Volver arriba

jörn lésov — id.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

jörn lésov — id.

Mensaje por Jörn Z. Lésov el Dom Jun 19, 2016 2:51 pm

Nombre Apellido
Lugar de Nacimiento:
Bulgaria
Fecha de Nacimiento:
12 de Enero
Estado de Sangre:
Limpia
Orientación Sexual:
Heterosexual
Casa/Ocupación:
Universitario


Personalidad

Jörn es una persona un poco complicada...

Pérfido, truculento y atormentado. No es una mala persona, no tiene mal fondo, pero tiene sus defectos como todo el mundo. Todo ellos, puede decirse, que están causados por varios eventos y sucesos que le ocurrieron a él o a alguien cercano a él. Es poco paciente, nervioso. Tiene un pronto algo agresivo, aunque en él sigue anhelando una pizca de cariño y de la inocencia que se cree perdida.

Le encanta pasarlo bien. Es un joven desequilibrado en el tema de los estudios. Tiene problemas para concentrarse pero eso no quita que sea un joven inteligente. Siempre gusta de asistir a cualquier evento. Puede decirse que tiene un problemillas con el alcohol también como como otra consecuencia de sus trastornos y "traumas". Ve el alcohol como una herramienta, como un amigo. Un par de noches ebrio junto a una mala resaca que deje sus estragos y todo solucionado.

Es todo lo contrario a lo que fue hace unos años. Durante su infancia, él era un joven con potencial, intelectual. Infantil, aunque con medida. Y además de eso, inocente, sobre todo inocente. La vida no había sido cruel ni con él ni con su familia... o al menos por el momento. Era travieso y risueño, de buenos modales, inculcados por sus padres. Por supuesto, esta etapa no duró.

No soporta la monotonía y no admite que haya gente aburrida entre sus relaciones. Es un total y completo torbellino, nunca puede estar quieto y, todo deja arrasado a su paso. Fanático de las bromas pesadas y amante del alboroto. Ama encrespar a las personas y hacerlas enervar.

Una vez encuentra su punto de comfort, es cuando saca su faceta más positiva y cercana. Le cuesta entrar en confianzas con alguien, pero cuando lo hace, lo da todo. Es una persona entregada, sobre todo cuando está en una relación sentimental (ha tenido muy pocas) lo que acaba causándole varias decepciones.

Muchos han sufrido su mal humor. Esto se debe a sus cambios de humor provocados por su condición de licántropo, la cual le afecta física y psciológicamente.

Tiene muchos defectos, pero también muchas virtudes. Le encanta la música y el arte, aunque rara vez hable de este tipo de pasiones. Tiene mucho potencial, aunque como ya he mencionado, le es difícil sacar provecho.



Historia


12 de enero || Nacimiento de Elisæus

Era la noche de el doce de enero. En un principio la noche marchaba con buen pie pero, pasadas unas cuantas horas, mientras la pareja descansaba en la cama, ella comenzó a sentir los dolores, estos fueron seguidos de fuertes contracciones que le hicieron llegar a la cuenta de que el oportuno y movido Jörn había decidido que el momento de salir al mundo era ese y no quería ningún otro. Por suerte su marido tenía conocimientos relacionados con la medimagia y pudieron efectuar un parto natural sin problemas. Jörn no pesó demasiado que no quita que fuese sano. Nació un bebé esbelto y precioso, nacido de la mejor manera que podía haber. Sin embargo, éste no fue demasiado corto y ameno... en verdad duró unas largas e insufribles cinco horas, por lo que la hora exacta del nacimiento de Jörn es las seis de la madrugada. Los esfuerzos fueron demasiados y su madre quedó bastante perjudicada, recibiendo algún que otro efecto en su interior debido a los premeditados empujones y sacudidas. La función de su padre no fue de las mejores al fin y al cabo.

Infancia

En un principio, la infancia de éste marchó como la seda. Se relacionaba todo lo que podía con sus padres y luego con sus hermanos, que llegaron a su vida unos años después, quitándole bastante protagonismo al joven lo cual no le gustaba nada de nada, es más lo repudiaba. Aun así, por conveniencia debía quererles, eran sus familiares, sus hermanos. Con ellos nos referimos a los gemelos de la familia, dos años menores a nuestro protagonista y algo más tranquilos que el ya mencionado. El primer indicio de magia que dio Jörn fue un día de celebración en la mansión familiar. Su tía Minerva estaba celebrando su cincuenta cumpleaños y había una enorme tarta de por medio. Él estaba sentado en la mesa de los niños, junto a con sus primos y sus dos hermanos pequeños que cataban cada uno un trozo de pastel hundiendo el puño sobre éste. A Jörn, mientras tanto, le hacía gracia como la tarta era del mismo tamaño de su tía. Se acercó cautelosamente y, con un resbalón y un movimiento de manos, el primer piso de la tarta cayó engullendo la cabeza de su tía Minerva, tras este primero fueron cayendo el resto hasta dejarla cubierta en nata. Jörn acabó empachado a carcajadas. Fue el mejor cumpleaños al que había asistido en sus diez-once años de edad. La convivencia continuaba estando donde debía estar hasta que... una noche de las cuales sus padres debían salir a trabajar, sucedió la mancha negra de la familia Lésov. Mientras los niños jugaban despreocupados en su casa en Escocia. Jörn incluso les empezaba a guardar cariño a esos dos monstruitos. Se escondían, gritaban y reían. Estaban solos en casa pero aun así eran lo suficientemente inteligentes como para no armar lío -aunque aun así lo hacían-, a sabiendas de que sus padres volverían a la casa en unas horas. No volvieron cuando debían, ¿que ocurrió? Al día siguiente, su padre apareció por casa. Él les comentó lo sucedido, aunque obviamente fue una historia que se vio obligado a endulzar. Jörn tenía doce o trece años y sus hermanos recién habían cumplido once. Agnes sufrió "un accidente", aunque esa no era la verdad. Aún hoy en día, Jörn no sabe lo que le ocurrió a su madre. Fue un duro golpe para los niños, el cual les dejó marcados de por vida. No era algo fácil de engullir. Con el tiempo, la inocencia de Jörn comenzó a disiparse, al igual que lo hacían los recuerdos de su madre. Días después del suceso, los niños fueron acogidos por su abuela Nivia, la cual asumió la custodia de todos ellos durante unos días mientras su padre se encargaba de trabajar día y noche en el ministerio de Magia en Reino Unido. Jörn no le hizo fácil la convivencia a su abuela. No lograba crear una complicidad tan buena como la que tenían sus hermanos con ella. Por mucho que intentaba pasar página y olvidarlo, no podía, siempre quedaba ahí la figura -en el momento ausente- de su madre desvaneciéndose; el olvido.

— Salto en el tiempo —

Julio || 15 años || Incidente en el bosque


Jörn había crecido, ya había "madurado" a su manera y bajo sus propias condiciones. La convivencia con su padre era escasa, por no decir nula pero aquella noche halló un hueco para quedarse a dormir con su madre y sus hijos durante unas horas. Independientemente de ello, Jörn todas las noches tenía pesadillas, tormentos que le acechaban y que le estaban haciendo enloquecer poco a poco. Se despertaba sudoroso y con ganas de romperlo todo, hacerlo estallar, volar la casa entera por los aires sin importarle quien o quienes estuviesen en su interior. Aquella noche en lugar de todo eso, decidió salir de la casa, escaparse de ésta y adentrarse a uno de los bosques más cercanos. Su padre y Nivia le siguieron. La luna llena había tomado el cielo holandés y él corría por las afueras... Craso error. Mientras corría para liberarse, destensarse y echarlo todo fuera pegó unos cuantos gritos debido al dolor que sentía en su pecho. Se tiró al suelo junto a un árbol y se acurrucó junto a la base del mismo, dejando que las lágrimas descendiesen por sus pómulos. Al rato, aullidos florecieron de la nada, sumados al vaivén de los vientos a su alrededor. Soñoliento y confuso, no sabía lo que ocurría. Entonces, una figura majestuosa y enorme salió de la nada, alzándose frente a él, aun tendido en el frío suelo nocturno. Tragó saliva e intentó levantarse pero, antes de que pudiera hacer nada, la bestia acometió un zarpazo sobre algo que se interpuso entre su zarpa y él mismo, haciéndole retroceder en el suelo, ahogando un grito. Cuando creía que ya nada iba a impedirle que la bestia le atacase, un destello le nubló la vista y que también hizo huir a esa especie de monstruo. Cubrió sus ojos con la tela de su camisón y los abrió segundos más tarde para darse cuenta de que el que yacía tirado en el suelo era su padre. Su abuela, estaba tendida junto a él, sujetándole entre sus delgados y temblorosos brazos. Jörn no se atrevió a acercarse. Había sangre, mucha sangre y su padre gritaba, aullaba de dolor. Fue su abuela, quien había ejecutado un potente hechizo, suficientemente fuerte para aullentar a un licántropo de tal envergadura. Aun estaba hiperventilando como un loco, mientras la sangre chorreaba sobre la superficie de la piel de su padre. Lo que ocurrió más tarde no lo recuerda o lo hace pero vagamente. Días más tarde al suceso, su padre tuvo que marcharse de casa junto a sus pertenencias. Ya no era seguro para ninguno de ellos que él permaneciese allí. No era seguro ni para él mismo. Por tanto, se fue y ni sus hermanos ni Jörn han vuelto a saber de él. Entonces, nada fue lo mismo. Las repercusiones del accidente le atormentaron durante años. Su abuela colaboró en todo lo que estuvo de su mano para que él pudiese olvidarlo. Le habló sobre lo que se había convertido. Cuales debían ser sus reacciones, que sucedería en las noches de luna llena. Con el tiempo fue acostumbrándose a hablar de ello con su abuela pero aún no a perdonarse a sí mismo.


Agosto || 11 años || Durmstrang


Un día de verano, uno de esos insoportablemente cálidos, la carta llegó y por tanto había sido oficialmente admitido en Durmstrang. No había cosa que no le pudiese haber hecho más feliz. Tampoco había nada que le hiciese más ilusión. Por fin podía comenzar a forjar su madera como mago e integrarse al completo en el mundo mágico, lo cual le resultaba bastante interesante. Conocería a más compañeros como él, iguales que él, aprendería todo sobre las asignaturas que su padre dijo que trataría. Durmstrang era un majestuoso e imponente castillo, imponente, algo que a Jörn le encantaba, era algo alucinante. Evitando desde el primer día acatar las normas, comenzó a moverse por el castillo a sus anchas, inspeccionándolo con total tranquilidad. No tardó en hacer amigos. A sus once años de edad, Jörn era una persona de lo más sociable. Le gustaba estar rodeado de gente y pasarlo bien. Estaba abierto y disponible para hacer lo que fuese. Sus primeros años marcharon especialmente bien. Los días se le pasaban volando y sus resultados académicos estaban a su altura. Él tenía una mente brillante. Con el tiempo, sin embargo, Jörn se fue deteriorando debido a lo que sucedía en su vida personal fuera del castillo. Poco a poco, se fue alejando de todo. Sus amigos comenzaron a encontrarle extraño. Sus resultados académicos descendieron en picado de la noche a la mañana. Todo ocurrió tan rápido.

Fue en Durmstrang donde realmente aprendió sobre lo que realmente suponía ser un mago y como la magia debía emplearse. Al ser una escuela en la cual la presencia muggle era escasa, por no decir nula, nunca mantuvo contacto con el mundo de los no mágicos. También en el colegio búlgaro mantuvo todo tipo de relaciones, unas más problemáticas que otras. Durante su cursado en Durmstrang, el incidente en el bosque que vivió con su padre supuso un punto de inflexión en su vida. Lo cambió todo, Jörn no volvió a ser el mismo desde aquel suceso. Eso le convirtió en un joven menos -por así decirlo- agradable. Le hizo la vida imposible a algunos de sus compañeros, él era un acosador de manual. Una de sus víctimas era la hermana de uno de sus compañeros de promoción. Su nombre era Bouwmeester, Evangelique. Dimitri, su hermano, nunca llegó a intervenir en la tóxica relación que mantenían su hermana y Jörn, ya que sus relaciones sentimentales parecían ocupar su día al completo. El caso es que no había nada en Evangelique que realmente molestase a Jörn; quizás su forma de ser, pero solo porque eran muy parecidos: testarudos, temperamentales y malhumorados, o al menos eso era lo que dejaban ver al resto.
Jörn disfrutaba viéndola pasar un mal rato. Evangelique no era más que un pasatiempo. Lo que ambos mantenían era una relación abusiv, por parte de Jörn, que Eva claramente detestaba exteriorizándolo mediante desprecio e indiferencia hacia Jörn.

Tras acabar su cursado en Durmstrang, graduándose -como se dice- "por los pelos", decidió centrarse en la materia que le apasionó desde una edad muy temprana: La draconología. Para ello, se mudó a Inglaterra junto con uno de sus mejores amigos de la infancia para estudiar en la Universidad Mágica: Salvio Hexia.




Linea Familiar

Aleksandr Korev Lésov — Padre — Desaparecido.
Faustine Pía Lésov (Bassino) — Madre — Desaparecida.
Nivia Kohl Lésov — Abuela paterna — Vive.
Jërome Viktor Lésov — Hermano menor — Vive.
Clarke Matteo Lésov — Hermano menor — Vive.

Otros Datos
Ramas de la Magia en las que destaca:
→ Biología Mágica.

Varita:
→ Tallada en madera de arce — 27.08 centímetros de alza — Núcleo de fibra de corazón de dragón — Totalmente rígida — Nueve años

Patronus:
→ Lobo

Boggart:
→ Licántropos

Otros Datos:
¿Cuál es su amortentia?
Perfume femenino, el olor a rocío mañanero y menta.
¿Qué vería si se pone delante del Espejo de Oesed?
El que fue hace años, rodeado por amigos y familia.
¿Cuál es el Riddikulus de su boggart?
Su tía Minerva envuelta de nata.
¿En qué recuerdo piensa para llevar acabo el patronus?
Cualquier recuerdo familiar le ayuda a conjurarlo.

ϟ Gustos:
¶ Tocar el piano.
¶ Jugar al quidditch.
¶ La degustación de el vino.
¶ El café.
¶ El perfume de de mujer.
¶ Los chicles, sobre todo los de menta.
¶ La fiesta.
¶ El alcohol.

ϟ Disgustos:
¶ La monotonía.
¶ Las personas extremadamente sensibles.
¶ Lugares aburridos.
¶ La sal y las especias.
¶ La condescendencia.
¶ Los ambientes cargados.
¶ La humedad.
¶ Los sabores ácidos.
¶ Supersticiones o razonamientos absurdos.

ϟ Manías:
¶ Alborotar sus maneras, en cualquier momento de el día y para cualquier ocasión. Es ya un hábito para él y es incapaz de no hacerlo a pesar de saber que lo ensucia a cada vez que lo hace.
¶ Arquear sus cejas cuando no entiende una situación. Chasquear su lengua y moverla en su paladar cuando esta nervioso. Morder sus uñas por debilidad.
¶ Arrugar la nariz ante una actitud fuera de lugar, tanto en relación a él como a cualquier otra persona.
¶ Morder los labios ajenos durando un beso.
¶ Relamerse las comisuras de los labios tras haber probado un dulce.
¶ Caminar rápido cuando esta nervioso.
¶ Hiperventilar cuando se siente encerrado.

ϟ Virtudes:
¶ Buen jugador de quidditch.
¶ Maniática inteligencia.
¶ Un gran duelista.
¶ Fácil de cautivar.

ϟ Defectos:
¶ Sus aficiones.
¶ Es alcohólico.
¶ Narcisista.
¶ Arrogante.

ϟ Debilidades:
¶ Su sexualidad.
¶ Enamorarse.

avatar
I´m just a poor boy
Mensajes : 228
Académicos

Neutrales


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: jörn lésov — id.

Mensaje por Apolline I. Lefevre el Dom Jun 19, 2016 2:57 pm


Ficha Aceptada

¡Has completado tu ficha, enhorabuena! Ya puedes rellenar tus registros para validar el rango de tu personaje. ¡Recuerda divertirte y rolear mucho!



PD: como vuelvas a desaparecer te quemo la vida e_é



un coup de chance:






My other half:



avatar
Mensajes : 1501
Ciudadanos

Conservadores


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.