Volver arriba

El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 09, 2013 1:37 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Después de pasar una de las muchas tardes de la semana hablando con Peter, un chico al que le sacaba un año de Ravenclaw, nos habíamos conocido a finales del verano y volver a verlo por el colegio me alegró, tras charlar de varios temas, ambos dijimos de quedar en mi casa para, por decirlo de la forma más vulgar posible, emborracharnos hasta que el alcohol pidiera clemencia, solo que naturalmente no empleamos esas palabras, usamos otras más apropiadas para un par de adolescentes.

Como “mi” casa estaba en Londres muggle, tuvimos que caminar un buen rato, de Hogwarts hasta Hogsmeade, después a la Londres mágica mediante polvos flu, y una vez allí llegamos a la Londres que todo el mundo muggle conocía mediante las cabinas telefónicas, me ubiqué en cuestión de segundos y le indiqué el camino a Peter mientras aprovechaba para hacerle un pequeño tour por la ciudad, como sabía que era de sangre pura bromeaba señalando cosas obvias, como las llaves de casa, y le contaba su uso mientras me reía, lo hice con casi todas las cosas que vimos, era mi pequeña forma de rastrearles por la cara las maravillas que se perdían, aunque empezaba a pensar que el mundo mágico le daba mil vueltas a todo lo que conocía.

Tardamos apenas diez minutos en llegar, era un bloque de pisos donde el mío estaba en la segunda planta, subí por las escaleras porque no había ascensor y abrí la puerta de mi hogar, hogar dulce hogar.
-Ya hemos llegado, no es gran cosa, pero a mí me sirve- Dije mientras le indicaba con un movimiento de cabeza que entrara, la casa no era especialmente grande, del tamaño ideal para que viviera solo una persona, los muebles eran de colores agradables para la vista en estas circunstancias, el sofá, aunque no muy amplio, más cómodo que el de la sala común, la cocina pequeña a más no poder, el baño más de lo mismo, afortunadamente mi habitación era grande y había espacio para la cama, el escritorio, un armario y aún sobraba para otras cosas que quisiera añadir, la habitación que correspondería a mi tío era igual de grande.
-Para mí es acogedora- Añadí poco después mientras me encogía de hombros y cerraba la puerta, me estiré al mismo tiempo que me daba la vuelta y me encaminé hacia la nevera, la abrí y me eché a un lado.

-Como invitado, elige tú la primera botella que te apetece vaciar- Era la norma básica que me había enseñado mi tío, cuando se es el anfitrión, mandas sobre el invitado, cuando es al revés, es el anfitrión el que debe dar buena imagen y ocuparse de las cosas.
En la nevera había infinidad de botellas, ronmiel, por lo menos una docena de botellas de vodka de varios tipos, un buen surtido de whisky… en general, había prácticamente una botella de cada bebida común que se pudiera encontrar en cualquier bar, también había bebidas que no tenían alcohol, como la Coca-Cola, que usaba para mezclar con las que sí tenían, todo cortesía de mi tío, que también hacía lo mismo en sus años mozos. –Si quieres te enseño la casa, pero la parte importante ya la has visto- Comenté mientras señalaba la nevera con el pulgar, riéndome alegremente.


Última edición por Eliel de Nezza el Vie Oct 11, 2013 1:46 pm, editado 1 vez
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo


Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 21, 2013 2:15 pm

Prácticamente se podía decir que lo único que hacía era agarrarme a las sábanas, dejarme penetrar y gemir cada vez de una forma más alta y regular, el ritmo que estaba marcando era sublime, cada vez que movía su cadera para embestirme notaba su miembro viril entrando por completo en mi intimidad y sus no-tan-pequeños y redondeados amigos chocando contra mi piel, su risa se me contagió aunque no sabía por qué se estaba riendo tanto, a decir verdad ni noté que el ritmo había bajado, estaba flotando en una nube.
Cuando me besó primero me quedé sin saber qué hacer, me estaba penetrando, pero no me tenía que besar, ¿O sí? Sin pensarlo intenté prolongar el beso atrapando su labio inferior entre los míos, sin mucho éxito, pues se me escapó torpemente cuando otro gemido salió de mí.

Lo miré a los ojos cuando usó mis hombros para sujetarse y poder coger más impulso, ahora era incluso mejor que antes, ¡Y eso era bastante complicado! Cuando escuché su respuesta me quedé pensativa mirando a la nada, prefería mi sexo, ¿Eso es que no le gustaba que le hiciera un oral? No, dijo que mi boca era maravillosa, ¿Estaba insinuando que tenía experiencia comiendo penes? No supe que pensar, y por un momento incluso me mosqueé, pero caí en la cuenta de que en una frase me había elogiado dos veces.
-No digas eso que al final no sabré si follarte o comértela, recuérdame que luego te haga lo que quieras, que me encanta lo que dices, y los cacahuetes, ¿A quién no le gustan?- Respondí sin más, habría sido yo misma quien hubiera especificado qué le haría en un futuro, pero entre que no estaba para pensar y que se me habría olvidado le dejé a él la responsabilidad.

Después, hizo un cambio de postura y colocó mis piernas sobre sus hombros, por raro que pareciera sentí como si me estuviera cayendo, sí, no tenía ningún sentido, pero cuando estaba borracha lo que sentía, decía y pensaba no tenía ni pies ni cabeza.
-Uy, ¿Dónde has aprendido esta postura? ¿Cuántas más conoces? ¡Hazlas todas!- Grité eufórica mientras más gemidos y suspiros salían de mi boca, no sabía si era por la postura o no pero cada vez lo notaba más y más, arqueé la espalda y dejé la cabeza y los brazos muertos, solo notaba que me estaba embistiendo una y otra vez, sus testículos chocando contra mí y mis senos moviéndose por la inercia del ritmo que llevábamos, cerré los ojos aunque cuando escuché su voz los abrí para encontrármelo con la lengua fuera, repetí ese mismo gesto y le guiñé un ojo.
-No, córrete tú- Repliqué. –Oye… si llegaba yo antes, ¿Qué pasaba?- Pregunté intercalando algún gritito de placer cada dos o tres palabras, se me había olvidado por completo, apreté uno de mis senos porque… por alguna razón me apeteció, tal vez porque estaba a cien por hora más “perraca” que una mujer muy cachonda, a saber.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 03, 2013 1:54 pm

La escuché reír a la vez que yo me reía ¿De qué mierdas nos estábamos riendo? Ya ni me acordaba, estaba centrado en penetrarla, se sentía tan bien... Mordí uno de sus pezones con fuerza, y lo rechupeteé un par de veces hasta ponerlo completamente duro, erguido. ¡Que graciosos eran los pezones de las mujeres! Me quedé mirándolo un buen rato hasta que volví de la empanación y le mordí en el cuello. Tras eso, volví a ponerme bien, y miré hacía abajo, hacía donde mi miembro se metía dentro del sexo de ella. Guau. Era como ver porno mágico pero mucho mejor.

-A los hipogrifos no le gustan los cacahuetes. Mmm a mi sí. ¡Que alegría no ser un hipogrifo!- Dije y fue entonces cuando cambié de postura. Mi miembro ahora se introducía hasta el fondo de su cavidad, el hueco se hacía más pequeño, por lo que se notaba muchísimo más. ¿Como sería el sexo anal? El ano era un agujero aún más pequeño que la vagina por lo que tenía que ser... Puse una mueca de asco, el culo era un agujero de salida no de entrada. Escuché sus preguntas y sonreí ¿Le gustaba como le estaba follando? Pues se iba a enterar, iba a probar todas las posturas de las que me acordaba. -Vale, yo te hago todas, pero tu luego me la comes.- Dije para que quedase claro que quería que me la comiese.

Me quedé pensativo mientras seguía penetrándola en la postura de las piernas en los hombros y intenté recordar que tenía que pasar si ella se corría antes, pero no llegué a acordarme. -No me acuerdo... ¿Y si me corría yo antes? - Pregunté también y la embestí por última vez con fuerza en esa postura, tocaba la hora de cambiar si no quería correrme enseguida. -Vamos a cambiar de postura, pero me queda poco... La tengo tan dura que puedo partir nueces. ¿Quieres tocarla?- Pregunté con una sonrisa pícara y salí de dentro de ella.

Me coloqué sentado en el borde de la cama y la senté, dándome la espalda encima de mi miebro, así iba a ser ella quién llevase el ritmo de esto, yo estaba ya algo cansado, y el sudor era palpable en mi frente y pelo. ¿Enserio estaba sudando tanto? Pues sí que iba a resultar mucho más divertido que hacer deporte. -¡Cabálgame cual caballo!- Dije riendo y la agarré por las caderas, esperando a que comenzase a moverse.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 05, 2013 5:23 pm

Cuando me mordió un pezón con tantas ganas me mordí el labio inferior, tanto por placer como por dolor porque se había pasado un poquito, aunque solo noté lo primero, por alguna extraña razón sentir su lengua por allí me hizo cosquillas y me reí un poquito más entre dientes durante apenas dos segundos, cerré los ojos mientras me mordía un dedo dejándome hacer, a veces no hacer nada y dejar que fuera Peter quien me penetrara estaba bien, porque yo no me movía y él sí, y… ¡Sexo por doquier!

Lo miré cuando habló de los cacahuetes y los hipogrifos y me sorprendí, ¿No les gustaban los cacahuetes? ¿A qué clase de ser vivo no le gustaba ese manjar de dioses? -¡Sí! A mí me encantan los cacahuetes, pero los tuyos más- De haber podido usar la cabeza como Merlín manda ese comentario habría sido muy lujurioso, pero tal y como había sonado, parecía una afirmación seria más que otra cosa, cambió de posición otra vez penetrándome de forma más profunda y me aferré por… ¿Cuántas veces me había aferrado a las sábanas? Qué importaba eso, el caso era que gritaba y gemía de placer una y otra vez, no entendí como los vecinos no habían bajado a quejarse, porque estábamos montando un alboroto digno de mención. –Sí, sí, tú fóllame que yo te la comeré todo lo que quieras- Fue un milagro de Merlín poder decir toda esa frase entera sin interrupciones, antes creía que estaba recuperando la cordura, ahora veía que seguía igual que antes, dejándome llevar por lo primero que pensaba.

Lo miré dubitativa ante su pregunta, no supe responderle porque no podía pensar, además, que me estuviera penetrando no ayudaba mucho. –Pues… no me acuerdo- Admití con algo de pena, esa última embestida me arrancó otro gemido y cuando dijo que podía partir nueces con ella. –Sí, quiero tocarla- Dije divertida rozando su miembro con los dedos, pues sí que estaba dura, ¿Cuándo la tenía en la boca estaba igual? Parecía una piedra, me reí sola y después él se sentó en el borde y me sentó encima, noté sus manos en mis caderas y escuché lo que decía, sin embargo me levanté y lo miré. –Una postura, una corrida, ¡Es lo justo!- Respondí dándole un besito en la punta de la nariz para después arrodillarme ante él masturbándole con ambas manos lo más rápido que podía apuntando a mi cara, mirándole. –Después de montarte si quieres te la como, ¡Pero yo quiero tu semen ya!- Dije exigiéndole lo que reclamaba con tanto entusiasmo, cerré los ojos esperando notar el cálido líquido que quería sobre mi rostro, ¿Y si se la comía después de esto? Él había dicho que lo montara, iba a montarlo a menos que cambiara de opinión, viva el alcohol, ¿Dónde estaba el alcohol? Teníamos que ir a por otra botella urgentemente.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 12, 2013 12:59 pm

¡Bien! Le gustaban mis cacahuetes, ya teníamos algo en común, pues a mí mis cacahuetes me gustaban también, sobre todo cuando chocaban contra su culo, era muy gracioso. Sus siguientes palabras me pusieron tan cachondo que la penetré aún con más fuerza, sacándola completamente entera y volviéndola a meter del tirón dentro de ella. Era una forma peligrosa, pues como se me doblase me la rompería y acabaría yendo al hospital. Muerte por kiki. Me reí y pegué su cuerpo más al mío, agarrándola por el trasero, levantándola un poco más, para que el riesgo fuese mínimo. Estaba tan cachondo, y la tenía tan dura, que estaba seguro de que podía sujetar alguna de las botellas vacías con la polla.

Cuando rozó mi miembro con los dedos cerré los ojos de puro placer, pero se me pasó cuando se quitó de encima mía y dejé de estar dentro de ella. ¿A donde iba? Yo quería seguir follándomela, no era justo que se levantase, si no me corría enseguida, iba a tener un dolor de huevos brutal. Cerré los ojos y agarré las sábanas, echando mi cabeza hacía atrás cuando cogió mi miembro con sus manos y se apuntó a la cara. ¿Otra corrida? Esta mujer me iba a matar. ¿Cuántas veces me iba a correr hoy? Para ser mi primera vez, iba a ser la leche... Nunca mejor dicho.

Me agarré con fuerza a las sábanas. -¿En toda la cara?- Pregunta tonta, muy tonta, ya que antes me había corrido ahí y casi se había pegado con el cojín. Parecía que eso hubiese sido hacía siglos, y en realidad había pasado hace relativamente poco. Abrí un ojo y justo en ese momento, mi cargamento de semen caía sobre su cara, dándole de lleno en la frente, ojos, nariz y boca. Respiré entre cortadamente una vez que terminé y la miré, aún más llena de semen que la primera vez. -Que guapa, mucho más guapa que antes...- Moví un poco mi miembro con la mano, para que no se bajase del todo, no quería que esto se acabase. -Cuando quieras, mi palo está listo.- Le señalé mi miembro y esperé para ver si quería subirse a él con la cara manchada o si prefería limpiarse primero.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 12, 2013 5:27 pm

A ver lo que tardaba en soltar sus reservas, gracias al alcohol llevaba varias horas sin saber lo que estaba haciendo ni tampoco lo que pensaba, sencillamente relacionaba las cosas sin motivo aparente, se me antojaba que volviera a soltarlo sobre mi rostro por razones que no entendía ni podía entender porque no estaba en un estado mental aceptable para pensar, mi cerebro se había tomado unas vacaciones bastante largas.
-¡Toda toda toda toda! ¡Toda la cara!- Contesté energéticamente moviendo las manos con rapidez para masturbarle cuando hizo era pregunta, ¿No era obvio que lo quería en la boca? ¡No! Era en los senos, ¡Tampoco! ¿Dónde era? Si lo habíamos dicho hacía menos de tres segundos… bueno, estaba apuntando a mi cara, ¿Pero y si era una finta para hacerme falsas ilusiones? Con los hombres nunca se sabía… ¡Anda, una botella de ginebra vacía! Quería ginebra.

En cualquier caso, cuando noté que le faltaba poquito para descargar cerré los ojos, lo que sentí a continuación fue una calidez familiar sobre mi rostro, no sabía cómo tenía el rostro antes de que eso sucediera, pero me parecía notar que tenía más piel cubierta que “limpia”, si bien con lo borracha que estaba notar algo ya era demasiado esperanzador e insólito, frente, nariz, labios… también me pareció notar algo por la mejilla, pero no estaba segura de nada, abrí los ojos aplaudiendo con entusiasmo y me levanté. -¿Estoy guapa? Quiero seguir estándolo- Comenté divertida mientras me sentaba del tirón sobre su miembro, sin darle descanso, lo introduje en mí ya humedecida intimidad mientras dejaba las manos apoyadas en sus hombros.

-¡Me encanta el sexo! ¿A ti no? ¡No tiene nada de malo!- No sabía en qué… fase, de la borrachera estaba, todo me parecía entretenido y estaba de un humor demasiado bueno y alterado como para considerarse normal, vivía en un mundo de rosas, flotaba en una nube, más que borracha parecía estar drogada, era oficial: había sobrepasado mi límite no una, ni dos, ni tres veces, bebí mucho y de golpe, el resultado no se hizo esperar… y con un chico borracho al lado pues terminó pasando lo normal… ¿Se podía considerar normal?
En cualquier caso, empecé a moverme con vitalidad y fuerzas sacadas de lugares desconocidos, como si tuviera un motor que hacía que nunca me cansara, el ritmo no era rápido, tampoco lento, subía y bajaba de forma constante y tal vez un pelín acelerada mientras cerraba los ojos, el pelo no me molestaba para nada, aunque… ¿Y si me estaba molestando, pero no me daba cuenta? Preguntas y más preguntas, ¿Por qué estaba planteándome cosas absurdas? Dichoso exceso de alcohol con sus nefastas consecuencias.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Vie Nov 15, 2013 2:53 pm

Maldita vida loca, maldita su boca. Miré a Eliel bien, tenía toda la cara llena de semen ¿Cómo podía ver? Sonreí un poco y esperé ansioso a que se pusiera encima de mí y me cabalgase. -Estás guapisima, te queda muy bien la lefa en la cara.- ¿Lefa? Que burro había sido, se notaba el alcohol, el demasiado alcohol. Besé sus labios un poco, a penas fueron un par de roces, no quería saborear mi propio semen, me daba algo de asco... ¿Cómo le podía gustar a ella? Me encogí de hombros y sujeté sus caderas con firmeza, apoyándola en cada movimiento que hacía. -Me has enseñando que mola un tajo...- Di un pequeño mordisco a su cuello, mientras subía para arriba y para abajo de mi pene.

¿Cuántas veces me había corrido? Intenté recordar, pero mi memoria falló y ni me acordaba. ¿Cuántas veces había visto a Eliel con la cara cubierta de semen? Dos... Tres... ¿¡Tantas veces!? No sabía que me pudiese correr tanto, estaba cansado, pero Eliel parecía insaciable y aún no se había corrido, tan solo una vez... Le debía una. Sujeté con mas fuerza sus caderas y la moví yo mismo, de arriba hacía abajo, dando una leve embestida con mi pelvis al tiempo que ella bajaba, para que mi pene se introdujese al completo en su interior. Me estaba poniendo demasiado cachondo ya, me dolían hasta los huevos y el pene un poco también, así que tenía que hacer que se corriese ella de nuevo para poder parar y dormir la mona como un borracho de esos que veías tirados en el suelo. -¿Te falta mucho? Me duelen las pelotas.- Le confesé y me reí, la embestí con más fuerza las siguientes veces y esperé a que sucediese el milagro.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 16, 2013 6:00 pm

Lo miré mientras no dejaba de mover mi cintura, hacia arriba y hacia abajo, sin descanso y con una torpeza digna de potrillo recién nacido, mi aguante ya estaba bastante maltrecho por lo de antes en mi cama, donde él fue quien iba marcando el ritmo, notaba que iba a aguantar poco, lo que no tenía tan claro era si realmente iba a durar un suspiro o si era cosa del alcohol.
-¿Sí?- Su confesión me alegró el día más de lo que ya lo había alegrado el alcohol, el cumplido fue… pues raro, pero estaba tan borracha que me parecieron las palabras más jocosas y bonitas que había escuchado en mucho tiempo, bendita ignorancia.

Ante sus siguientes palabras me limité a sonreír de medio lado y a seguir dándola vidilla a mis caderas, sin descanso y a buen ritmo, poco a poco las piernas me fallaban por razones que no entendía del todo bien pero eso no era motivo suficiente como para detenerme, gracias a Merlín Peter decidió aportar su granito de arena y moverse también, lo cual me facilitó enormemente el trabajo y me permitió relajarme un poquito, aunque estaba tan tensa debido al placer que no sirvió de gran cosa.

Todo iba relativamente bien hasta que escuché lo que dijo poco después de ayudarme y de profundizar las penetraciones, le dolía cierta parte de su anatomía, pero… ¿Por qué? ¿Había abusado de él? ¿Le había dado un golpe sin darme cuenta? ¿Me había pasado con algún apretón? Aunque la respuesta era clara no supe cuál era, por lo que me sentí mal conmigo misma por hacerle daño, ya hubiera sido de forma directa o indirecta, durante ese breve periodo de tiempo que pasé machacándome por haberle hecho daño no noté nada, pero una embestida normal como cualquier otra me devolvió a la realidad, ¿Y qué pasó? Que todo el placer que sentía antes de mi ida de coco volvió a ser el principal protagonista de todo lo que notaba, como resultado las escasas fuerzas que me quedaban desaparecieron, se desvanecieron sin más como por arte de magia.
Me aferré a sus hombros con fuerza, algo paradójico teniendo en cuenta que apenas me quedaba, me mordí el labio inferior con fuerza, demasiada tal vez pero no la suficiente como para estar callada, pues aunque fueron ahogados se pudieron escuchar unos pocos gemidos que retumbaron por toda la casa, mis piernas flaquearon por completo al mismo tiempo que llegaba al clímax de la situación por… ¿Segunda? ¿Tercera? Qué importaba eso, había llegado otra vez y punto.

Después de un largo orgasmo que pareció el paraíso, me dejé caer en la cama por puro cansancio, caí boca abajo y como es lógico cierto líquido que tenía esparcido por el rostro manchó las sábanas sin que me diera cuenta.
-Estoy agotada…- Murmuré con la cara pegada a la almohada, me giré dejando los brazos muertos en la cama y mirando al techo cuando me dio por tocarme la mejilla y ver que tenía algo pegajoso, ¿Desde cuándo? Me había olvidado de lo que había pasado anteriormente, y a decir verdad, eso era bueno, le resté importancia al asunto porque no estaba capacitada para pensar y me limpié los dedos en la sábana. –El sexo cansa, es lo malo, ¡Sí tiene algo malo!- Suspiré triste por ver la triste realidad en primera persona. -¡Pero da placer!- Levanté los brazos eufórica, contrastando enormemente con el carácter que mostré hará cosa de tres segundos, dejé caer los brazos un pelín pensativa, ¿Acaso sabía lo que estaba diciendo? No, y algo me decía que iba a estar un buen rato sin saberlo.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 20, 2013 6:06 am

Fruncí el ceño levemente al verla irse de aquí cuando le dije que me dolían las pelotas, o el pene. O lo que le hubiese dicho que me dolía, ya que ahora mismo me dolía todo a la vez. Me quedé mirándola, físicamente estaba entre mis piernas, pero psíquicamente estaba en un mundo paralelo. Eso me enfadó, pues yo quería que su mente estuviese aquí también y se dejase de viajes astrales de esos que te quedas empanado mirando al gotelé de la pared. Moví mi cadera con algo más de brusquedad y conseguí que volviese. Sonreí, pero me quedé ahí, sonriendo, sin decirle nada, ella tenía derecho a abstraerse de esta locura aunque fuesen cinco segundos ¿No?

Agarré sus caderas con firmeza cuando ella hizo lo mismo en mis hombros y disfruté al verla correrse encima de mi miembro, sus piernas temblaban por el esfuerzo y sus gemidos se escucharon por toda la casa. ¡Bien! Había conseguido que se corriese. Se quitó de encima de mí y se dejó caer en la cama. Acaricié su columna con un dedo y con la otra mano, meneé mi miembro, ahora no lo iba a dejar así. -¿Estás bien? Yo me voy a correr ahora, que si no, me duelen los huevos mucho y lloro.- Dije como si fuese un niño pequeño y toqué su culo un par de veces, poniéndome demasiado cachondo, hasta que me volví a correr, aunque esta vez, no salió demasiada cantidad, la cual, cayó en el suelo de su habitación.

Me dejé caer a su lado, en la cama intentando no mancharme con los restos de semen, y suspiré completamente agotado. Bajé un pie al suelo, poniendo el ancla. -A sido increíble... Alucinante.- Cerré los ojos y me dejé llevar por el cansancio y la borrachera, hasta que me quedé completamente dormido.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.