Es hora de reunir a la familia [1/5]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Es hora de reunir a la familia [1/5]

Mensaje por Davina Woolridge el Miér Jul 13, 2016 9:32 pm



"No me importaría vivir en un mundo de hombres, siempre y cuando pueda ser una mujer en él"
Nombre: Ylenia Naya Evangeline Woolridge
Edad: 47
Ideales: Purista
Avatar: Nicole Kidman
Profesión: Debe relacionarse con San Mungo
Personalidad: Siempre impecable, sin un cabello fuera de lugar, una sola arruga en su vestido, arreglada apara deslumbrar y robar corazones; tiene un cuerpo para detener el tráfico, y sabe presumirlo con la mayor clase. Es una mujer superficial, pero no dejes que te engañe ese hecho, pues es astuta hasta la médula, sumamente inteligente. Es manipuladora por excelencia, se obsesiona por tener el control sobre todo y todos, su mente funciona como una maquinaria de planes en los que ella siempre debe estar al mando; si bien trabaja en un hospital, no tiene interés en nadie que no sea ella misma, en realidad le asquean los enfermos... Cualquiera que ella considere inferior es más. Es autoritaria y sabe hacer imponer eso, siempre ha se ha comportado como una reina, y exigido ser tratada como tal, con poca sensibilidad humana, fue la consentida de su padre, así que siempre ha obtenido lo que quiere por ser quien es, por pedirlo o por pelearlo obstinadamente hasta conseguirlo, y mucho de ello son cualidades que ha heredado a su hija. Es de mente muy cerrada, desaprueba todo lo que esté por debajo de ella, malos modales, sangres sucias, traidores y faltas de respeto hacia ella. Le encanta dar órdenes, y sabe muy bien darlas, nunca acepta un no por respuesta, y no siente una pizca de afecto por nadie si no le conviene, así que no hay un solo hueso materno en su cuerpo; es como la reina malvada obsesionada con su belleza y juventud, y si bien por ser hija de una veela su envejecimiento se ralentiza, pierde la cabeza por la más mínima arruga. Tiene un temperamento de los mil demonios, cualquier persona con un poco de buen juicio sabe que es la peor idea provocarla, pues con tal de desquitarse está dispuesta a arruinar la vida de una persona, sin pestañear. No se toca el corazón para ser tan cruel y despiadada como sólo ella sabe, quizás ni siquiera tiene uno; no es alguien de remordimientos o segundos pensamientos, pareciera carecer de consciencia alguna. Es el más claro ejemplo de que tras la más deslumbrante belleza, se puede esconder el peor monstruo.

Requisitos

  • Actividad. No 24/7 pero que no dejen el personaje abandonado.
  • Un nivel medio de rol se agradecería.
  • Todos los datos son orientativos y abiertos a modificación.
  • Un mínimo de interés porque el personaje crezca y se desarrolle.

Relación

La principal meta de Ylenia es enaltecer el apellido Woolridge a través de su hija, y moldearla como el claro ejemplo de pulcra perfección, en un intento de corregir el error que fue su hijo bastardo; se ha dado a la firme tarea de volver de su hija una imagen más joven de ella, e igual de malvada. La diferencia entre Davina y su madre, aunque suene un poco empalagoso, es que ella ama con la misma ferocidad que Ylenia corrompe, pues en el momento que Adonis nació, y ella pudo ver de qué era capaz su madre, su corazón dejó de ser de piedra para aprender a amar, con ayuda de su hermano menor. Davina ha conocido pasiones que se alejan de la lujuria a diferencia de su madre, que enardecen su corazón con un calor que el témpano en el pecho de Ylenia jamás conocerá. Desde el momento en que Davina nació, la envidia y el rencor de parte de la madre no se hicieron esperar, pues a medida que ella crecía, Ylenia sentía que le iba robando su juventud y su belleza; entre más hacia efecto la sangre veela de su retoño, más se sentía envejecer, y odiaba eso. Odiaba que su propia hija le robara su vigor, y cuando estaba por cumplir treinta no pudo más; buscó un amante que no supiera su nombre, y sería más fácil encontrarlo en un mundo muggle. Quería saciarse, volver a sentirse bella, llena como antes de casarse y ser enjaulada para cuidar una cría que se burlaba de ella, a medida que imitaba su hermosura, con un brillo del que Ylenia carecía. Claro que no esperaba quedar preñada tras su falta, un secreto que planeaba llevar a la tumba, de no ser por la traición de su propia hermana. El colmo para ella tal vez fue que Davina se encariñara con la criatura, se encargara de él como una estúpida encaprichada a jugar a la mamá, pues así lo veía. En parte ha sido un alivio para ella que otro se hiciera cargo, el niño nunca conoció a sus padres, a nadie que no fueran los elfos, Davina y el mundo que le ofrecía. Entre ellas dos todo siempre ha sido distante, Ylenia la "amará" mientras sea como ella le ordena, estará contenta en tanto la haga sentir orgullosa, nunca le ha mostrado verdadero afecto, su idea de mimarla es rodeándola de lujos, ropa cara y con un ademán de la mano le consigue lo que quiera. Hace de Davina su pequeña princesa, se esfuerza por hacer de ella la mejor versión que pueda de sí misma, como único consuelo de no poder imitar su juventud.

Objetivo

Con tal de mantener el control sobre su única hija, se encarga de tenerla siempre cerca, si bien trabajará para el ministerio, planea mantenerla en su rango de control para siempre poder estar al tanto de cada movimiento, cada acción, siempre al pendiente de que sea como debe. Davina comenzará a hartarse, pero ha sido criada con tal rigidez que no fue hecha para rebelarse, sólo para seguir órdenes, más poco a poco lo va haciendo a regañadientes. En el fondo le irrita que Davina sea tan perfecta, aunque sea gracioso que ella misma se haya encargado de eso; tal vez porque sabe que la obedece porque se lo permite, como si le hiciera un favor, cuando Ylenia es feliz con ciega lealtad, sumisión, y nunca podrá conseguir eso de su hija, así que entre más presione por someterla, más se alejará Davina, hasta que lleguen a la inevitable confrontación.

Ylenia Woolridge



"El poder puede ser la gloria o la ruina de alguien, depende de cómo lo manejes."
Nombre: Ezra David Bartholomew Woolridge
Edad: 50 años.
Ideales: Purista
Avatar: Michael Fassbender
Profesión: Debe relacionarse con el ministerio
Personalidad: Estudió en Durmstrang, es un hombre reservado, severo y de pocas palabras. En mucho es distinto a su mujer, y sin embargo como ella posee un carácter sumamente fuerte, imponente y autoritario; así como ella sabe ser una fría reina, él nació para ser rey. Poco habla o exterioriza con más emoción de la necesaria, y eso heredó a su hija, comparte con su esposa muchas ideas de lo que se trata ser fuerte; como su unión con Ylenia fue puramente arreglo, y no hay clase alguna de amor entre ellos dos, no puede más que ver los sentimientos como debilidades del carácter, que podrían usarse en contra de alguien en el menor descuido. Cree en la justicia tomada por mano propia, tal vez incluso de una manera algo extremista, al momento de sancionar no se toca el corazón, no conoce el perdón o cree en las segundas oportunidades; una vez es decepcionado, su opinión no cambia de la persona, así que puede ser un juez muy duro. Hay un halo oscuro de él que Davina sólo atisbó cuando su hermano vino al mundo y se decidía su destino, y se asomaba a la mera mención de la existencia del hijo bastardo; su rostro se ensombrece con una severidad jamás vista en él, jamás conocida por su hija, que realmente en casa jamás se ha visto en necesidad de mostrar. Realmente odia al niño, y si por él fuera no se le habría perdonado la vida, de no haber sido por la intervención de Gaia Zabat, la única que ha podido sobreponerse sobre el carácter del hombre que Davina haya visto. Cuando está en casa pasa mayor parte de su tiempo en su despacho, y eso ocurre escasas veces, pues siempre está afuera dedicado profundamente a su trabajo en el ministerio, es muy serio y de mirada profunda aunque indescifrable, otros rasgos heredados a su primogénita. No es de muchas sonrisas, o al menos su rostro casi no se ilumina, si no hasta que sus ojos caen en Davina, que por más resistencia opone a sentir demasiado o mostrar a alguien, no puede evitar sentir gran predilección por su amada primogénita.

Requisitos

  • Actividad. No 24/7 pero que no dejen el personaje abandonado.
  • Un nivel medio de rol se agradecería.
  • Todos los datos son orientativos y abiertos a modificación.
  • Un mínimo de interés porque el personaje crezca y se desarrolle.

Relación

Davina es la niña de sus ojos y aún así es igual de distante que su esposa, está tan entrado en sus propias cosas en el ministerio, que no le da la atención que debería a Davina. Le tiene mucho aprecio, pero siempre asume que su hija es todo lo que le muestra, nunca ha tenido interés en ahondar las cosas, o conocer a Davina; cree que basta con darle todo lo que quiera, llenarla de lujos y que nada le falte; claro que las cosas cambiarían si dejara de seguir las pautas de ser un Woolridge. Es un hombre muy severo, cree firmemente en que si si hace algo mal, debe haber un castigo igual o más grave, así que junto a su mujer crió con bastante severidad a la niña, siempre siendo sumamente estricto y pendiente en que se acataran sus órdenes al pie de la letra. Nunca ha sido cariñoso, su manera de mimarla, igual que su esposa, es concediéndole todo lo que pida, tomándose la molestia incluso de siempre ataviarla de regalos cada vez que la mira. Como Davina nunca ha sido de las niñas que se rebelan o desobedecen, jamás ha habido confrontaciones entre ellos... O eso hasta que Adonis llegó a sus vidas. Cuando ella se alzó en defensa de la vida de su hermana, atreviéndose al tener el coraje, y a su juicio la insolencia, de enfrentarlo y darle la contraria, fue la única vez que fue reprendida físicamente; le cruzó la cara de una bofetada que la tumbó al suelo, con sólo tres años, y desde entonces Davina supo tener la prudencia de nunca negarle algo a su padre, al menos no en su presencia, ni en el momento. Se encolerizó cuando tuvo la osadía de sacar a Adonis de su confinamiento y hacerlo vivir tan lejos, pero no pudo decir nada cuando quien lo custodiaba era Gaia; incluso se mostró divertido ante la astucia de su joven hija, y pasado bien el coraje hasta la felicitó por su inteligencia superior a tan joven edad, encantado con atribuir a sus propios genes tanta brillantez. Davina no le tiene miedo en general, sólo quizás cuando se ve obligado a recordar su verdadero temperamento tan peligroso, pero ha aprendido a que si no provoca a la bestia, no tiene nada que temer. Todo está bien entre ellos mientras no se mencione a Adonis, mientras fingen que él nunca ha existido y entonces no hay problemas. Es adorada por su padre, pero poco puede esperar de él mas que un par de elogios superficiales, palabras de afectos a la ligera, y centenares de regalos con ningún valor mas que el monetario.

Objetivo

Las cosas entre ellos son más aliviadas que entre Ylenia y Davina, quienes siempre se tratan con frialdad como si una no hubiera dado la vida misma a la otra. Realmente está por completo inconsciente del estado de la relación entre madre e hija. No obstante, últimamente la relación entre ambos se ha ido resquebrejando, por cada vez que Davina sugiere sacar a Adonis de Grecia y llevarlo al mundo mágico en Inglaterra. Bajo ningún motivo está dispuesto a arriesgarse a que puedan emparentarlo con ellos, él mismo mandó que no estudiara en ningún colegio mágico, por más que rebuscaran y prometieran inventarle una historia que descarte cualquier conexión con los Woolridge, Morgenstern o Zabat. Sin embargo, la terquedad de Davina es evidente, y su amor por su hermano es más fuerte que su obediencia a su padre, así que ha traído a Adonis a Inglaterra a expensas de su padre. Cuando éste se entere, claro que arderá Troya, hará hasta lo imposible por evitar relación con él a su familia, y tal vez la rabia incluso lo cegue para querer deshacerse en definitiva de él. Hasta ahora Davina logrará tener los detalles de su traslado en secreto, pero no se sabe cuánto podrá mantenerse oculto. El día en que salga a la luz, padre e hija se enfrentarían como nunca antes.

Ezra Woolridge


"When everything's made to be broken I just want you to know who I am"
Nombre: Adonis Zabat
Edad: 16 años
Ideales: Neutral
Avatar: Evan Peters
Profesión: Estudia en casa, así que no puede estar en ningún colegio mágico.
Personalidad: Realmente queda mucho a elección del user, sólo que deben tomarse en cuenta puntos muy importantes. Debe ser muy diferente a Davina, en sus primeros años de vida no ha conocido mas que los mundos que conoce a través de los libros, así que es un chico sumamente culto, incluso pudo haber sido Ravenclaw de haber ido a Hogwarts. Fue criado por los elfos domésticos y Davina, su hermana mayor, quien es la única persona que conoció antes de los siete. Ella se ha encargado tanto en proteger su inocencia, que su carácter se ha formado bondadoso, a veces ingenuo ante la crueldad humana, y sumamente cándido. Sin embargo, también es bastante listo, hábil y aprende rápido, es más suelto a reír, más alegre y disfruta con las cosas simples, es de naturaleza positiva, rasgos que su hermana admira mucho de él y desearía poder adoptar con tanta naturalidad. Pareciera vivir en un mundo ajeno al real, hay que considerar que ha pasado toda su vida alejado de todo, así que el que sea sumamente curioso es normal en él, tiene un gran hambre por descubrir el mundo, devorarlo, tal vez disfrute más de lo que la gente normal, a conocer personas, o también podría ser tímido por no saber tratar desconocidos, o incluso distante porque sólo tiene interés en su abuela Gaia y su hermana, su comportamiento con los que queden fuera de su círculo de afecto, es a elección. Mucho de la personalidad que describo es la que tiene cuando está con estas dos mujeres, o incluso tal vez solo.

Requisitos

  • Actividad. No 24/7 pero que no dejen el personaje abandonado.
  • Un nivel medio de rol se agradecería.
  • Todos los datos son orientativos y abiertos a modificación.
  • Un mínimo de interés porque el personaje crezca y se desarrolle.

Relación

Ambos hermanos son inseparables, él es todo su mundo y si bien todo el amor es recíproco, Davina siempre lo ha apreciado con una ternura maternal inusual en ella, y él con un brío para él natural, pues ha sido todo lo humano que ha conocido desde que abrió los ojos. Davina se ha dedicado a cuidar de él su vida entera, enseñándole lo que el mundo le aguarda. Lo ayudó a escapar e irse a vivir con la abuela antes de irse a Hogwarts, temerosa de que su padre lo asesinara en su ausencia. Ella siempre tuvo el esmero cuidado de ocultarle la oscuridad de la historia de su concepción, siempre se esforzó por ocultarle eso de todo en general, con la esperanza de que él sólo conociera lo bueno de la vida, nada más que luz. Davina, movida por el amor fraternal que floreció en ella desde que conoció a su hermano. Así se dedicó a la tarea de criarlo, como podría una hermana mayor que tomó la responsabilidad que correspondía a los padres, le enseñó todo cuanto podía, con los años el sótano fue personalizado por los hermanos, un pequeño mundo construido entre libros, pinturas, cuadros, estatuas, todo lo que fue llevándole Davina, que siempre al bajar a verlo llegaba con un nuevo regalo, y con ayuda de los elfos lo fue criando, y haciéndolo sentir en su hogar en su sótano, lo más cómodo posible para que no insistiera tanto en salir. Y como no tenía nombre, Davina le daba un juego en el que era un personaje de los libros que leían, el que eligieran, por un día, y al siguiente otro, y otro, para que así no resintiera el hecho de que sus padres lo desconocían a tal grado; siempre le disfrazó el hecho de que hubiera sido exiliado sólo por nacer, siempre le contaba una historia fantástica sobre el por qué, incapaz de perturbar su inocencia, incapaz de descubrirle las verdaderas razones por las que no podía salir del sótano.
Adonis resintió bastante el que Davina se hubiera ido a estudiar a Hogwarts; en su momento, como niño que era, porque no lo llevara con ella y además lo hubiera mandado a vivir con otra persona. Después lo vio como un terrible abandono, y hubo un tiempo en que se enojó al grado de no querer dirigirle la palabra, o que la visitará en casa de la abuela Gaia, quien lo ha adoptado con los brazos abiertos, pues ella lo reconoce como cualquier otro nieto amado. Le concedieron su nombre entre ella y Davina, Adonis, y se le fue obsequiado su apellido, Zabat, para que pudiera comenzar una vida más libre, aunque fuera casi igual de solitaria; y, además, ambos hermanos tuvieron que aprender a continuar los próximos años sin ver al otro. Ylenia y Ezra Woolridge no tuvieron mas que permitirlo, en tanto Gaia evitara mencionar la verdadera procedencia del niño. Así, Davina pudo cursar sus siguientes años en paz, consciente de que su abuela cuidaría bien a Adonis. Él despierta en ella sus instintos más básicos y fuertes de amor, compasión, y altruismo, virtudes que nunca se ligarían con ella.

Objetivo

Ahora que ha pasado el tiempo, le ha dicho que la ha perdonado, pero aún lo siente distante y le duele, tanto como sucedería con una madre, por ser tan ausente y no poder cambiarlo. Sabe que Adonis no le perdona el que deba negarla como hermana y viceversa, ahora que es mayor ya no se le puede ocultar la verdadera historia que precede su nacimiento, y lo posterior. Tal vez ahora se siente muy enojado con todo el mundo, odia a sus "padres" y se afirma en que su única familia son las veelas que ahora le cuidan, y su hermana Davina. Claro que de ella sólo conoce una cara, la buena, la que siempre le ha mostrado, y si bien se siente resentido porque deba ocultar quién es de verdad y su parentesco, nunca dejará de amarla. Siempre le ha insistido en que lo lleve con ella a Inglaterra, pues aunque nació allá, lo único que conoce es Grecia; su lengua materna es el griego. Realmente nunca ha ido más allá del pueblo más cercano a la casa de su abuela, y ahora que Davina finalmente ha accedido a llevarlo, con muy estrictas condiciones, está más que extasiado. Claro que, tal vez se lleve una sorpresa cuando vea a su hermana por completo, cómo es cuando no está en la casa del lago con él, con Gaia; ¿cómo se sentirá cuando vea quién es en verdad su hermana? No tiene idea del estado actual del mundo mágico, o siquiera de eso de la pureza de sangre ¿qué hará cuando sepa de la aberración de su hermana hacia los hijos de "muggles"? ¿O los mestizos? Los que técnicamente son de su clase. En algún momento habrá de enterarse de quién es en verdad, ver el panorama completo de Davina Woolridge.

Adonis Zabat


"Cause this is my game and you better come to play."
Nombre: Leigh-Anne Woolridge
Edad: 19 años
Ideales: Purista
Avatar: Michelle Trachtenberg
Profesión: Universitaria, lo que estudie es a elección
Personalidad: Es bastante similar a Davina, aunque mucho más liberal y descarada, podría decirse, pues es más suelta y no teme ser "insolente". Si bien actúa con la misma fiereza en los momentos requeridos, Leigh-Anne se inclina con más peligro al libertinaje. Cuando dejó de esforzarse tanto en ser perfecta para la familia, fue como si se soltara el pelo y brincara a formar caos con singular alegría. Lo demás queda a elección.

Requisitos

  • Actividad. No 24/7 pero que no dejen el personaje abandonado.
  • Un nivel medio de rol se agradecería.
  • Todos los datos son orientativos y abiertos a modificación.
  • Un mínimo de interés porque el personaje crezca y se desarrolle.

Relación

Su única prima de su edad, entre las dos ha sido una competencia constante por la atención en general y la corona en la familia. Siendo Davina más hermosa despierta cierta envidia en su prima, gracias a la sangre veela, pero a partir de ahí llevan las cosas parejas. Siempre ha sido todo muy afilado entre ellas, claro que disimulan llevarse bien, pero todo es a traición, intercambian insultos venenosos que pretenden ser "amables" bromas, y sin embargo esos pleitos e intentar doblegar a la otra, quedan de lado cuando alguien se mete con ellas, entonces son fieles aliadas, y nadie podrá con ellas. Puede confiar en ella si se trata de destruir a alguien, a pesar de sus riñas, cuentan con la otra en casos de urgencia, es una relación muy complicada, pero aunque lo nieguen ante todo, se quieren, pues han crecido juntas y codo a codo. Tienen carácteres muy similares, eso hace que choquen tanto. Al principio su rivalidad y competencia se debía a querer ser la mejor Woolridge, la que más enorgullecertía a sus familias, pero poco después de llegar a Hogwarts y acomodarse, la competencia se concentró más en ser la mejor de su generación, de sus grupos de amigos, en la clase, en Hogwarts, en Salvio en sus respectivas carreras, en el mundo. Y siendo honestos, Leigh-Anne era la que más se divertía en el camino, pues Davina sigue concentrándose en ser perfecta y pulcra.

Objetivo

Objetivo que quieres al buscar a este personaje. Qué trama has pensado para ambos o el motivo principal por el que lo buscas.

Leigh-Anne Woolridge


"Second chances they don't ever matter, people never change."
Nombre: Tiberius Morgenstern
Edad: 23
Ideales: Neutral
Avatar: Dane DeHaan
Profesión: Debe relacionarse con el ministerio.
Personalidad: Siendo francos, gran parte queda a elección del user, lo imagino oscuro, serio y distante. Es una persona neutro en todo, pero como es muy culto, disfruta con tranquilas discusiones intelectuales que se centren en reflexiones sobre asuntos literarios o conocimientos. Aunque su familia sea purista, y haya estudiado en Durmstrang, es bastante indiferente ante las purezas o impurezas de la sangre, puede acusársele de antipático e incluso arrogante. Tal vez un señor Darcy de los '70, no tiene interés alguno en los muggles así como ningún desprecio, para él sólo son inferiores y algo ignorantes, pero le da igual si alguien es sangre pura como si sus padres son muggles, o uno de ellos, para él su carácter seguirá aburriéndole. Podría llamársele tal vez pretencioso por lo quisquilloso que es al escoger sus amistades, de altas expectativas, y la única persona que podría cumplir la mayoría de ellas, sería quizás Davina; si bien detecta algunas fallas en su carácter, en vez de decepcionarle o bajar su estima a ella, le divierten porque le gusta ver cómo va trascendiendo. Le divierte mucho lo distante, a la defensiva o brusca que es con él cuando se sorprende siendo demasiado amable o cariñosa de corazón, porque está consciente de cómo le han enseñado a no abrirse, y como él no va tanto problema en los sentimientos, disfruta hacerla enojar cuando le habla sobre cómo le quiere y no quiere admitirlo. Le gusta molestarla, nunca han tenido peleas serias, es un hombre sencillo al que es difícil molestar; irritar sí sería fácil, pero para despertar su ira sólo que hay conocerlo muy bien.

Requisitos

  • Actividad. No 24/7 pero que no dejen el personaje abandonado.
  • Un nivel medio de rol se agradecería.
  • Todos los datos son orientativos y abiertos a modificación.
  • Un mínimo de interés porque el personaje crezca y se desarrolle.

Relación

Primo varón que más ronda su edad, y con el que se lleva bien sin querer llegar a matarlo. Es el más sensato de las familias, si bien son cercanos, Davina no deja caer sus máscaras con él, aunque él es demasiado listo para tragarse el cuento y por eso es sólo un poco más natural con él; hay cosas que le confía que no haría con nadie más, pero cuida de no encariñarse demasiado, aunque es obvio que es a quien más aprecia de sus familiares, es lo más cercano a un mejor amigo que podría encontrar ente estos. Llega a ser cortante y más a la defensiva cuando están a solas y por mucho rato, pues se va dando cuenta lo mucho que se relaja con él y no quiere permitirse "ser débil". Sabe lo listo que es y lo peligroso que sería si la tuviera demasiado encariñada, respeta su inteligencia y viceversa así que bien sabe que como enemigo nunca lo querría. Sin embargo, haría falta algo muy grande para que surgieran sentimientos negativos entre ambos primos, son más allegados de lo que la paranoia de Davina desearía, y no habría manera que se sintieran enojados con el otro.

Objetivo

Cuando trajo a Adonis a Inglaterra, no le quedó de otra mas que contarle la historia entera, es el único que sabe lo guardará, pero sólo lo hizo porque se veía obligada, necesitaba de su ayuda para que le ayudara a aumentar la distancia entre las familias y el muchacho, y no podía hacerlo sola; dos cabezas son mejores que una. Semejante sorpresa se llevará cuando conozca al muchacho, y por ende vea el gran cambio en Davina con Adonis cerca. Su opinión sobre Davina cambiará por completo cuando conozca la cara en ella que para él a será más real. Porque ella lo quiera o no, cuando tiene al chico cerca nada puede hacer para que sus máscaras no se vengan abajo, y puede decirse que Tiberius tendría mucho que reflexionar sobre lo tanto que desconoce a su prima, pues aunque ya es consciente de que oculta más de lo que dice, no tenía idea de qué tanto, cuantos secretos venía guardándose y sus magnitudes.

Tiberius Morgenstern


Última edición por Davina Woolridge el Sáb Sep 17, 2016 3:51 pm, editado 3 veces
avatar
Mensajes : 56
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Es hora de reunir a la familia [1/5]

Mensaje por Adonis Zabat el Miér Sep 07, 2016 1:56 pm

¿Alguien pidió un hermanito?
avatar
Mensajes : 1
Usuario

Sin rango


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Es hora de reunir a la familia [1/5]

Mensaje por Davina Woolridge el Sáb Sep 10, 2016 4:08 pm



HERMANO OCUPADO
avatar
Mensajes : 56
Gobierno

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Es hora de reunir a la familia [1/5]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.