→ 31 centímetros, de color gris claro, semiflexible, de madera de haya y núcleo de escama de dragón

Patronus:
→ Oso pardo

Boggart:
→ Ella misma, sola, pobre, desolada, sin hogar, sin luz en los ojos, muerta en vida

Otros Datos:
→ Sabe tocar el arpa y el violín, y dicen que canta como los ángeles
→ En el fondo hay una minúscula parte de ella a la que le gustaría cambiar, confiar de verdad en alguien, pero está poderosamente reprimida por el resto de ella
→ Sabe hablar italiano, alemán e inglés, y algunas pinceladas de español
→ Es increíblemente estudiosa y aplicada, puesto que ambiciona llegar a lo más alto
→ Su sueño en la vida es dedicarse a la música; es lo único que la llena además de ella misma
→ Ama la lectura por encima de cualquier otra cosa

Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Brooke D. Atlas

Mensaje por Invitado el Lun Jul 18, 2016 3:31 am

Ficha Aceptada

¡Has completado tu ficha, enhorabuena! Ya puedes completar tus registros para validar el rango de tu personaje. ¡Recuerda divertirte y rolear mucho!

Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.