Volver arriba

El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 09, 2013 1:37 pm

Después de pasar una de las muchas tardes de la semana hablando con Peter, un chico al que le sacaba un año de Ravenclaw, nos habíamos conocido a finales del verano y volver a verlo por el colegio me alegró, tras charlar de varios temas, ambos dijimos de quedar en mi casa para, por decirlo de la forma más vulgar posible, emborracharnos hasta que el alcohol pidiera clemencia, solo que naturalmente no empleamos esas palabras, usamos otras más apropiadas para un par de adolescentes.

Como “mi” casa estaba en Londres muggle, tuvimos que caminar un buen rato, de Hogwarts hasta Hogsmeade, después a la Londres mágica mediante polvos flu, y una vez allí llegamos a la Londres que todo el mundo muggle conocía mediante las cabinas telefónicas, me ubiqué en cuestión de segundos y le indiqué el camino a Peter mientras aprovechaba para hacerle un pequeño tour por la ciudad, como sabía que era de sangre pura bromeaba señalando cosas obvias, como las llaves de casa, y le contaba su uso mientras me reía, lo hice con casi todas las cosas que vimos, era mi pequeña forma de rastrearles por la cara las maravillas que se perdían, aunque empezaba a pensar que el mundo mágico le daba mil vueltas a todo lo que conocía.

Tardamos apenas diez minutos en llegar, era un bloque de pisos donde el mío estaba en la segunda planta, subí por las escaleras porque no había ascensor y abrí la puerta de mi hogar, hogar dulce hogar.
-Ya hemos llegado, no es gran cosa, pero a mí me sirve- Dije mientras le indicaba con un movimiento de cabeza que entrara, la casa no era especialmente grande, del tamaño ideal para que viviera solo una persona, los muebles eran de colores agradables para la vista en estas circunstancias, el sofá, aunque no muy amplio, más cómodo que el de la sala común, la cocina pequeña a más no poder, el baño más de lo mismo, afortunadamente mi habitación era grande y había espacio para la cama, el escritorio, un armario y aún sobraba para otras cosas que quisiera añadir, la habitación que correspondería a mi tío era igual de grande.
-Para mí es acogedora- Añadí poco después mientras me encogía de hombros y cerraba la puerta, me estiré al mismo tiempo que me daba la vuelta y me encaminé hacia la nevera, la abrí y me eché a un lado.

-Como invitado, elige tú la primera botella que te apetece vaciar- Era la norma básica que me había enseñado mi tío, cuando se es el anfitrión, mandas sobre el invitado, cuando es al revés, es el anfitrión el que debe dar buena imagen y ocuparse de las cosas.
En la nevera había infinidad de botellas, ronmiel, por lo menos una docena de botellas de vodka de varios tipos, un buen surtido de whisky… en general, había prácticamente una botella de cada bebida común que se pudiera encontrar en cualquier bar, también había bebidas que no tenían alcohol, como la Coca-Cola, que usaba para mezclar con las que sí tenían, todo cortesía de mi tío, que también hacía lo mismo en sus años mozos. –Si quieres te enseño la casa, pero la parte importante ya la has visto- Comenté mientras señalaba la nevera con el pulgar, riéndome alegremente.


Última edición por Eliel de Nezza el Vie Oct 11, 2013 1:46 pm, editado 1 vez
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 09, 2013 2:08 pm

Eliel era una chica de Hufflepuff que me caía muy bien, era alguien con la que se podía mantener una conversación de cualquier tipo, como si fuese de las pelusas que se quedaban pegadas en el calcetín, o estudiar juntos, o reír o cualquier cosa. Era una tipa realmente guapa, era completamente mi tipo, rubia, ojos claros... Pero nunca habíamos sacado ese tema, era un tema que me daba miedo, yo nunca había estado con una chica, ni siquiera me había dado mi primer beso... Eran cosas que prefería no pensarlas.

Habíamos quedado para que me llevase a su casa, vivía "sola" y queríamos divertirnos bebiendo algo de alcohol, y como a mi no me iban a dejar entrar en ningún bar habíamos decidido ir a su casa, pese a que estaba en el mundo Muggle. Lo que hoy iba a hacer iba a permanecer en secreto hacía mis hermanos, primos etc, no podían enterarse de que había estado en el mundo muggle con una sangre impura... ¿Qué estaba haciendo? Iba en contra de mis principios... Si Sophie se enteraba me iba a dar una tunda de palos que no iba a poderme sentar en un mes.

Una vez en el mundo Muggle, Eliel me fue enseñando todos los aparatos que usaban, desde las llaves para abrir sus casas, hasta los semáforos. Era un mundo curioso, pero no era el mío, y nunca lo iba a ser, por lo que simplemente me limitaba a sonreír y a preguntarle alguna cosilla, pero poco más, no quería meterme en profundidad en el tema. Llegamos a su bloque de pisos y subimos por las escaleras. Abrió la puerta y sonreí ante su frase. -Una casa siempre sirve, aunque sea de treinta metros cuadrados.- Le dije mientras pasábamos a dentro.

Me llevó a la cocina y abrió la nevera, ante mis ojos montones de botellas de alcohol, de vozka, whisky, ginebra... ¿Era alcohólica? Ni en la casa de los Lanceps teníamos tantísima variedad. También tenían refrescos con los que mezclar las bebidas. Menudo peligro... Llegaba a tener yo toda est cantidad de alcohol en mi casa y sería un alchólico empedernido. Me agaché y agarré una botella de Whisky y se la mostré. -¿Esta te parece bien? Sólo he bebido una vez Whisky de fuego, pero este supongo que será parecido. ¿No?- Recordé el día en el que me emborraché con Timmy y Terry. Con tres jarras ya iba más borracho que una cuba... Como iba a acabar hoy...

Miré a la rubia con una sonrisa tras cerrar la nevera. -Vale, quiero ver tu cuarto, siempre me gusta ver los cuartos de la gente.- Me coloqué detrás de ella para esperar a que comenzase a andar y me llevase a su habitación.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 09, 2013 3:06 pm

No pude evitar reír al ver la cara que puso cuando se encontró con tanto alcohol en la nevera, debía dar mala imagen, ¿No? Iba a casa los fines de semana porque era cuando tenía tiempo libre y podía permitírmelo, invitar a alguien y que dicha persona se encontrara tantísimo alcohol en la nevera podía hacer que pensaran lo que no era, no era ninguna borracha, solo… algunas noches de fiesta, pero no tenía como afición beber hasta que las paredes se volvieran de mantequilla.

La botella que cogió era de whisky, si mal no recordaba, la segunda o tercera botella de dicho alcohol más suave que tenía en la nevera, debía tener unos veinte grados de alcohol más o menos, sonreí y asentí mientras la dejaba en la encimera, antes de cerrar la nevera saqué también una botella de agua fresca, que dejé al lado del whisky para después.
-Creo que el whisky de fuego pega más fuerte que este, el que has cogido es suave, para empezar irá bien- Respondí mirando nuevamente la botella que había cogido, sí, con algo para mezclarlo tal vez incluso estaría mejor, yo podía aguantar un rato en un estado aceptable, pero mi aguante se caracterizaba por ser tardío pero nulo, por poco que bebiera siempre se me subía bastante a la cabeza, solo que tardaba lo suyo, al menos nunca había vomitado y siempre recordaba lo que había hecho, aunque a veces deseaba no hacerlo, me preguntaba cómo sería Peter en ese aspecto, hoy iba a salir de dudas.

-Mi habitación- Dije mientras iba hacia allí, la puerta ya estaba abierta, por lo que sencillamente entré y abrí la ventana para que entrara el aire fresco del exterior y le mostré lo que había con el brazo, en el escritorio había una pila de pergaminos bien ordenados y de aspecto pulcro, al lado un juego de plumas por usar y un tintero bien cerrado que estaba por la mitad, al otro lado, una lámpara que usaba para poder escribir o leer de noche, encima del escritorio había una estantería llena de libros, todos muggles, de aventuras fantásticas, aventuras más realistas, ciencia-ficción… había de todos los géneros, incluso de miedo y de suspense, la cama estaba bien hecha y las sábanas de Hufflepuff le daban mi toque personal, al ser una simple sábana ningún muggle me preguntaba nunca qué quería decir “Hufflepuff”, y si lo hacían, sencillamente iba a decir que no tenía ni la más remota idea.
En el armario había ropa, camisetas de manga corta, de tirantes, en general la ropa que no tenía en Hogwarts porque apenas le iba a dar uso, las usaba a modo de pijama o como ropa de estar por casa, dicho armario tenía dos cajones, en uno guardaba la ropa interior y por razones más que obvias no se lo enseñé, pero sí abrí el otro, había otra colección de libros, pero estos trataban sobre temas mágicos, historia de la magia, un herbolario de plantas mágicas, hechizos ofensivos o defensivos…
-Lo tengo aquí guardado para que ninguna visita ajena a nuestro mundo lo vea-Comenté con una sonrisa, fue mi tío el que me recomendó esconder estas cosas, siempre me decía que fuera con cuidado con los detalles, no podía tener más razón, en la mesilla de noche, que fue lo último que le enseñé, en el primer cajón había más plumas, pergaminos y tinta, en el segundo guardaba los libros que estaba leyendo para tenerlos más a mano cuando estaba en la cama, en el tercero y último guardaba todo lo necesario para poder curarme heridas, era una hija de muggles, no estaba segura en el mundo mágico, y si me cazaban no iba a darles la satisfacción de saber que me habían mandado a un hospital, aunque tuviera que ir a pata hasta mi casa con una docena de huesos rotos.

Y no menos importante, la planta que tenía justo encima de la mesita de noche, un ciclamen que cuidaba desde hacía dos añitos, me esforzaba para que siempre tuviera un aspecto envidiable, y aunque su floración había ido a la baja, aun daba gusto verlo, esperaba poder aguantarlo unos dos o tres años más, tal vez echándole abono a la maceta…

-Bueno, esta es mi habitación, ¿Cómo es la tuya?- Pregunté ladeando la cabeza, señal inequívoca de que en ese momento sentía curiosidad por saberlo, me había puesto al día y sabía que su familia era importante, a saber en qué clase de palacio o mansión vivía, pero bueno, yo era feliz con mi casita, me contentaba con lo básico y con poder vivir tranquila, antes de volver a la cocina me esperé por si tenía alguna duda o por si quería ver alguna parte más de la casa, aunque ya prácticamente lo había visto todo.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Jue Oct 10, 2013 6:53 am

Ni siquiera me había hecho ni fijar en los grados que tenía el alcohol que había esocogido. Era más suave de lo que creía. -Mejor empezar suave... Luego, seguiremos con vozka.- Le dije guiñándole un ojo de forma cómplice. Ella y yo mano a mano con una nevera llena de alcohol podía ser peligroso. ¿Podríamos acabar esta botella y empezar otra? Esperaba que sí, aunque no quería acabar vomitando como lo había hecho un chico de Ravenclaw una noche de Sábado en la habitación. Había sido bastante asqueroso, la verdad.

Me llevó por el pasillo hasta su habitación, era una habitación acogedora, mucho más grande que la cocina o el salón. Me fijé en todos y cada uno de los detalles, incluso en la sábana que tenía puesta de Hufflepuff. -Vaya, eres Puffa hasta la médula ¿Eh?- Sonreí, yo también tenía cosas relacionadas con Ravenclaw en mi habitación, pero yo vivía en el mundo mágico, las casas de Hogwarts estaban siempre mejor vistas en mi mundo que en el de ella. Me enseñó el segundo cajón de su armario, donde guardaba los libros mágicos. -¡Ala! Yo también tengo este libro.- Le dije señalándo al libro con la portada roja y letras plateadas, era uno de mis libros favoritos. También, observé la planta que tenía en su mesita de noche, estaba bien cuidada... No como las mías, que siempre se morían. Una vez incluso se me había muerto un cactus.

Me senté encima de su cama para estar más cómodos y la miré sonriendo, recordando como era mi habitación en el palacio de los Lanceps. -Pues... Es grande, más grande que la tuya, una cama en el centro con las sábanas de color azul, un escritorio, estanterías llenas de mis libros favoritos y los de clase, una silla para estudiar, un armario con monton de ropa, una terraza... Ya que mi habitación está en uno de los pisos de arriba y puedo salir a tomar el fresco cuando me desvele y esas cosas.- Dije y continué pensando. -También tengo un corcho donde pongo tickets de los viajes que he realizado, fotos con mi familia y amigos... Mmmm nosé, un día te la enseño si quieres.- Sonreí, sería muchísimo mejor que la viese por ella misma que haciéndole una descripción.

Di un par de golpecitos en la sábana, haciendole el gesto para que se sentase a mi lado. -Venga, brindemos por tu habitación bonita.- Cogí la botella y la abrí, hasta que me percaté de que no había cogido ningún vaso. Me encogí de hombros y bebí a morro, esperaba que no fuese escrupulosa. El whisky bajó por mi garganta, pero no quemaba, no tenía comparación con el de fuego. Este era mucho más peligroso, podía bebérmelo como si fuese agua. -Te toca señorita Nezza.- Le pasé la botella sonriendo.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Jue Oct 10, 2013 2:24 pm

Ante su comentario de empezar suave y continuar con vodka, seguido a ese guiño de ojo, no pude hacer más que sonreír y devolverle el guiño, lo único que tenía claro era que iba a emborracharme a lo grande, si él quería seguir con vodka, ¿Quién era yo para impedírselo? Independientemente de lo que sucediera, quería terminar una botella de algo yo sola.

Mi habitación pareció gustarle, me reí divertida por cómo miraba las cosas que tenía, con esos ojos curiosos, si solo con la habitación ya se ponía de ese modo, no quería ni imaginarme como podía reaccionar si encontraba el cajón de la ropa interior.
-Puffa y orgullosa de serlo- Respondí alegremente, observé con curiosidad el libro que cogió y ladeé la cabeza cuando dijo que él también lo tenía, portada roja y letras plateadas… si no me fallaba la memoria, era de Historia de la Magia o de Encantamientos, me crucé de brazos orgullosa mientras me apoyaba en el armario, siempre había pensado que mi habitación estaba distribuida de forma simple, pero ordenada para que fuera reconfortante a la vista, conocer la opinión de Peter había reforzado lo que ya daba por hecho, y lo mejor de todo era que la decoración y distribución era toda mía, estaba completamente satisfecha.

Lo seguí con la mirada cuando se sentó y escuché atentamente lo que me decía sobre su habitación, como era lógico tenía la cabeza ladeada, señal de que me picaba la curiosidad y escuchar esos detalles la saciaban por completo, lo que más me llamó la atención fue saber que tenía terraza, miré mi ventana y me imaginé tener un balconcito en vez de eso, sería perfecto para leer o tomar el aire cuando hacía fresquito… me conformaba con lo que tenía, sí, y era la mar de feliz viviendo temporalmente donde estaba, pero tener un chalet, de dos plantas, con un balcón… sería un sueño hecho realidad, pero por el momento tenía mayores preocupaciones que pensar sobre la casa de mis sueños.

Me senté a su lado cuando dio un par de palmaditas en la cama, y sonreí al escuchar que un día me enseñaría su habitación. –Cuando te venga bien, me muero de ganas por saber cómo viven los magos de familias importantes- Respondí con sinceridad, seguidamente volví a sonreír cuando propuso el brindis y asentí con la cabeza, no le di importancia a que bebiera del morro de la botella, yo siempre lo hacía, cogí la botella y luego la varita.
-Se me ha olvidado comentarte algo- Dije mientras comprobaba cuánto había bebido, me reí al ver que no era mucho, buena señal, al ser suave bebías y bebías sin darte cuenta, y para cuando querías volver a tomar un sorbo, ya no quedaba nada. -¿No te has fijado en la nevera? Solo había una botella de cada cosa, y eso es porque…- Murmuré el hechizo geminio mientras apuntaba a la botella, una copia de la misma se creó con éxito y sonreí mientras se las enseñaba. –Es para ahorrar, me lo dijo mi tío, así no hay que ir a comprar cada dos por tres- Dejé la copia en el suelo y cogí la original. –Por tu enorme habitación- Dije divertida, bebí y bebí hasta que no quedó gota, y no fue precisamente porque tenía sed o porque quería terminármela, sencillamente no me di cuenta, la agité frunciendo el ceño y me volví a reír negando con la cabeza. –Ups- Fue lo que dije mientras me encogía inocentemente de hombros. -Por eso las bebidas suaves no terminan de gustarme, engañan mucho porque no se hacen notar, por decirlo de algún modo…, bueno, habrá que ir a por el vodka, ¿No?- Pregunté mientras me levantaba, con las dos botellas, una en cada mano. –Espérate aquí y curiosea si quieres, o siéntate en el sofá, o acompáñame, estás en tu casa-  Añadí con una sonrisa antes de volver a la cocina, dejé la botella vacía en un rincón de la encimera para hacer un “recuento de bajas” para cuando hubiéramos terminado, guardé la copia en la nevera y busqué alguna botella de vodka que fuera más fuerte, con las que había, alguna iba a cumplir con mis exigencias.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 11, 2013 11:36 am

¿Por qué tendría tanta curiosidad en conocer una casa como la mía? Era una casa de alto nivel, pero tampoco me parecía nada del otro mundo, seguramente hubiese casas mejores que la mía. Sonreí y continué mirándo su habitación con curiosidad, fijándome hasta en el color de las paredes. El whisky había pasado como si nada, pero una vez que bebía alcohol, una sed tremenda me invadía, secándome por completo la boca... ¿Le pasaría eso a todos? No quise preguntarle, quizás pensase que era una pregunta tonta y estúpida, por lo que me callé y vi como daba "un" trago a la botella.

Me quedé completamente perplejo al verla hacer magia, ella podía hacer la magia cuanto quisiera, puesto que era mayor de edad. Yo tenía muchísimas ganas de poder hacer magia, duplicar las botellas de alcohol era algo maravilloso sobre todo cuando vivías en un castillo repleto de gente que no sabía que te gustaba el alcohol. -¡Uau! Tienes que enseñarme a hacer eso dentro de unos años... Ahora entiendo todo... Que viva la magia.- Dije riéndome, era una buena forma de ahorrar.

Se bebió la botella de un solo trago, sin si quiera pararse a respirar. Me había dejado sin poder beber. Al parecer lo hizo sin darse cuenta, pero yo seguía con cara de poker y con una ceja alzada, de la sorpresa. -Madre mía, eres una esponja... ¡Cómo tragas!- Me pasé las manos por el pelo, revolviéndolo más de lo que ya estaba. Se levantó y me propuso varias opciones, pero me quedé en la habitación, no me apetecía caminar mucho.

Me levanté y empecé a cotillear, pese a que eso era propio de mujeres, me encantaba ser un cotilla y enterarme de cosas que no me debía de enterar, cualquier rumor que se oía por el castillo yo era el primero en escucharlo, en contárselo a Timmy e incluso en inventarme los propios rumores, aunque nunca iban en contra de alguna persona, siempre eran bulos graciosos. Abrí el cajón de arriba de los libros del colegio y me puse de cuclillas, para poder ver que había en su interior. Ropa interior... Una risilla nerviosa salió de mi boca y cogí un sujetador... Era negro, muy bonito. Me imaginé a Eliel en ropa interior y una sacudida recorrió mi cuerpo. Escuché pasos y dejé todo como estaba antes de que me cazase, no quería que se enfadase conmigo por mirón. Disimule muy bien, sonriendo al ver la botella de sus manos. -Ah, se me ha hecho eterna la espera, espero que hayas cogido algo con lo que mezclar el vodka... Por que si no... Al segundo trago ya estaremos borrachos, señorita Esponja.- Me tumbé por completo en sus cama, dejando las piernas en el borde para no mancharle las sábanas.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 11, 2013 12:17 pm

Instantes atrás, mientras aún estaba en la habitación, el comentario que hizo cuando dupliqué la bebida me sacó una carcajada, ¿Tan raro era? Debía admitir que era un uso peculiar para ese hechizo, pero… no me parecía tanto. –No es nada, solo he duplicado la botella, además, ¿Quién me va a decir algo por hacer un mísero geminio en mi casa?- Pregunté divertida, todo el mundo sabía que el Ministerio vigilaba mucho esos temas, pero… ¿Me iban a sancionar por duplicar una botella? No había hecho estallar nada en pedazos, ni había incendiado un contenedor con la mirada, en resumen, no había hecho nada grave, y además, seguro que al Ministerio le importaba un pimiento lo que hiciera en casa.

Tras eso, lo que dijo cuándo me terminé la botella hizo que me riera, no podía defenderme ante ese… argumento, me había bebido más de la mitad del tirón.
-No era mi intención- Respondí con falsa inocencia, como una niña que ha roto un plato pero no quiere que su madre le meta una buena bronca, volví a reírme para encaminarme a la cocina.

Y precisamente fue allí, mientras miraba cada botella de vodka, cuando me di cuenta de que ese “Como tragas” se podría haber interpretado como una indirecta sexual, conociendo a Peter no me extrañaría que hubiera tenido esa intención, en ese momento no le di mucha importancia pero si me pregunté a mí misma lo que pasaría cuando ambos estuviéramos borrachos si ya de primeras una de sus frases se podía interpretar erróneamente.
-Esta vendrá bien- Cogí una con la mano mientras sonreía, 32 grados, fuertecito, bueno para subir un escalón y pasar a beber algo más serio, cogí zumo de naranja para hacer la mezcla, eso serviría, en caso contrario volvería a la nevera a por otra cosa, cerré la puerta de un codazo y cogí un par de vasos, seguidamente volví a la habitación y lo dejé todo encima de la cama.

Al escucharle, le mostré el zumo de naranja con una sonrisa y abrí ambas botellas.
-Es de 32 grados, fuertecito, ¿Te has aburrido mucho mientras traía la bebida?- Pregunté sin tener ni la más remota idea de lo que hizo en mi ausencia, a decir verdad tampoco me importó mucho la posibilidad de que hubiera metido la nariz por los cajones. -¿Solo aguantas dos tragos?- Pregunté divertida alzando una ceja para darle más énfasis a mis palabras, esta vez no ladeé la cabeza, lo que quería decir que no sentía curiosidad sobre dicho asunto, ¿Para qué iba a tenerla, si iba a salir de dudas en la siguiente hora? Me reí sola mientras repetía en voz baja el apodo que me había dado, señora esponja, negué con la cabeza con una visible sonrisa en mis labios, que iba acompañada de una risa risueña y alegre.

Como si fuera una barman experimentada, hice la mezcla sin ningún tipo de problema, primero zumo en los vasos, luego el vodka, moví ambos vasos para que el líquido se moviera y el vodka no quedara concentrado en un solo punto, aunque ya lo había puesto al final para evitar eso, nunca estaba de más agitar un poco.
Le tendí el vaso para que lo cogiera y alcé el mí, de momento beberme casi toda la botella de whisky no me había pasado factura, aunque todavía era un pelín pronto para empezar a estar bajo los efectos del alcohol, al menos para mí.
-Brindemos, por… ¿La magia? ¿La juventud? ¿Por Cuidado de Criaturas Mágicas?- Esta vez sí ladeé la cabeza, porque no sabía por cuál de todas esas opciones decantarme, tal vez sí que se me estaba empezando a subir un poquito el alcohol, al menos a la hora de pensar.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 11, 2013 12:33 pm

Una sonrisa picarona se posó en mis labios ante su pregunta. No me había aburrido para nada, ver su ropa interior había abierto en mí una curiosidad por ella que jamás pensé que tendría. ¿Que diablos me estaba pasando últimamente? Tenía las hormonas disparadas desde que la había conocido, con Odette no me había pasado esto, ni siquiera cuando me besó, a ella no le había visto de esta forma, quizás Eliel era más mayor y por eso me atraía más... A saber, no entendía nada de nada. -No mucho, aunque estoy mejor en tu compañía.- Le guiñé un ojo mientras me reía.

Me encogí de hombros, el vozka era una bebida que no había probado nunca, por lo que su pregunta no tenía respuesta... Lo veríamos tras el vaso que me acababa de servir. Preguntó porqué íbamos a brindar. -Brindemos por nosotros.- Dije y choqué su vaso en el mío y comencé a beber. No sabía mucho a alcohol, lo que hacía que fuese mejor para beber. Odiaba las bebidas mezcladas demasiado cargadas, sabían a colonia. Di unos tres tragos y paré para respirar. La miré con una sonrisa. -Está buenísimo.- Continué bebiendo y para cuando me quise dar cuenta, ya llevaba más de la mitad del vaso.

-Venga, que te gano, señora Esponja- Reí y me terminé el primer vaso. Que sed tenía... Le piqué en la mejilla con el dedo. -¿Tienes hielos?- Le pregunté, la bebida estaba fría por haber estado en el frigo, pero un par de hielos le vendría bien. Mientras esperaba a su respuesta, me imaginé el hielo por el cuerpo desnudo de ella y me volvió a recorrer aquel escalofrío que tuve al ver su ropa interior...-Buf...- Me quité el jersey que llevaba, estaba comenzando a tener demasiado calor... -¿No tienes calor? Yo mucho.- Dejé el jersey a un lado de la cama, y me serví otro vaso, quizás así se me pasase la tontería.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 11, 2013 12:56 pm

Intenté buscarle un significado oculto a su primera frase, lo intenté de todas las formas posibles pero no fui capaz de encontrarlo, suponiendo que lo tuviera, por supuesto, me sentí estúpida buscándole tres pies al gato, muy estúpida, lo miré y le devolví el guiño con el ojo y su risa se me contagió.

-Por nosotros- Dije en voz alta y clara al mismo tiempo que nuestros vasos chocaban y el líquido se movía impetuoso, di un sorbo y luego otro, entonces me paré para notar bien el gusto, la mezcla me había quedado bien, el vodka estaba presente pero apenas tenía repercusiones en el sabor de la bebida, ¡Maravilloso! Lo miré y me reí al ver que él había bebido más del tirón. –Sí, delicioso- Respondí después de su halago, nuevamente bebí un poco más, sin muchas prisas.

Por ahora, él me sacaba ventaja e incluso se tomó el lujo de picarme, sonreí de medio lado algo burlona e imité la pose de una refinada estudiante de Slytherin, cualquier estudiante de Slytherin, porque todos eran niños mimados, ¡Argh! Cuánto los odiaba. –Solo me estoy dejando para que creas que vas a ganarme- Como llevaba pasando desde que entró en casa, volví a reírme más que antes, aunque me serené cuando me preguntó si tenía hielo, asentí con la cabeza y me di más prisa para terminar el vaso e ir a por lo que me había pedido, pero ver como se quitaba el jersey hizo que me quedara unos segundos mirándole, la parte pícara de mi mente salió a la luz, en gran parte ayudada por el alcohol que había tomado, por lo que nuevamente le sonreí. -Calor... un poquito, sí- Dije con total inocencia, me terminé el vaso y me levanté.

-Ahora voy a por el hielo, y de paso a por una manta, no sea que cojas frío- Dije divertida, nuevamente caminé hacia la cocina y abrí el congelador, sacando la bolsa de hielo que tenía guardada, la dejé temporalmente en la encimera para quitarme la camiseta de manga corta y una fina de tirantes de llevaba debajo, es decir, que ahora mismo la única prenda de ropa que llevaba de cintura para arriba era el sujetador, volví a la habitación con todo y le tiré mi ropa al rostro riéndome mientras dejaba el hielo en la cama, volví a servirme otro vaso de vodka con zumo de naranja, aunque ese iba visiblemente más cargado.
-¿Alguna vez has estado con una mujer?- Pregunté curiosa con la cabeza levemente ladeada mirándole con atención y curiosidad, en ese momento, estar con el sujetador sentada en la cama delante de él no me parecía algo raro, para nada, lo encontré de lo más normal, como respirar el aire, cogí su vaso al verlo vacío y lo llené, cargándolo más que el anterior igual que hice con el mío y se lo tendí sonriendo.

-¡Bébetelo de golpe!- Dije con una euforia que parecía salida de la nada, di un par de palmadas en el aire para animarlo y aparté mi bebida mientras lo miraba expectante de ver como intentaba tomarse un vaso que perfectamente podía considerarse vodka con cuatro gotitas de zumo de naranja.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 11, 2013 1:17 pm

¿Se estaba dejando ganar? Tenía que esforzarme mucho más por beber, intentar no tener arcadas si bebía muy deprisa y demostrarle que era un Lanceps de verdad, que con nosotros no se podía jugar, que siempre ganábamos a todo. Me había picado, pero de una forma divertida, no estaba para nada enfadado con ella. -No sabes con quién estas hablando.- Le puse morros y rompí a reír, me lo estaba pasando muy bien y eso que a penas había empezado la diversión. No quería ni imaginar por las chorradas que seríamos capaces de reírnos cuando estuviésemos borrachos.

Bien, no era el único que tenía calor, así que en vez de ser por mis hormonas revolucionadas, era por el acohol, o eso quería creer. Eliel no parecía estar pasando la edad del pavo como la estaba pasando yo. Se la veía mucho más madura que yo en ese aspecto... ya sabéis. ¿A por una manta? Si me había quitado el jersey porque tenía calor ¿Para qué iba a querer una manta? Esta mujer estaba loca. Me volví a quedar solo un breve espacio de tiempo, el cual, lo dediqué a mirar las gotitas que quedaban en mi vaso. Notaba como mi cabeza un poco más lenta, mas embotada, sin poder razonar con total lucided...

Levanté la cabeza cuando la oí llegar y me quedé en estado de shock. Iba en sujetador, como el que le había estado mirando en el cajón de arriba. Un calor recorrío de nuevo todo mi cuerpo, pero se concentró en un solo punto, en mi entrepierna. Me miré disimuladamente y me mordí el labio... Porfavor, porfavor porfavor, que no se levantase ahora... No era el momento. El comentario de Eliel me puso aún más nervioso. -No... ¿Y tú? Con un hombre, quiero decir... o con una chica... no sé lo que te gusta,- Intentaba mirarle a los ojos, pero no podía. Me era imposible mantener la vista alejada de sus pechos.

No dudé ni un segundo cuando me llenó el vaso y me lo bebí de un trago, aguanté las arcadas como un campeón y dejé el vaso en el suelo. -Bua... Lo necesitaba.- Cogí la bolsa de hielos que estaba encima de la cama, la abrí y la dejé en el suelo, no era cuestión de que se manchase la cama. Pasé mi mano por el hombro de ella, con el hielo. -Ahora vas a ser tú la que necesite la manta...- ¿Que mierdas hacía? El alcohol me estaba empezando a afectar.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El alcohol y sus amigos (Peter) [+18, obviamente]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.